Mis Leyes

Ficha de esta disposición

Título :
SENTENCIA de 19 de octubre de 2000, de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, por la que se resuelve la cuestión de competencia negativa surgida entre el Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo número 1 y la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid
Nº de Disposición :
0
Boletín Oficial :
BOE 295/2000
Fecha Disposición :
19/10/2000
Fecha Publicación :
09/12/2000
Órgano Emisor :
TRIBUNAL SUPREMO
SENTENCIA de 19 de octubre de 2000, de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, por la que se resuelve la cuestión de competencia negativa surgida entre el Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo número 1 y la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

En la cuestión de competencia negativa número 90/2000, trabada entre el Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo número 1 y la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, la Sala Tercera (Sección Primera) del Tribunal Supremo ha dictado, en fecha 19 de octubre de 2000, sentencia que contiene el siguiente fallo:

Fallamos: "Que la competencia para conocer el recurso interpuesto por don Gerardo Serna Díaz, en su nombre y en representación de la entidad mercantil "A.B2000 Auditores y Consultores, Sociedad Limitada" , contra Resolución de 24 de mayo de 1998, del Presidente del Instituto de Contabilidad y Auditorio de Cuentas, por la que se impuso a cada uno de aquéllos la sanción de 500.000 pesetas, y asimismo contra Resolución del Subsecretario de Economía y Hacienda, por delegación del Ministro, de 16 de noviembre del mismo año, desestimatoria del recurso ordinario formulado contra la de 24 de mayo anterior antes indicada, corresponde al Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo número 1, al que deberán remitirse las actuaciones para su substanciación; sin hacer expresa imposición de costas,

Presidente: Excelentísimo señor don Ángel Rodríguez García; Magistrados: Excelentísimo señor don Fernando Ledesma Bartret y excelentísimo señor don Mariano de Oro Pulido y López.