Mis Leyes

Ficha de esta disposición

Título :
RESOLUCIÓN de 24 de marzo de 2004, de la Secretaría General de Medio Ambiente, por la que se formula declaración de impacto ambiental sobre el estudio informativo "Eje Atlántico de alta velocidad. Tramos Ordes-Queixas y Cerceda-Bregua (A Coruña)", de la Dirección General de Ferrocarriles del Ministerio de Fomento
Estado :
Vigente
Nº de Disposición :
0
Boletín Oficial :
BOE 116/2004
Fecha Disposición :
24/03/2004
Fecha Publicación :
13/05/2004
Órgano Emisor :
MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE

RESOLUCIÓN de 24 de marzo de 2004, de la Secretaría General de Medio Ambiente, por la que se formula decla-ración de impacto ambiental sobre el estudio informativo «Eje Atlántico de alta velocidad. Tramos Ordes-Queixas y Cerceda-Bregua (A Coruña)», de la Dirección General de Ferrocarriles del Ministerio de Fomento.

El Real Decreto Legislativo 1302/1986, de 28 de junio, de evaluación de impacto ambiental, modificado por la Ley 6/2001, de 8 de mayo, y su Reglamento de ejecución, aprobado por Real Decreto 1131/1988, de 30 de septiembre, establecen la obligación de formular declaración de impacto ambiental con carácter previo a la resolución administrativa que se adopte para la realización o, en su caso, autorización de determinadas obras, instalaciones y actividades.
El proyecto contemplado en el estudio informativo «Eje Atlántico de alta velocidad. Tramos Ordes-Queixas y Cerceda-Bregua», se encuentra comprendido en el apartado b «Construcción de líneas de ferrocarril para tráfico de largo recorrido» del grupo 6 «Proyectos de infraestructuras» del anexo I de la Ley 6/2001 antes referida, por lo que de acuerdo con lo dispuesto en su artículo 1.1, debe someterse a procedimiento de evaluación de impacto ambiental.
De acuerdo con lo establecido en el Real Decreto 695/2000, de 12 de mayo, y en el Real Decreto 1415/2000, de 21 de julio, modificado por el Real Decreto 376/2001, de 6 de abril, por los que se establece la estructura orgánica básica y la atribución de competencias del Ministerio de Medio Ambiente, corresponde a la Secretaría General de Medio Ambiente la realización de las declaraciones de impacto ambiental de competencia estatal, reguladas por la legislación vigente.
La Dirección General de Ferrocarriles sometió el estudio informativo «Mejora del eje ferroviario Redondela-Santiago-A Coruña» a procedimiento reglado de evaluación de impacto ambiental, obteniendo declaración de impacto ambiental por Resolución de 24 de febrero de 2000. Con posterioridad el Ministerio de Fomento elaboró y puso en marcha el Plan de Infraestructuras Ferroviarias 2000-2007, donde se incluía el eje ferroviario de Ferrol-A Coruña-Santiago-Pontevedra-Vigo-frontera portuguesa en la red de alta velocidad. Esto implicó la necesidad de introducir modificaciones de trazado en el estudio informativo «Mejora del eje ferroviario Redondela-Santiago-A Coruña», procediéndose por ello a la redacción de nuevos estudios informativos en los tramos en que las variaciones eran más significativas, entre ellos los tramos Ordes-Queixas y Cerceda-Bregua.
La Dirección General de Ferrocarriles consideró que las consultas previas del estudio informativo «Mejora del eje ferroviario Redondela-Santiago-A Coruña» seguían siendo válidas, dando con ello cumplimiento a los artículos 13 y 14 del Reglamento, por lo que elaboró directamente el estudio informativo y estudio de impacto ambiental de los citados tramos Ordes-Queixas y Cerceda-Bregua.

Conforme al artículo 15 del Reglamento, la Dirección General de Ferrocarriles sometió conjuntamente el estudio informativo y el estudio de impacto ambiental al trámite de información pública mediante anuncios en el Boletín Oficial del Estado de 20 de julio de 2002, en el Diario Oficial de Galicia de 27 de agosto de 2002 y en el Boletín Oficial de la Provincia de A Coruña de 16 de agosto de 2002.

De acuerdo con el artículo 16 del Reglamento, con fecha 21 de enero de 2003, la Dirección General de Ferrocarriles remitió a la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental el expediente completo, consistente en el estudio informativo, el estudio de impacto ambiental del mismo, el resultado de la información pública y un informe de alegaciones, incluyendo un escrito donde señalaba que el trámite inicial de la memoria-resumen fue cumplimentado ya en su día de forma conjunta para todo el corredor.

El anexo I contiene los datos esenciales del estudio informativo.
Los aspectos más destacados del estudio de impacto ambiental se recogen en el anexo II.

Un resumen del resultado del trámite de información pública se acompaña como anexo III.

Las conclusiones del informe de alegaciones se recogen en el anexo IV.
En consecuencia, la Secretaría General de Medio Ambiente, en el ejercicio de las atribuciones conferidas por el Real Decreto Legislativo 1302/1986, de 28 de junio, de evaluación de impacto ambiental, modificado por la Ley 6/2001, de 8 de mayo, y por los artículos 4.1, 16.1 y 18 de su Reglamento de ejecución, aprobado por Real Decreto 1131/1988, de 30 de septiembre, formula, únicamente a los efectos ambientales, la siguiente declaración de impacto ambiental sobre el estudio informativo «Eje Atlántico de alta velocidad. Tramos Ordes-Queixas y Cerceda-Bregua».

Declaración de impacto ambiental

La presente declaración se refiere al trazado del ferrocarril entre los puntos kilométricos de la actual línea 409+700 a 413+900 (tramo Ordes-Queixas) y 421+000 a 437+300 (tramo Cerceda-Bregua). Quedan excluidos de la declaración los elementos o instalaciones no contemplados en el estudio de impacto ambiental, tales como líneas eléctricas, subestaciones eléctricas o estaciones.
Examinada toda la documentación contenida en el expediente y completada la información con la visita a la zona del proyecto, se considera que para la realización de la alternativa 1 propuesta por el promotor, tanto en el proyecto de construcción que la desarrolle como en las fases de construcción y explotación del ferrocarril, se deberán observar las recomendaciones y las medidas protectoras y correctoras contenidas en el estudio de impacto ambiental, en lo que no se opongan a la presente declaración, y cumplir las siguientes condiciones:

1. Adecuación ambiental del proyecto

La alternativa anterior deberá adaptarse en el proyecto de construcción, siempre que sea técnicamente viable, de acuerdo con los siguientes criterios:

Tramo 1. Ordes-Queixas.

1.1 Entre las dd.oo. 0+400 y 0+500 se ajustará el trazado para garantizar que no se vea afectado el río Lengüelle ni su vegetación de ribera, incluidos en el L.I.C. ES1110016 «Río Tambre». Con este objetivo la amplia
ción de la actual línea se realizará, desde el origen hasta la d.o. 0+500, por el margen opuesto al cauce. Durante las obras se colocarán dispositivos de retención de sedimentos para evitar el arrastre de tierras al cauce de este río.
1.2 Las bocas de los túneles, situadas en las dd.oo. 0+830, 1+050, 1+970 y 2+750, se adecuarán, adaptándolas al relieve natural, si fuera preciso mediante su prolongación en falso túnel, y evitando la formación de taludes en desmonte verticales o de fuerte pendiente sobre la boca.
1.3 Para la protección del Rego de Porto Barro, entre las dd.oo. 1+600 y 1+800 se alejará el trazado del cauce en la medida de lo posible, y se colocarán durante las obras dispositivos de retención de sedimentos que eviten el arrastre de tierras al lecho. En el paso del ferrocarril sobre este Rego (d.o. 1+780 del actual trazado) se sustituirá el caño de 1,80 metros previsto por un pontón, arco o pórtico, que respete el lecho del cauce, minimizando la afección a la vegetación de ribera.
1.4 En el paso del ferrocarril sobre el Rego Reboredo (p.k. 3+100), se sustituirá el marco de 2,5×2,5 metros previsto por un pontón o pórtico que respete el lecho del cauce y minimice la afección a su vegetación de ribera.

Tramo 2. Cerceda-Bregua.

1.5 Entre el origen y la d.o. 0+300 se ajustará el trazado para garantizar que no se vea afectado el río Tourio ni su vegetación de ribera. Con este objetivo la ampliación de la actual línea se realizará por el margen opuesto al cauce. Con el mismo objetivo, el viaducto del río Tourio (d.o. 0+440 a 0+480) deberá respetar el cauce y su zona de servidumbre de 5 metros, prolongándolo si fuera preciso. Durante las obras se colocarán dispositivos de retención de sedimentos para evitar el arrastre de tierras al cauce de este río. Asimismo, las instalaciones auxiliares de obra y las actividades relacionadas con la obra que sea preciso desarrollar durante la fase de construcción, se establecerán de forma que se asegure el logro de este objetivo.
1.6 Las bocas de los túneles, situadas en las dd.oo. 0+580, 2+350, 4+420, 4+610, 8+200 y 11+590, se adecuarán, adaptándolas al relieve natural, si fuera preciso mediante su prolongación en falso túnel, y evitando la formación de taludes en desmonte verticales o de fuerte pendiente sobre la boca.
1.7 Con objeto de disminuir la afección sobre el núcleo urbano situado en el entorno de la d.o. 3+250, el trazado se ajustará de manera que se aleje hacia el oeste en la medida de lo posible, sin afectar al Rego de Porto Pereiro, de acuerdo con lo establecido en la siguiente condición. En la zona más próxima al núcleo urbano se proyectará el trazado en falso túnel, al menos entre las dd.oo. 3+180 y 3+350, lo cual se tendrá en cuenta al ajustar el alzado del trazado.
1.8 Con objeto de disminuir la afección al Rego de Porto Pereiro el trazado se separará del mismo en la medida de lo posible en el tramo donde discurre más próximo (d.o. 3+750 a 4+300), teniendo en cuenta lo establecido en la condición anterior. Si se plantease la construcción de muros para reducir la ocupación del trazado deberán respetar la zona de servidumbre del cauce. En estas zonas se colocarán dispositivos de retención de sedimentos para evitar el arrastre de tierras al arroyo. La obra de drenaje actualmente prevista en la d.o. 3+790 prevista mediante un tubo de 1,80 metros, o su equivalente tras ajustar el trazado, se ampliará, colocando un pontón, pórtico o arco que reduzca la ocupación del cauce y el desarrollo de los terraplenes, garantizando asimismo que no se afecta el cauce del Rego de Porto Pereiro, muy próximo en la zona.
1.9 Con objeto de disminuir la afección (ruido e intrusión visual) a las edificaciones en Cadendo (d.o. 6+000) y en Vilares y Picardel (dd.oo. 7+600 a 8+100) el trazado se proyectará en desmonte, para lo cual convendría bajar ligeramente la cota de la rasante prevista en el estudio informativo. Se dispondrán los elementos constructivos necesarios, como muros, para disminuir la ocupación de los taludes y con ello la afección a las zonas habitadas.
1.10 Con objeto de disminuir la afección al arroyo atravesado en la d.o. 7+450 y a la vegetación arbórea de esta zona, se proyectará una estructura de al menos 40 metros de luz en sustitución del marco previsto.
1.11 El trazado en la zona urbana de Boedo, entre las dd.oo. 12+750 y 12+900, se proyectará teniendo en cuenta la integración en la zona urbana, la minimización de las ocupaciones, la permeabilidad transversal y la protección frente al ruido. Como norma general, se sustituirán los terraplenes por muros para minimizar la ocupación de terrenos, manteniendo o aumentando la permeabilidad actualmente existente, en especial el paso de la d.o. 12+820 que deberá diseñarse lo suficientemente ancho para que permita, además de la reposición de la carretera, la construcción de pasarelas peatonales. En cualquier caso, la anchura mínima será de 10 metros.

Condición general para ambos tramos:

1.12 Los proyectos de construcción que se realicen para la ejecución de la línea proyectada incluirán un proyecto de desmantelamiento de los tramos que queden fuera de servicio, que definirá el uso final de los mismos y las actuaciones a realizar en cada uno de ellos. Estos usos se establecerán de acuerdo con los municipios afectados y la Junta de Galicia, y deberán ser compatibles con la conservación del medio ambiente. En tramos en trinchera, y siempre que sea compatible con los usos previstos, se estudiará la posibilidad de verter tierras sobrantes de la obra.

2. Protección y conservación de los suelos y la vegetación

2.1 Antes del comienzo del desbroce se realizará el jalonamiento de la zona de ocupación estricta del trazado, con objeto de minimizar la ocupación de suelo y la afección a la vegetación. Las zonas de instalaciones auxiliares y caminos de acceso también se jalonarán para que la circulación de personal y maquinaria se restrinja a la zona acotada.
2.2 Se recuperará la capa superior de suelo vegetal que pueda estar directa o indirectamente afectada por la obra para su posterior utilización en los procesos de restauración. Los suelos fértiles así obtenidos se acopiarán a lo largo de la traza o en zonas próximas a la misma, en montones de altura no superior a los 2 metros con objeto de facilitar su aireación y evitar la compactación. Para facilitar los procesos de colonización vegetal, se establecerá un sistema que garantice el mantenimiento de sus propiedades incluyendo, en caso de ser necesario, su siembra, riego y abonado periódico.
2.3 Debido al riesgo de incendio que presenta la vegetación de la zona, el proyecto de construcción incluirá un plan de prevención y extinción de incendios, que será desarrollado por el plan de aseguramiento de la calidad del adjudicatario de las obras. Durante la construcción de la obra se prestará especial atención a las actividades potencialmente más peligrosas, como los desbroces y las soldaduras. En cualquier caso el plan incluirá el establecimiento de dispositivos de extinción a pie de obra.
2.4 Con objeto de salvaguardar la vegetación de ribera del río Lengüelle, Rego de Porto Barro, río Tourío, Rego de Porto Pereiro, río Barces y otros cauces menores, las pilas, los estribos de las obras de paso, el pie de los terraplenes o los muros que se construyan en su entorno, se situarán a una distancia mínima de 5 metros de la vegetación de ribera. Durante la construcción de estas estructuras de paso se producirá la mínima afección a la vegetación de ribera que en ningún caso superará la anchura de la propia estructura.
2.5 Se minimizará la afección producida por los caminos de acceso a la obra, aprovechando como accesos, en la mayor medida posible, la superficie a ocupar por la traza y los caminos existentes.

3. Protección del sistema hidrológico y de la calidad de las aguas

Para preservar las características de las aguas, evitar procesos de contaminación y prevenir el posible efecto barrera, tanto durante las obras como en la fase de explotación, se establecerán en coordinación con Aguas de Galicia, las siguientes medidas:
3.1 No se realizarán rectificaciones ni canalizaciones de los cursos naturales de agua interceptados, con objeto de evitar su afección, no permitiéndose la concentración de varios en una sola obra de drenaje.
3.2 El diseño de los viaductos y obras de paso sobre los cauces se realizará de forma que los estribos queden al menos a 5 metros a cada lado del cauce, de acuerdo con la zona de servidumbre que establece el Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Aguas y sin perjuicio de lo establecido en la condición 2 de protección de la vegetación de ribera. Siempre que sea técnicamente viable se colocarán las pilas fuera de los cauces.
3.4 Durante las obras se colocarán barreras de retención de sedimentos, balsas de decantación, zanjas de infiltración u otros dispositivos análogos con objeto de evitar el arrastre de tierras a todos los cauces atravesados o próximos al trazado, en especial al río Lengüelle, Rego de Porto Barro, río Tourío, Rego de Porto Pereiro y río Barces, garantizando que la colocación de estos sistemas no suponga la alteración de los valores ambientales que se pretende proteger, así como su posterior retirada una vez finalizada su función.
3.5 Las aguas residuales procedentes de las zonas de instalaciones, los parques de maquinaria, de la excavación de los túneles y de la excavación de los estribos y pilas de los viaductos, se derivarán y someterán a un sistema de desbaste, decantación de sólidos y desengrasado. Se realizará un seguimiento analítico de las aguas procedentes de las balsas para evitar el impacto derivado de posibles vertidos contaminantes sobre los cursos de agua o sobre el terreno. Estas aguas sólo podrán ser vertidas
a los cursos de agua o al terreno si no sobrepasan los valores establecidos por la legislación vigente relativa a vertidos y requerirán la correspondiente autorización de Aguas de Galicia.
3.6 En ningún caso los aceites, combustibles, restos de hormigonado, escombros, etc. se verterán directamente al terreno o a los cursos de agua. Los productos residuales se gestionarán de acuerdo con la normativa aplicable.
3.7 Los caminos existentes que vayan a ser utilizados para la obra y que crucen directamente cauces, así como los nuevos, cuya apertura haya sido previamente justificada, precisarán la autorización de Aguas de Galicia, y deberán ser demolidos tras la finalización de las obras, en caso de no existir de forma previa, restaurando el cauce. En caso de preverse algún paso provisional sobre cauces que alberguen vegetación incluida en algún hábitat de la Directiva 92/43/CEE, la solicitud de autorización deberá definir las afecciones que generaría el paso, y justificar la ausencia de soluciones alternativas a su construcción.

4. Protección de la fauna

Con el fin de proteger a la fauna del entorno de la nueva infraestructura y minimizar su efecto barrera, se adoptarán las siguientes medidas:
4.1 Se adecuará el diseño de las obras de drenaje transversal para permitir el paso de vertebrados terrestres a través de ellos y reducir su mortalidad, sin que por ello pierdan su funcionalidad original. Para ello, se protegerán contra la erosión, mediante soleras, las salidas de los drenajes; se dimensionarán para permitir la instalación de una pequeña pasarela lateral interna; y se restaurará la vegetación del entorno del paso. Como material de construcción de las obras de drenaje transversal no se utilizarán chapas metálicas onduladas.
4.2 Se instalarán rampas rugosas en las cunetas reducidas, y especialmente en la prevista entre las dd.oo. 7+420 y 8+200, y se adecuarán las paredes de los sifones y arquetas para permitir el escape de los pequeños vertebrados.
4.3 El cerramiento longitudinal de la nueva infraestructura será continuo y deberá servir para dirigir la fauna hacia los pasos, incorporando dispositivos que permitan el escape de los animales que accidentalmente pudieran acceder a las vías, tanto para medianos como para grandes mamíferos.
4.4 Con carácter general deberá existir un paso amplio apto para la fauna al menos cada 3 kilómetros. Se considera un paso amplio apto para la fauna los viaductos, túneles o falsos túneles, y pasos inferiores de al menos 7 × 3 metros o pasos superiores de al menos 7 metros de anchura siempre que sean pasos de caminos o carreteras locales, aptos para el paso de fauna, y no de carreteras principales.
4.5 Con carácter general deberá existir al menos un paso apto para pequeños y medianos vertebrados cada kilómetro. Se consideran pasos aptos para pequeños y medianos vertebrados todos los anteriormente señalados como pasos amplios, así como todas las obras de drenaje de al menos 2,5 metros de diámetro y los pasos inferiores y superiores. En caso de no cumplirse esta condición, el trazado deberá incorporar nuevos marcos, tubos o pasos superiores, que podrán emplearse además para reposición de caminos o pasos de vaguadas o acequias.
4.6 El programa de vigilancia ambiental en la fase de explotación, incluirá el seguimiento de la eficacia de la utilización de los drenajes y dispositivos de escape por la fauna.

5. Protección atmosférica

5.1 Para evitar las molestias que el polvo generado durante la construcción de la vía pudiera producir sobre las zonas urbanas, sobre las edificaciones dispersas existentes a lo largo del trazado y sobre los cultivos, se efectuarán riegos periódicos en las zonas de excavación, caminos de acceso a las obras, a instalaciones auxiliares, a parques de maquinaria y a zonas de acopio o vertedero. La periodicidad de los riegos se adaptará a las características del suelo y de la climatología, para mantener permanentemente húmedos los terrenos. Se prestará una especial atención al entorno de Vilartarreo, Vilar de Cerceda, Rego da Iña, Cadendo, Vilares, Picardel y Boedo, así como a todos los puntos donde existan edificaciones dispersas a distancia inferior a 200 metros de las obras y al entorno del río Lengüelle, incluido en el L.I.C. «Río Tambre».
5.2 Los materiales susceptibles de emitir polvo a la atmósfera se transportarán y acopiarán tapados.

6. Protección contra el ruido

El proyecto de construcción incluirá un estudio acústico, desarrollado de acuerdo con la Directiva 2002/49/CE, de 25 de junio de 2002, sobre evaluación y gestión del ruido ambiental y, en lo que no se oponga a ella, con la Ley 7/1997, de 11 de agosto, de protección contra la contaminación acústica de la Junta de Galicia. Dicho estudio deberá concluir con la predicción de los niveles sonoros previstos en la fase de explotación que, de acuerdo con los objetivos de calidad establecidos en este apartado, se traducirán en los correspondientes mapas de ruido. Dicho estudio considerará especialmente los núcleos de Vilar de Cerceda, Rego da Iña, Cadendo, Vilares, Picardel y Boedo, así como a todos los puntos donde existan edificaciones dispersas a distancia inferior a 200 metros de la infraestructura.
El estudio acústico determinará la necesidad de desarrollar medidas de protección para alcanzar los objetivos de calidad señalados en la presente condición. El diseño de dichas medidas considerará su adecuación estética e integración paisajística.
Los objetivos de calidad para niveles de inmisión sonora máximos originados por la infraestructura durante toda su vida útil serán, de acuerdo con la citada Ley 7/1997 adaptada a los parámetros de la Directiva 2002/49/CE, los siguientes:

Nivel Nivel
Zona de sensibilidad acústica día-tarde-noche nocturno
(L den) (L night)

Alta sensibilidad acústica: áreas sanitarias, docentes, culturales o espacios protegidos 60 dB(A) 50 dB(A)

Moderada sensibilidad acústica: viviendas, hoteles, centros históricos 65 dB(A) 55 dB(A)

Baja sensibilidad acústica: restaurantes, bares, locales o centros comerciales 70 dB(A) 60 dB(A)

Servidumbre: servidumbres sonoras en favor de infraestructuras viarias, ferroviarias u otros 75 dB(A) 65 dB(A)

Asimismo, en ninguna edificación se podrá superar el nivel sonoro máximo puntual (LMAX) de 85 dB(A).

Los niveles de inmisión sonora se respetarán en las edificaciones existentes y en el suelo urbano consolidado, medidos a dos metros de las fachadas y para cualquier altura.

Por lo que respecta al suelo urbano no consolidado y al suelo urbanizable, la Dirección General de Ferrocarriles enviará una copia del estudio acústico a la Comisión Provincial de Urbanismo y a los Ayuntamientos afectados para su conocimiento, con el fin de que sea considerado por éstos de modo que se diseñen las medidas pertinentes de protección, tales como una reordenación de la urbanización y edificación, el empleo alternativo para zonas no residenciales del terreno afectado por los niveles acústicos mencionados, la prescripción en la licencia de obra de obligar al promotor al aislamiento acústico o cualquier otro sistema que se considere más adecuado por dichos organismos. Esta sugerencia deberá ser tenida en cuenta también para futuras recalificaciones de suelo no urbanizable en la actualidad.

No podrán realizarse obras ruidosas entre las veintitrés y las siete horas en el entorno de los núcleos habitados, pudiéndose variar estos horarios, para ser más restrictivos, cuando existan ordenanzas municipales al respecto.
Se llevará a cabo un estudio de la posible afección por vibraciones en el entorno de los núcleos urbanos. Para medir las vibraciones se utiliza el índice de percepción vibratoria K, su medición se realiza en los elementos sólidos de interiores. Umbrales normales según usos son los siguientes:

Uso Día Noche
Sanitario 1 1
Residencial 2 1,4
Oficinas 4 4
Almacén y comercial 8 8

En caso de adoptarse medidas de protección contra el ruido y las vibraciones, éstas deberán estar detalladas y valoradas en el proyecto de construcción, especificándose en cada caso la disminución prevista en los valores de los indicadores. Las medidas de protección quedarán instaladas previamente a la emisión del acta de recepción de la obra.

En el estudio acústico se tendrá en cuenta a la hora de realizar las previsiones de ruido la influencia conjunta de las circulaciones por la nueva vía y de las que discurran por la vía existente.

Con objeto de verificar el modelo acústico y el de vibraciones aplicados por el proyecto de construcción, el programa de vigilancia ambiental, durante la fase de explotación, incorporará campañas de mediciones, no sólo en las zonas en las que sea necesaria la implantación de medidas correctoras, sino también en aquellas en las que los niveles de inmisión previstos estén próximos a los objetivos de calidad establecidos en esta condición.

De los resultados del programa de vigilancia ambiental se inferirá en su caso, la necesidad de completar las medidas mitigadoras realizadas.

7. Medidas de protección del patrimonio cultural

En coordinación con la Consejería de Cultura, Comunicación Social y Turismo de la Junta de Galicia, se realizará una prospección arqueológica de la franja de ocupación del trazado y de las superficies destinadas a acoger préstamos, vertederos, instalaciones auxiliares y caminos de acceso a las obras. Estos trabajos se desarrollarán de forma paralela a la redacción del proyecto de construcción. De sus conclusiones, se derivarán los posibles ajustes de trazado y las actuaciones concretas dirigidas a garantizar la adecuada protección del patrimonio arqueológico y arquitectónico. Estas actuaciones deberán quedar recogidas en el proyecto de construcción, que además incorporará un programa de actuación compatible con el plan de obra, redactado en coordinación con la citada Consejería, en el que se consideren las iniciativas a adoptar en el caso de afloramiento de algún yacimiento arqueológico no inventariado. Dicho programa incluirá el seguimiento a pie de obra por un arqueólogo de los trabajos que puedan afectar al patrimonio cultural y, en su caso, la realización de las prospecciones arqueológicas complementarias debidas a la ocupación de nuevas zonas no previstas. En los citados trabajos y prospecciones se prestará especial atención al Castro de A Medorra (d.o. 0+950, tramo 1), el Muiño das Pedras Novas (d.o. 5+000 del tramo 2) y al yacimiento de Os Castros (final del tramo 2).

8. Mantenimiento de la permeabilidad territorial y continuidad
de los servicios existentes

Durante las fases de construcción y explotación de la nueva infraestructura se asegurará, mediante la aplicación de las medidas oportunas, el nivel actual de permeabilidad transversal del territorio. Todo desvío, sea provisional o permanente, se señalizará adecuadamente.
La reposición de los caminos rurales se realizará manteniendo los contactos oportunos con los responsables de su explotación, así como con los ayuntamientos afectados, de forma que se optimice el número de pasos y se minimice la longitud de los recorridos y la ocupación de terrenos que conlleva dicha reposición.
Los pasos de caminos deberán tener unas dimensiones y características funcionales tales que permitan el paso de camiones y maquinaria agrícola.

9. Localización de préstamos, vertederos e instalaciones auxiliares

El proyecto de construcción incorporará una cartografía de las zonas de exclusión para la ubicación de vertederos, caminos de obra e instalaciones auxiliares a escala no inferior a 1:5.000, considerando como criterios prioritarios de exclusión la presencia de suelos de elevada capacidad agrológica, márgenes de ríos, zonas con vegetación arbórea, proximidades de zonas urbanas, zonas de interés arqueológico o arquitectónico, así como zonas de elevado valor ecológico y paisajístico.
El emplazamiento final de los vertederos e instalaciones auxiliares, se decidirá de acuerdo con las conclusiones de un estudio específico, en el que se valoren las afecciones ambientales de las diferentes alternativas de emplazamiento. El estudio mencionado anteriormente contemplará las posibilidades de reutilización de esos sobrantes para otros fines y contendrá un inventario de las canteras abandonadas y zonas degradadas existentes en el entorno del proyecto, siendo prioritaria la ubicación de los vertederos en estos emplazamientos, en especial en la cantera de Corgo y en la mina de lignito de Meirama.
Como zonas de préstamos para la extracción de áridos se utilizarán canteras debidamente legalizadas y con planes de restauración aprobados.
El proyecto de construcción incluirá en su documento planos, y por tanto con carácter contractual, la localización de préstamos, vertederos e instalaciones auxiliares.

10. Defensa contra la erosión, recuperación ambiental
e integración paisajística de la obra

Se elaborará un proyecto de medidas de defensa contra la erosión, recuperación ambiental e integración paisajística de la obra, con el grado de detalle necesario para su contratación y ejecución conjunta con el resto de las obras. En el proyecto se plantearán las propuestas de actuación y restauración de la totalidad de elementos directamente asociados a la obra, como taludes en desmonte y terraplén, bocas de túneles, pasos sobre ríos y arroyos, obras de fábrica, etc. Asimismo, contemplará propuestas de restauración de otros elementos asociados indirectamente, caso de áreas de vertedero y acopios temporales, caminos de obra y zonas de instalaciones auxiliares.
El proyecto definirá las zonas que se restaurarán con tierra vegetal, estableciendo prioridades en función de implicaciones paisajísticas y la disponibilidad de tierra vegetal.
Las siembras y plantaciones se diseñarán con especies propias de la flora local, teniendo en cuenta las características físicas de las unidades de actuación, la litología y la composición de la vegetación de su entorno inmediato, evitando el empleo de especies exóticas en especial de aquellas de carácter invasor. Como excepción, si se justifica debidamente, podrá plantearse el empleo de eucalipto, pino resinero o pino de Monterrey para plantaciones en zonas donde se atraviesen masas de estas especies. Se verificará que todas las especies propuestas se encuentran comercializadas, de forma que sea viable la ejecución del proyecto.
Los taludes se diseñarán en función de los elementos de seguridad y paisajísticos de cada lugar. La morfología resultante para taludes de terraplén será preferentemente, siempre que sea técnicamente viable, de 3H:2V, con objeto de favorecer la revegetación, con excepción de zonas urbanas o con edificaciones dispersas, zonas de alto valor ecológico o tramos próximos a cauces, donde se tenderá al empleo de muros para limitar la ocupación teniendo en cuenta lo indicado en la condición 1. En el caso de los desmontes, se estudiará en cada caso las ocupaciones de suelo, impactos visuales y posibilidades de revegetación. Como norma general es preferible la construcción de muros y taludes tendidos frente a taludes de pendiente fuerte, difíciles de integrar en el paisaje. En todo caso se llevará a cabo la restauración morfológica hacia formas suaves y redondeadas, eliminando aristas y perfiles rectilíneos.
Una vez terminadas las obras, los caminos de acceso se reintegrarán al terreno natural y se revegetarán, salvo aquellos que tengan una utilidad permanente, que deberán estar convenientemente especificados en el proyecto.
Todas las actuaciones contenidas en el referido proyecto se coordinarán y simultanearán con las propias de la construcción de la vía. Asimismo, su total ejecución se llevará a cabo con anterioridad a la emisión del acta de recepción de la obra.

11. Seguimiento y vigilancia

El proyecto de construcción incorporará un programa de vigilancia ambiental para el seguimiento y control de los impactos; de la eficacia de las medidas protectoras y correctoras establecidas en el estudio de impacto ambiental; y para la propuesta de nuevas medidas correctoras si se observa que los impactos son superiores a los previstos o insuficientes las medidas correctoras inicialmente propuestas. El programa de vigilancia ambiental contemplará las fases de construcción y de explotación.
El programa de vigilancia ambiental desarrollará la totalidad de los controles propuestos por el estudio de impacto ambiental.
En el programa se establecerá el modo de seguimiento de las actuaciones detallándose, para cada recurso del medio objeto de seguimiento, los siguientes términos:
Objetivo del control establecido.
Actuaciones derivadas del control.
Lugar de la inspección.
Periodicidad de la inspección.
Material necesario, método de trabajo y necesidades de personal técnico.
Parámetros sometidos a control.
Umbrales críticos para esos parámetros.
Medidas de prevención y corrección en caso de que se alcancen los umbrales críticos.
Documentación generada por cada control.
La Dirección General de Ferrocarriles, como responsable de la ejecución del programa de vigilancia ambiental y de sus costes, dispondrá de una dirección ambiental de obra que, sin perjuicio de las funciones del director facultativo de las obras previstas en la legislación de contratos de las administraciones públicas, se responsabilizará de la adopción de las medidas protectoras, correctoras y compensatorias, de la ejecución del programa de vigilancia ambiental y de la emisión de informes técnicos periódicos sobre el cumplimiento de la presente declaración. Igualmente, el plan de aseguramiento de la calidad del proyecto dispondrá, en las fases de oferta, inicio, desarrollo y final de las obras, dentro de su estructura y organización, de un equipo responsable del aseguramiento de la calidad ambiental del proyecto.
El programa incluirá la remisión de los siguientes informes:
a) Antes del inicio de las obras:
Escrito del director ambiental de las obras, certificando la adecuación del proyecto a la presente declaración.
Programa de vigilancia ambiental, para la fase de obras, presentado por la dirección de obra, con indicación expresa de los recursos humanos y materiales asignados.
Plan de aseguramiento de la calidad, en lo que se refiere a calidad ambiental, presentado por el contratista adjudicatario de la obra, con indicación expresa de los recursos materiales y humanos asignados.
b) Informe paralelo al acta de comprobación del replanteo, sobre aspectos e incidencias ambientales.
c) Informes periódicos semestrales durante toda la fase de obras, en los que se deberá detallar, al menos:
En caso de existir, partes de no conformidad ambiental.
Medidas preventivas, correctoras y compensatorias exigidas en el condicionado de la presente declaración, así como las nuevas medidas adoptadas.
d) Informe previo a la emisión del acta de recepción de las obras, en el que se deberán detallar, al menos, los siguientes aspectos:
Medidas preventivas y correctoras, realmente ejecutadas, exigidas en el condicionado de la presente declaración, así como las nuevas medidas adoptadas.
Programa de vigilancia ambiental para la fase de explotación.
e) Informes anuales durante tres años, a partir de la emisión del acta de recepción de las obras, en los que se recogerán, al menos, los siguientes aspectos:
Estado y efectividad de la adecuación de cunetas, drenajes y cerramientos, a que se refiere la condición 4.
Informe sobre niveles sonoros y eficacia de las medidas aplicadas, a que se refiere la condición 6.
Estado y progreso de las áreas en recuperación incluidas en el Proyecto, a que se refiere la condición 10.
Se emitirá un informe especial cuando se presenten circunstancias o sucesos excepcionales que impliquen deterioros ambientales o situaciones de riesgo, tanto en la fase de construcción como en la de funcionamiento.
Los informes deberán remitirse a la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental, a través de la Dirección General de Ferrocarriles, que acreditará su contenido y conclusiones.
Del examen de esta documentación por parte de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental podrán derivarse modificaciones de las actuaciones previstas, en función de una mejor consecución de los objetivos de la presente declaración de impacto ambiental.

12. Documentación adicional

La Dirección General de Ferrocarriles remitirá a la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental, antes de la aprobación del proyecto de construcción, un escrito certificando la incorporación al mismo de los documentos y prescripciones que esta declaración de impacto ambiental establece y un informe sobre su contenido y conclusiones, así como los siguientes informes y documentos:
Adecuación ambiental del proyecto, a que se refiere la condición 1. Medidas de protección de la vegetación y de los suelos, a la que se refiere la condición 2.
Medidas de protección del sistema hidrológico, a que se refiere la condición 3.
Medidas relativas a la protección de la fauna, a que se refiere la condición 4.
Estudio acústico y, en su caso, proyecto de medidas de protección, a que se refiere la condición 6.
Memoria final de la prospección arqueológica y programa de actuación para el caso de afloramiento de algún yacimiento arqueológico no inventariado, a que se refiere la condición 7.
Proyecto de defensa contra la erosión, recuperación ambiental e integración paisajística de la obra, a que se refiere la condición 10.
Programa de Vigilancia Ambiental y equipo responsable de la dirección ambiental de obra, a que se refiere la condición 11.

13. Definición contractual y financiación de las medidas protectoras y correctoras

Todas las medidas protectoras, correctoras y compensatorias comprendidas en el estudio de impacto ambiental, y las condiciones de la presente declaración de impacto ambiental que supongan unidades de obra, figurarán en la memoria y anejos, planos, pliego de prescripciones técnicas y presupuesto del proyecto de construcción.

Aquellas medidas que supongan algún tipo de obligación o restricción durante la ejecución de las obras, pero no impliquen un gasto concreto, deberán figurar al menos en la memoria y el pliego de prescripciones técnicas. También se valorarán y proveerán los gastos derivados del programa de vigilancia ambiental.
Cualquier modificación significativa desde el punto de vista ambiental introducida en el proyecto de construcción o en posteriores modificados de éste durante la ejecución de la obra, en su diseño en planta, alzado u otros elementos, deberá ser notificada a la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental, a través de la Dirección General de Ferrocarriles, aportando la siguiente documentación justificativa de la pretendida modificación:
Memoria justificativa y planos de la modificación propuesta. Análisis ambiental de las implicaciones de la modificación. Medidas preventivas, correctoras o compensatorias adicionales. Informe del órgano ambiental de la Junta de Galicia.
Lo que se hace público para general conocimiento, en cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 22 del Reglamento para la ejecución del Real Decreto Legislativo 1302/1986, de 28 de junio, de evaluación de impacto ambiental, modificado por la Ley 6/2001, de 8 de mayo.

Madrid, 24 de marzo de 2004.—El Secretario general, Juan María del Álamo Jiménez.

ANEXO I

Descripción del estudio informativo

El Eje Atlántico de alta velocidad Ferrol-A Coruña-Santiago-Pontevedra-Vigo-frontera portuguesa es una actuación contemplada en el Programa de Alta Velocidad del Plan de Infraestructuras 2000-2007, que tiene como objetivo principal la mejora de los servicios de viajeros de larga distancia y regionales, con el fin de aumentar la participación del ferrocarril en la demanda global respecto al resto de modos de transporte.
El objeto del estudio es plantear, analizar y comparar diferentes alternativas de trazado a la línea actual en dos tramos comprendidos entre la estación de Ordes y el apeadero de Bregua, de forma que permitan circulaciones a velocidades de 220 km/h. Los dos tramos objeto de estudio son:
Tramo Ordes-Queixas (tramo1), comprendido entre el P.K. 409+700 y

el P.K. 413+900 de la línea actual, en el que se plantea una única solución.

Tramo Cerceda-Bregua (tramo 2), comprendido entre el P.K. 421+000

y el P.K. 437+300 de la línea actual, en el que se plantean dos alternativas.
El estudio consiste en un análisis del estado actual de las zonas de estudio, desde el punto de vista del territorio y de la línea existente, una definición de alternativas y una comparación de las mismas en función de diversos criterios.

El trazado actual presenta unas pobres características geométricas, con unos radios mínimos de 380 metros y unos túneles, cuatro en el tramo estudiado, que en su día fueron proyectados para alojar una segunda vía pero que actualmente resultan insuficientes para las necesidades de gálibos horizontales y verticales.

Las alternativas estudiadas son:

Tramo Ordes-Queixas.

En este tramo se propone una solución única que cumple los parámetros de trazado evitando la afección a las edificaciones existentes en el área. Se trata de una variante de trazado de 3.953 metros, con doble vía, que discurre al este de la línea actual dejando fuera del trazado el apeadero de Gorgullos-Tordoia. El trazado precisa dos túneles, con una longitud total de 1.000 metros. Se plantea asimismo un paso inferior y otro superior. Requiere un movimiento de tierras de 355.621 m3 de desmonte y 197.211 m3 de terraplén. El volumen de tierras a transportar a vertedero, considerando su esponjamiento, es de 348.763 m3.

Tramo Cerceda-Bregua.

Alternativa 1. Consiste en una variante de trazado de 13.038 metros, con doble vía, que discurre al este de la línea actual, proyectándose un
nuevo apeadero entre las dd.oo. 5+970 y 7+170, próximo a la actual estación de Meirama, y dejando fuera el apeadero de Cerceda, el apeadero de Vila de la Iglesia y la estación de Meirama. El trazado precisa tres túneles, con una longitud total de 5.350 metros, y tres viaductos con una longitud total de 1.150 m, sobre el río Tourio, sobre el Rego de Porto Pereira y el último para salvar un desnivel. Se plantean asimismo un paso inferior y siete superiores. Requiere un movimiento de tierras de 916.483 m3 de desmonte y 431.242 m3 de terraplén. El volumen de tierras a transportar a vertedero, considerando su esponjamiento, es de 1.377.325 m3.

Alternativa 2. Consiste en una variante de trazado de 13.223 metros, con doble vía, que discurre al este de la línea actual hasta la d.o. 5+100, cruzando la línea existente para discurrir al oeste de la misma y cruzando de nuevo en la d.o. 9+200 para pasar de nuevo al este. Se proyecta un nuevo apeadero entre las dd.oo. 4+205 y 5+405, próximo a la localidad de Cerceda, dejando fuera el apeadero de Cerceda, el apeadero de Vila de la Iglesia y la estación de Meirama. El trazado precisa tres túneles, con una longitud total de 6.740 metros, y cuatro viaductos con una longitud total de 1.100 m, sobre el río Tourio, sobre el Rego de Porto Pereira, sobre el río Grande y el último para salvar un desnivel. Se plantean asimismo un paso inferior y cinco superiores. Requiere un movimiento de tierras de 1.087.764 m3 de desmonte y 155.893 m3 de terraplén. El volumen de tierras a transportar a vertedero, considerando su esponjamiento, es de 2.167.925 m3.

El estudio realiza un análisis multicriterio en base a cinco aspectos: mejora de prestaciones como sistema de transporte, aspectos funcionales, singularidades o complejidad de tipo técnico, inversión necesaria para cada alternativa y comparación ambiental de alternativas.

El estudio concluye destacando que ninguna de las alternativas presenta aspectos críticos que la invaliden como solución para el tramo de estudio. Aparte de esta consideración, la alternativa 1 resulta más favorable en todos los aspectos considerados, proponiéndose como solución.

En caso de precisarse materiales para capa de forma o subbalasto se propone una cantera activa para su obtención. Se proponen asimismo dos zonas de vertedero.

ANEXO II

Resumen del estudio de impacto ambiental

La metodología del estudio se ajusta a lo establecido en el Real Decreto Legislativo 1302/1986, de 28 de junio, de evaluación de impacto ambiental, modificado por la Ley 6/2001, de 8 de mayo, y el Reglamento para su ejecución, aprobado por Real Decreto 1131/1988, de 30 de septiembre.

El estudio de impacto ambiental describe la situación del medio donde se inserta la actuación atendiendo a los siguientes factores: aspectos climáticos, geología y geomorfología, edafología, hidrología, vegetación, fauna, aspectos paisajísticos, medio socioeconómico, patrimonio cultural y protección ambiental del territorio.

De la información del inventario de la situación preoperacional pueden destacarse, como elementos más relevantes desde el punto de vista ambiental y cultural los siguientes: el L.I.C. ES1110016 «Río Tambre», próximo al inicio del tramo 1 pero no afectado, la vegetación de ribera y las masas de frondosas autóctonas, los suelos de elevada capacidad productiva, los hábitats de la Directiva 92/43/CEE, el suelo urbano, los corredores de paso de lobo y los elementos del patrimonio cultural castro de A Medorra, Coto de Regueiro, Muiño do Pedreiro, Muiño das Pedras Novas, Casa da Torre y Os Castros.

Para el tramo 1 (Ordes-Queixas), el estudio considera impactos severos la alteración de las formas del relieve y la pérdida de calidad intrínseca del paisaje. Para el tramo 2 (Cerceda-Bregua) los impactos más destacables, calificados como severos, son la pérdida de calidad intrínseca del paisaje en la alternativa 1 y la alteración de las formas del relieve, la alteración de la red de drenaje y la incidencia visual en la alternativa 2.

Entre las medidas protectoras propuestas destacan: riegos para la protección de la calidad del aire, jalonamiento de la zona de obras, barreras temporales de retención de sedimentos, balsas de retención-decantación en la zona de instalaciones, balsas de decantación en la embocadura de túneles, seguimiento arqueológico de los movimientos de tierras y protección cautelar de yacimientos cercanos a la traza. Como medidas correctoras se plantean: propuesta de vertederos en canteras existentes, actuaciones geométricas sobre movimientos de tierras, retirada y reutilización de tierra vegetal, adecuación de cerramientos, obras transversales y sistema de drenaje longitudinal para la fauna, restauración vegetal, barreras anti-ruido y redacción de un proyecto de actuación arqueológica.

Se incluye un programa de vigilancia ambiental.

El estudio considera una serie de canteras para la obtención de materiales y dos zonas de vertedero, en la cantera de Corgo y en la mina de lignito de Meirama.

ANEXO III

Resumen de la información pública del estudio de impacto ambiental
Durante el periodo de información pública se han presentado un total de 14 alegaciones, correspondiendo 13 a administraciones u organismos públicos y 1 a un particular. Asimismo se ha recibido un informe sin firma ni escrito de remisión, con el logotipo de la Consejería de Política Territorial, Obras Públicas y Vivienda de la Junta de Galicia. Los aspectos medioambientales más significativos de las alegaciones son los siguientes:
La Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Galicia de acuerdo con el estudio de impacto ambiental, estima que la alternativa 1 produce impactos de menor magnitud. Señala que en el primer tramo se afecta al espacio natural en régimen de protección general denominado «Río Tambre». Indica que deberá cuidarse el diseño de pasos transversales para la fauna, en especial en cauces permanentes. Solicita mediciones acústicas por una entidad homologada antes de la construcción, que sirvan como referencia para el programa de vigilancia ambiental, recordando que las medidas correctoras deberán garantizar los límites establecidos en la Ley 7/1997, de protección contra la contaminación acústica, y que deberá evaluarse el impacto visual de las pantallas propuestas. Indica que la procedencia de materiales deberá acreditarse contando con canteras autorizadas previamente al inicio de las obras, que la ubicación de vertederos no podrá implicar riesgos ambientales y que se preverán las instalaciones auxiliares antes de comenzar las obras.

La Dirección General de Patrimonio Cultural de la Consejería de Cultura, Comunicación Social y Turismo de la Junta de Galicia informa favorablemente el estudio informativo, solicitando que sea remitido el proyecto constructivo, que incluirá un plan global de medidas correctoras incluyendo una prospección arqueológica intensiva y un control y seguimiento arqueológico. Señala que estas medidas deberán ser realizadas por arqueólogos, en coordinación con la Dirección General de Patrimonio Cultural.

Aguas de Galicia, organismo dependiente de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Galicia, considera correctas las medidas adoptadas para la prevención y protección del medio hídrico. Señala diversas condiciones referentes al diseño de obras de drenaje, destacando que las pilas y/o estribos de viaductos deberán respetar la zona de servidumbre de los cauces (5 metros) y que el desagüe de las obras deberá realizarse de forma que no se produzcan afecciones en el entorno, y en especial en los cauces de los ríos.

El Ayuntamiento de Cerceda remite tres escritos. En el primero, analizando el estudio de impacto ambiental, considera más favorable la alternativa 2. En el segundo escrito señala que en el cruce de la escombrera de Limeisa, S.A. se plantea una trinchera, solicitándose un túnel al estar prevista la creación de una zona de ocio. En el tercer escrito indica que, a la vista de la nueva información analizada, la alternativa 1 es más ventajosa, con excepción del aspecto señalado en el segundo escrito.

El Ayuntamiento de Laracha considera más idónea, dentro de su término municipal, la alternativa 1, por su menor longitud, trazado más alejado de zonas habitadas y por discurrir en túnel.

El Ayuntamiento de Culleredo solicita que en el tramo entre el nuevo apeadero y el núcleo de Boedo la nueva vía discurra en viaducto para evitar el efecto barrera sobre Boedo.

El Ayuntamiento de Tordoia reclama la reposición de los caminos agrícolas y de la carretera CP-5902.

La empresa Lignitos de Meirama, S.A. (Limeisa) considera preferible la alternativa 2, solicitando que en caso de seleccionarse la alternativa 1 se adopten medidas para proteger el Pazo de Gontón y se establezca un falso túnel en el paso de las escombreras de esta empresa, en fase de restauración.

ANEXO IV

Conclusiones del informe de alegaciones

De acuerdo con el artículo 16 del Reglamento, la Dirección General de Ferrocarriles remitió a la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental el expediente completo, consistente en el estudio informativo, estudio de impacto ambiental del mismo y resultado de la información pública.
Adjunto al expediente de información pública se acompaña un informe de alegaciones donde se analizan los escritos recibidos y se estudian las propuestas o modificaciones surgidas. El informe concluye ratificando la opción propuesta (alternativa 1) por ser la mejor clasificada en todas las variables estudiadas, y por no haberse aportado en el proceso de información pública argumentos que la cuestionen. Se destacan una serie de aspectos a considerar en los futuros proyectos de construcción, entre los que destacan:

Reposición de viales y servidumbres, manteniendo contactos con los Ayuntamientos, asociaciones e instituciones interesadas.

Desarrollar un plan global de protección y conservación del patrimonio cultural, incluyendo prospecciones arqueológicas.

Atenerse a las indicaciones de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental de la Junta de Galicia en lo relativo a medidas ambientales a adoptar.
Considerar las prescripciones de la legislación vigente respecto al dominio público hidráulico y las indicaciones del organismo Aguas de Galicia, de la Junta de Galicia.

Encajar el trazado definitivo minimizando los movimientos de tierras, la altura de desmontes y terraplenes y las afecciones a edificaciones.

Cumplir en los estudios de impacto acústico los límites indicados en la Ley 7/1997 de protección contra la contaminación acústica.