Mis Leyes

Ficha de esta disposición

Título :
RESOLUCIÓN de 23 de junio de 2005, de la Secretaría General para la Prevención de la Contaminación y el Cambio Climático, por la que se formula declaración de impacto ambiental sobre la evaluación del proyecto «Construcción de la instalación desaladora de agua marina de Ciutadella (Menorca)», promovido por la Dirección General del Agua
Estado :
Vigente
Nº de Disposición :
0
Boletín Oficial :
BOE 168/2005
Fecha Disposición :
23/06/2005
Fecha Publicación :
15/07/2005
Órgano Emisor :
MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE

RESOLUCIÓN de 23 de junio de 2005, de la Secretaría General para la Prevención de la Contaminación y el Cambio Climático, por la que se formula declaración de impacto ambiental sobre la evaluación del proyecto «Construcción de la instalación desaladora de agua marina de Ciutadella (Menorca)», promovido por la Dirección General del Agua.

1. Objeto y justificación del proyecto.–El municipio de Ciutadella ha ido experimentando un notable crecimiento, ya que se trata de una zona con una importante actividad turística que implica un aumento residencial. El único recurso hídrico que posee procede de las aguas subterráneas. El objeto del proyecto es resolver los problemas de abastecimiento de agua de la población mediante la construcción de una planta desaladora.

Con este proyecto se pretende la mejora global de la calidad del agua de abastecimiento, el aumento de la garantía del suministro de agua a la población y la preservación de los acuíferos frente a los fenómenos de sobreexplotación.

2. Descripción del proyecto.–El alcance del proyecto se refiere la construcción de una desaladora para producir mediante ósmosis inversa 10.000 m³ diarios de agua desalada, en dos líneas de 5.000 m³, ampliable a 15.000 m³ por una tercera línea prevista, situadas en una extensión total de 70.000 m2, en el término municipal de Ciutadella. Las obras consisten en: Captación: se realizarán 4 pozos de 600 mm de diámetro y profundidad entre 50 y 60 m entre Cala Santandria y el Clot de Sa Ceral.

Impulsión: la tubería de impulsión tiene un diámetro de 500 mm y una longitud de 1.973 m, trascurrirá siguiendo el mismo trazado que tiene el emisario de vertido existente de las aguas depuradas procedentes de la EDAR (estación de depuración de aguas residuales) próxima. Tiene un by-pass a la entrada para poder desviar agua a la tubería de salmuera.

Planta desaladora: consta de una nave central de 600 m2 que incluye turbobombas y bastidores y una nave auxiliar de dos plantas de 160 m2 cada una (filtros de bujías y pretratamiento en la inferior y centro de control en la superior).

Impulsión de agua tratada: el agua desalada se envía por una conducción de 500 mm y 773 m de longitud a un nuevo depósito de almacenamiento 10.000 m³, de aquí pasa a un depósito municipal existente con capacidad 2.000 m3, a través de una conducción de PEAD de 500 mm de diámetro nominal y 6.956 m de longitud.

Efluente de rechazo: de la planta parte una tubería de PRFV de 500 mm que conecta con el emisario submarino de 150 m de longitud y 4 difusores de 0,08 m de diámetro en los últimos 50 m que descargan a 6 m de profundidad.

La configuración propuesta con el vertido situado a 1 m del fondo, con una inclinación de difusores de 65 º respecto del eje y con 4 difusores pudiendo tapar uno en la primera fase, da una dilución inicial que asegura en condiciones pésimas una salinidad inferior a 38.5 psu.

El Anexo II contiene una descripción detallada del proyecto.

3. Tramitación de evaluación de impacto ambiental.–La tramitación se inició el 21 de mayo de 2002, el resultado de las consultas realizadas por la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental (DGCyEA), cuyo análisis se realiza en el Anexo I, se trasladó a la antigua Dirección General del Obras Hidráulicas y Calidad de las Aguas el 31 de julio de 2003. La información pública del proyecto y estudio de impacto ambiental se realizó durante treinta días finalizando el 6 de mayo de 2005, trasladando la Dirección General del Obras Hidráulicas y Calidad de las Aguas el expediente y la preceptiva documentación ambiental del proyecto a la DGCyEA el 3 de junio de 2005. Se informa favorablemente con fecha 01 de junio de 2005, por Abogacía del Estado, considerando que el expediente se ha tramitado conforme a Derecho.

4. Integración de la participación resultado de las consultas realizadas.–El estudio de impacto ambiental analiza las principales propuestas recogidas en el proceso de consultas previas:

Afección a hábitats y especies de interés comunitario recogidas en la Directiva 92/43/CEE, en particular praderas de «Posidonia oceánica». Impacto sobre la población.

Afección a los organismos marinos. Afección a las poblaciones de aves. Afección al paisaje.

5. Alternativas y su valoración.–Se han considerado varias alternativas, entre ellas la de mantener la situación actual; el resto de opciones se centran principalmente en la ubicación de las instalaciones:

5.1. Captación de agua de mar: Obra submarina, o con perforaciones en la zona de Cap de Saparet. Se opta por realizar perforaciones entre Cala Santandria y el Clot de Sa Ceral.

5.2. Planta desaladora: Construcción próxima a la zona urbanizada. Esta opción es desechada por posibles afecciones sobre la población.

5.3. Vertido del agua de rechazo: Situación en la Cala S’aigo Dolça. En este caso, atraviesa el ANEI n.º 15. En la cala contigua a la Cala Santandria, donde se sitúa el actual emisario de la EDAR. Finalmente, se ha decidido escoger una única configuración, con la máxima dilución y dispersión posible, válida para ambas, utilizando el actual emisario de la EDAR.

Los aspectos más destacados del estudio de impacto ambiental se recogen en el Anexo III.

6. Análisis de los Impactos significativos y sus medidas correctoras.

6.1. Afecciones sobre el medio marino: La zona de Ciutadella presenta praderas de Posidonia oceánica, especie incluida en el Anexo I de la Convención de Berna como especie de flora estrictamente protegida. En la Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de Mayo de 1992, relativa a la Conservación de los Hábitats Naturales y de la Fauna y Flora Silvestres de la UE se clasifica como hábitat de interés prioritario. Para conocer en todo momento el grado de dilución del vertido y evitar que se produzcan vertidos por encima de los permitidos, se instalarán tres medidores de conductividad, dos a ambos lados de la conducción de vertido y otro en la salida del efluente. Estos medidores enviarán su señal a un PLC situado en la planta, el cual, en el momento en que se supere la salinidad de 38,3 psu enviará una señal que pondrá en marcha el protocolo de parada progresiva.

La configuración propuesta con el vertido por emisario submarino, con una inclinación de difusores de 65º respecto del eje y con 4 difusores pudiendo tapar uno en la primera fase, da una dilución inicial que asegura en condiciones pésimas una salinidad inferior a 38.5 psu.

6.2 Afecciones sobre el medio terrestre: En las zonas que se haya procedido a la eliminación de la cubierta vegetal, se asegurará el éxito de la revegetación en un 80% el primer año, procediendo a la reposición de marras durante los tres primeros años hasta garantizar el recubrimiento total de la superficie afectada. Para ello se utilizarán especies autóctonas, tales como palmito (Chamaerops humilis), enebro (Juniperus oxycedrus), acebuche (Olea europaea), algarrobo (Ceratonia siliqua), lentisco (Pistacia lentiscus), pino carrasco (Pinus halepensis), taray (Tamarix africana), etc. El promotor será el responsable del mantenimiento y conservación de las plantaciones durante este período.

6.3. Afección al paisaje: Se producirá un impacto visual como consecuencia de la implantación de la planta desaladora. Para minimizar el impacto visual se integrarán paisajísticamente las casetas de impulsión y de cualquier otra instalación existente.

6.4. Afección a la población: Las instalaciones llevarán el aislamiento acústico necesario para cumplir con lo especificado tanto en la Ley 37/2003, de 17 de noviembre, del ruido, como en la normativa correspondiente de la Comunidad Autónoma. Para ello se controlarán los niveles de inmisión y emisión sonora.

6.6 Afección al patrimonio cultural: En coordinación con la Consellería de Cultura del Consell Insular de Menorca, se realizará una prospección arqueológica y paleontológica de la zona afectada por el trazado de las conducciones e infraestructuras a instalar. Estos trabajos se desarro llarán paralelamente a la redacción del proyecto de construcción, garantizando la adecuada protección del patrimonio arqueológico, paleontológico y arquitectónico. Dichas actuaciones quedarán reflejadas en el proyecto constructivo, el cual incorporará un programa de actuación compatible con el plan de obra, redactado en coordinación con la citada Consellería. En este programa se incluirá el seguimiento a pie de obra por un arqueólogo de los trabajos que puedan afectar al patrimonio cultural y, en su caso, la realización de las prospecciones arqueológicas complementarias debido a la ocupación de las nuevas zonas no previstas.

7. Integración del resultado del proceso de participación pública en el proyecto.

7.1 Afección a hábitats y especies de interés comunitario, recogidas en la Directiva 92/43/CEE, en particular praderas de Posidonia oceánica. Se incorpora al proyecto la siguiente configuración para el vertido:

Con el vertido situado a 1 metro del fondo, con una inclinación de los difusores respecto al eje del emisario de 65º y con 4 (o 3) difusores alternándose, de 0,08 metros de diámetro, provoca una velocidad inicial de salida suficientemente elevada que garantiza la rápida difusión turbulenta con toda la columna de agua, de manera que cuando se consigue cierta estabilización de la capa de la mezcla ésta presenta una salinidad que no excede en ningún caso de las 38,5 psu, a una distancia cercana al punto de inyección. Además, la escasa profundidad de la zona de descarga provoca una incidencia directa del viento y otros factores hidrodinámicos que favorecen los fenómenos de dispersión del vertido. Garantizando así que la calidad de la columna de agua en la zona de las praderas de Posidonia oceánica no supera los límites de 38.5 psu de salinidad.

Un resumen del contenido del expediente de información pública se recoge en el Anexo IV.

Con posterioridad a la recepción del expediente, la Comisión Balear de Medio Ambiente de la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de la Islas Baleares, envía escrito sobre reunión de fecha 17 de junio de 2005, que se encuentra resumido en el anexo V, en el que acuerda informar favorablemente el proyecto condicionado a que se tengan en cuenta en la declaración de impacto ambiental una serie de puntos, los cuales han sido incorporados en su totalidad.

Un resumen del contenido del informe elaborado por la Comisión Balear de Medio Ambiente, se recoge en el Anexo V.

8. Plan de Vigilancia.–El Programa de Vigilancia realizará el seguimiento de los siguientes aspectos:

8.1 Control de la salinidad: Se establecerá un protocolo de parada para evitar que la salinidad del medio receptor supere el umbral de tolerancia de la Posidonia oceánica. Así, en la construcción de la instalación se incluirá un conductivímetro para medición y registro en continuo, que determinará la salinidad de la mezcla resultante entre salmuera y agua de dilución antes de realizar su vertido. El protocolo de parada progresiva se activará a 38,3 psu.

8.2 Evolución de las praderas de Posidonia oceánica y organismos bentónicos: Se controlarán los sedimentos y los organismos bentónicos. Se realizará una toma de tres muestras de sedimento superficial sobre la misma cota y a las siguientes distancias de vertido: menos de 20 m, 50 m y 100 m Se empleará una draga tipo Van Veen, con frecuencia anual y en época estival. Se analizará con frecuencia mensual la salinidad, temperatura, caudal, concentración de sólidos en suspensión, turbidez, concentración de nutrientes (nitritos, nitratos, ortofosfatos y amonio), pH.

Se establecerá una red de muestreo para asegurar que en el entorno inmediato a los límites de pradera de Posidonia oceánica se mantienen las condiciones iniciales (coordenadas, frecuencia, profundidades, etc). Para ello, se establecerán 3 estaciones de muestreo, una de ellas fijada como estación sensible, donde se determinarán los siguientes parámetros: nº de haces por unidad de superficie, tipología de crecimiento de los haces (ortótropos/plagiótropos), grado de enterramiento, nº de hojas por haz, longitud y forma de las hojas, recubrimiento de epífitos y grado de herbivorismo.

Se realizará un seguimiento, con la finalidad de detectar un cambio en el mismo y cuantificar las causas que lo han provocado, pudiendo establecer un rango aceptable de cambios para una zona concreta y determinando los niveles críticos de los agentes causantes del impacto. Se seleccionarán tres localidades; dos de ellas para que actúen a modo de control frente a la tercera situada lo más próxima posible al futuro punto de vertido. En cada una de las localidades se instalarán tres estaciones a diferentes profundidades, cada una de ellas con cuatro parcelas permanentes. Las tres localidades se encontrarán separadas algo más de 2 km entre ellas, ya que se estima una distancia suficiente para que los controles no se vean afectados por la desaladora. Las parcelas permanentes consistirán en cuadrados de 40 × 40 cm, rodeados por alambre plastificado y señalizados mediante piquetas con boyas, numeradas para su posterior reconoci
miento. Dentro de cada parcela se marcaran todos y cada uno de los haces presentes mediante la fijación de bridas de plástico en la base de cada uno de ellos.

En cada una de las estaciones donde se sitúen las parcelas permanentes también se recogerán 10 haces de Posidonia oceánica, para obtener datos sobre su morfología así como sobre su biomasa y su producción, mediante la técnica reconstructiva de lepidocronología.

Para poder determinar la existencia de diferencias significativas entre las localidades se empleará el análisis de la varianza (ANOVA), comprobándose con anterioridad la homogeneidad de las varianzas mediante el Test de Cochran (Underwood, 1997).

8.3 Protección de suelo, vegetación y fauna: Se vigilarán las operaciones de revegetación. Se realizará una analítica biológica que consistirá en la elaboración de listados faunísticos y florísticos; cálculo de la riqueza, densidad y espectro de diversidad de la comunidad; cálculo de la biomasa y de las relaciones porcentuales de los principales grupos faunísticos.

8.4 Protección del sistema hidrológico: Se controlará la contaminación de aguas subterráneas y superficiales. Se controlarán los parametros físico-químicos y sus límites, según lo previsto en el Real Decreto de 29 de julio de 1988, Reglamento de la Administración Pública del Agua y de la Planificación Hidrológica.

Se controlará que las conducciones e instalaciones se ubiquen en los lugares previstos en el Estudio de Impacto Ambiental, y se vigilará la estructura de la conducción del vertido para evitar o arreglar posibles fisuras o descalces de tuberías.

Se construirá, para los productos químicos, un depósito de retención de seguridad, impermeabilizado correctamente dependiendo del producto químico, que en el caso de rotura accidental impedirá el derrame. Se revisará la estanqueidad de depósitos y conducciones para impedir la contaminación difusa de los acuíferos.

8.5 Protección del medio marino: Se controlarán los sedimentos submarinos superficiales: metales pesados, policlorobifenilos, materia orgánica, caracterización granulométrica, parámetros microbiológicos. Se controlará el efluente, para lo cual se instalará un medidor con transmisión de datos en continuo sobre los puntos de vertido.

Se controlará la calidad de las aguas marinas receptoras: se establecerán tres puntos de muestreo sobre la línea de costa, con una frecuencia de muestreo: 4 veces al año. Se medirán los siguientes indicadores: medida en continuo de la salinidad, estructura termohalina, (con equipo CTD) y de la concentración de oxígeno disuelto; medida de la trasparencia del agua y análisis de: concentración de sólidos en suspensión, turbidez y concentración de nutrientes (nitritos, nitratos, ortofosfatos y amonio).

8.7 Protección de patrimonio: Se vigilarán las actuaciones sobre patrimonio natural y sobre patrimonio histórico-artístico.

8.6 Implantación de un sistema de emergencia: La implantación de un plan de emergencia evitará que, en el caso de fugas o vertidos accidentales de salmuera o reactivos químicos, éstos sobrepasen los límites físicos de la planta de tratamiento, impidiendo llegar a las aguas superficiales próximas y su canalización. Se establecerá un sistema de alarma coordinado con la red de muestreo.

En caso de producirse un vertido accidental de productos químicos o salmueras, se procederá al lavado y restitución de suelos contaminados. El plan de emergencia contemplará el modo de proceder en estos casos.

9. Condiciones:

9.1 En caso de superar 38,3 unidades prácticas de salinidad (psu) el 25% de las observaciones o 39,5 psu el 5%, se pondrá en marcha el protocolo de parada progresiva.

El protocolo de parada progresiva consta de cuatro pasos:

1. Arranque de la bomba de reserva de agua de mar: Como primera medida correctiva se arrancará la bomba de reserva, la cual impulsará a través de un juego de válvulas automáticas un caudal de agua de mar superior al necesario para el tratamiento de las líneas instaladas hacia el emisario.

2. Parada de una línea de tratamiento: en el caso de que la primera medida sea insuficiente, se procedería a parar una línea de tratamiento sin que la planta sufra una parada general mediante los siguientes procedimientos.

3. Arranque de la bomba de agua de mar de la línea de tratamiento parada: en este caso a la situación mencionada en la Segunda Medida Correctiva, se le sumaría el arranque de la Bomba de Agua de Mar de la línea parada. Es este caso se puede alcanzar una dilución previa a la salida de emisario de 4:1 (agua de mar-agua de rechazo).

4. Parada de la planta: en la situación extrema, después de que se hayan sumado una a una las medidas correctoras descritas anteriormente y no cesar la señal de alarma se procedería a parar la planta.

9.2 La planta tendrá una capacidad de dilución del efluente de 2:1.

9.3 En el plazo de seis meses a partir de la puesta en funcionamiento de la planta desaladora, teniendo en cuenta los datos obtenidos de evolución de la salinidad del agua del mar así como en la evolución de las praderas de Posidonia oceánica, se procederá a un replanteamiento del Plan de Vigilancia, en el caso que fuera necesario.
9.4 La Comisión Balear de Medio Ambiente considera deberán tenerse en cuenta los siguientes puntos:

1. Se deben elaborar estudios predictivos y en funcionamiento de fonometría y vibroacústica de las instalaciones, y en su caso la aplicación de medidas correctoras.

2. Se deberán introducir las medidas necesarias para lograr la mejor integración paisajística del edificio situado en la zona de captación y anejo a la cántara.

3. Se dará cumplimiento a lo expuesto en el Título IV, Capítulo III, art. 21-2 g) de «uso del suelo para servicios de suministro de agua y saneamiento» del Plan Territorial de Menorca.

4. Se deberán cumplir las recomendaciones establecidas por la Ley 3/2005 de 20 de abril de protección del medio nocturno de las Islas Baleares.

5. Se cumplirá el Plan Director Sectorial de Canteras de las Islas Baleares, así como la normativa autonómica sobre residuos de construcción y demolición.

6. Se tendrá que aumentar el efecto de la dilución de la salmuera en el agua marina, aumentando en la medida necesaria el número de difusores y la mezcla mediante agua marina en tierra.

7. Se deberá establecer el estado actual mediante estudios cartográficos antes de llevar a cabo cualquier intervención en la Posidonia.

8. Se deberá evaluar la posibilidad de sustituir la tubería submarina de PE por tubería de hormigón encamisado auto-lastrante.

9. Se realizará una caracterización adecuada del entorno marino de actuación, de acuerdo con las prescripciones impuestas por la Directiva Marco de Aguas 2000/60/CE.

10. La Administración Hidráulica de las Islas Baleares tendrá que garantizar la menor afección a los acuíferos.

11. Certificación de la empresa explotadora según las normas ISO
(9000 y 14000)

10. Conclusión.–En consecuencia, la Secretaría General para la Prevención de la Contaminación y el Cambio Climático, a la vista del informe emitido por la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental de fecha 22 de junio de 2005, formula la declaración de impacto ambiental del «Proyecto de construcción de la instalación desaladora de agua marina de Ciutadella (Menorca)», concluyendo que no se observan impactos adversos significativos sobre el medio ambiente con el diseño finalmente presentado a declaración de impacto ambiental, con los controles y medidas correctoras propuestas por el promotor y las medidas aceptadas por éste, que dan respuesta a lo planteado en las alegaciones presentadas en el período de información pública.

Lo que se hace público y se comunica a la Dirección General del Agua para su incorporación en el proceso de aprobación del proyecto.

Madrid, 23 de junio de 2005.–El Secretario General, Arturo Gonzalo Aizpiri.

Ver ANEXO