Mis Leyes

Ficha de esta disposición

Título :
RESOLUCIÓN de 21 de mayo de 2004, de la Secretaría General para la Prevención de la Contaminación y del Cambio Climático, sobre la evaluación de impacto ambiental del "Proyecto de modificación número 1, de la instalación desaladora de aguas de Mar de Guía 2.a Fase, término municipal de Santa María de Guía (Las Palmas de Gran Canaria)", de la Dirección General del Agua
Estado :
Vigente
Nº de Disposición :
0
Boletín Oficial :
BOE 150/2004
Fecha Disposición :
21/05/2004
Fecha Publicación :
22/06/2004
Órgano Emisor :
MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE

RESOLUCIÓN de 21 de mayo de 2004, de la Secretaría General para la Prevención de la Contaminación y del Cambio Climático, sobre la evaluación de impacto ambiental del «Proyecto de modificación número 1, de la instalación desaladora de aguas de Mar de Guía 2.a Fase, término municipal de Santa María de Guía (Las Palmas de Gran Canaria)», de la Dirección General del Agua.

El Real Decreto Legislativo 1302/1986, de 28 de junio, de evaluación de impacto ambiental, modificado por la Ley 6/2001, de 8 de mayo, y el Reglamento de ejecución aprobado por Real Decreto 1131/1988, de 30 de septiembre, establecen que los proyectos públicos o privados, consistentes en la realización de las obras, instalaciones o de cualquier actividad comprendida en el Anexo II de este Real Decreto legislativo sólo deberán someterse a una evaluación de impacto ambiental en la forma prevista en esta disposición, cuando así lo decida el órgano ambiental en cada caso.

La Dirección General de Obras Hidráulicas y Calidad de las Aguas remitió a la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental, el Estudio de Impacto Ambiental y la Declaración de Impacto Ecológico emitida por la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias.

El proyecto Modificación n.o 1 de la Instalación Desaladora de Aguas de Mar de Guía 2.a fase T.M. de Santa María de Guía (Las Palmas de Gran Canaria), se encuentra comprendido en el apartado 2 del Grupo 8 del Anexo II de la Ley 6/2001 antes referida.

Debido a la escasez de agua potable en la zona, el proyecto tiene por objeto construir una Instalación Desaladora de Agua del Mar de ósmosis inversa y para una producción de 5.000 m3/día, en una parcela adyacente a la de otras dos instalaciones, ya en servicio, ubicadas en Roque Prieto, Santa María de Guía, estando previsto utilizar la conducción existente para realizar el vertido de las aguas de rechazo.

Una vez examinado el expediente ambiental del proyecto, el Estudio de Impacto Ambiental y la Declaración emitida por la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias estableciendo que el impacto ecológico negativo es poco significativo, mientras que el impacto sobre el medio socieconómico es positivo y muy significativo, y considerando los criterios de selección contemplados en el Anexo III, no se deduce la posible existencia de impactos ambientales adversos significativos. Por tanto, en virtud del artículo 1.2 de la Ley precitada, la Secretaría General para la Contaminación y del Cambio Climático, a la vista de del informe emitido por la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental de este Ministerio de fecha 21 de mayo de 2004, resuelve que no es necesario someter al procedimiento de evaluación de impacto ambiental el proyecto Modificación n.o 1 de la Instalación Desaladora de Aguas de Mar de Guía
2.a fase T.M. de Santa María de Guía (Las Palmas de Gran Canaria). No obstante el promotor deberá cumplir las siguientes condiciones:

1. En la ejecución del proyecto, deberán tenerse en consideración las observaciones realizadas por la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias en la Declaración de Impacto Ecológico de 24 de abril de 2000.

2. Antes de terminar las obras de la Instalación Desaladora de Agua del Mar (IDAM), se deberá remitir, a esta Secretaría General y a la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, una Documentación Ambiental, sobre el sistema de vertido al mar de las aguas de rechazo de esta IDAM, de las dos instalaciones existentes y de aquellas que, ubicadas en esta zona, se prevén incorporar al sistema de abastecimiento. La Documentación Ambiental precitada deberá definir y justificar la ubicación exacta del vertido de los efluentes originados en los procesos de desalación, así como el diseño del sistema de difusores utilizado y velocidad de salida, en función del régimen de aportaciones de salmueras a lo largo del tiempo, de la composición prevista de los efluentes, de otros posibles vertidos realizados en las proximidades, del hidrodinamismo de la zona, de los correspondientes procesos químicos y biogeoquímicos, de los hábitats y especies marinas existentes, así como de aquellas prescripciones previstas en la Instrucción para el Proyecto de Conducciones de Vertidos de Tierra al Mar, aprobada por la Orden de 13 de julio de 1993, y que sean de aplicación en este proyecto.

3. El Programa de Vigilancia Ambiental propuesto en la Documentación Ambiental deberá complementarse teniendo en consideración: a) Las medidas previstas para evitar que se originen vertidos incontrolados de los productos utilizados en el pretratamiento y en el lavado de filtros. b) Los controles y análisis que deberán realizarse para determinar la composición del agua bruta, pretratada, desalada y rechazada, así como los que se efectuarán a las aguas procedentes del lavado de filtros, de las membranas, de los servicios existentes en la planta y, de forma especial, el vertido al mar. c) La metodología empleada para evaluar la calidad ecológica del agua y del medio biótico marino, afectado por los vertidos de la desaladora y otros factores contaminantes que pudieran potenciar los impactos ambientales. d) La legislación ambiental considerada en el Estudio de Impacto Ambiental la Directiva 2000/60/CE modificada por la Decisión 2455/2001/CE del Parlamento Europeo y del Consejo y, en su caso, el Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano.

4. El Programa de Vigilancia Ambiental deberá contemplar: a) Los indicadores utilizados y su definición. Los indicadores deberán ser representativos del factor ambiental que controlan. b) La metodología y medios propuestos para su obtención y análisis, incluyendo la frecuencia de los controles, inspecciones y ensayos que deben verificarse y su localización cuando proceda. c) Los objetivos ambientales y los criterios de aceptación o umbrales admisibles que deben satisfacerse para cada uno de los indicadores, expresados en términos absolutos o relativos, y su justificación. d) Las funciones y responsabilidades que corresponden a cada una de las partes implicadas en cada una de las diferentes fases de materialización, posterior funcionamiento, mantenimiento y, en su caso, clausura, cese o desmantelamiento de la actividad definida en el Proyecto y en particular, en lo que se refiere al suministro de la información relativa a los indicadores, la elaboración de informes y otros documentos, así como la realización de muestreos, inventarios, ensayos o análisis de laboratorio. e) Las actuaciones a realizar cuando los indicadores no satisfagan los criterios de aceptación o umbrales admisibles.

5. El Programa de Vigilancia, deberá: a) Detallar los contenidos, frecuencia en la presentación de informes y responsabilidades de su elaboración y aprobación. Esta información podrá sistematizarse mediante la elaboración de un diario ambiental. b) Especificar su coste económico y así mismo deberá estar incluido en los Presupuestos del Proyecto para la fase de construcción. c) Indicar la evolución y la eficacia de las medidas correctoras, preventivas y compensatorias. 4) Valorar los impactos residuales. d) Establecer el proceso de revisión y actualización periódica del mismo en función de la aparición de impactos no previstos, la evolución de la tecnología y la evolución legislativa y reglamentaria.

Madrid, 21 de mayo de 2004.—El Secretario general, Arturo Gonzalo Aizpiri.