Mis Leyes

Ficha de esta disposición

Título :
RESOLUCIÓN de 19 de febrero de 1999, del Consejo Superior de Deportes, por la que se dispone la publicación de la modificación de los Estatutos de la Real Federación Española de Tenis de Mesa
Estado :
Vigente
Nº de Disposición :
0
Boletín Oficial :
BOE 59/1999
Fecha Disposición :
19/02/1999
Fecha Publicación :
10/03/1999
Órgano Emisor :
MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CULTURA


En ejercicio de las competencias conferidas por el artículo 10.2.b) de

la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte, la Comisión Directiva del

Consejo Superior de Deportes, en su sesión de 29 de octubre de 1998,

ha aprobado definitivamente la modificación de los Estatutos de la Real

Federación Española de Tenis de Mesa y autorizado su inscripción en

el Registro de Asociaciones Deportivas.

En cumplimiento de lo previsto en los artículos 31.7 de la Ley del

Deporte y 12.3 del Real Decreto 1835/1991, de 20 de diciembre, sobre

federaciones deportivas españolas, procede la publicación en el "Boletín

Oficial del Estado" de los Estatutos de los mismos y sus modificaciones.

En virtud de lo anterior, esta Secretaría de Estado acuerda:

Disponer la publicación de la modificación de los Estatutos de la Real

Federación Española de Tenis de Mesa contenidos en el anexo a la presente

Resolución.

Madrid, 19 de febrero de 1999.-El Secretario de Estado-Presidente del

Consejo Superior de Deportes, Francisco Villar García-Moreno.

ANEXO

Modificación de Estatutos de la Real Federación Española

de Tenis de Mesa

TÍTULO I

Denominación, objeto asociativo y modalidad que atiende

CAPÍTULO I

Denominación

Artículo 1.

Se denomina Real Federación Española de Tenis de Mesa (en lo

sucesivo RFETM), la entidad privada, constituida el 20 de marzo de 1942,

con personalidad jurídica propia, sin ánimo de lucro, con patrimonio

propio e independiente del de sus asociados, que, además de sus propias

atribuciones, ejerce por delegación funciones públicas de carácter

administrativo, actuando, en este caso, como agente colaborador de la

Administración Pública y cuyo ámbito de actuación se extiende al conjunto

del territorio del Estado, en el desarrollo de las competencias que le son

propias, estando integrada por Federaciones Deportivas de Tenis de Mesa

de ámbito autonómico, clubes deportivos, deportistas, técnicos, árbitros.

CAPÍTULO II

Objeto asociativo y modalidad que atiende

Artículo 2.

El objeto asociativo de la RFETM es promover y desarrollar, en

concordancia con el artículo anterior, de acuerdo con la Ley del Deporte,

Real Decreto sobre federaciones deportivas españolas, disposiciones que

lo desarrollan y normas concordantes, así como con las derivadas de su

adscripción a la Federación Internacional de Tenis de Mesa, Unión Europea

de Tenis de Mesa, Unión Mediterránea de Tenis de Mesa y Federación

Iberoamericana de Tenis de Mesa, a las que pertenece como miembro,

y las del Comité Olímpico Internacional y, en su caso, Comité Olímpico

Español, como deporte olímpico que es, la modalidad específica de tenis

de mesa.

TÍTULO II

Competencias propias y delegadas

CAPÍTULO I

Artículo 3.

La RFETM, además de las actividades propias de gobierno,

administración, gestión, organización y reglamentación de su modalidad deportiva,

y de acuerdo con lo regulado en estos Estatutos y en los Reglamentos

que lo desarrollan, ejerce, bajo la coordinación y tutela del Consejo Superior

de Deportes, las siguientes funciones públicas de carácter administrativo:

a) Calificar y organizar, en su caso, las actividades y competiciones

oficiales de ámbito estatal.

b) Actuar en coordinación con las federaciones de ámbito autonómico

para la promoción general de su modalidad deportiva en todo el territorio

nacional.

c) Diseñar, elaborar y ejecutar, en colaboración, en su caso, con las

federaciones de ámbito autonómico, los planes de preparación de los

deportistas de alto nivel de su modalidad deportiva, así como participar en

la elaboración de las listas anuales de los mismos.

d) Colaborar con la Administración del Estado y la de las

Comunidades Autónomas en la formación de técnicos deportivos.

e) Colaborar con la Administración del Estado y la de las

Comunidades Autónomas en la prevención, control y represión del uso de

sustancias y grupos farmacológicos prohibidos y métodos no reglamentarios

en el deporte.

f) Organizar o tutelar las competiciones oficiales de carácter

internacional que se celebren en el territorio del Estado.

g) Ejercer la potestad disciplinaria deportiva en los términos

establecidos en la Ley del Deporte, sus específicas disposiciones de desarrollo

y sus Estatutos y Reglamentos.

h) Ejercer el control de las subvenciones que asigne a las asociaciones

y entidades deportivas en las condiciones que fije el Consejo Superior

de Deportes.

i) Ejecutar, en su caso, las resoluciones del Comité Español de

Disciplina Deportiva.

Artículo 4.

La RFETM desempeña, respecto de sus asociados, las funciones de

tutela, control y supervisión que le reconoce el ordenamiento jurídico

deportivo.

Artículo 5.

Los actos realizados por la RFETM, en el ejercicio de las funciones

públicas de carácter administrativo, son susceptibles de recurso ante el

Consejo Superior de Deportes, cuyas resoluciones agotan la vía

administrativa.

Artículo 6.

Para la calificación de competiciones oficiales de ámbito estatal,

la RFETM deberá tener en cuenta, entre otros, los siguientes criterios:

a) Nivel técnico de la competición.

b) Importancia de la misma en el contexto deportivo nacional

c) Capacidad y experiencia organizativa de la entidad promotora.

d) Tradición de la competición.

e) Trascendencia de los resultados a efectos de participación en

competiciones internacionales.

Artículo 7.

Las competiciones oficiales de ámbito estatal deberán estar abiertas

a los deportistas y clubes deportivos de las Comunidades Autónomas, no

contemplándose discriminaciones de ningún tipo, a excepción de las

derivadas de las condiciones técnicas de naturaleza deportiva. Los deportistas

participantes deberán estar en posesión de una licencia deportiva que

reglamentariamente habilite para tal participación.

Artículo 8.

La RFETM ostentará la representación de España en las actividades

y competiciones deportivas oficiales de carácter internacional, celebradas

fuera y dentro del territorio español. A estos efectos, será competencia

de la RFETM la elección de los deportistas que han de integrar las

selecciones nacionales.

Artículo 9.

Para organizar, solicitar o comprometer este tipo de actividades, la

RFETM deberá obtener autorización del Consejo Superior de Deportes,

ciñéndose, en cuanto al régimen de la misma, a la ordenación sobre

actividades y representaciones deportivas internacionales.

TÍTULO III

Domicilios y otros locales e instalaciones

CAPÍTULO I

Artículo 10.

El domicilio social de la RFETM está establecido en Madrid, en la calle

Ferraz, número 16, bajo, izquierda.

Artículo 11.

La RFETM tiene local de oficinas en Sevilla, calle Demetrio de los

Ríos, número 1, principal, izquierda.

Artículo 12.

Tanto en el domicilio social de Madrid como en el local de oficinas

en Sevilla, la RFETM tiene suscrito contrato de arrendamiento, a su nombre,

con la propiedad de los mismos.

Artículo 13.

Los cometidos a desarrollar en el domicilio social en Madrid y en las

oficinas de Sevilla serán fijados por el Presidente de la RFETM.

Artículo 14.

A propuesta del Presidente de la RFETM, la Asamblea general podrá

fijar otros locales de oficinas complementarios y los cometidos a desarrollar

en ellos, en función de las necesidades derivadas del buen gobierno y

gestión de la RFETM.

TÍTULO IV

Estamentos integrados

CAPÍTULO I

Artículo 15.

La RFETM está integrada por federaciones deportivas de ámbito

autonómico, clubes deportivos, deportistas, técnicos y árbitros.

Artículo 16.

La integración de las federaciones deportivas de ámbito autonómico

se producirá de acuerdo con los sistemas regulados en estos Estatutos.

TÍTULO V

Estructura orgánica general

CAPÍTULO I

Clases de órganos

Artículo 17.

Son órganos de gobierno y representación de la RFETM,

necesariamente, la Asamblea general y el Presidente.

Artículo 18.

En el seno de la Asamblea general se constituirá una Comisión Delegada

de asistencia a la misma.

Artículo 19.

La RFETM podrá tener los siguientes órganos complementarios de los

de gobierno y representación:

a) La Junta Directiva.

b) El Secretario.

c) El Gerente.

Estos órganos serán de asistencia al Presidente.

Artículo 20.

Son órganos electivos el Presidente, la Asamblea general y su Comisión

Delegada. Los demás órganos serán designados y revocados libremente

por el Presidente.

Artículo 21.

En la RFETM podrán constituirse cuantos Comités se consideren

necesarios, tanto aquellos que respondan al desarrollo de una modalidad

deportiva específica amparada por la Federación como los que atiendan al

funcionamiento de los colectivos y estamentos integrantes de la misma y los

de carácter estrictamente deportivo.

Artículo 22.

Los Presidentes de los Comités de modalidades deportivas, cuando

éstas existan, serán elegidos por el colectivo interesado en la forma que

establezcan sus normas reglamentarias.

Artículo 23.

En los Reglamentos de la RFETM se reflejará el funcionamiento de

los Comités y las competencias delegadas por la Federación en estos

Comités.

Artículo 24.

En el seno de la RFETM se constituirá, de manera obligatoria, el Comité

Técnico de Árbitros.

También se constituirán, necesariamente, el Comité de Disciplina

Deportiva, así como la Escuela de Entrenadores.

CAPÍTULO II

La Asamblea general

Artículo 25.

La Asamblea general es el órgano superior de la RFETM, en el que

podrán estar representados los deportistas, los técnicos, los árbitros, los

clubes deportivos y las Federaciones de Tenis de Mesa de ámbito

autonómico.

Artículo 26.

Corresponde a la Asamblea general, en reunión plenaria, lo siguiente:

a) La aprobación del presupuesto anual de la RFETM y su liquidación.

b) La aprobación y modificación de los Estatutos de la RFETM.

c) La aprobación del calendario deportivo de la RFETM.

d) La aprobación de las condiciones económicas, fijando cuantía, de

las licencias de deportistas, árbitros, entrenadores y otros colectivos

reglamentados. Los ingresos producidos por estos conceptos irán dirigidos

prioritariamente a financiar la estructura y funcionamiento de la RFETM.

e) La elección y cese del Presidente.

Artículo 27.

La Asamblea general se reunirá una vez al año, en sesión plenaria,

para los fines de su competencia. Las demás reuniones tendrán carácter

extraordinario y podrán ser convocadas a iniciativa del Presidente, la

Comisión Delegada por mayoría o un número de miembros de la Asamblea

no inferior al 20 por 100.

Artículo 28.

A las reuniones de la Asamblea general podrá asistir, con voz pero

sin voto, el Presidente de la RFETM saliente del último mandato.

Artículo 29.

Los miembros de la Asamblea general serán elegidos cada cuatro años,

coincidiendo con los años de los Juegos Olímpicos de verano, por sufragio

libre y secreto, igual y directo, entre y por los componentes de cada

estamento de la modalidad deportiva de la RFETM, y de acuerdo con las

clasificaciones y proporción establecida en este Estatuto.

Artículo 30.

El número de miembros de la Asamblea general plenaria quedará

determinado por el Reglamento de Elección a Miembros de la Asamblea General,

que deberá confeccionarse cada año olímpico en concordancia con las

normas ministeriales que se promulguen. A partir del año 1996 serán 70

miembros.

Artículo 31.

Las vacantes que se produzcan en la Asamblea general plenaria serán

cubiertas de la forma regulada en este Estatuto.

CAPÍTULO III

La Comisión Delegada

Artículo 32.

La Comisión Delegada es un órgano de gobierno y representación, de

carácter electivo, constituido en el seno de la Asamblea general para

asistencia de la misma.

Artículo 33.

Corresponde a la Comisión Delegada de la Asamblea general lo siguiente:

a) La modificación del calendario deportivo.

b) La modificación de los presupuestos.

c) La aprobación y modificación de los Reglamentos.

Las modificaciones no podrán exceder de los límites y criterios que

la propia Asamblea general establezca.

La propuesta sobre estos temas corresponde exclusivamente al

Presidente de la RFETM o a dos tercios de los miembros de la Comisión

Delegada.

Artículo 34.

A la Comisión Delegada le corresponde, asimismo:

a) La elaboración de un informe previo a la aprobación de los

presupuestos por la Asamblea general.

b) El seguimiento de la gestión deportiva y económica de la RFETM,

mediante la elaboración de un informe anual a la Asamblea general sobre

la Memoria de actividades y la liquidación del presupuesto.

c) El seguimiento de la dedicación completa o parcial remunerada

del Presidente, de acuerdo con los criterios establecidos en este Estatuto,

informando a la Asamblea general plenaria.

d) Otras funciones y cometidos regulados en este Estatuto y

Reglamentos de desarrollo.

e) Las funciones y cometidos que le pudieran ser encomendados por

el Presidente de la RFETM y que no correspondieran a otros órganos

de gobierno.

Artículo 35.

Los miembros de la Comisión Delegada, que serán miembros de la

Asamblea general, se elegirán cada cuatro años por ésta, mediante sufragio,

sustituyéndose las vacantes que se produzcan de acuerdo con los sistemas

regulados en este Estatuto.

Artículo 36.

La composición de la Comisión Delegada será de nueve miembros,

más el Presidente, distribuidos de la siguiente forma:

a) Un tercio correspondiente a los Presidentes de las federaciones

de ámbito autonómico.

Esta representación se designará por y de entre los Presidentes de

las mismas.

b) Un tercio correspondiente a los clubes deportivos, designada esta

representación por y de entre los mismos clubes, sin que los

correspondientes a una misma Comunidad Autónoma puedan tener más del 50

por 100 de la representación.

c) Un tercio correspondiente al resto de los estamentos, en proporción

a su representación en la Asamblea general, y designados por y entre

los diferentes estamentos.

Artículo 37.

De acuerdo con el artículo anterior, la composición de la Comisión

Delegada será la siguiente:

a) El Presidente de la misma será el de la RFETM.

b) Tres miembros correspondientes a Presidentes de federaciones de

ámbito autonómico.

c) Tres miembros correspondientes a los clubes deportivos.

d) Un miembro correspondiente al estamento de deportistas.

e) Un miembro correspondiente al estamento de técnicos.

f) Un miembro correspondiente al estamento de árbitros.

Artículo 38.

La Comisión Delegada se reunirá, como mínimo, una vez cada cuatro

meses, a propuesta del Presidente.

Artículo 39.

El mandato de la Comisión Delegada coincidirá con el de la Asamblea

general.

CAPÍTULO IV

El Presidente

Artículo 40.

El Presidente de la RFETM es el órgano ejecutivo de la misma. Ostenta

su representación legal, convoca y preside los órganos de gobierno y

representación y ejecuta los acuerdos de los mismos. En las votaciones de los

órganos de gobierno tiene voto de calidad en caso de empate. Le

corresponden, en general, y además de las que se determinan en el presente

Estatuto y Reglamentos de desarrollo, las funciones no encomendadas

específicamente a la Asamblea general, a su Comisión Delegada, a la Junta

DirectivayalaComisión Permanente de la misma.

Artículo 41.

El Presidente de la RFETM preside, igualmente, la Junta Directiva de

la misma.

Artículo 42.

El Presidente de la RFETM será elegido cada cuatro años, coincidiendo

con los años de Juegos Olímpicos de verano, mediante sufragio libre,

directo, igual y secreto, por los miembros de la Asamblea general.

Artículo 43.

Los candidatos a Presidente de la RFETM, que podrán no ser miembros

de la Asamblea general, deberán ser presentados, como mínimo, por el

15 por 100 de los miembros de la Asamblea general, y su elección se

producirá por un sistema de doble vuelta, en el caso de que en una primera

vuelta ningún candidato alcance la mayoría absoluta de los votos emitidos.

Artículo 44.

El Presidente de la RFETM lo será también de la Asamblea general

y de la Comisión Delegada, con voto de calidad en caso de empate en

la adopción de los acuerdos de la Asamblea general plenaria y de la

Comisión Delegada.

Artículo 45.

El cargo de Presidente de la RFETM podrá ser remunerado, siempre

que tal acuerdo, así como el régimen de dedicación y cuantía sea aprobado

en la Asamblea general, por la mitad más uno de los miembros asistentes.

La remuneración bruta, incluidos los gastos adicionales legalmente

establecidos, no pueden ser satisfechos con cargo a las subvenciones públicas

que recibe la RFETM, debiendo salir de los ingresos que se generen.

La remuneración del Presidente concluirá con el fin de su mandato,

no pudiendo extenderse más allá.

Artículo 46.

No existirá límite para el número de mandatos que pueda ostentar

ininterrumpidamente el Presidente de la RFETM.

Artículo 47.

En todos los casos será incompatible el cargo de Presidente de la RFETM

con el desempeño de cargo directivo en otra federación deportiva española,

a menos que renuncie a éste.

Artículo 48.

El Presidente de la RFETM cesará en su cargo por las siguientes causas:

a) Cumplimiento del plazo para el que ha sido elegido.

b) Renuncia a petición del interesado.

c) Moción de censura de acuerdo con el sistema regulado en este

Estatuto.

d) Por inhabilitación de las Leyes.

e) Por destitución disciplinaria en conformidad con lo regulado en

el régimen disciplinario de la RFETM.

Artículo 49.

Son otras causas de inelegibilidad para el desempeño del cargo de

Presidente de la RFETM las siguientes:

a) Ser menor de edad.

b) No estar en pleno uso de los derechos civiles.

c) Sufrir sanción deportiva que le inhabilite para desempeñar cargos

federativos.

d) No poseer la nacionalidad española o no poseer la de algún país

miembro de la Comunidad Económica Europea.

CAPÍTULO V

La Junta Directiva

Artículo 50.

En la RFETM podrá existir una Junta Directiva, que se configura como

órgano colegiado de gestión de la misma y como órgano complementario

de los órganos de gobierno y representación.

Artículo 51.

Los miembros de la Junta Directiva serán designados y revocados

libremente por el Presidente de la RFETM, el cual la presidirá.

Artículo 52.

Los miembros de la Junta Directiva que no lo sean de la Asamblea

general tendrán acceso a las sesiones de la Asamblea general plenaria,

con derecho a voz pero no a voto.

Artículo 53.

Los miembros de la Junta Directiva, a excepción del Presidente, no

podrán ser remunerados.

Artículo 54.

En todo caso, existirá un Vicepresidente primero, que deberá ser

miembro de la Asamblea general y que sustituirá al Presidente en casos de

ausencia.

Artículo 55.

La composición, régimen de funcionamiento y de adopción de acuerdos

y de sesiones de la Junta Directiva se regirán por las normas reguladoras

establecidas en este Estatuto y en los Reglamentos de desarrollo.

Artículo 56.

La Junta Directiva actuará en pleno o en Comisión Permanente.

Artículo 57.

El Pleno de la Junta Directiva estará formado por todos los miembros

que la componen.

Artículo 58.

La Comisión Permanente de la Junta Directiva estará formada, al

menos, por el Presidente, un Vicepresidente y otro miembro de la misma.

Artículo 59.

La Comisión Permanente de la Junta Directiva cuidará de forma

constante de la gestión de la RFETM del cumplimiento de las normas

establecidas y de las resoluciones de aquellos asuntos que no puedan esperar

hasta la reunión de la Junta Directiva en pleno, a la que se dará

conocimiento de todo ello en la primera reunión que celebre.

CAPÍTULO VI

El Secretario

Artículo 60.

El Presidente de la RFETM podrá nombrar un Secretario, que ejercerá

las funciones de federatario y asesor, y más específicamente:

a) Levantar actas de las sesiones de los órganos colegiados de la

Federación, en los casos previstos en este Estatuto y en las normas

reglamentarias.

b) Expedir las certificaciones oportunas de las actas de los órganos

de gobierno y representación.

c) Cuantas funciones le encomienden este Estatuto y las normas

reglamentarias de la RFETM.

Artículo 61.

De todos los acuerdos de los órganos colegiados de la RFETM se

levantará acta por el Secretario.

Artículo 62.

En el caso de que no exista Secretario, el Presidente de la RFETM

será el responsable del desempeño de estas funciones, pudiendo delegarlas

en la persona que considere oportuno.

CAPÍTULO VII

El Gerente

Artículo 63.

El Presidente de la RFETM podrá nombrar un Gerente, el cual es el

órgano de administración de la misma.

Artículo 64.

Son funciones propias del Gerente:

a) Llevar la contabilidad de la Federación.

b) Ejercer la inspección económica de todos los órganos de la

Federación.

c) Cuantas funciones le encomienden este Estatuto y normas

reglamentarias de la Federación.

CAPÍTULO VIII

Comité Técnico de Árbitros

Artículo 65.

En el seno de la RFETM se constituirá de manera obligatoria un Comité

Técnico de Árbitros, cuyo Presidente será designado y revocado libremente

por el Presidente de la RFETM.

Artículo 66.

Serán funciones de este Comité:

a) Establecer los niveles de formación arbitral.

b) Clasificar técnicamente a los árbitros, proponiendo la adscripción

a las categorías correspondientes.

c) Presentar los candidatos a árbitro internacional.

d) Aprobar las normas administrativas regulando el arbitraje.

e) Coordinar con las Federaciones Territoriales los niveles de

formación.

f) Designar a los colegiados en las competiciones de ámbito estatal

no profesional.

g) Otras que pudieran estar estatuidas y reglamentadas.

Artículo 67.

La clasificación señalada en el artículo anterior se llevará a cabo en

función de los siguientes criterios:

a) Pruebas físicas y psicotécnicas.

b) Conocimiento de los Reglamentos.

c) Experiencia mínima.

d) Edad.

CAPÍTULO IX

Comité de Disciplina Deportiva

Artículo 68.

A la RFETM le corresponde el ejercicio de la potestad disciplinaria

deportiva sobre todas las personas que formen parte de su propia

estructura orgánica; sobre los clubes deportivos y sus deportistas, técnicos y

directivos; los jueces y árbitros, y entidades que estando federadas

desarrollan en el ámbito estatal la modalidad deportiva amparada por la RFETM.

Artículo 69.

Para el ejercicio de la potestad disciplinaria, regulada en el artículo

anterior, se constituirá el Comité de Disciplina Deportiva de la RFETM,

cuyo Presidente será designado y revocado libremente por el de la RFETM.

Artículo 70.

El Comité de Disciplina Deportiva se configurará como un órgano

técnico, que ejercerá, por delegación de la RFETM, las competencias que

en materia de potestad disciplinaria son atribuidas a la misma por las

disposiciones legales.

Artículo 71.

El Comité de Disciplina Deportiva actuará con total independencia

respecto a los órganos de gobierno, representación, administración y

control de la RFETM, así como de otros órganos, si los hubiera,

complementarios de éstos, ejerciendo la potestad disciplinaria de acuerdo con las

disposiciones legales y normas estatutarias y reglamentarias de desarrollo.

CAPÍTULO X

Escuela de Entrenadores

Artículo 72.

La Escuela Nacional de Entrenadores (ENE) se configurará como un

órgano técnico de la RFETM, a través del cual ésta cuida de la formación

técnica de los entrenadores, mediante la impartición de cursos y

correspondiente titulación en colaboración con la Administración del Estado

y con las Administraciones de las Comunidades Autónomas.

Artículo 73.

Al frente de la escuela existirá un director, el cual será designado

y revocado libremente por el Presidente de la RFETM.

CAPÍTULO XI

Otras disposiciones generales

Artículo 74.

Las sesiones de los órganos colegiados de la RFETM serán siempre

convocadas por su Presidente o, a requerimiento de éste, por el Secretario,

y tendrán lugar cuando aquél así lo acuerde y, desde luego, y además,

en los tiempos que, en su caso, determinan las disposiciones estatutarias

o reglamentarias.

Artículo 75.

La convocatoria de los órganos colegiados de la RFETM se efectuará

dentro de los términos que en cada caso concreto prevea el presente

Estatuto. En ausencia de tal precisión, o en supuestos de especial urgencia,

la misma se efectuará con una antelación mínima de cuarenta y ocho

horas.

Artículo 76.

Los órganos colegiados de la RFETM quedarán válidamente

constituidos, en primera convocatoria, cuando asistan la mayoría absoluta de sus

miembros, y, en segunda, cualquiera que fuera el número de miembros

presentes, con un mínimo de tres. Ello será así, a excepción de aquellos

supuestos específicos en que el presente Estatuto requiera un quórum

de asistencia mayor.

Artículo 77.

Al Presidente le corresponderá dirigir los debates con la autoridad

propia de su cargo.

Artículo 78.

Los acuerdos se adoptarán por mayoría simple de presentes, salvo

en aquellos supuestos en los que este Estatuto prevea un quórum más

cualificado.

Artículo 79.

De todas las sesiones se levantará acta, especificando el nombre de

las personas que hayan asistido, las intervenciones, resumidas, que

hubiese, y las demás circunstancias que se consideren oportunas, así como

el resultado de las votaciones, con especificación de los votos a favor,

los en contra, los particulares, en su caso, y las abstenciones, y el texto

de los acuerdos adoptados.

Los votos contrarios a los acuerdos de los órganos colegiados, o las

abstenciones, motivados, eximirán de las responsabilidades que pudieran

derivarse de su adopción.

Artículo 80.

Son derechos de los miembros de la organización federativa:

a) Tomar parte en las deliberaciones, expresando libremente sus

opiniones en cuantas cuestiones sean objeto de tratamiento o debate en el

seno del órgano del que sean miembros y ejercer su derecho al voto,

haciendo constar, en su caso, si lo desean, el particular razonado que emitan.

b) Intervenir en las tareas propias del cargo o función que ostenten,

cooperando en la gestión que compete al órgano al que pertenecen.

c) Conocer el contenido de las actas de las sesiones del órgano del

que forman parte.

d) Los demás que sean establecidos reglamentariamente.

Artículo 81.

Son obligaciones básicas de los miembros de la organización federativa:

a) Asistir, cuando sean formalmente citados para ello, a las reuniones,

salvo que lo impidan razones de fuerza mayor.

b) Desempeñar, en la medida de lo posible, las comisiones que se

les encomienden.

c) Colaborar lealmente en la gestión federativa, guardando el secreto

sobre las deliberaciones cuando fuera menester.

d) Las que pudieran determinarse reglamentariamente.

Artículo 82.

Todos los miembros de los órganos colegiados federativos que formen

parte de ellos por elección, desempeñarán su mandato por tiempo de cuatro

años, coincidentes con el período olímpico de que se trate y podrán, en

todo caso, ser reelegidos, salvo el supuesto previsto en este Estatuto para

el Presidente de la RFETM.

Artículo 83.

En el supuesto de que, por cualquier circunstancia, no consumaran

aquel período de mandato, quienes ocupen las vacantes ejercerán el cargo

por tiempo igual al que restase por cumplir a los sustituidos, los cuales

no podrán presentarse a una nueva elección hasta que transcurra el período

olímpico para el que fueron elegidos.

Artículo 84.

Son requisitos para ser miembro de los órganos de la RFETM:

a) Ser español o nacional de un país miembro de la Comunidad

Económica Europea.

b) Tener mayoría de edad civil.

c) No estar inhabilitado para desempeñar cargos públicos.

d) Tener plena capacidad de obrar.

e) No estar sujeto a sanción disciplinaria deportiva que inhabilite

para ello.

f) No estar incurso en las incompatibilidades establecidas legalmente

o en el Estatuto y Reglamentos de la RFETM.

g) Los específicos que para cada caso, si los hubiese, determinan

el presente Estatuto.

Artículo 85.

Con independencia de las responsabilidades penales, civiles y

administrativas que de forma general consagra el ordenamiento español, los

miembros de los diferentes órganos de la RFETM son responsables

específicamente de los actos, resoluciones o acuerdos adoptados por aquel

del que formen parte, con la salvedad establecida en el artículo 79 de

este ordenamiento.

Artículo 86.

Los miembros de los diferentes órganos de la RFETM son responsables

igualmente en los términos previstos en la legislación deportiva general

y en el presente Estatuto y Reglamentos de desarrollo, por el

incumplimiento de los acuerdos de los órganos federativos, normas generales o

comisión de las faltas previstas en el régimen disciplinario federativo.

Artículo 87.

Los miembros de los órganos de la RFETM cesan por las siguientes

causas:

a) Expiración del período de mandato.

b) Remoción en los supuestos en que proceda por no tratarse de

cargos electivos.

c) Dimisión.

d) Incapacidad que impida el desempeño del cargo.

e) Incurrir en alguna de las causas de inelegibilidad establecidas en

estos Estatutos.

f) Incompatibilidad, sobrevenida, de las establecidas legalmente o en

el Estatuto y Reglamentos de la RFETM.

Artículo 88.

Tratándose del Presidente de la RFETM, cesará también por voto de

censura.

Serán requisitos para ello:

a) Que se formule por un tercio, al menos, de los miembros de la

Asamblea general, formalizado individualmente por cada uno de los

proponentes mediante escrito motivado y firmado, con el que adjuntará copia

del documento nacional de identidad.

b) Que se apruebe por la mayoría de los dos tercios de los miembros

de pleno derecho que integran la Asamblea general, sin que, en ningún

caso, se admita el voto por correo.

TÍTULO VI

Organización territorial

CAPÍTULO I

Artículo 89.

La organización territorial de la RFETM se ajustará a la del Estado

en Comunidades Autónomas.

Artículo 90.

A los efectos del artículo anterior, las Federaciones Territoriales de

Comunidades Autónomas serán las siguientes:

1. Federación Andaluza.

2. Federación Aragonesa.

3. Federación de Canarias.

4. Federación Cántabra.

5. Federación de Castilla-La Mancha.

6. Federación de Castilla y León.

7. Federación Catalana.

8. Federación de Navarra.

9. Federación Madrileña.

10. Federación de la Comunidad Valenciana.

11. Federación Extremeña.

12. Federación Gallega.

13. Federación de Baleares.

14. Federación Vasca.

15. Federación del Principado de Asturias.

16. Federación de la Región de Murcia.

17. Federación de la Rioja.

Artículo 91.

Las Federaciones Territoriales de Comunidades Autónomas serán

denominadas, en su caso, con el nombre que conste en sus propios Estatutos

y Reglamentos.

Artículo 92.

Para Ceuta y Melilla se estará a lo que las disposiciones

correspondientes desarrollan.

TÍTULO VII

Sistema de integración de federaciones de ámbito autonómico

CAPÍTULO I

Artículo 93.

Para la participación de sus miembros en actividades y competiciones

deportivas oficiales de ámbito estatal e internacional las Federaciones

Deportivas de Tenis de Mesa de ámbito autonómico deberán integrarse

en la RFETM.

Artículo 94.

Los sistemas de integración en la RFETM de las Federaciones

Deportivas de Tenis de Mesa de ámbito autonómico se ajustarán a los siguientes

puntos:

a) Las Federaciones Deportivas de Tenis de Mesa de ámbito

autonómico conservarán su personalidad jurídica, un patrimonio propio y

diferenciado, un presupuesto y un régimen jurídico particular.

b) Los Presidentes de las Federaciones Deportivas de Tenis de Mesa

de ámbito autonómico formarán parte de la Asamblea general de la RFETM,

ostentando la representación de aquéllas. En todo caso, sólo existirá un

representante por cada Federación de ámbito autonómico.

c) Los Presidentes de las Federaciones Deportivas de Tenis de Mesa

de ámbito autonómico formarán parte de la Comisión Delegada de la

Asamblea general de la RFETM en la proporción fijada en este Estatuto. En

todo caso, no podrá existir más de una representación de una misma

Federación de ámbito autonómico.

d) El régimen disciplinario deportivo, cuando se trate de

competiciones oficiales de ámbito estatal, será, en todo caso, el fijado en el Estatuto

y Reglamentos de la RFETM, con independencia del régimen disciplinario

deportivo contenido en las disposiciones vigentes de los respectivos

ámbitos autonómicos.

e) Las Federaciones Deportivas de Tenis de Mesa de ámbito

autonómico integradas en la RFETM ostentarán la representación de ésta en

la respectiva Comunidad Autónoma.

No podrá existir Delegación Territorial de la RFETM en el ámbito

territorial autonómico cuando la Federación Deportiva de Tenis de Mesa de

ámbito autonómico se halle integrada en aquélla.

Artículo 95.

Cuando en una Comunidad Autónoma no exista Federación Deportiva

autonómica de Tenis de Mesa o no se hubiese integrado en la RFETM,

ésta podrá establecer en dicha Comunidad, en coordinación con la

administración deportiva de la misma, una Delegación Territorial, respetando

en todo caso la organización autonómica del Estado.

Artículo 96.

La integración de las Federaciones Deportivas de Tenis de Mesa de

ámbito autonómico en la RFETM se producirá por la expresa aceptación

de los Estatutos y reglamentos de la misma por las Federaciones

autonómicas. A estos efectos se considerará que se acepta la integración en

las condiciones estatutarias establecidas cuando los Presidentes de las

Federaciones Deportivas de Tenis de Mesa de ámbito autonómico formen

parte de la Asamblea general de la RFETM.

Si un Presidente de Federación Deportiva de Tenis de Mesa de ámbito

autonómico renunciara a formar parte de la Asamblea general de la RFETM,

por haberlo decidido así los órganos componentes de gobierno y

representación de dicha Federación autonómica, se considerará que la

correspondiente Federación autonómica no acepta integrarse en la RFETM.

En relación con las licencias federativas, de acuerdo con lo que se

establece en el artículo 7.1 y 7.2 del Real Decreto 1835/1991, de 20 de

diciembre, sobre federaciones deportivas españolas:

1. Para la participación en actividades o competiciones deportivas

oficiales de ámbito estatal será preciso estar en posesión de una licencia

expedida por la correspondiente Federación deportiva española, según

las siguientes condiciones mínimas:

Uniformidad de condiciones económicas para cada modalidad

deportiva, en similar estamento y categoría, cuya cuantía será fijada por las

respectivas Asambleas. Los ingresos producidos por estos conceptos irán

dirigidos prioritariamente a financiar la estructura y funcionamiento de

la Federación.

Uniformidad de contenido y datos expresados en función de las

distintas categorías deportivas.

Para la participación en competiciones de carácter profesional, las

licencias deberán ser visadas, previamente a su expedición, por la Liga

Profesional correspondiente.

Las Federaciones deportivas españolas expedirán las licencias

solicitadas en el plazo de quince días desde su solicitud, una vez verificado

el cumplimiento de los requisitos deportivos establecidos para expedición,

en sus Estatutos o Reglamentos.

La no expedición injustificada de las licencias en el plazo señalado

comportará para la Federación Española la correspondiente

responsabilidad disciplinaria, conforme a lo previsto en el ordenamiento jurídico

deportivo.

2. Las licencias expedidas por las Federaciones de ámbito autonómico

habilitarán para dicha participación cuando éstas se hallen integradas

en las correspondientes Federaciones deportivas españolas, expidan

dentro de las condiciones mínimas de carácter económico formal que fijen

éstas, y comuniquen su expedición a las mismas.

A estos efectos, la habilitación se producirá una vez que la Federación

de ámbito autonómico abone a la Federación Española la correspondiente

cuota económica en los plazos que se fijen en las normas reglamentarias

de ésta.

Las licencias expedidas por las Federaciones de ámbito autonómico

que, conforme a lo previsto en los párrafos anteriores, habiliten para

participación en actividades o competiciones deportivas oficiales de ámbito

estatal, consignarán los datos correspondientes, al menos, en lengua

española oficial del Estado.

Dichas licencias reflejarán al menos los siguientes conceptos

económicos:

Seguro obligatorio a que se refiere el artículo 59.2 de la Ley del Deporte.

Cuota correspondiente a la Federación deportiva española.

Cuota para la Federación deportiva de ámbito autonómico.

Las cuotas para la Federación deportiva española serán de igual

montante económico para cada modalidad deportiva, estamento o categoría,

y serán fijadas por la Asamblea de la Federación española correspondiente.

TÍTULO VIII

CAPÍTULO I

Régimen económico-financiero y patrimonial

Artículo 97.

La RFETM tiene su propio régimen de administración y gestión de

presupuesto y patrimonio.

Artículo 98.

La RFETM podrá gravar y enajenar sus bienes inmuebles, tomar dinero

a préstamo y emitir títulos representativos de deuda o de parte alícuota

patrimonial, siempre que dichos negocios jurídicos no comprometan de

forma irreversible su patrimonio o su objeto social.

Artículo 99.

El gravamen o enajenación de los bienes inmuebles requerirá

autorización de la Comisión Delegada de la Asamblea general, siendo necesario

que estén presentes, al menos, las dos terceras partes de sus miembros

y que la decisión sea tomada por la mitad más uno de los presentes.

Si el importe de la operación de gravamen o enajenación fuera igual

o superior al 10 por 100 del presupuesto de la RFETM, o bien 50.000.000

de pesetas, se requerirá aprobación de la Asamblea general plenaria.

Cuando se trate de bienes inmuebles que hayan sido financiados, en

todo o en parte, con fondos públicos del Estado, será preceptiva la

autorización del Consejo Superior de Deportes para su gravamen o enajenación.

Artículo 100.

La RFETM no podrá comprometer gastos de carácter plurianual, sin

autorización previa del Consejo Superior de Deportes, cuando el gasto

anual comprometido suponga un 10 por 100 de su presupuesto y rebase

el período de mandato del Presidente.

Artículo 101.

Las cantidades y porcentajes señaladas en el articulado anterior estarán

sujetas a las revisiones anuales que efectúe el Consejo Superior de

Deportes.

Artículo 102.

La administración del presupuesto de la RFETM responderá al principio

de caja única.

Artículo 103.

La contabilidad de la RFETM se ajustará a las normas de adaptación

del Plan General de Contabilidad a las Federaciones Deportivas Españolas

que desarrolla el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas del

Ministerio de Economía y Hacienda.

Artículo 104.

El patrimonio de la RFETM estará integrado por los bienes cuya

titularidad le corresponda.

Son recursos de la RFETM, entre otros, los siguientes:

a) Las subvenciones que las entidades públicas puedan concederle.

b) Las donaciones, herencias, legados y premios que le sean

entregados.

c) Los beneficios que pudieran producir las actividades y

competiciones deportivas que organice, así como las derivadas de los contratos

que realice.

d) Los frutos de su patrimonio.

e) Los préstamos o créditos que obtenga.

f) Los importes de cuotas, inscripciones, participaciones, sanciones

económicas y derechos de diligenciamiento de licencias.

g) Cualquier otro recurso que pueda serle atribuido por disposición

legal o en virtud de convenio.

Artículo 105.

Los recursos económicos de la RFETM se destinarán en su totalidad

al cumplimiento de sus fines, atendiéndose a los gastos de estructura,

de forma prioritaria, con los ingresos propios.

Artículo 106.

La RFETM confeccionará anualmente un presupuesto de ingresos y

gastos, no pudiendo ser aprobados presupuestos deficitarios.

Excepcionalmente, el Consejo Superior de Deportes podrá autorizar el carácter

deficitario de tales presupuestos.

Artículo 107.

La RFETM podrá ejercer, complementariamente, actividades de

carácter industrial, comercial, profesional o de servicios y destinar sus bienes

y recursos a los mismos objetivos deportivos, pero en ningún caso podrá

repartir beneficios entre sus miembros.

Artículo 108.

La RFETM se someterá anualmente a auditorías financieras y, en su

caso, de gestión, así como a informes de revisión limitada sobre la totalidad

de los gastos. Estas actuaciones podrán ser encargadas y sufragadas por

el Consejo Superior de Deportes.

Artículo 109.

En caso de disolución de la RFETM su patrimonio neto, si lo hubiera,

se aplicará a la realización de actividades análogas, determinándose por

el Consejo Superior de Deportes su destino en concreto.

Artículo 110.

Los fondos de la RFETM se depositarán en cuentas corrientes o de

ahorro y a nombre de la misma, disponiéndose de ellos con las firmas

conjuntas del Presidente y del Tesorero como titulares. El Presidente podrá

ser sustituido por los Vicepresidentes por orden jerárquico, y al Tesorero

le sustituirá el miembro directivo que designe el Presidente. El Secretario

y el Gerente podrán sustituir a una cualquiera de las dos firmas conjuntas.

Si no existiera Tesorero, será el Gerente el que firme conjuntamente

con el Presidente, y si no existiera Gerente entonces el Presidente

designaría a la persona que firmará conjuntamente con él.

Igualmente, si no existiera Junta Directiva, al Tesorero o, en su caso,

al Gerente le sustituiría la persona que designara el Presidente.

Al Secretario podrá sustituirlo el Vicesecretario o, en un caso, otra

persona de la Secretaría, debidamente autorizada por el Presidente.

Al Gerente podrá sustituirlo otra persona de la Gerencia, debidamente

autorizada por el Presidente.

Artículo 111.

La RFETM podrá tener, igualmente, depositados fondos en caja en

sus oficinas, al objeto de atender al desenvolvimiento diario de las mismas.

En dicha caja se custodiarán ingresos que se recibieran en efectivo metálico,

así como cheques y cualquier otro documento de pago hasta su ingreso

en cuenta corriente o de ahorro.

El Tesorero de la RFETM o, en su caso, el Gerente, o, en su caso,

la persona o personas autorizadas por el Presidente tendrán la

responsabilidad de la custodia y control de la caja.

Artículo 112.

Las aperturas de cuentas corrientes o de ahorro deberán ser aprobadas

por la Junta Directiva plenaria o, en su caso, por la Comisión Permanente

de la misma, o, en su caso, si no existieran dichos órganos, por la Comisión

Delegada.

Artículo 113.

La emisión de títulos representativos de deuda o de parte alícuota

patrimonial tendrá que ser aprobada por la Asamblea general plenaria.

Artículo 114.

Para tomar dinero a préstamo será necesaria la aprobación de la Junta

Directiva plenaria o, en su caso, de la Comisión Permanente de la misma,

siempre que el préstamo no fuera superior al 5 por 100 del presupuesto

anual de la RFETM. Si el préstamo sobrepasara dicho porcentaje, y hasta

un 10 por 100 máximo, será necesaria la aprobación por parte de la

Comisión Delegada de la Asamblea general, requiriéndose que estén presentes,

al menos, las dos terceras partes de sus miembros y que la decisión sea

tomada por la mitad más uno de los presentes. Si el préstamo supera

el 10 por 100 será necesaria la aprobación de la Asamblea general plenaria.

Igualmente, si el préstamo fuera de 50.000.000 de pesetas o superior.

Si no existiera Junta Directiva, la Comisión Delegada tendría las

atribuciones señaladas en este artículo para la misma.

Artículo 115.

El Presidente y el Tesorero firmarán, dando el visto bueno, todos los

documentos de pago, así como los recibos que pudieran emitirse como

justificación de pagos realizados a la RFETM, bastando en este caso la

firma, dando el visto bueno, de uno de los dos. Firmarán, igualmente,

todos los soportes documentales que se presentaran como justificación

de las subvenciones que se recibieran, así como cualquier otro documento

que implicara ingreso o pago. También firmarán, dando el visto bueno,

el libro inventario cada año; balances de situación cada vez que se

confeccionaran; liquidación anual del presupuesto de ingresos y gastos, y

cualquier otro documento, de ámbito económico-financiero, que pudiera

serles atribuido por disposición legal o por convenio.

Artículo 116.

Con independencia de las firmas del Presidente y del Tesorero, dando

el visto bueno, los documentos a los que se refiere el artículo anterior

serán firmados, en su caso, por la persona o personas a las que procediera

hacerlo por disposición reglamentaria o de los órganos de gobierno y

representación de la RFETM.

Artículo 117.

Las firmas del Presidente y del Tesorero podrán ser sustituidas de

la misma forma que la indicada para la disposición de fondos en cuentas

corrientes y de ahorro en el artículo 110.

Artículo 118.

La aprobación del presupuesto anual y de su liquidación corresponderá

a la Asamblea general plenaria.

Artículo 119.

A la Comisión Delegada de la Asamblea general le corresponderá la

aprobación de modificación de los presupuestos, no pudiendo exceder

de los límites y criterios que la propia Asamblea general plenaria establezca.

Artículo 120.

A la Comisión Delegada le corresponde asimismo:

a) La elaboración de un informe previo a la aprobación de los

presupuestos.

b) El seguimiento de la gestión económica de la Federación, mediante

la elaboración de un informe anual a la Asamblea general plenaria sobre

la liquidación del presupuesto.

TÍTULO IX

Régimen documental

CAPÍTULO I

Artículo 121.

Integran el régimen documental de la RFETM:

a) El libro de actas de la Federación, que consignará las reuniones

que celebre la Asamblea general plenaria, Comisión Delegada de la

Asamblea general, Junta Directiva plenaria, Comisión Permanente de la Junta

Directiva y demás comités, escuelas y órganos, con expresión de la fecha,

asistentes, asuntos tratados y acuerdos adoptados, así como aquellos otros

datos que reglamentariamente pudieran determinarse.

La persona que actuara como Secretario en cada reunión suscribirá

el acta, dando fe de su contenido y con el visto bueno de la persona

que actuara como Presidente.

b) El libro registro de las asociaciones deportivas, en el que constarán

todos los clubes con ficha federativa de ámbito estatal. Se reflejarán los

domicilios sociales, nombres y categorías de los clubes registrados, así

como otros datos que pudieran determinarse reglamentariamente. Este

libro registro podrá ser sustituido por el archivo de fichas de clubes de

cada temporada deportiva, llevándose, en este caso, relación de clubes

en la que consten los datos anteriormente señalados.

Dicha relación se archivará al término de cada temporada deportiva

juntamente con las fichas de clubes.

Dicho libro registro podrá ser sustituido por procedimientos

informáticos, archivándose al término de cada temporada deportiva los listados

correspondientes juntamente con las fichas de clubes.

c) El libro registro de federaciones, en el que deberán constar las

denominaciones de las mismas, su domicilio social, otros datos sociales

(teléfono, fax, código de identificación fiscal, etc.), fecha de fundación,

ámbito geográfico, Delegaciones que tengan en su ámbito, nombres y

apellidos del Presidente y miembros de la Junta Directiva, o, en su caso,

del órgano de gobierno que corresponda en su lugar, así como del Secretario

y del Gerente, si lo tuvieran. Igualmente, se inscribirán los datos

correspondientes a los Delegados territoriales, si los tuvieran.

A cada Federación Territorial de ámbito autonómico se le dedicarán

en el libro registro las páginas necesarias, añadiéndose los cambios de

datos que se produjeran.

El libro registro de federaciones podrá ser sustituido por

procedimientos informáticos, archivándose al término de cada temporada deportiva

los listados correspondientes a dicha temporada.

d) El Registro de Licencias de Deportistas, Árbitros, Entrenadores,

Delegados, Directivos y Auxiliares, debiendo de especificarse en la relación

registrada nombre, apellidos, nivel, club, federación, y cualquier otro dato

que se pudiera determinar reglamentariamente, de cada persona

relacionada. Este Registro podrá efectuarse por procedimientos informáticos.

Finalizada la temporada deportiva, se procederá al archivo de dicha

relación.

e) Libros de registros de entrada y salida de correspondencia.

f) Los libros de contabilidad que determinen la normativa legal

vigente. Figurarán tanto el patrimonio como los derechos y obligaciones y los

ingresos y gastos de la RFETM, debiendo de precisarse la procedencia

de aquéllos y la inversión o destino de éstos.

g) Libro de inventario, en el que se especificará todo el material que,

de acuerdo con las disposiciones legales, deba de inventariarse, indicando

igualmente su valor en pesetas. Al finalizar cada año natural, con fecha 31

de diciembre, se cerrará el inventario correspondiente al año, dando el

visto bueno el Presidente y el Tesorero, pudiendo ser sustituidos ambos

de la forma indicada en el artículo 117.

h) Cualquier otro libro o archivo que reglamentariamente, o por

disposición legal, pudiera determinarse.

Artículo 122.

La RFETM someterá su régimen documental a las auditorías que fueran

establecidas en aplicación de disposiciones legales.

Artículo 123.

Serán causas de información o examen de los libros federativos los

establecidos por la ley o los pronunciamientos, en tal sentido, de los jueces

o Tribunales, de las autoridades deportivas superiores, o, en su caso, de

los auditores.

TÍTULO X

Procedimiento para la aprobación y reforma del Estatuto

y Reglamentos federativos

CAPÍTULO I

Procedimiento para la aprobación y reforma del Estatuto

Artículo 124.

La aprobación o reforma del Estatuto de la RFETM corresponde a

la Asamblea general de la RFETM y se ajustará al siguiente procedimiento:

a) El proceso de modificación, salvo cuando éste fuera por imperativo

legal, se iniciará a propuesta, exclusivamente, del Presidente de la RFETM

o de dos tercios de los miembros de la Asamblea general plenaria.

b) Los servicios jurídicos federativos elaborarán el borrador de

anteproyecto sobre las bases acordadas por aquellos órganos.

c) Concluido dicho borrador, se elevará a la Comisión Delegada para

que emita, motivadamente, un informe.

d) Obtenido el informe de la Comisión Delegada, se redactará el texto

correspondiente, cursándolo individualmente a todos los miembros de la

Asamblea general, otorgando un plazo no inferior a quince días para que

formulen, motivadamente, las enmiendas o sugerencias que estimen

pertinentes.

e) Transcurrido el plazo anterior, se convocará Asamblea general,

la cual decidirá, tras discutirse el texto propuesto y las enmiendas, en

su caso, presentadas.

f) Recaída, en su caso, la pertinente aprobación, se elevará lo acordado

al Consejo Superior de Deportes, a los fines previstos en la normativa

legal vigente.

g) Aprobado el nuevo texto por la Comisión Directiva del Consejo

Superior de Deportes, se publicará en el "Boletín Oficial del Estado" y

se inscribirá en el Registro de Asociaciones correspondiente.

CAPÍTULO II

Procedimiento para la aprobación y reforma de los Reglamentos

Artículo 125.

La aprobación o reforma de los Reglamentos de la RFETM corresponde

a la Comisión Delegada de la Asamblea general, ajustándose al siguiente

procedimiento:

a) El proceso de aprobación o reforma se iniciará a propuesta del

Presidente de la RFETM o de dos tercios de los miembros de la Comisión

Delegada, exclusivamente.

b) Los servicios jurídicos federativos elaborarán el borrador de

anteproyecto sobre las bases acordadas por aquellos órganos.

c) Redactado el texto correspondiente se cursará, individualmente,

a todos los miembros de la Comisión Delegada, otorgando un plazo no

inferior a quince días para que formulen, motivadamente, las enmiendas

o sugerencias que estimen pertinentes.

d) Transcurrido el plazo anterior, se convocará Comisión Delegada,

la cual decidirá tras discutirse el texto propuesto y las enmiendas, en

su caso, presentadas.

e) Recaída, en su caso, la pertinente aprobación, se elevará lo

acordado al Consejo Superior de Deportes, a los fines previstos en la normativa

legal vigente.

TÍTULO XI

Comisión Antidopaje

CAPÍTULO I

Artículo 126.

La Comisión Antidopaje es el órgano que ostenta la autoridad y

responsabilidad en el control de las sustancias y métodos prohibidos en la

modalidad deportiva de la RFETM, así como la aplicación de las normas

reguladoras de su actividad, ello sin perjuicio de las competencias propias

del Consejo Superior de Deportes y de los órganos de disciplina deportiva.

Artículo 127.

La Presidencia de la Comisión Antidopaje recaerá en quien designe

el Presidente de la RFETM, quien nombrará igualmente a sus miembros.

Artículo 128.

La composición y régimen de funcionamiento de la Comisión Antidopaje

se determinarán reglamentariamente.

TÍTULO XII

Conciliación extrajudicial

CAPÍTULO I

Artículo 129.

Las fórmulas específicas de conciliación y arbitraje a que se refiere

el título XIII de la Ley del Deporte están destinadas a resolver cualquier

diferencia o cuestión litigiosa producida entre los interesados, con ocasión

de la aplicación de reglas deportivas no incluidas en dicha Ley y

disposiciones de desarrollo, entendiendo por ello aquellas que sean objeto

de libre disposición de las partes y cuya vulneración no sea objeto de

sanción disciplinaria. La RFETM se ha adherido a la Comisión y Tribunal

de Arbitraje Deportivo del Comité Olímpico Español.

Artículo 130.

No podrán ser objeto de conciliación o arbitraje las siguientes

cuestiones:

a) Las que se susciten en las relaciones con el Consejo Superior de

Deportes relativas a las funciones que a este organismo le están

encomendadas.

b) Aquellas que se relacionan con el control de las sustancias y

métodos prohibidos en el deporte y seguridad en la práctica deportiva.

c) Las relativas a las subvenciones que otorgue el Consejo Superior

de Deportes y, en general, las relacionadas con fondos públicos.

d) Con carácter general, las incluidas en el artículo 2. o de la Ley

de Arbitraje de 5 de diciembre de 1988.

Artículo 131.

El método para manifestar la inequívoca voluntad de sumisión de los

interesados a dicho sistema de conciliación o arbitraje será la suscripción

por las partes de un convenio arbitral en el que se exprese la renuncia

a la vía judicial y la intención de los mismos de someter la solución de

la cuestión litigiosa a la decisión de uno o más árbitros, así como la

obligación de cumplir tal decisión.

Artículo 132.

El convenio arbitral deberá formalizarse por escrito.

Artículo 133.

El contenido del convenio arbitral podrá extenderse a la designación

de los árbitrosyaladeterminación de las reglas de procedimiento. También

podrán las partes diferir a un tercero, ya sea persona física o jurídica,

la designación de los árbitros.

Artículo 134.

Las partes también podrán encomendar la administración del

arbitraje a:

a) Corporaciones de derecho público que puedan desempeñar

funciones arbitrales.

b) Asociaciones y entidades, sin ánimo de lucro, en cuyos Estatutos

se prevean funciones arbitrales.

Artículo 135.

Las causas de recusación de los árbitros y abstención de los mismos

serán aquellas que se establecen para los órganos judiciales en la legislación

vigente.

Artículo 136.

El desarrollo del procedimiento arbitral se regirá por la voluntad de

las partes o por las normas establecidas por la corporación o asociación

a la que se haya encomendado la administración del arbitraje y, en su

defecto, por acuerdo de los árbitros. El procedimiento respetará, en todo

caso, los principios constitucionales y, en especial, los de contradicción,

igualdad y audiencia de las partes.

Artículo 137.

Las partes podrán actuar por sí mismas o valiéndose de Abogado en

ejercicio.

Artículo 138.

Las resoluciones adoptadas en estos procedimientos tendrán los efectos

previstos en la Ley de Arbitraje.

TÍTULO XIII

Derechos y deberes básicos de clubes, deportistas, árbitros

y entrenadores

CAPÍTULO I

Artículo 139.

Los clubes afiliados, los deportistas, los árbitros y los entrenadores,

tendrán los siguientes derechos básicos:

a) Intervenir en los procesos electorales, en calidad de electores y

elegibles, cuando así proceda estatutaria y reglamentariamente, a la

Asamblea general, Comisión Delegada de ésta y Presidente de la RFETM.

b) Asistir e intervenir en las reuniones de los órganos federativos

que les correspondan y con arreglo a las normas vigentes.

c) Asociarse para el cumplimiento de sus fines y en las condiciones

establecidas en la normativa legal vigente.

d) Consideración a su actividad deportiva.

Artículo 140.

Los clubes tendrán, igualmente, el derecho básico de participar con

sus equipos en las competiciones oficiales que les correspondan por su

categoría, en los términos y observando los requisitos determinados

reglamentariamente.

Artículo 141.

Los deportistas y entrenadores tendrán, también, los siguientes

derechos básicos:

a) Libertad para suscribir licencia federativa, observando los

requisitos establecidos reglamentariamente.

b) Recibir las prestaciones de una entidad aseguradora, en los casos

de cobertura previstos.

c) Al cumplimiento de las estipulaciones pactadas con el club, siempre

que no infrinjan las normas legales, estatutarias y reglamentarias vigentes.

Artículo 142.

Los deportistas tendrán, además, los siguientes derechos básicos:

a) Participar en las competiciones oficiales de ámbito estatal que les

correspondan y de acuerdo con los Reglamentos particulares de cada una

de ellas.

b) Participar en las sesiones de entrenamientos de su equipo, salvo

decisión disciplinaria.

Artículo 143.

Los entrenadores tendrán, además, los siguientes derechos específicos

básicos:

a) Recibir el material deportivo preciso para su actividad por parte

de la entidad con la que tuviera suscrita licencia.

b) Asistir a las pruebas y cursos a los que fuera convocado por

la RFETM, sin perjuicio de las obligaciones para con su club.

Artículo 144.

Los árbitros tendrán, además, los siguientes derechos básicos:

a) Asistir a las pruebas y cursos a los que fueran convocados por

la RFETM y por el Comité Técnico de Árbitros.

b) Recibir las prestaciones de la Mutualidad General Deportiva, o

entidad equivalente, en los casos de cobertura previstos.

c) Percibir los honorarios de arbitrajes que se establezcan por la

Asamblea general de la RFETM, previa propuesta del Comité Técnico de Árbitros.

d) Obtener, en su caso, la condición de árbitro internacional y ser

clasificado en uno de los niveles que se establezcan por el Comité Técnico

de Árbitros.

Artículo 145.

Los clubes afiliados tendrán las siguientes obligaciones básicas:

a) Participar con sus equipos en las competiciones oficiales que les

correspondan por su categoría, en los términos y observando los requisitos

determinados reglamentariamente.

b) Cumplir los Estatutos, Reglamentos y demás normas de la RFETM

y de su Federación Territorial de Comunidad Autónoma, así como sus

propios Estatutos y Reglamentos.

c) Mantener la disciplina deportiva.

d) Facilitar la asistencia de sus jugadores y técnicos a los equipos

nacionales.

e) Abonar los derechos de arbitraje que, según las normas federativas,

les correspondan, así como liquidar dentro de cada temporada las deudas

generadas con las Federaciones (española y territorial), con otros clubes,

jugadores o técnicos en el transcurso de las competiciones y actividades.

f) Abonar las cuotas, derechos y compensaciones económicas que se

determinen por los órganos de gobierno y representación de la RFETM

y de su Federación Territorial de Comunidad Autónoma correspondiente.

Artículo 146.

Los deportistas tendrán las siguientes obligaciones básicas:

a) Participar en las selecciones españolas cuando fueran designados

para ello.

b) Cumplir los Estatutos y los Reglamentos de la RFETM, así como

los de su Federación Territorial de ámbito autonómico, reglamento técnico

y normativa específica de las competiciones y actividades en las que

intervengan.

c) Cumplir la disciplina de su club en todo aquello que se ajuste

a lo dispuesto en el ordenamiento jurídico.

Artículo 147.

Los entrenadores tendrán las siguientes obligaciones básicas:

a) Cumplir la disciplina de su club en todo aquello que se ajuste

al ordenamiento jurídico.

b) Participar en las selecciones españolas cuando fueran

seleccionados para ello.

c) Cumplir los Estatutos y Reglamentos de la RFETM, así como los

de su Federación Territorial de ámbito autonómico, reglamento técnico

y normativa específica de las actividades y competiciones en las que

intervengan.

Artículo 148.

Los árbitros tendrán las siguientes obligaciones básicas:

a) Cumplir los Estatutos y Reglamentos de la RFETM, así como los

de su Federación Territorial de ámbito autonómico, Reglamento técnico

y normativa específica de las actividades y competiciones en las que

intervengan.

b) Cumplir sus funciones arbitrales con total objetividad e

imparcialidad.

c) Cumplir la disciplina de la RFETM en general y del Comité Técnico

de Árbitros en particular.

Artículo 149.

Los clubes afiliados, deportistas, árbitros y entrenadores tendrán,

igualmente, aquellos derechos y obligaciones que se determinen

reglamentariamente.

TÍTULO XIV

Sistema de elección y cese de los titulares de los diferentes

órganos de la RFETM

CAPÍTULO I

Artículo 150.

La Asamblea general de la RFETM estará compuesta por los que

determine el Reglamento de Elección a Miembros de la Asamblea general, que

deberá confeccionarse cada año olímpico en concordancia con las normas

ministeriales que se promulguen. A partir del año 1996 serán setenta

miembros, distribuidos del siguiente modo:

a) El Presidente de la RFETM.

b) Los Presidentes de las diecisiete Federaciones de ámbito

autonómico, más el de Ceuta y Melilla.

c) Cincuenta representantes de los distintos estamentos, con la

siguiente distribución:

Veinticinco por el estamento de clubes.

Quince por el estamento de deportistas.

Cinco por el estamento de técnicos.

Cinco por el estamento de jueces y árbitros.

correspondiente, respectivamente, al 50, 30, 10 y 10 por 100 de dichos

miembros, elegidos por sufragio libre, igual, directo y secreto y de la forma

regulada en estos Estatutos.

Artículo 151.

Las vacantes que eventualmente se produzcan en la Asamblea general

se cubrirán cada año mediante elecciones sectoriales.

Artículo 152.

Serán requisitos generales para ser electores y elegibles:

a) Tratándose de representaciones físicas, tener cumplidos,

respectivamente, los dieciséis y dieciocho años y, además, estar en posesión

de licencia, en el momento de la convocatoria de los comicios, y haberla

tenido la temporada anterior, acreditando su participación, entonces y

al tiempo de las elecciones, en competiciones o actividades de carácter

oficial y ámbito estatal.

b) Siendo clubes, los que en el momento de la convocatoria estén

participando en competiciones de carácter oficial y ámbito estatal y lo

hayan hecho también en la temporada anterior. Los representantes de

los clubes en la Asamblea general deberán tener, al menos, dieciocho años

cumplidos.

Artículo 153.

Son competiciones y actividades oficiales de ámbito estatal las

siguientes:

a) Las ligas nacionales de división de honor, primera, segunda y

tercera división, masculinas y femeninas.

b) El Campeonato de España Absoluto Masculino y Femenino.

c) El Campeonato de España Sub-21 Masculino y Femenino.

d) El Campeonato de España Juvenil Masculino y Femenino.

e) El Campeonato de España de Veteranos Masculino y Femenino.

f) Los TOP absoluto, Sub-21 y Juvenil Masculinos y Femeninos.

g) Los Torneos Nacionales Sub-21 y Juvenil Masculinos y Femeninos.

h) Cualesquiera otras que así se cualifiquen reglamentariamente y

por acuerdo de la Asamblea general.

Artículo 154.

La elección de los representantes de los jugadores (deportistas),

entrenadores (técnicos) y jueces y árbitros se efectuará a través de la

circunscripción, estatal o autonómica, que se determine en el Reglamento de

Elección a Miembros de la Asamblea general, que deberá confeccionarse cada

año olímpico en concordancia con las normas ministeriales que se

promulguen. A partir del año 1996, la circunscripción será la estatal.

Artículo 155.

La elección de los representantes de los clubes se efectuará igualmente

a través de la circunscripción, estatal o autonómica, que se determine

en el reglamento citado en el artículo anterior. A partir del año 1996,

la circunscripción será la estatal.

Artículo 156.

En el caso de circunscripción estatal, la sede será la de la RFETM.

Artículo 157.

En los casos de circunscripciones autonómicas, las sedes serán las

propias de las Federaciones Territoriales de la jurisdicción de aquéllas.

Artículo 158.

Para la elección de los miembros de la Asamblea general será válido

el voto por correo.

Artículo 159.

En el caso de circunscripción autonómica, se establecerá una mesa

electoral por cada estamento que corresponda.

Artículo 160.

En el caso de circunscripción estatal, se establecerá una mesa electoral

por cada estamento que corresponda.

Artículo 161.

En el caso de circunscripciones autonómicas, teniendo también este

carácter la de Ceuta y la de Melilla, contará cada una de ellas, como mínimo,

con un representante de los clubes en la Asamblea general. El resto se

distribuirá proporcionalmente teniendo en cuenta el número de clubes

de cada Federación Territorial y el número total de representantes.

Artículo 162.

Para el estamento de clubes, cuando sean elegidos en la circunscripción

estatal, se tendrá en cuenta que los representantes de una misma

Comunidad Autónoma no puedan superar en más de un 50 por 100 la proporción

que les corresponde en el censo electoral.

Artículo 163.

Los representantes de los diferentes estamentos serán elegidos por

y de entre los componentes de cada uno de dichos estamentos que les

corresponda ser electores y elegibles respectivamente.

Artículo 164.

La Comisión Delegada de la Asamblea general será elegida por y de

entre los miembros de dicha Asamblea, y en la proporción fijada en el

presente Estatuto, mediante sufragio libre, igual, directo y secreto.

Artículo 165.

Las vacantes que eventualmente se produjeran en la Comisión Delegada

se cubrirán, cada año, mediante elecciones sectoriales.

Artículo 166.

En las elecciones para la Comisión Delegada no será válido el voto

por correo.

Artículo 167.

Los miembros de la Comisión Delegada serán elegidos en la primera

reunión de la nueva Asamblea general.

Artículo 168.

El Presidente de la RFETM será elegido en la primera reunión de la

nueva Asamblea general y mediante sufragio libre, igual, directo y secreto.

Artículo 169.

En las elecciones para Presidente no será válido el voto por correo.

Artículo 170.

Cuando el Presidente cese en el cargo por haber concluido el tiempo

de su mandato, la Junta Directiva, si la hubiera, se constituirá en Comisión

Gestora y convocará elecciones a los órganos de gobierno y representación

de la RFETM en término no superior a treinta días, elaborando, además,

el reglamento electoral y el calendario correspondiente a los comicios,

que serán aprobados definitivamente por la Comisión Directiva del Consejo

Superior de Deportes. Si no existiera Junta Directiva, será la Comisión

Delegada de la Asamblea general la que ejerza las funciones anteriores.

Artículo 171.

Si el Presidente cesara por cualquier otra causa diferente se procederá

de idéntico modo, pero limitado exclusivamente el proceso a la elección

de quien haya de sustituirle, que ocupará el cargo por tiempo igual al

que restare por cumplir al sustituido, siendo además de aplicación, en

lo que a éste respecta, la norma prevista en el artículo 83 de este Estatuto.

Procederá a la elección, en este caso, la Asamblea general plenaria que

estuviera constituida en ese momento.

Artículo 172.

Todos los miembros de los órganos complementarios serán designados

y revocados libremente por el Presidente de la RFETM.

Artículo 173.

Todos los miembros de los posibles comités, comisiones, escuelas y

otros órganos existentes en la RFETM serán designados y revocados

libremente por el Presidente de la misma.

TÍTULO XV

Causas de extinción y disolución

CAPÍTULO I

Artículo 174.

La RFETM se extinguirá y se disolverá por las siguientes causas:

a) Por la revocación de su reconocimiento.

b) Por resolución judicial.

c) Por integración en otra u otras federaciones deportivas españolas.

d) Por decisión de dos tercios de la Asamblea general plenaria,

ratificada por el Consejo Superior de Deportes.

e) Por las demás causas previstas en el ordenamiento jurídico general.

Artículo 175.

En caso de extinción y disolución, el patrimonio neto de la RFETM,

si lo hubiera, se aplicará a la realización de actividades análogas,

determinándose por el Consejo Superior de Deportes su destino concreto.

TÍTULO XVI

Régimen disciplinario

CAPÍTULO I

Disposiciones generales

Artículo 176.

El ejercicio del régimen disciplinario deportivo, establecido con

carácter general en el título XI de la Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte,

y desarrollado en el Real Decreto 1591/1992, de 23 de diciembre, sobre

disciplina deportiva, correspondiente a la práctica del tenis de mesa, cuya

regulación compete a la RFETM, de conformidad a lo dispuesto en las

disposiciones legales, se realiza conforme a lo regulado en las normas

que se contienen en el presente título.

Artículo 177.

A los efectos del régimen disciplinario, regulado en este título, el ámbito

de la disciplina deportiva se extiende a las infracciones de las reglas del

juego o competición y de las normas en sus disposiciones de desarrollo

y en las estatutarias y reglamentarias de las distintas entidades que

componen la organización deportiva de ámbito estatal.

Artículo 178.

Lo dispuesto en este título resultará de aplicación general cuando se

trate de actividades o de competiciones de ámbito internacional o estatal,

o sujeto a personas que participen en ellas.

Artículo 179.

Se consideran actividades o competiciones oficiales de ámbito estatal

aquellas que así se califiquen por la RFETM, según los criterios

reglamentarios establecidos.

Artículo 180.

Son infracciones a las reglas del juego o competición las acciones u

omisiones que, durante el transcurso del juego o competición, vulneren,

impidan o perturben su normal desarrollo.

Artículo 181.

Son infracciones a las normas generales deportivas las demás acciones

u omisiones que sean contrarias a lo dispuesto por dichas normas.

Artículo 182.

El régimen disciplinario deportivo es independiente de la

responsabilidad civil o penal, así como del régimen derivado de las relaciones

laborales, que se regirán por la legislación que en cada caso corresponda.

Artículo 183.

La imposición de sanciones en vía administrativa, conforme a lo

previsto en la Ley del Deporte y disposiciones de desarrollo para la prevención

de la violencia en los espectáculos deportivos, no impedirá, en su caso,

y atendiendo a su distinto fundamento, la depuración de responsabilidades

de índole deportiva a través de los procedimientos previstos en el Real

Decreto de Disciplina Deportiva, sin que puedan recaer sanciones de

idéntica naturaleza.

CAPÍTULO II

Organización disciplinaria deportiva

Artículo 184.

La potestad disciplinaria atribuye a sus titulares legítimos la facultad

de investigar y, en su caso, sancionar o corregir a las personas o entidades

sometidas a la disciplina deportiva según sus respectivas competencias.

Artículo 185.

El ejercicio de la potestad disciplinaria deportiva corresponderá:

a) A los jueces o árbitros durante el desarrollo de los encuentros

o pruebas, con sujeción a las reglas establecidas en las disposiciones

estatutarias y reglamentarias de la RFETM.

b) A los clubes deportivos sobre sus socios o asociados, deportistas

o técnicos y directivos o administradores.

Sus acuerdos serán, en todo caso, recurribles ante los órganos

disciplinarios de la RFETM, ligas profesionales o agrupaciones de clubes,

según el ámbito y especialidad de la prueba o competición y de la

integración del club en una u otra modalidad asociativa.

c) A la RFETM, sobre todas las personas que formen parte de su

propia estructura orgánica; sobre los clubes deportivos y sus deportistas,

técnicos y directivos; sobre los jueces y árbitros, y, en general, sobre

aquellas personas que estando federadas desarrollan la actividad deportiva

de tenis de mesa en el ámbito estatal.

d) Al Comité Español de Disciplina Deportiva sobre las mismas

personas y entidades que las federaciones deportivas españolas, sobre estas

mismas y sus directivos, sobre las ligas profesionales y, en general, sobre

el conjunto de la organización deportiva y de las personas integradas en

ella.

Artículo 186.

Las entidades y asociaciones pertenecientes a la organización deportiva

ejercen la potestad disciplinaria, de acuerdo con sus propias normas

estatutarias y con el resto del ordenamiento jurídico deportivo, instruyendo

y resolviendo expedientes disciplinarios deportivos de oficio o a solicitud

del interesado.

Artículo 187.

La potestad disciplinaria de la RFETM se ejerce a través del Comité

de Disciplina Deportiva de la misma, órgano técnico que, actuando con

independencia de los restantes órganos de la RFETM, decide en vía

administrativa las cuestiones de su competencia.

Las resoluciones del Comité de Disciplina Deportiva podrán ser

recurridas en vía administrativa, en última instancia, ante el Comité Español

de Disciplina Deportiva.

Artículo 188.

El Comité de Disciplina Deportiva de la RFETM tiene las competencias

establecidas en los Estatutos y Reglamentos de la misma, regulándose

su composición y funcionamiento por lo que en los mismos se establece.

CAPÍTULO III

Causas de extinción de la responsabilidad disciplinaria deportiva

Artículo 189.

Se considerarán, en todo caso, como causas de extinción de la

responsabilidad disciplinaria deportiva:

a) El fallecimiento del inculpado.

b) La disolución del club y federación deportiva.

c) El cumplimiento de la sanción.

d) La prescripción de las infracciones o de las sanciones impuestas.

e) La pérdida de la condición de deportista federado o de miembro

de la asociación deportiva de la que se trate.

Artículo 190.

Cuando la pérdida de la condición a la que se refiere el apartado e)

del artículo anterior sea voluntaria, este supuesto de extinción tendrá

efectos meramente suspensivos si quien estuviere sujeto a procedimiento

disciplinario en trámite, o hubiera sido sancionado, recuperara en

cualquier modalidad deportiva y dentro de un plazo de tres años la condición

bajo la cual quedaba vinculado a la disciplina deportiva, en cuyo caso

el tiempo de suspensión de la responsabilidad disciplinaria deportiva no

se computará a los efectos de la prescripción de las infracciones ni de

las sanciones.

CAPÍTULO IV

Circunstancias atenuantes de la responsabilidad disciplinaria deportiva

Artículo 191.

Se considerarán, en todo caso, como circunstancias atenuantes de la

responsabilidad disciplinaria deportiva:

a) La de arrepentimiento espontáneo.

b) La de haber precedido, inmediatamente a la infracción, una

provocación suficiente.

c) No haber sido sancionado con anterioridad en el transcurso de

la vida deportiva.

CAPÍTULO V

Circunstancias agravantes de la responsabilidad disciplinaria deportiva

Artículo 192.

Se considerará, en todo caso, como circunstancia agravante de la

responsabilidad disciplinaria deportiva la reincidencia.

Artículo 193.

Existirá reincidencia cuando el autor hubiera sido sancionado

anteriormente por cualquier infracción a la disciplina deportiva de igual o

mayor gravedad, o por dos infracciones o más de inferior gravedad de

la que en ese supuesto se trate.

Artículo 194.

La reincidencia se entenderá producida en el transcurso de un año,

contado a partir del momento en el que se haya cometido la infracción.

CAPÍTULO VI

Principios informadores y apreciación de circunstancias modificativas

de la responsabilidad disciplinaria deportiva

Artículo 195.

En la determinación de la responsabilidad derivada de las infracciones

deportivas, los órganos disciplinarios deberán atenerse a los principios

informadores del derecho sancionador.

Artículo 196.

La apreciación de circunstancias atenuantes o agravantes obligará,

cuando la naturaleza de la posible sanción así lo permita, a la congruente

graduación de ésta.

Artículo 197.

Con independencia de lo anterior, para la determinación de la sanción

que resulte aplicable los órganos disciplinarios podrán valorar el resto

de circunstancias que concurran en la falta, tales como las consecuencias

de la infracción, la naturaleza de los hechos o la concurrencia en el

inculpado de singulares responsabilidades en el orden deportivo.

CAPÍTULO VII

Infracciones y sanciones

S ECCIÓN 1. a D E LAS INFRACCIONES

Artículo 198. Clasificación de las infracciones por su gravedad.

Las infracciones deportivas se clasifican en muy graves, graves y leves.

Artículo 199. Infracciones comunes muy graves.

Se considerarán como infracciones comunes muy graves a las reglas

del juego o competición, o a las normas generales deportivas:

a) Los abusos de autoridad.

b) Los quebrantamientos de sanciones impuestas. El quebrantamiento

se apreciará en todos los supuestos en que las sanciones resulten ejecutivas.

El mismo régimen se aplicará cuando se trate de quebrantamiento de

medidas cautelares.

c) Las actuaciones dirigidas a predeterminar, mediante precio,

intimidación o simples acuerdos, el resultado de una prueba o competición.

d) Los comportamientos, actitudes y gestos agresivos y antideportivos

de jugadores cuando se dirijan al árbitro, a otros jugadores o al público

en general.

e) Las declaraciones públicas de directivos, técnicos, árbitros y

deportistas o socios que inciten a sus equipos o a los espectadores a la violencia.

f) La falta de asistencia no justificada a las convocatorias de las

selecciones deportivas nacionales. A estos efectos, la convocatoria se entiende

referida tanto a los entrenamientos como a la celebración efectiva de la

prueba o competición.

g) La participación en competiciones organizadas por países que

promuevan la discriminación racial sobre los que pesen sanciones deportivas

impuestas por organizaciones internacionales, o con deportistas que

representen a los mismos.

h) Los actos notorios y públicos que atenten a la dignidad o decoro

deportivos, cuando revistan una especial gravedad. Asimismo se

considerará falta muy grave la reincidencia en infracciones graves por hechos

de esta naturaleza.

i) La manipulación o alteración, ya sea personalmente o a través de

persona interpuesta, del material o equipamiento deportivo en contra de

las reglas técnicas del tenis de mesa cuando puedan alterar la seguridad

de la prueba o competición o pongan en peligro la integridad de las

personas.

j) La alineación indebida y la incomparecencia o retirada injustificada

de las pruebas, encuentros, partidos, juegos o competiciones.

k) La inejecución de las resoluciones del Comité Español de Disciplina

Deportiva.

Artículo 200. Otras infracciones muy graves de los directivos.

Además de las infracciones comunes previstas en el artículo anterior,

son infracciones específicas muy graves de los Presidentes y demás

miembros directivos de las entidades de la organización deportiva del tenis

de mesa, las siguientes:

a) El incumplimiento de los acuerdos de la Asamblea general, así

como de los Reglamentos electorales y demás disposiciones estatutarias

o reglamentarias.

Los incumplimientos constitutivos de infracción serán los expresados

en los Estatutos y Reglamentos de las entes de la organización deportiva

del tenis de mesa, o aquellos que, aún no estándolo, revistan gravedad

o tengan especial transcendencia.

b) La no convocatoria, en los plazos o condiciones legales, de forma

sistemática y reiterada, de los órganos colegiados federativos.

c) La incorrecta utilización de los fondos privados o de las

subvenciones, créditos, avales y demás ayudas del Estado, de sus organismos

autónomos, o de otro modo concedido, con cargo a los Presupuestos

Generales del Estado.

A estos efectos la apreciación de la incorrecta utilización de fondos

públicos se regirá por los criterios que para el uso de ayudas y subvenciones

públicas se contienen en la legislación específica del Estado.

En cuanto a los fondos privados se estará al carácter negligente o

dudoso de las conductas.

d) El compromiso de gastos de carácter plurianual del Presidente

de la Real Federación Española de Tenis de Mesa sin la reglamentaria

autorización.

Tal autorización es la prevista en el artículo 29 del Real Decreto

1835/1991, de 20 de diciembre, sobre federaciones deportivas españolas,

o en la normativa que en cada momento regule dichos supuestos.

e) La organización de actividades o competiciones deportivas de tenis

de mesa oficiales de carácter internacional sin la reglamentaria

autorización.

Artículo 201. Infracción muy grave de la Federación Española de Tenis

de Mesa.

Se considerará infracción muy grave de la RFETM la no expedición

injustificada de una licencia, conforme a lo previsto en el artículo 7.1

del Real Decreto 1835/1991, de 20 de diciembre, sobre federaciones

deportivas españolas, y disposiciones de desarrollo.

Artículo 202. Infracciones graves.

Tendrán la consideración de infracciones graves:

a) El incumplimiento reiterado de órdenes e instrucciones emanadas

de los órganos deportivos competentes.

En tales órganos se encuentran comprendidos los árbitros, jueces,

técnicos, directivos y demás autoridades deportivas.

b) Los actos notorios y públicos que atenten a la dignidad o decoro

deportivos.

c) El ejercicio de actividades públicas o privadas declaradas

incompatibles con la actividad o función deportiva desempeñada.

d) La no convocatoria, en los plazos o condiciones legales, de los

órganos colegiados federativos.

e) El incumplimiento de las reglas de administración y gestión del

presupuesto y patrimonio previstas en el artículo 36 de la Ley del Deporte

y precisadas en sus disposiciones de desarrollo.

f) La manipulación o alteración, ya sea personalmente o a través de

persona interpuesta, del material o equipamiento deportivo en contra de

las reglas técnicas de tenis de mesa.

Artículo 203. Infracciones leves.

1. Se consideran infracciones de carácter leve las conductas contrarias

a las normas deportivas que no estén incursas en la calificación de muy

graves o graves en el presente capítulo o en las normas reglamentarias

o estatutarias de los entes de la organización deportiva.

2. En todo caso se considerarán faltas leves:

a) Las observaciones formuladas a los jueces, árbitros, técnicos,

directivos y demás autoridades deportivas en el ejercicio de sus funciones y

de manera que signifiquen una ligera incorrección.

b) La ligera incorrección con el público, compañeros y subordinados.

c) La adopción de una actitud pasiva en el cumplimiento de las

órdenes e instrucciones recibidas de jueces, árbitros y autoridades deportivas

en el ejercicio de sus funciones.

d) El descuido en la conservación y cuidado de los locales sociales,

instalaciones deportivas y otros medios materiales.

S ECCIÓN 2. a D E LAS SANCIONES

Artículo 204. Sanciones por infracciones comunes muy graves.

1. De los jugadores.

Serán sancionados con inhabilitación temporal de dos a cinco años

y con inhabilitación a perpetuidad en casos de reincidencia, los jugadores

por la comisión de las siguientes infracciones:

1.1 Los quebrantamientos de sanciones impuestas en todos los

supuestos en que éstos resultan ejecutivos. El mismo régimen se aplicará cuando

se trate del quebrantamiento de medidas cautelares.

1.2 Las actuaciones dirigidas a predeterminar mediante precio,

intimidación o simples acuerdos el resultado de una prueba o competición.

1.3 Los comportamientos, actitudes y gestos agresivos y

antideportivos cuando se dirijan al árbitro, a otros jugadores o al público.

1.4 Las declaraciones públicas que inciten a sus equipos o a los

espectadores a la violencia.

1.5 La falta de asistencia no justificada a las convocatorias de las

selecciones deportivas nacionales. A estos efectos, la convocatoria se

entiende referida tanto a los entrenamientos como a la celebración efectiva

de la prueba o competición.

1.6 La participación en competiciones organizadas por países que

promueven la discriminación racial o sobre las que pesen sanciones

deportivas impuestas por organizaciones internacionales, o con deportistas que

representen a los mismos.

1.7 Los actos notorios y públicos que atenten a la dignidad o decoro

deportivos cuando revistan una especial gravedad. Igualmente se

considerará falta muy grave la reincidencia en infracciones graves por hechos

de esta naturaleza.

1.8 La manipulación o alteración, ya sea personalmente o a través

de persona interpuesta, del material o equipamiento deportivo en contra

de las reglas técnicas del tenis de mesa cuando puedan alterar la seguridad

de la prueba o competición o pongan en peligro la integridad de las

personas.

1.9 La alineación indebida y la incomparecencia o retirada

injustificada de las pruebas, encuentros o competiciones.

1.10 La inejecución de las resoluciones del Comité Español de

Disciplina Deportiva.

1.11 Conductas y actitudes que provocaran la suspensión definitiva

de la prueba o competición, bien por hechos propios o por hechos ajenos

motivados por ellos.

2. De los entrenadores, capitanes, delegados de equipos, delegados

de campo y auxiliares.

Serán sancionados con inhabilitación temporal de dos a cinco años

y con inhabilitación a perpetuidad en casos de reincidencia, los

entrenadores, capitanes, delegados de equipos, delegados de campo y auxiliares

por la comisión de las siguientes infracciones:

2.1 Los abusos de autoridad.

2.2 Los quebrantamientos de sanciones impuestas en todos los

supuestos en que resulten ejecutivas. El mismo régimen se aplicará cuando se

trate del quebrantamiento de medidas cautelares.

2.3 Las actuaciones dirigidas a predeterminar mediante precio,

intimidación o simples acuerdos el resultado de una prueba o competición.

2.4 Las declaraciones públicas que inciten a sus equipos o a los

espectadores a la violencia.

2.5 Los actos notorios y públicos que atenten a la dignidad o decoro

deportivos, cuando revistan una especial gravedad. Asimismo, se

considerará falta muy grave la reincidencia en infracciones graves por hechos

de esta naturaleza.

2.6 La manipulación o alteración, ya sea personalmente o a través

de persona interpuesta, del material o equipamiento deportivo en contra

de las reglas técnicas del tenis de mesa cuando puedan alterar la seguridad

de la prueba o competición o pongan en peligro la integridad de las mismas.

2.7 Conductas y actitudes que provocaran la suspensión definitiva

de la prueba o competición, bien por hechos propios o por hechos ajenos

motivados por ellos.

2.8 La inejecución de las resoluciones del Comité Español de

Disciplina Deportiva.

3. De los árbitros.

Serán sancionados con inhabilitación temporal de dos a cinco años

y con inhabilitación a perpetuidad en casos de reincidencia, los árbitros

por la comisión de las siguientes infracciones:

3.1 Abusos de autoridad.

3.2 Los quebrantamientos de sanciones impuestas en todos los

supuestos en que resultan ejecutivas. El mismo régimen se aplicará cuando se

trate del quebrantamiento de medidas cautelares.

3.3 La parcialidad notoria que contribuya, o intente contribuir, a la

obtención de un resultado predeterminado en un partido o encuentro,

o que recibiera dinero, o especies, de uno de los jugadores o clubes

contendientes o de un tercer club o persona física o jurídica, como estímulo

para obtener dicho resultado.

3.4 Las declaraciones públicas que inciten a la violencia a equipos

o espectadores.

3.5 Los actos notorios y públicos que atenten a la dignidad o decoro

deportivos cuando revistan una especial gravedad. Igualmente se

considerará falta muy grave la reincidencia en infracciones graves por hechos

de esta naturaleza.

3.6 La manipulación o alteración, ya sea personalmente o a través

de persona interpuesta, del material o equipamiento deportivo en contra

de las reglas técnicas del tenis de mesa cuando puedan alterar la seguridad

de la prueba o competición o pongan en peligro la integridad de las

personas.

3.7 La incomparecencia injustificada a una prueba o competición para

la que hubiere sido designado.

3.8 La inejecución de las resoluciones del Comité Español de

Disciplina Deportiva.

4. De los directivos.

A los efectos del presente título se entienden por directivos las personas

que desempeñan funciones de dirección, de acuerdo con sus Estatutos

y Reglamentos, en Federaciones y clubes, o desempeñen cargo o misión

deportiva directiva encomendada por las personas directivas de quien

dependan.

Serán sancionados con inhabilitación temporal de dos a cinco años

y con inhabilitación a perpetuidad en casos de reincidencia, los directivos

por la comisión de las siguientes infracciones:

4.1 Los abusos de autoridad.

4.2 Los quebrantamientos de sanciones impuestas en todos los

supuestos en que fueran ejecutivas. El mismo régimen se aplicará cuando se

trate del quebrantamiento de medidas cautelares.

4.3 Las actuaciones dirigidas a predeterminar mediante precio,

intimidación o simples acuerdos el resultado de una prueba o competición.

4.4 Las declaraciones públicas que inciten a la violencia a sus equipos

o a los espectadores.

4.5 Los actos notorios y públicos que atenten a la dignidad o decoro

deportivos, cuando revistan una especial gravedad. Asimismo, se

considerará falta muy grave la reincidencia en infracciones graves por hechos

de esta naturaleza.

4.6 La manipulación o alteración, ya sea personalmente o a través

de persona interpuesta, del material o equipamiento deportivo en contra

de las reglas técnicas del tenis de mesa cuando puedan alterar la seguridad

de la prueba o competición o pongan en peligro la integridad de las

personas.

4.7 La intervención en hechos consistentes en estimular con

cantidades en metálico, o evaluables en dinero, a un tercer jugador, pareja

o equipo para la abstención de un resultado positivo. La misma sanción

se impondrá a los dirigentes del club o Federación a quien se hubieran

entregado dichas cantidades si fuesen conniventes en el hecho, o cuando

no dándose esta circunstancia la conocieran y no la hubiesen evitado o

denunciado.

4.8 La inejecución de las resoluciones del Comité Español de

Disciplina Deportiva.

5. De los socios.

Serán sancionados con prohibición de acceso a recintos deportivos

hasta cinco años o con la pérdida de la condición de socio, excepto derechos

que, en su caso, tuvieran en las sociedades anónimas deportivas, los socios

por la comisión de las siguientes infracciones:

5.1 Los quebrantamientos de sanciones impuestas en todos los

supuestos en que fueran ejecutivas. El mismo régimen se aplicará cuando se

trate del quebrantamiento de medidas cautelares.

5.2 Las actuaciones dirigidas a predeterminar mediante precio,

intimidación o simples acuerdos el resultado de una prueba o competición.

5.3 Las declaraciones públicas que inciten a sus equipos o a los

espectadores a la violencia.

5.4 Los actos notorios y públicos que atenten a la dignidad y decoro

deportivos cuando revistan una especial gravedad. Igualmente se

considerará falta muy grave la reincidencia en infracciones graves por hechos

de esta naturaleza.

5.5 La manipulación o alteración, ya sea personalmente o a través de

persona interpuesta, del material o equipamiento deportivo en contra de

las reglas técnicas del tenis de mesa cuando puedan alterar la seguridad

de la prueba o competición o pongan en peligro la integridad de las

personas.

5.6 La inejecución de las resoluciones del Comité Español de

Disciplina Deportiva.

6. De los clubes.

6.1 Al equipo de club que, sin justificación, no comparezca a un

encuentro se le impondrán las siguientes sanciones:

a) Pérdida de la fianza que, en su caso, hubiera depositado para poder

participar en la prueba o competición.

b) Si se trata de una competición por puntos, se le dará el encuentro

como perdido, anotándose el resultado como si no hubiera puntuado y

con pérdida de un punto en la clasificación.

c) En el supuesto de que un equipo no compareciese a la celebración

de dos encuentros en el curso de la misma prueba o competición, se le

impondrá la descalificación en dicha competición, no pudiendo participar

en igual tipo de competición en la temporada siguiente. Si fuera en liga

nacional, el equipo descenderá automáticamente de categoría o división.

d) Si la competición fuera por el sistema de eliminatorias, se le

considerará eliminado. Si dicha incomparecencia se produjera en el encuentro

final, perderá el derecho de participación en igual competición en la

temporada siguiente.

e) Cuando la segunda incomparecencia se produjese antes de finalizar

la primera vuelta, en las competiciones a doble vuelta y sistema de liga,

se anularán todos los puntos conseguidos por los oponentes del

descalificado frente a él.

Cuando se produzca en la segunda vuelta, se tendrán por válidos los

encuentros y puntos conseguidos frente al descalificado en la primera

vuelta, anulándose los de la segunda.

f) Igual medida se aplicará en las competiciones a única vuelta, según

la descalificación obedezca a incomparecencia segunda cometida en la

primera o segunda mitad de la prueba que se juegue por el sistema de

liga.

g) Cuando la incomparecencia, cualquiera que sea la causa, justificada

o no, se produzca por el equipo que juega en local propio, quedará obligado,

además, a indemnizar al equipo contrario que hubiera comparecido con

el importe de los gastos de desplazamiento en medio oficial de transporte

y con los gastos de alojamiento y estancia, a razón de la cantidad que

resulte de las facturas correspondientes acreditativas del gasto y hasta

un máximo de 200.000 pesetas. Cuando el incomparecido sea el visitante,

en una incomparecencia injustificada, éste deberá indemnizar al equipo

local en el importe de los gastos que hubiera realizado para la celebración

del encuentro, los cuales deberán ser acreditados documentalmente. Si

no pudieran acreditarse, la cuantía se fijará entre 25.000 y 100.000 pesetas.

La doble incomparecencia, cuando se produzca en un solo

desplazamiento, no se tendrá en cuenta a efectos de la exclusión de la prueba,

más que como una sola incomparecencia.

h) No se entenderá doble incomparecencia la producida en un único

desplazamiento, a efectos únicamente de descalificación.

i) Ninguna entidad podrá inscribir equipo alguno en ligas nacionales

ni en campeonatos de España si no tuviera plenamente satisfechas las

responsabilidades en que pudiera haber incurrido y por las que hubiese

sido sancionada por los órganos disciplinarios competentes, en el

transcurso de la temporada anterior.

6.2 La retirada de un equipo de club del terreno de juego, una vez

comenzado el encuentro y de forma injustificada, impidiendo que el mismo

se juegue por entero, determinará que se le apliquen las sanciones previstas

en el apartado 6.1 anterior.

6.3 El equipo de club que se retire definitivamente de una competición

por liga, una vez comenzada la misma y sin justificación, será sancionado

con su no participación en ninguna otra competición dentro de la misma

temporada y con el descenso de categoría o división a la inferior existente.

Si perteneciera a la última categoría o división, quedará excluido de toda

intervención en competiciones oficiales de tenis de mesa dentro de la

misma temporada.

Si la competición fuera por eliminatorias, el equipo retirado se tendrá

por incomparecido, aplicándosele las sanciones previstas para dicho

supuesto.

6.4 Cuando en el recinto de juego se produjeran comportamientos,

actitudes y gestos agresivos y antideportivos por parte del público, y

durante la prueba o competición o una vez finalizada ésta, contra el equipo

visitante o local o contra el árbitro, técnicos o directivos, y las mismas

revistieran especial transcendencia, el club local podrá ser sancionado

con la clausura de su terreno de juego de cuatro encuentros a una

temporada.

6.5 El club que alinee a un jugador indebidamente, ya sea por no

estar previsto de la correspondiente licencia que le habilite para alinearse

en la categoría o división o prueba o competición correspondiente y sin

autorización provisional justificativa de que dicha licencia esté en

tramitación o porque el jugador hubiere sido inhabilitado temporal o a

perpetuidad por sanción ejecutiva o suspendido por medidas cautelares, será

sancionado de acuerdo con el contenido del punto 6.1. Si la competición

fuese por eliminatorias se le dará por perdida la misma.

6.6 Las actuaciones dirigidas a predeterminar mediante precio,

intimidación o simples acuerdos el resultado de una prueba o competición

serán sancionadas con multas entre 500.000 pesetas y 5.000.000 de pesetas.

6.7 Los quebrantamientos de sanciones impuestas en todos los

supuestos en que las mismas resulten ejecutivas serán sancionadas con la pérdida

o descenso de categoría o división a la inferior. Si el club o equipo estuviera

situado en la última categoría o división, entonces se le sancionará con

la inhabilitación temporal de dos a cinco años para participar en pruebas

o competiciones de equipos.

6.8 La participación en competiciones organizadas por países que

promuevan la discriminación racial o sobre los que pesan sanciones

deportivas impuestas por organismos internacionales, o con deportistas que

representen a los mismas, será sancionada con la inhabilitación temporal

de dos a cinco años para participar en pruebas o competiciones oficiales

de equipos.

6.9 La inejecución de las resoluciones del Comité Español de

Disciplina Deportiva serán sancionadas con la inhabilitación de dos a cinco

años para participar en pruebas o competiciones oficiales por equipos.

6.10 Impedir la entrada al local de juego al árbitro designado

reglamentariamente para el encuentro, y que se haya acreditado debidamente,

o negarse sin causa justificada a que arbitre el encuentro, será sancionado

con la inhabilitación de dos a cinco años para participar en pruebas o

competiciones oficiales por equipos. Además, se considerará como

incomparecencia del equipo infractor, ya sea local, visitante o ambos, con las

consecuencias previstas en el ordinal 6.1 de este artículo para cada caso.

Artículo 205. Sanciones por infracciones muy graves de los directivos.

1. El incumplimiento de los acuerdos de la Asamblea general, así

como de los Reglamentos electorales y demás disposiciones estatutarias

o reglamentarias, será sancionado con amonestación pública. En los

supuestos muy graves con inhabilitación temporal hasta dos años, y en

los casos de reincidencia con destitución del cargo.

Los incumplimientos constitutivos de infracción serán aquellos que

revistan gravedad o tengan especial trascendencia.

2. La no convocatoria, en los plazos o condiciones legales, de forma

sistemática y reiterada de los órganos colegiados federativos será

sancionada con inhabilitación temporal hasta dos años.

3. La incorrecta utilización de los fondos privados o de las

subvenciones, créditos, avales y demás ayudas del Estado, de sus organismos

autónomos, o de otro modo concedidas, con cargo a los Presupuestos

Generales del Estado, será sancionada con amonestación pública si supone

menos del 1 por 100 del presupuesto o si no es reincidencia, y con

destitución del cargo si supone más del 1 por 100 del presupuesto y si es

reincidencia.

A estos efectos, la apreciación de la incorrecta utilización de fondos

públicos se regirá por los criterios que para el uso de ayudas y subvenciones

públicas se contienen en la legislación específica del Estado.

En cuanto a los fondos privados se estará al carácter negligente o

dudoso de las conductas.

4. El compromiso de gastos de carácter plurianual del presupuesto

de la RFETM sin la reglamentaria utilización será sancionado con

inhabilitación temporal hasta dos años y con destitución del cargo en caso

de reincidencia.

La autorización expresada es la prevista en el artículo 29 del Real

Decreto 1835/1991, de 20 de diciembre, sobre federaciones deportivas

españolas, o en la normativa que en cada momento regule dichos supuestos.

En el caso de que alguna agrupación de clubes de ámbito estatal reciba

subvenciones o ayudas públicas otorgadas por el Consejo Superior de

Deportes, éste podrá imponer la solicitud de autorización prevista en este

apartado. En tal caso, se considerará igualmente falta muy grave de los

directivos responsables el compromiso de gasto antes indicado cuando

se produzca sin la preceptiva autorización.

5. La organización de actividades o competiciones deportivas oficiales

de carácter internacional sin la reglamentaria autorización será sancionada

con amonestación pública y con inhabilitación temporal hasta dos años

cuando haya reincidencia.

Artículo 206. Sanciones por infracción muy grave de la Federación

Española de Tenis de Mesa.

1. La no expedición injustificada de una licencia, conforme a lo

previsto en el artículo 7.1 del Real Decreto 1835/1991, de 20 de diciembre,

sobre federaciones deportivas españolas, y disposiciones de desarrollo,

será sancionada con multa no inferior a 50.000 pesetas ni superior a

5.000.000 de pesetas, teniéndose en cuenta para la determinación de la

cuantía de las sanciones el presupuesto de la Federación.

La RFETM podrá repetir contra la persona o personas que pudieran

ser responsables directos de dicha infracción, quienes, en su caso, podrán

ser sancionados por incurrir en abuso de autoridad.

Artículo 207. Sanciones por infracciones graves.

1. El incumplimiento reiterado de órdenes e instrucciones emanadas

de los órganos deportivos competentes será sancionado con inhabilitación

temporal de un mes a dos años.

En tales órganos se encuentran comprendidos los árbitros, técnicos,

directivos y demás autoridades deportivas.

2. Los actos notorios y públicos que atenten a la dignidad o decoro

deportivos serán sancionados con inhabilitación temporal de un mes a

dos años.

3. El ejercicio de actividades públicas o privadas declaradas

incompatibles con la actividad o función deportiva desempeñada será sancionado

con la inhabilitación temporal para ocupar cargos de un mes a dos años.

4. La no convocatoria, en los plazos o condiciones legales, de los

órganos colegiados federativos será sancionada con amonestación pública.

5. El incumplimiento de las reglas de administración y gestión del

presupuesto y patrimonio previstas en el artículo 36 de la Ley del Deporte

y precisadas en sus disposiciones de desarrollo será sancionado con

amonestación pública.

6. La manipulación o alteración, ya sea personalmente o a través

de persona interpuesta, del material o equipamiento deportivo en contra

de las reglas técnicas del tenis de mesa será sancionada con inhabilitación

temporal de un mes a dos años.

Artículo 208. Sanciones por otras infracciones graves.

1. De los jugadores:

1.1 Los jugadores que recibiesen cantidades de un tercer club como

estímulo para obtener un determinado resultado serán sancionados con

inhabilitación temporal de un mes a dos años.

1.2 Los jugadores que insultaran u ofendieran grave y retiradamente

a árbitros, jugadores, técnicos, directivos, autoridades deportivas y público

en general serán sancionados con inhabilitación temporal de un mes a

dos años.

1.3 Los jugadores que agredieran a un miembro del equipo contrario

o, en general, a cualquier persona serán sancionados con inhabilitación

temporal de un mes a dos años.

1.4 Los jugadores que amenazaran, coaccionaran, agarraran,

empujaran o realizaran actos vejatorios a los árbitros, jugadores, técnicos,

directivos, autoridades deportivas y público en general serán sancionados con

inhabilitación temporal de un mes a dos años.

2. De los entrenadores, capitanes, delegados de equipo, delegados de

campo y auxiliares:

2.1 Las personas enumeradas que recibieran cantidades de un tercer

club como estímulo para que su equipo obtenga un resultado positivo

serán sancionadas con inhabilitación temporal de un mes a dos años.

3. De los árbitros: Se sancionarán con inhabilitación temporal de un

mes a dos años las infracciones siguientes de los árbitros:

a) La agresión a técnicos, jugadores, delegados, capitanes, directivos,

autoridades deportivas y público en general, siempre que la acción no

sea altamente lesiva.

b) La negativa a dirigir un encuentro o el alegar causas falsas para

evitar una designación.

c) La incomparecencia injustificada a un encuentro.

d) La suspensión de un encuentro sin la concurrencia de causas graves

que afecten a la seguridad de las personas o instalaciones.

e) La falta de informes sobre hechos ocurridos antes, durante o

después de un encuentro o la información maliciosa, equívoca o falsa, total

o parcial de las mismas que pudieran motivar la actuación improcedente

del Comité de Disciplina Deportiva o de Competición, en su caso.

f) Insultar o realizar gestos ofensivos, despectivos o vejatorios o

proferir amenazas hacia los actores de un encuentro, entrenadores, capitanes

o público en general.

g) No abonar al Comité Nacional de Árbitros los derechos

reglamentarios establecidos sobre sus honorarios de arbitraje.

En los supuestos previstos en los apartados c), d), e) y f) anteriores,

se impondrá también a los árbitros la pérdida de los derechos de arbitraje

y la subvención por desplazamiento si la hubiese.

4. De los clubes:

4.1 Cuando se produzcan incidentes graves del público o se perturbe

gravemente el desarrollo del encuentro, el club será sancionado con

clausura del local de juego de uno a tres encuentros.

4.2 El club que se niegue a satisfacer el recibo o recibos que el árbitro

le presente al cobro por el encuentro a disputar, bien antes de su

celebración, bien inmediatamente después de su conclusión, será sancionado

con pérdidas de tres puntos en la clasificación con independencia de la

obligatoriedad de abonar los honorarios al árbitro, obligación que satisfará

ya a través de la RFETM y en el plazo que fije el Comité de Disciplina

Deportiva.

4.3 La reincidencia en la falta de pago del recibo o recibos

correspondientes a los derechos de arbitraje se sancionarán con pérdida de

seis puntos en la clasificación.

5. De los Directivos:

5.1 Los directivos que intervengan en hechos consistentes en

estimular con cantidades en metálico, o evaluables en dinero, a un tercer

equipo para la obtención de un resultado positivo serán sancionados con

inhabilitación temporal para ocupar cargos de un mes a dos años. La

misma sanción se impondrá a los dirigentes del club a quién se hubieren

entregado dichas cantidades, si fuesen conniventes en el hecho, o cuando

no dándose esta circunstancia la conocieran y no la hubiesen evitado o

denunciado.

Artículo 209. Sanciones por infracciones leves.

1. Las observaciones formuladas a los árbitros, técnicos, directivos,

y demás autoridades deportiva en el ejercicio de sus funciones, de manera

que signifiquen una ligera incorrección, serán sancionadas con

apercibimiento.

2. La ligera incorrección con el público, compañeros y subordinados

será sancionada con inhabilitación temporal de hasta un mes.

3. La adopción de una actitud pasiva en el cumplimiento de las

órdenes e instrucciones recibidas de jueces, árbitros y autoridades deportivas

en el ejercicio de sus funciones será sancionada con inhabilitación temporal

de hasta un mes.

4. El descuido en la conservación y cuidado de los locales sociales,

instalaciones deportivas y otros medios materiales será sancionado con

apercibimiento.

5. En todos los casos anteriores, si el infractor percibiera retribución

por su labor, se le podrá imponer, además, una sanción de multa de hasta

50.000 pesetas.

6. La falta de contestación a los requerimientos, órdenes o

instrucciones emanados del Comité de Disciplina Deportiva será sancionado con

una multa de hasta 15.000 pesetas.

Las sanciones económicas indicadas sólo serán impuestas en los casos

en que los afectados perciban retribuciones por su labor.

Artículo 210. Sanciones por otras infracciones leves.

1. De los jugadores:

1.1 Serán sancionados con suspensión de uno a tres encuentros:

a) Los jugadores que insulten, ofendan, amenacen, coaccionen o

provoquen a otros jugadores, siempre que el hecho no constituya falta más

grave.

b) Los que se dirijan a árbitros, técnicos, dirigentes o autoridades

deportivas con expresiones o ademanes de menosprecio, siempre que no

constituya falta más grave.

c) Los que se expresen de forma gravemente atentatoria al decoro

debido al público.

d) Los que ofendan a algún espectador o espectadores con palabras,

gestos o ademanes.

e) Los que inciten o provoquen a otros contra alguna de las personas

señaladas en el apartado b) anterior sin que su propósito se consume.

f) Los que protesten insistente o reiteradamente a los árbitros.

g) Los que menosprecien notoriamente la autoridad de los árbitros,

siempre que el hecho no constituya falta más grave.

h) Los que protesten a los árbitros de forma colectiva, salvo que el

hecho constituya falta más grave.

i) Los que provoquen la animosidad del público.

2. De los entrenadores, capitanes, delegados de equipo, delegados de

campo y auxiliares:

2.1 Serán sancionadas con apercibimiento las personas enumeradas

que cometan las siguientes infracciones:

a) Formular observaciones en forma desconsiderada al árbitro.

b) Cometer actos de desconsideración hacia el árbitro, dirigentes,

autoridades deportivas, técnicos, jugadores o espectadores, siempre que

no constituyan faltas más graves.

c) Adoptar una actitud pasiva o negligente en el cumplimiento de

las instrucciones y órdenes del árbitro, desoyendo las mismas.

2.2 Serán sancionadas con la suspensión en sus funciones de uno

a tres encuentros por la comisión de las infracciones siguientes:

a) Insultar, ofender, amenazar, coaccionar o provocar a jugadores,

entrenadores, capitanes, delegados de equipo, delegados de campo y

auxiliares, siempre que el hecho no constituya falta más grave.

b) Dirigirse a cualquier árbitro, dirigentes, autoridades deportivas

y jugadores con expresiones o ademanes de menosprecio, siempre que

no constituya falta más grave.

c) El que se exprese de forma gravemente atentatoria al decoro debido

al público.

d) El que ofenda a algún espectador o espectadores con palabras,

gestos o ademanes.

e) El que incite o provoque a otros contra alguna de las personas

señaladas en el apartado b) anterior sin que su propósito se consume.

f) El que proteste insistente o reiteradamente al árbitro.

g) El que menosprecie notoriamente la autoridad del árbitro, siempre

que el hecho no constituya falta más grave.

h) El que provoque la animosidad del público.

3. De los árbitros: Serán sancionados con inhabilitación temporal de

hasta un mes los árbitros que cometiesen alguna de las siguientes

infracciones:

a) No personarse en el terreno de juego, perfectamente uniformado,

con la antelación reglamentaria al comienzo del encuentro o prueba.

b) El consentimiento de actitudes antideportivas de los actuantes en

un partido o encuentro y de los demás componentes de los bancos o sillas

reglamentarias sin sancionarles debidamente.

c) El incumplimiento de las obligaciones inherentes a la identidad

de los jugadores y autenticidad del acta.

d) La cumplimentación incorrecta o defectuosa del acta o la no

remisión de la misma, dentro del plazo previsto reglamentariamente, a los

órganos correspondientes.

e) El incumplimiento de sus obligaciones reglamentarias.

f) La falta de cumplimiento de un árbitro auxiliar de las instrucciones

de un árbitro principal sobre cualquier aspecto de sus obligaciones.

g) El comportamiento incorrecto y la falta de deportividad ante el

público y participantes cuando no constituya falta más grave.

4. De los clubes: Cuando se produzcan incidentes de público que no

tengan el carácter de grave o muy graves, el Club será sancionado con

apercibimiento y multa de hasta 5.000 pesetas. La misma sanción se

impondrá a los clubes que incumplan lo dispuesto en las normas reglamentarias

relativas a los locales de juego, sus condiciones técnicas y necesidad de

disponer de los elementos técnicos y materiales que reglamentariamente

son necesarios para disputar los partidos y encuentros.

5. De los directivos:

5.1 Serán sancionados con apercibimiento los directivos por las

siguientes infracciones:

a) Formular observaciones en forma desconsiderada al árbitro.

b) Cometer actos de desconsideración hacia el árbitro, dirigentes,

autoridades deportivas, técnicos, jugadores o espectadores, siempre que

no constituyan falta más grave.

c) Adoptar una actitud pasiva o negligente en el cumplimiento de

las instrucciones del árbitro, desoyendo las mismas.

5.2 Será sancionado con inhabilitación temporal de hasta un mes

el que se exprese de forma gravemente atentatoria al decoro debido al

público.

S ECCIÓN 3. a D E LA ALTERACIÓN DE RESULTADOS

Artículo 211.

Con independencia de las sanciones que puedan corresponder, los

órganos disciplinarios tendrán la facultad de alterar el resultado de encuentros,

pruebas o competiciones por causa de predeterminación mediante precio,

intimidación o simples acuerdos, del resultado de la prueba o competición;

en supuestos de alineación indebida y, en general, en todos aquellos en

los que la infracción suponga una grave alteración del orden del encuentro,

prueba o competición.

S ECCIÓN 4. a D E LA PRESCRIPCIÓN Y DE LA SUSPENSIÓN

Artículo 212. Prescripción, plazos y cómputo.

1. Las infracciones prescribirán a los tres años, al año o al mes, según

sean muy graves, graves o leves, comenzándose a contar el plazo de

prescripción al día siguiente de la comisión de la infracción.

El plazo de prescripción se interrumpirá por la iniciación del

procedimiento sancionador, pero si éste permaneciese paralizado un mes,

por causa no imputada a la persona o entidad sujeta a dicho procedimiento,

volverá a correr el plazo correspondiente, interrumpiéndose de nuevo la

prescripción al reanudarse la tramitación del expediente.

2. Las sanciones prescribirán a los tres años, al año o al mes, según

se trate de las que correspondan a infracciones muy graves, graves o leves,

comenzándose a contar el plazo de prescripción desde el día siguiente

a aquel en que adquiera firmeza la resolución por la que se impuso la

sanción, o desde que se quebrantase su cumplimiento si éste hubiera

comenzado.

Artículo 213. Régimen de suspensión de las sanciones.

1. A petición fundada y expresa del interesado, los órganos

disciplinarios deportivos podrán suspender razonablemente la ejecución de

las sanciones impuestas mediante el procedimiento ordinario, sin que la

mera interposición de las reclamaciones o recursos que contra las mismas

correspondan, paralicen o suspendan su ejecución.

2. Para las sanciones impuestas mediante el procedimiento

extraordinario, los órganos disciplinarios podrán suspender potestativamente la

sanción a petición fundada de parte.

3. Las sanciones consistentes en la clausura del recinto deportivo

se suspenderán automáticamente por la mera interposición del

correspondiente recurso.

4. En su caso, para el otorgamiento de la suspensión de la ejecutividad

de los actos recurridos se valorara si el cumplimiento de la sanción puede

producir perjuicios de difícil o imposible reparación.

CAPÍTULO VIII

Los procedimientos disciplinarios. Principios generales

Artículo 214.

Únicamente se podrán imponer sanciones disciplinarias en virtud de

expediente instruido al efecto con arreglo a los procedimientos regulados

en el presente Título.

Artículo 215.

La Secretaría General de la RFETM llevará un adecuado sistema de

registro de sanciones impuestas, a los efectos, entre otros, de la posible

apreciación de causas modificativas de la responsabilidad y del cómputo

de los plazos de prescripción de infracciones y sanciones. El registro será

llevado de acuerdo con las instrucciones que reciba del Comité de

Disciplina Deportiva, el cual se ocupará igualmente de su supervisión y control.

Artículo 216. Condiciones de los procedimientos.

1. Son condiciones generales y mínimas de los procedimientos

disciplinarios:

a) Los jueces y árbitros ejercen la potestad disciplinaria durante el

desarrollo de los encuentros o pruebas, de forma inmediata. Los afectados

por las decisiones de los jueces y árbitros, en el ejercicio de su potestad

disciplinaria, podrán reclamar al Comité de Disciplina Deportiva de

acuerdo con lo regulado en el procedimiento ordinario. Será requisito

indispensable consignar en el acta del encuentro o partido individual o de

dobles que se va a reclamar.

b) En el seno del Procedimiento Ordinario se incluirá un trámite

adecuado para el cumplimiento de la audiencia al interesado. En cualquier

caso, el presunto infractor tendrá derecho a conocer, antes de que caduque

dicho trámite, la acusación contra él formulada, a efectuar las oportunas

alegacionesyalaproposición de pruebas.

2. Las actas suscritas por los jueces o árbitros del encuentro, prueba

o competición, constituirán medio documental necesario en el conjunto

de la prueba de infracciones a las reglas y normas deportivas. Igual

naturaleza tendrán las ampliaciones o aclaraciones a las mismas suscritas por

los propios jueces o árbitros, bien de oficio, bien a solicitud de los órganos

disciplinarios.

Ello, no obstante, los hechos relevantes para el procedimiento y su

resolución podrán acreditarse por cualquier medio o prueba, pudiendo

los interesados proponer directamente cuantas sean de interés para la

correcta resolución del expediente.

3. Cualquier persona o entidad cuyos derechos o intereses legítimos

puedan verse afectados por la sustanciación de un procedimiento

disciplinario deportivo podrá personarse en el mismo, teniendo, desde entonces

y a los efectos de notificación y de proposición y práctica de la prueba,

la consideración de interesado.

En materias de su competencia, la Comisión Nacional Contra la

Violencia en los Espectáculos Deportivos y la Comisión Nacional Antidopaje

estarán legitimadas para instar a la RFETM la apertura de procedimientos

disciplinarios, así como para recurrir ante el Comité Español de Disciplina

Deportiva las resoluciones que recaigan. En cualquier caso, será obligatoria

la comunicación a las respectivas Comisiones de cualquier hecho que pueda

ser constituido de infracción en las materias de su competencia y de los

procedimientos que en las mismas se instruyan, en un plazo máximo de

diez días, a contar, según correspondan, desde su conocimiento o incoación.

4. Cuando existan dos o más órganos disciplinarios que puedan

conocer necesariamente de un determinado asunto, una misma persona no

podrá pertenecer a más de uno de dichos órganos.

Artículo 217.

1. Los órganos disciplinarios deportivos competentes deberán, de

oficio o a instancia del instructor del expediente, comunicar al Ministerio

Fiscal aquellas infracciones que pudieran revestir carácter de delito o

falta penal.

2. En cada supuesto concreto, los órganos disciplinarios valorarán

las circunstancias que concurran en el mismo, a fin de acordar

motivadamente la suspensión o la continuación del expediente disciplinario

deportivo hasta su resolución e imposición de sanciones si procediera.

3. En el caso de que se acordara la suspensión del procedimiento,

podrán adoptarse medidas cautelares mediante providencia notificada a

todas las partes interesadas.

Artículo 218.

En el supuesto de que un mismo hecho pudiera dar lugar a la

responsabilidad administrativa prevista en el artículo 5.2 del Real Decreto

1591/1992, de 23 de diciembre, sobre disciplina deportiva, y a

responsabilidad de índole deportiva, los órganos disciplinarios deportivos

comunicarán a la autoridad correspondiente los antecedentes de que dispusieran

con independencia de la tramitación del procedimiento disciplinario

deportivo.

Cuando los órganos disciplinarios deportivos tuvieran conocimiento

de hechos que pudieran dar lugar, exclusivamente, a responsabilidad

administrativa, darán traslado sin más de los antecedentes de que dispongan

a la autoridad competente.

CAPÍTULO IX

El procedimiento ordinario

Artículo 219.

El procedimiento ordinario se aplicará para la imposición de sanciones

por infracción de las reglas del juego o de la competición.

Artículo 220.

El Comité de Disciplina Deportiva de la Real Federación Española de

Tenis de Mesa resolverá, con carácter general, sobre las incidencias,

anomalías e informes que se reflejen en las actas de juego y en los informes

complementarios que emitan los árbitros, delegados federativos o

informadores designados por el propio Comité.

Artículo 221.

Se admitirán y resolverán las reclamaciones, alegaciones e informes

que se formulen por escrito dentro de las setenta y dos horas siguientes

a la finalización del partido o encuentro. Las formulaciones se harán

directamente al Comité de Disciplina Deportiva de la Real Federación Española

de Tenis de Mesa.

Artículo 222.

Pasados dichos plazos, el Comité de Disciplina Deportiva no estará

obligado a admitir más alegaciones que las que requiera expresamente.

Artículo 223.

No se aceptará, ni se entrará en el fondo de ninguna reclamación,

alegación o informe, respecto de un partido o encuentro, si carece de

alguno de los requisitos regulados en éste capítulo.

Artículo 224.

El órgano disciplinario, para tomar sus decisiones, tendrá en cuenta

los informes, alegaciones y reclamaciones presentadas y aceptadas según

lo dispuesto en el artículo anterior, pudiendo también tomar en

consideración otros informes que estime oportunos.

Artículo 225.

Los elementos que tomará en consideración el Comité de Disciplina

Deportiva para resolver serán:

a) El acta del partido o encuentro como documento necesario e

ineludible.

b) El informe arbitral adicional al acta, si lo hubiese.

c) El informe del delegado federativo, si lo hubiese.

d) El informe emitido por los observadores designados por el Comité,

si los hubiese.

e) Las alegaciones de los interesados.

f) Cualquier otro testimonio cuyo valor probatorio se apreciara

discrecionalmente.

Artículo 226.

Se considerará evacuado el trámite de audiencia al interesado por la

entrega del Acta del partido o encuentro al mismo y por el transcurso

de las setenta y dos horas a que se refiere este capítulo.

Artículo 227.

Si existiese informe adicional del acta emitido por los árbitros, o

informes del delegado federativo, de informadores designados por el propio

Comité, o por cualquier otro que no pudiera ser conocido por el interesado,

antes de adoptar el fallo, se deberá dar traslado de dichos informes a

los interesados en el plazo de cinco días hábiles, para que en el término

de cinco días hábiles desde su recepción manifiesten lo que estimen

oportuno en su descargo y en la forma establecida en este capítulo.

Artículo 228.

El órgano disciplinario podrá actuar no sólo a la vista del acta de

juego, sino por informe arbitral, reclamación de parte o de oficio por

conocimiento directo de hechos que considere puedan ser constituidos de falta,

relacionada siempre con encuentros y partidos oficiales, dando audiencia

al interesado en su caso, conforme a lo establecido en el artículo anterior.

Artículo 229.

El órgano disciplinario gozará de plena libertad en la apreciación y

valoración de pruebas, antecedentes e informes.

Artículo 230.

En las notificaciones constará el texto íntegro de la resolución, con

la indicación de si es o no definitiva, la expresión de las reclamaciones

o recursos que procedan, órgano ante el que hubieran de presentarse y

plazo para interponerlas.

Artículo 231.

Las resoluciones serán comunicadas por escrito a las partes afectadas.

CAPÍTULO X

El procedimiento extraordinario

Artículo 232. Principios informadores.

El procedimiento extraordinario, que se tramitará para las sanciones

correspondientes a las infracciones a las normas deportivas generales,

se ajustará a los principios y reglas de la legislación

generalyaloestablecido en el Real Decreto 1591/1992, de 23 de diciembre, sobre disciplina

deportiva.

Artículo 233. Iniciación del procedimiento.

1. El procedimiento se iniciará por providencia del órgano competente

de oficio, a solicitud del interesado o a requerimiento del Consejo Superior

de Deportes. La incoación de oficio se podrá producir por iniciativa del

propio órgano o en virtud de denuncia motivada.

2. A tal efecto, al tener conocimiento sobre una supuesta infracción

de las normas deportivas, el órgano competente para instruir el expediente

podrá acordar la instrucción de una información reservada antes de dictar

la Providencia en que se decida la incoación del expediente o, en un caso,

el archivo de las actuaciones.

Artículo 234. Nombramiento de instructor. Registro de la Providencia

de Incoación.

1. La providencia que inicie el expediente disciplinario contendrá

el nombramiento de instructor, que deberá ser Licenciado en Derecho,

a cuyo cargo correrá la tramitación del mismo.

2. En los casos en que se estime oportuno la providencia que inicie

el expediente disciplinario contendrá también el nombramiento de un

Secretario que asista al Instructor en la tramitación de la misma.

3. La providencia de incoación se inscribirá en los registros

establecidos conforme a lo previsto en este régimen disciplinario.

Artículo 235. Abstención y recusación.

1. Al instructor y, en su caso, al Secretario les son de aplicación

las causas de abstención y recusación previstas en la legislación del Estado

para el procedimiento administrativo común.

2. El derecho de recusación podrá ejercerse por los interesados en

el plazo de tres días hábiles, a contar desde el siguiente al que tengan

conocimiento de la correspondiente providencia de nombramiento, ante

el mismo órgano que la dictó, quién deberá resolver en el término de

tres días.

3. Contra las resoluciones adoptadas no se dará recurso, sin perjuicio

de la posibilidad de alegar la recusación al interponer el recurso

administrativo o jurisdiccional, según proceda, contra el acto que ponga fin

al procedimiento.

Artículo 236. Medidas provisionales.

1. Iniciado el procedimiento y con sujeción al principio de

proporcionalidad, el órgano competente para su incoación podrá adoptar las

medidas provisionales que estime oportunas para asegurar la eficacia de

la resolución que pudiera recaer. La adopción de medidas provisionales

podrá producirse en cualquier momento del procedimiento, bien de oficio,

bien por moción razonada del instructor. El acuerdo de adopción deberá

ser debidamente motivado.

2. No se podrán dictar medidas provisionales que puedan causar

perjuicios irreparables.

Artículo 237. Impulso de oficio.

El instructor ordenará la práctica de cuantas diligencias sean adecuadas

para la determinación y comprobación de los hechos, así como para la

fijación de las infracciones susceptibles de sanción.

Artículo 238. Prueba.

1. Los hechos relevantes para el procedimiento podrán acreditarse

por cualquier medio de prueba, una vez que el instructor decida la apertura

de la fase probatoria, la cual tendrá una duración no superior a quince

días hábiles ni inferior a cinco, comunicando a los interesados con

suficiente antelación el lugar y el momento de la práctica de las pruebas.

2. Los interesados podrán proponer, en cualquier momento anterior

a la fase probatoria, la práctica de cualquier prueba o aportar directamente

las que resulten de interés para la adecuada y correcta resolución del

expediente.

Contra la denegación expresa o tácita de la prueba propuesta por los

interesados, éstos podrán plantear reclamación, en el plazo de tres días

hábiles, ante el órgano competente para resolver el expediente, quién

deberá pronunciarse en el término de otros tres días. En ningún caso, la

interposición de la reclamación paralizará la tramitación del expediente.

Artículo 239. Acumulación de expedientes.

Los órganos disciplinarios deportivos podrán, de oficio a solicitud del

interesado, acordar la acumulación de expedientes cuando se produzcan

las circunstancias de identidad o analogía razonable y suficiente, de

carácter subjetivo u objetivo, que hicieran aconsejable la tramitación y resolución

únicas. La providencia de acumulación será comunicada a los interesados

en el Procedimiento.

Artículo 240. Pliego de cargos y propuesta de resolución.

1. A la vista de las actuaciones practicadas, y en un plazo no superior

a un mes contado a partir de la iniciación del procedimiento, el instructor

propondrá el sobreseguimiento o formulará el correspondiente pliego de

cargos, comprendiendo en el mismo los hechos imputados, las

circunstancias concurrentes y las supuestas infracciones, así como las sanciones

que pudieran ser de aplicación. El instructor podrá, por causas justificadas,

solicitar la ampliación del plazo referido al órgano competente para

resolver.

2. En el pliego de cargos el instructor presentará una propuesta de

resolución que será notificada a los interesados para que en el plazo de

diez días hábiles manifiesten cuantas alegaciones consideren convenientes

en defensa de sus derechos o intereses.

Asimismo, en el pliego de cargos, el instructor deberá proponer el

mantenimiento o levantamiento de las medidas provisionales que, en su

caso, se hubieran adoptado.

3. Transcurrido el plazo señalado en el apartado anterior, el

instructor, sin más trámite, elevará el expediente al órgano competente para

resolver, al que se unirán, en su caso, las alegaciones presentadas.

Artículo 241. Resolución.

La resolución del órgano competente pone fin al expediente

disciplinario deportivo y habrá de dictarse en el plazo máximo de diez días hábiles,

a contar desde el siguiente al de la elevación del expediente por el

instructor.

CAPÍTULO XI

Disposiciones comunes

Artículo 242. Plazo, medio y lugar de las notificaciones.

1. Toda providencia o resolución que afecte a los interesados en el

procedimiento disciplinario deportivo, regulado en el presente régimen

disciplinario, será notificada a aquéllos en el plazo más breve posible y

con el límite máximo de diez días hábiles.

2. Las notificaciones se realizarán de acuerdo con las normas previstas

en la legislación del procedimiento administrativo común.

Artículo 243. Comunicación pública y efectos de las notificaciones.

Con independencia de la notificación personal, podrá acordarse la

comunicación pública de las resoluciones sancionadoras, respetando el

derecho al honor y la intimidad de las personas conforme a la legalidad

vigente.

No obstante, las providencias y las resoluciones no producirán efecto

para interesados hasta su notificación personal, salvo en los supuestos

previstos en el artículo siguiente.

Artículo 244. Eficacia excepcional de la comunicación pública.

1. En el supuesto de que una determinada sanción, o acumulación

de las mismas, impuesta durante el desarrollo de un partido o encuentro,

conlleve automáticamente otra sanción accesoria o complementaria,

bastará la comunicación pública del órgano disciplinario competente para

actuar en primera instancia en esa prueba o competición para que la

sanción sea ejecutiva, sin perjuicio de la obligación del órgano de proceder

a la notificación personal.

2. Lo anterior resultará de aplicación en todos los supuestos de

sanciones impuestas por los árbitros o jueces-árbitros en el desarrollo de

un partido o encuentro y que conlleve automáticamente otra sanción

accesoria o complementaria, de acuerdo con las infracciones tipificadas en

este régimen disciplinario.

3. Contra las sanciones a las que se alude en los apartados anteriores

cabrán los recursos que se establecen en este régimen disciplinario. El

plazo para la interposición de los mismos se abrirá desde el momento

de la publicación de la imposición de la sanción accesoria o complementaria

o de la principal, en su caso, y se prolongará hasta que concluya el previsto

en este régimen disciplinario, contado a partir de la notificación personal

al interesado.

Artículo 245. Contenido de las notificaciones.

Todas las notificaciones deberán contener el texto íntegro de la

resolución con la indicación de si es o no definitiva, la expresión de las

reclamaciones o recursos que procedan, órganos ante el que hubieran de

presentarse y plazo para interponerlas.

Artículo 246. Motivación de las providencias y resoluciones.

Las providencias y resoluciones deberán ser motivadas en los casos

previstos en la legislación del Estado sobre procedimiento administrativo

común y cuando así se disponga en el Real Decreto sobre Disciplina

Deportiva o en el resto de la normativa deportiva.

Artículo 247. Plazos de los recursos y órganos ante los que interponerlos.

1. Las resoluciones disciplinarias dictadas en primera instancia y que

no agoten la vía administrativa podrán ser recurridas, en el plazo máximo

de diez días hábiles, ante el Comité de Disciplina Deportiva de la Real

Federación Española de Tenis de Mesa.

2. Las resoluciones dictadas por la RFETM en materia de disciplina

deportiva de ámbito estatal y que agoten la vía federativa podrán ser

recurridas, en el plazo máximo de quince días hábiles, ante el Comité

Español de Disciplina Deportiva.

Artículo 248. Ampliación de plazos en la tramitación de expedientes.

Si concurrieran circunstancias excepcionales en el curso de la

instrucción de un expediente disciplinario deportivo, los órganos competentes

para resolver podrán acordar la ampliación de los plazos previstos hasta

un máximo de tiempo que no rebase la mitad, corregida por exceso, de

aquéllos.

Artículo 249. Obligaciones de resolver.

Las peticiones o reclamaciones planteadas ante los órganos

disciplinarios deportivos deberán resolverse de manera expresa en el plazo no

superior a quince días. Transcurrido dicho plazo se entenderán

desestimadas.

Artículo 250. Cómputo de plazos de recursos o reclamaciones.

El plazo para formular recursos o reclamaciones se contará a partir

del día siguiente hábil al de la notificación de la resolución o providencia,

si éstas fueran expresas. Si no lo fueran el plazo será de quince días

hábiles, a contar desde el siguiente al que deban entenderse desestimadas

las peticiones, reclamaciones o recursos, conforme a lo dispuesto en este

régimen disciplinario.

Artículo 251. Contenido de las resoluciones que decidan sobre recursos.

1. La resolución de un recurso confirmará, revocará o modificará

la decisión recurrida, no pudiendo, en caso de modificación, derivarse

mayor perjuicio para el interesado cuando éste sea el mismo concurrente.

2. Si el órgano competente para resolver estimase la existencia de

vicio formal, podrá ordenar la retroacción del procedimiento hasta el

momento en que se produjo la irregularidad, con indicación expresa de

la fórmula para resolverla.

Artículo 252. Desestimación presunta de recursos.

La resolución expresa de los recursos deberá producirse en un plazo

no superior a treinta días.

En todo caso, y sin que ello suponga la exención del deber de dictar

resolución expresa, transcurridos treinta días hábiles sin que se dicte y

notifique la resolución del recurso interpuesto, se entiende que éste ha

sido desestimado, quedando expedita la vía procedente.

Para las resoluciones que deba dictar el Comité Español de Disciplina

Deportiva, los plazos se ajustarán a la legislación sobre el procedimiento

administrativo común.

CAPÍTULO XII

Conflictos de competencias

Artículo 253.

Los conflictos positivos o negativos que, sobre la tramitación o

resolución de asuntos, se susciten entre órganos disciplinarios de la

organización deportiva de ámbito estatal serán resueltos por el Comité Español

de Disciplina Deportiva.

CAPÍTULO XIII

Del Comité Español de Disciplina Deportiva

Artículo 254.

El Comité Español de Disciplina Deportiva es el órgano de ámbito

estatal adscrito orgánicamente al Consejo Superior de Deportes que,

actuando con independencia de éste, decide en última instancia en vía

administrativa las cuestiones de su competencia.

Las resoluciones del Comité Español de Disciplina Deportiva podrán

ser objeto de recurso en el orden jurisdiccional contencioso-administrativo.

Artículo 255.

El Título III del Real Decreto 1591/1992, de 23 de diciembre, sobre

Disciplina Deportiva regula competencias composición y todo lo referente

al funcionamiento del Comité Español de Disciplina Deportiva.

CAPÍTULO XIV

Disposiciones adicionales y transitorias y disposiciones derogatoria

y final del Real Decreto de Disciplina Deportiva

Artículo 256.

Serán de aplicación en el régimen disciplinario regulado en este Título,

las disposiciones adicionales y transitorias y las disposiciones derogatoria

y final contenidas en el Real Decreto 1591/1992, de 23 de diciembre, sobre

Disciplina Deportiva.

Disposición transitoria única.

Se consideran integradas en la Real Federación Española de Tenis

de Mesa a todas las Federaciones de Ámbito Autonómico actualmente

existentes, salvo expresa manifestación en contrario.

Disposiciones finales.

Primera.-Quedan derogados los Estatutos de la RFETM, hasta ahora

vigentes, aprobados por la Comisión Directiva del Consejo Superior de

Deportes en 1985.

Segunda.-El presente Estatuto entrará en vigor el día siguiente al de

la notificación de su aprobación por la Comisión Directiva del Consejo

Superior de Deportes, sin perjuicio de su posterior publicación en el

"Boletín Oficial del Estado".