Mis Leyes

Ficha de esta disposición

Título :
RESOLUCION de 8 de julio de 2005, de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales, por la que se incoa expediente y se abre un periodo de información pública para la realización del traslado del Claustrillo Alto del Palacio del Abad, del Real Monasterio de Santa María de la Valldigna en Simat de Valldigna, en Valencia
Estado :
Vigente
Nº de Disposición :
0
Boletín Oficial :
BOE 183/2005
Fecha Disposición :
08/07/2005
Fecha Publicación :
02/08/2005
Órgano Emisor :
MINISTERIO DE CULTURA
RESOLUCIÓN de 8 de julio de 2005, de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales, por la que se incoa expediente y se abre un periodo de información pública para la realización del traslado del Claustrillo Alto del Palacio del Abad, del Real Monasterio de Santa María de la Valldigna en Simat de Valldigna, en Valencia.

Vista la propuesta presentada por la Generalitat Valenciana para trasladar por causa de interés social el monumento denominado Claustrillo Alto del Palacio del Abad desde su actual emplazamiento en el Canto del Pico en Torrelodones (Madrid) a su lugar de procedencia en el citado Real Monasterio de Santa María de la Valldigna en Simat de Valldigna en Valencia.

Considerando que el Ministerio de Cultura tiene competencia para entender en dicho asunto, según el artículo 6.º b) y 18 de la Ley 16/1985, de 25 de junio, de Patrimonio Histórico Español.

Considerando que la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, como institución consultiva, y al amparo del artículo 3.2 de la citada ley, ha emitido informe favorable a dicho traslado, por estimar que ello optimiza las condiciones de conservación y mantenimiento de dicho monumento y lo restituye a su entorno originario.

Esta Dirección General ha resuelto tener por incoado expediente para realizar el traslado del monumento denominado Claustrillo Alto del Palacio del Abad, del Real Monasterio de Santa María de la Valldigna, y asimismo disponer la apertura de un periodo de información pública, a fin de que cuantos tengan interés en el asunto puedan examinar el expediente y alegar lo que estimen conveniente en orden a dicho traslado, durante el plazo de veinte días hábiles, a contar desde el día siguiente a la publicación de la presente Resolución, en la Subdirección General de Protección de Patrimonio Histórico, Ministerio de Cultura, plaza del Rey, n.º 1, de Madrid.

Asimismo se dará el oportuno trámite de audiencia a la Comunidad Autónoma de Madrid, a la Generalitat Valenciana, actual propietaria del Claustrillo Alto del Palacio del Abad y a la empresa propietaria de la Casa del Canto del Pico, Stoyan Holding Limited.

A efectos de lo dispuesto en el artículo 12.1 del Real Decreto 111/1986, de 10 de enero, de desarrollo parcial de la Ley 16/1985, modificado por el Real Decreto 64/1994, de 21 de enero, la descripción del bien, así como el plano donde figura la zona de nueva ubicación del inmueble, se publican como anexo a la presente Resolución.

La presente Resolución se publicará en el «Boletín Oficial del Estado» de acuerdo con el artículo 12.2 del Real Decreto 111/1986, de 10 de enero, de desarrollo parcial de la Ley 16/1985, modificado por el Real Decreto 64/1994, de 21 de enero,

Lo que se hace público a los efectos oportunos.

Madrid, 8 de julio de 2005.–El Director General, Julián Martínez García.

ANEXO QUE SE CITA

Descripción

El Claustrillo Alto del Palacio del Abad es una singular pieza arquitectónica dentro del conjunto cisterciense del Monasterio de Santa María de la Valldigna, que estuvo situado en el Monasterio hasta el año 1922, posteriormente a esta fecha fue trasladado a la Casa del Canto del Pico, donde se encuentra en la actualidad.

Fue el Abad Aranyó quien, durante su mandato al frente del cenobio cisterciense entre los años 1357 y 1387, construyó el Claustrillo Alto en el Palacio del Abad del Monasterio. De forma rectangular, situada sobre un pequeño patio que cierra su perímetro por un conjunto de arcos apuntados de piedra labrada, que descansa sobre capiteles moldurados, blasonados con los escudos del Abad Aranyó y de la Corona de Aragón. Ofrece un inusitado interés por su valor histórico, artístico, paisajístico y social, dado el especial significado espiritual, político, histórico y cultural del citado Monasterio para el antiguo Reino de Valencia, hoy Comunidad Valenciana.

Este Claustrillo, de las características arquitectónicas y decorativas del gótico mediterráneo de la época, se construyó utilizando la piedra de las canteras que estaban en explotación en la zona en aquel tiempo: piedra caliza de Buixcarró para los muros, antepechos y arcos, y piedra arenisca de Barxeta para los fustes de las columnillas, capiteles y partes ornamentales en jambas y escudos. Los motivos esculpidos, de finísima labra, son los escudos de la Corona de Aragón y los del propio Abad, además de otras decoraciones de hojas y flores.

Está colocado según sus tres lienzos de arquerías, formando el cierre de una terraza elevada adosada a una de las fachadas de la casa. Se trasladaron la mayor parte de las piezas, tanto de los arcos como de su antepecho y alféizar, sin embargo su colocación y dimensiones perimetrales no coinciden exactamente con el perímetro original que ocupó en la Valldigna. Las diferencias se absorbieron en las esquinas. También hay que señalar que las columnillas de los ángulos están colocadas en la posición contraria a la original, así como la albardilla perimetral.

Las condiciones geográficas y climatológicas del nuevo emplazamiento, situado a más de mil metros sobre el nivel del mar, totalmente inapropiadas para la conservación de las piedras, de escasa compacidad, están influyendo negativamente sobre la piedra caliza de Biuxcarró y la piedra arenisca de Barxeta, causando importantes deterioros en el Claustrillo. La composición pétrea de las piezas no corresponde a las de la zona (graníticas), más adaptadas a las heladas y grandes diferencias de temperatura (mayor altura) del entorno, así como a la acción del viento. A este deterioro contribuye la deficiente construcción realizada en su día, utilizando anclajes metálicos para sujeción de las columnas, lo que ha producido importantes agrietamientos en los fustes, con erosiones generalizadas y pérdida de masa pétrea.

Todas estas circunstancias hacen aconsejable la restitución del claustro a su emplazamiento originario del que nunca debió ser trasladado, contribuyendo con ello a la recuperación de este extraordinario monumento valenciano que, fruto de un cuidadoso proceso de restauración, va recuperando buena parte de su esplendor perdido.

Desde un punto de vista histórico y de interés social, nos tendríamos que remontar a la Desamortización de 1835 que fue la que acarreó el expolio y destrucción de numerosos bienes inmuebles del patrimonio eclesiástico. El proceso de venta de la arquería del Claustro del Abad, durante los años 20 del pasado siglo, muestra los criterios vigentes en la sociedad de la época.

Sólo en tiempos muy recientes, especialmente a partir de los años 80, comienza a percibirse un determinado cambio de actitud acerca de este patrimonio inmueble. El Real Monasterio de Santa María de la Valldigna fue declarado monumento histórico-artístico en 1970, habiendo sido adquirido por la Generalitat Valenciana en 1991, que desde 1998 viene realizando importantes obras de restauración, mantenimiento, recuperación y puesta en valor del conjunto.

En consecuencia, se generó un vuelco positivo en la percepción de los valores del inmueble, surgiendo un cúmulo de estudios acerca de su estructura, de los elementos arquitectónicos que aún permanecen, de las posibilidades de su reconstrucción, de sus contenidos históricos y de sus valores identitarios.

El Claustrillo fue adquirido a título de dueño por la Generalitat Valenciana a los propietarios del Canto del Pico, con objeto de proceder al retorno del mismo a su ubicación originaria, dentro del marco de las actuaciones de rehabilitación integral del Monasterio.

Se ha extendido un estado de conciencia entorno al significado del Monasterio, habiendo surgido la necesidad social de conservarlo, desde una posición respetuosa, puesto que ha formado a formar parte del «imaginario colectivo» y de la identidad del pueblo valenciano, habiéndose rescatado el contenido espiritual del edificio.

La fortaleza y el vigor con que estos factores han intervenido sobre el significado que en la actualidad el Real Monasterio de Santa María de la Valldigna para los valencianos, lo han convertido en el proyecto de recuperación histórica vinculado a bienes inmuebles más importante de la Comunidad Valenciana.

Ver MAPA