Mis Leyes

Ficha de esta disposición

Título :
RESOLUCIÓN de 5 de octubre de 2001, del Organismo Autónomo Parques Nacionales, por la que se dispone la publicación de las cuentas anuales del organismo
Estado :
Vigente
Nº de Disposición :
0
Boletín Oficial :
BOE 268/2001
Fecha Disposición :
05/10/2001
Fecha Publicación :
08/11/2001
Órgano Emisor :
MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE
RESOLUCIÓN de 5 de octubre de 2001, del Organismo Autonomo Parques Nacionales, por la que se dispone la publicación de las cuentas anuales del organismo.

La Orden del Ministerio de Hacienda, de 28 de junio de 2000, por la que se regula la obtención y rendición de cuentas a través de soporte informático, para los organismos públicos a los que sea de aplicación la instrucción de contabilidad para la Administración Institucional del Estado, en su apartado primero, punto 6, establece que los organismos públicos deberán publicar el resumen de sus cuentas anuales, al objeto de que todos los posibles destinatarios de la información puedan disponer de datos sobre la actividad desarrollada en estos organismos.
De conformidad con lo establecido, y una vez aprobadas las cuentas anuales del organismo, con fecha 12 de septiembre de 2001, se dispone la publicación de las mismas para el general conocimiento.

Madrid, 5 de octubre de 2001.-La Presidenta, Carmen Martorell Pallás.

ANEXO

Parques Nacionales

Ver ANEXO 1

Ver ANEXO 2

Ver ANEXO 3

Ver ANEXO 4

Ver ANEXO 5

Actividades del Organismo Autónomo Parques Nacionales
1. Marco competencial y posición administrativa

Por Real Decreto 758/1996, de 5 de mayo, de reestructuración de Departamentos ministeriales, se creó el Ministerio de Medio Ambiente, con el objeto de concentrar las competencias que, en materia ambiental, se desarrollaban por la Administración General del Estado, hasta esa fecha de forma dispersa. Con ello España se venía a sumar a un modelo de organización de la Administración generalizado ya en la mayoría de los países y, en cualquier caso, común con el resto de los que constituyen la Unión Europea.
A este Real Decreto de creación le sucedieron otros Reglamentos que completaron el esquema organizativo del Departamento. Así, por ejemplo, el Real Decreto 839/1996, de 10 de mayo, por el que se establece la estructura orgánica básica de diversos Departamentos ministeriales, y el Real Decreto 1894/1996, de 2 de agosto, de estructura orgánica básica del Ministerio de Medio Ambiente, que poco a poco han ido conformando el campo competencial de este último, particularmente en lo que se refiere al ámbito específico de la conservación de la naturaleza.
Este marco organizativo supuso la adscripción del Organismo Autónomo Parques Nacionales, creado por Real Decreto 1055/1955, de 23 de junio, por el que se modificaba parcialmente la estructura orgánica básica del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, al nuevo Ministerio de Medio Ambiente. En efecto, este Real Decreto suprimía el ICONA y el IRYDA, creando sendas Direcciones Generales en los ámbitos del desarrollo rural y la conservación de la naturaleza, y, complementariamente, y creaba un nuevo organismo autónomo de carácter administrativo, denominado Parques Nacionales, que recogía básicamente las antiguas competencias del ICONA en materia de Parques Nacionales y gestión patrimonial, así como otras competencias residuales de gestión pertenecientes a los dos organismos autónomos extinguidos.
Todas estas modificaciones, sin embargo, han ido bastante más allá de una mera reestructuración organizativa. En efecto, el modelo de funcionamiento del nuevo organismo autónomo se aparta muy considerablemente de los tradicionales criterios de gestión de los extintos ICONA e IRYDA, tanto en lo que se refiere a la gestión específica de los Parques Nacionales, como en la necesidad de abrir éstos a nuevas demandas sociales y nuevos compromisos. Pero, además, la propia distribución competencial entre el Estado y las Comunidades Autónomas en la materia ha cambiado a lo largo de los últimos años y, en particular, se ha visto afectada por la sentencia 102/1995, de 25 de junio, del Tribunal Constitucional sobre la Ley 4/1989, de 27 de marzo, de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestre, que zanja definitivamente muchas de las cuestiones pendientes de resolver en este ámbito y que se ha substanciado con la promulgación de una Ley, la Ley 41/1997, de 5 de noviembre, de modificación de la Ley 4/1989, donde se recoge el nuevo modelo de gestión compartida entre la Administración General del Estado y las Administraciones de las Comunidades Autónomas implicadas. Con posterioridad, la norma ha sido objeto de desarrollo mediante el Real Decreto 1760/1998, de 31 de julio, por el que se determina la composición y funcionamiento del Consejo de la Red de Parques Nacionales, de las Comisiones Mixtas de Gestión de dichos Parques y de sus Patronatos. En este último se delinea más concretamente cual es el marco de funcionamiento de los Parques Nacionales dentro de un modelo de gestión compartida con las Comunidades Autónomas en cuyos territorios se sitúan éstos. El sistema se ha completado posteriormente con el Real Decreto 940/1999, por el que se aprueba el régimen de subvenciones públicas estatales en las áreas de influencia socioeconómica de los Parques Nacionales, y, en particular, por el Real Decreto 1803/1999, por el que se aprueba el Plan Director de la Red de Parques Nacionales, en donde se contienen y contemplan las directrices generales para la gestión coordinada de la Red de Parques Nacionales, las directrices para la planificación en Parques Nacionales, así como el programa de actuaciones coordinadas de la Red de Parques Nacionales.
Con posterioridad, el Gobierno ha aprobado un nuevo Real Decreto de estructura orgánica del Ministerio de Medio Ambiente, el 55/2000, en que no contempla, prácticamente, ninguna modificación en el "status" organizativo del Organismo Autónomo Parques Nacionales.
En tal sentido, las funciones del organismo autónomo, de acuerdo con las normas mencionadas con anterioridad, son las que se relacionan a continuación:
a) Todas las relacionadas con el ejercicio de la competencia de la Administración General del Estado en materia de Parques Nacionales. En particular la planificación y gestión de la Red de Parques Nacionales de forma compartida con las Comunidades Autónomas.
b) La coordinación con las Comunidades Autónomas de la gestión compartida de los Parques Nacionales. En particular, el organismo autónomo es el encargado de coordinar el funcionamiento de las Comisiones Mixtas de Gestión de los diferentes Parques Nacionales, tanto en sus aspectos organizativos como técnicos y jurídicos.
c) Las relativas al funcionamiento, asistencia y apoyo del Consejo de la Red de Parques Nacionales.
d) La tutela de los Patronatos, órganos de participación social, de los Parques Nacionales.
e) La planificación y gestión de los montes, fincas y bienes patrimoniales que le fueron adscritos en el momento de su creación.
f) La planificación y gestión de otros espacios naturales protegidos en la medida que se mantengan competencias por la Administración Genr ral del Estado.
g) Las ligadas al desarrollo de la Red de Parques Nacionales y a la ejecución del Plan Director de la Red de Parques Nacionales en el ámbito nacional e internacional.
h) Las de promover el desarrollo sostenible mediante la regulación y concesión de ayudas técnicas, económicas y financieras en las áreas de influencia socioeconómica de los Parques Nacionales.
i) La gestión administrativa del Centro Nacional de Educación Ambiental, que desarrolla las funciones y competencias que, en materia de educación ambiental, están atribuidas al Departamento, sin perjuicio de la dependencia funcional directa del Secretario general de Medio Ambiente.
j) El desarrollo de aquellos convenios y contratos que puedan permanecer aún vigentes, suscritos por los extintos organismos autónomos Instituto Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ICONA) e Ins tituto Nacional de Reforma y Desarrollo Agrario (IRYDA), y referidos a materias reseñadas en los apartados anteriores.

2. Estructura organizativa básica Y organización contable

Durante el año 2000 se ha continuado con la puesta en marcha de la estructura organizativa del organismo autónomo, aprobada con fecha 2 de febrero de 1998, al mismo tiempo que se ultimaba la redacción del Plan Director de la Red de Parques Nacionales (aprobado por Real Decreto 1803/1999, de 26 de noviembre), donde se concreta el desarrollo de las funciones antes mencionadas mediante un programa de actuaciones a ejr cutar durante los próximos siete años. Igualmente, se ha reforzado la estructura de servicios centrales del Organismo Autónomo Parques Nacionales con la incorporación de dos plazas de nivel 28 y tres más de nivel 26, dos de nueva creación y una tercera por adscripción desde la Dirección General de Conservación de la Naturaleza.
Es evidente que la ejecución de este programa sólo es posible en el marco de una estructura adecuada. A tal fin, e independientemente de los puestos de representación y alta dirección, dependiendo directamente de su Director el Organismo Autónomo Parques Nacionales se estructura en las siguientes unidades funcionales, una vez que se han producido las incorporaciones que antes se han comentado:
I. Área de Planificación y Gestión Económica (cubierta en propiedad).
II. Consejero técnico de apoyo al Director (en concurso público).
III. Área de Planificación de Parques Nacionales y Desarrollo de la Red (creada, en adscripción provisional).
IV. Coordinador de Programas de Parques Nacionales (en creación, adscrita por artículo 66).
V. Área Jurídica y de Personal (pendiente de creación).
A su vez este esquema se desarrolla en 14 servicios que permiten el cumplimiento de las funciones antes señaladas. Desde el punto de vista de la gestión contable el organismo está dotado de un Servicio de Contabilidad dependiente del Área de Planificación y Gestión Económica.
Integrada en esta organización se encuentran los doce Parques Nacionales (Aigúestortes i Estany de Sant Maurici, en Cataluña; Archipiélago de Cabrera, en Hles Balears; Cabañeros, en Castillo La Mancha; Caldera de Taburiente, en Canarias; Doñana, en Andalucía; Garajonay, en Canarias;

Ordesa y Monte Perdido, en Aragón; Picos de Europa, en Asturias, Castilla y León y Cantabria; Sierra Nevada, en Andalucía; Tablas de Daimiel, en Castilla La Mancha; Teide, en Canarias, y Timanfaya, igualmente en Canarias) y los seis centros asociados (Lugar Nuevo y Contadero-Selladores, en Andalucía; Monte de Valsaín, en Castilla y León; Quintos de Mora-Mudela, en Castilla La Mancha; Islas Chafarinas, en Melilla; Reserva de Santoña, en Cantabria, y Reserva de Ses Salines, en Hles Balears), con su estructura organizativa propia, que se ubican repartidos por toda la geografía nacional y que integran en su conjunto el Organismo Autónomo Parques Nacionales. La plantilla de cada Parque Nacional responde a un patrón común: El responsable de cada Parque Nacional es su Director Conservador, de quien dependen un cuerpo técnico, una unidad administrativa y una unidad de guardería. Por su parte los Centros cuentan con un Director como responsable y con una plantilla de tamaño variable en función de sus necesidades específicas.
También se integra el Centro Nacional de Educación Ambiental
CENEAM), funcionalmente dependiente de la Secretaría General de Medio Ambiente y orgánicamente del Organismo Autónomo Parques Nacionales, que no sólo aglutina las dotaciones en materia de educación ambiental ya existentes aunque dispersas por diferentes órganos directivos del Ministerio, sino que además las potencia para reforzar la política del Departamento.
Complementariamente está adscrito al Organismo Autónomo Parques Nacionales el Comité Español del Programa MaB de Reservas de la Biosfera de UNESCO, así como la Fundación Parques Nacionales. Igualmente, el organismo autónomo es el titular del capital de la empresa ""Almoraima, Sociedad Anónima".

3. Principales actuaciones en 2000

De acuerdo con las prioridades establecidas en la programación plurianual, se ha continuado en la línea de la consolidación de los Parques Nacionales incluidos en la red, tanto en lo que se refiere a la propiedad de los terrenos como a la dotación en infraestructuras de servicios, con una inversión total cercana al 20 por 100 del presupuesto. Destaca en esta línea la continuación del proceso de desprivatización en los Parques Nacionales de Tablas de Daimiel y Cabañeros. En el ámbito del Parque Nacional de Doñana se culminó, a expensas de las correspondientes sentencias judiciales, el proceso de expropiación forzosa iniciado a principios de la década de los noventa.
Alrededor de un 25 por 100 del presupuesto de inversiones se ha utilizado en el refuerzo de las infraestructuras y programas de uso público y de atención a los visitantes, actividades que también constituyen una prioridad en el programa plurianual. En esta línea son de destacar las inversiones en los Parques Nacionales de reciente ampliación (Picos de Europa y Teide), así como el inicio de las actividades en el de más reciente creación (Sierra Nevada). En concreto, se inauguró el Centro de Visitantes de Buferrera en las inmediaciones de los Lagos de Covadonga en el Parque Nacional de los Picos de Europa.
Se ha observado, sin embargo, un punto de inflexión importante en las inversiones en materia de conservación, manejo y restauración de los recursos naturales, sin duda la línea más prioritaria en la gestión de los parques y centros, que ha absorbido el 50 por 100 de las inversiones totales, una parte significativa de las cuales (alrededor del 10 por 100) se ha destinado a la realización de estudios previos que han proporcionado un más sólido fundamento al proceso de toma de decisiones en materia de gestión. Horizontalmente son de destacar las actividades relacionadas con la prevención de incendios forestales, mientras que desde el punto de vista territorial lo son las inversiones relativas al inicio de proyectos plurianuales de restauración en los Parques Nacionales de Sierra Nevada y Cabañeros y en el Centro Lugar Nuevo. Particular interés tiene, y deben señalarse, las actuaciones de erradicación y recuperación ambiental de antiguos eucaliptales en el Parque Nacional de Doñana.
Debe señalarse de forma complementaria la importancia que en el año 2000 han cobrado algunas otras líneas financieras. Tal es el caso del gasto corriente en donde, tras sucesivas incorporaciones desde el capítulo 6, se ha dotado con unas cifras de gasto próximas a los 3.000.000.000 de pesetas. Una línea nueva se refiere a la actuación en materia internacional del Organismo Autónomo Parques Nacionales que, aunque dotada con una reducida cuantía, ha abierto un nuevo horizonte de actuaciones. Finalmente señalar la consolidación de los servicios centrales como unidad de gasto autónoma e independiente de cada una de las unidades territoriales de gasto tradicionales y, en particular, el nuevo diseño de la política de subvenciones del organismo, apoyada en cuatro líneas de actuación sobre particulares, organizaciones no gubernamentales, empresas privadas y Ayuntamientos, con el consiguiente aumento en la dotación presupuestaria asignada a este capítulo.