Mis Leyes

Ficha de esta disposición

Título :
REAL DECRETO 2545/1982, DE 27 DE AGOSTO, SOBRE CREACION DE CAMPAMENTOS DE TURISMO (CAMPINGS)
Estado :
Vigente
Nº de Disposición :
2545/1982
Boletín Oficial :
BOE 242/1982
Fecha Disposición :
27/08/1982
Fecha Publicación :
09/10/1982
Órgano Emisor :
MINISTERIO DE TRANSPORTES Y COMUNICACIONES
La moderna corriente turística que utiliza los campamentos de turismo requiere una normativa jurídica adecuada, a fin de que este tipo de
instalaciones turísticas se ubique en aquellos lugares que reúnan las
condiciones necesarias, tanto desde el punto de vista de satisfacción de las
necesidades comunes de los acampados, como de preservación del espacio físico,
el medio ambiente y los recursos turísticos de la zona.
A este fin se dicta el presente Real Decreto, que toma como línea principal de
actuación la planificación de la implantación de este tipo de campamentos de
turismo a través de planes sectoriales, cuya ejecución se articula con el
planeamiento territorial, al objeto de que la misma tenga lugar en correlación
con éste.
En su virtud, a propuesta del Ministro de Transportes, Turismo y Comunicaciones
y previa deliberación del Consejo de Ministros, en su reunión del día
veintisiete de agosto de mil novecientos ochenta y dos, dispongo:
Artículo primero.- A los efectOs de este Real Decreto, se entenderá por campamento de turismo> el espacio de terreno debidamente delimitado, dotado y
acondicionado para su ocupación temporal, con capacidad para más de diez
personas que pretendan hacer vida al aire libre, con fines vacacionales o
turísticos y utilizando como residencia albergues móviles: tiendas de campaña,
caravanas u otros elementos similares fácilmente transportables.
Artículo segundo.- No se considerarán , y por tanto no
están sujetos al presente Real Decreto, aquellos en los que los usuarios
contraten su alojamiento por tiempo superior a seis meses, cualquiera que fuere
la modalidad del contrato celebrado.
Igualmente, quedan excluidos del ámbito de aplicación de este Real Decreto los
campamentos juveniles albergues, centros y colonias de vacaciones escolares, etc., regulados por el Decreto dos mil doscientos cincuenta y tres/mil novecientos
setenta y cuatro, de veinte de julio.
Artículo tercero.- En los campamentos de turismo sólo caben aquéllas
edificaciones que tengan por objeto satisfacer necesidades colectivas de los
acampados, tales como: botiquín de primeros auxilios supermercados, duchas,
lavabos, etc., y los edificios o módulos de planta baja dedicados exclusivamente
a dormitorios, del personal de servicio cuya superficie construida no exceda del
siete por ciento de la superficie total del campamento.
En ningún caso se permitirán construcciones fijas destinadas a viviendas o
alojamientos turísticos.
Artículo cuarto.- La sujeción de los campamentos de turismo a las disposiciones
contenidas en aste Real Decreto se entienden sin perjuicio de las demás que les
sean aplicables, según la naturaleza y circunstancias de los mismos.
Artículo quinto.- No podrán establecerse campamentos:
a) En terrenos situados en ramblas, lechos secos de ríos y en los susceptibles
de ser inundados, así como en aquellos que por cualquier causa resulten
insalubres o peligrosos.
b) En un radio inferior a ciento cincuenta metros de los lugares de captación de
aguas potables para el abastecimiento de poblaciones.
c) A menos de quinientos metros de monumentos o conjuntos histórico-artísticos
legalmente declarados.
d) En las proximidades de industrias molestas, insalubres nocivas o peligrosas,
de acuerdo con lo preceptuado en el Decreto dos mil cuatrocientos catorce de
treinta de noviembre de mil novecientos sesenta y uno.
e) Y, en general, en aquellos lugares que por exigencias del interés público,
estén afectados por prohibiciones o limitaciones o por servidumbres públicas
establecidas expresamente mediante disposiciones legales o reglamentarias
Artículo sexto.- Para la creación da los campamentos de turismo se aprobarán los
planes sectoriales que se consideren necesarios.
Los planes sectoriales de campamentos de turismo sin aquellos instrumentos de
desarrollo de esta clase de oferta turística que aprobados según el
procedimiento descrito en los artículos siguientes, contienen previsión de dicha
oferta, en función de la demanda y a la vista de las circunstancias del lugar de
emplazamiento, al objeto de ordenar la creación de la misma.
Artículo séptimo.- El ámbito territorial de los planes sectoriales de
campamentos de turismo podrá ser municipal, intermunicipal o provincial.
Artículo octavo.- Los planes sectoriales contendrán las siguientes
determinaciones:
Primera.- Superficie total de terreno que podrá dedicarse a campamentos de
turismo.
Segunda.- Número de plazas a instalar en el ámbito del plan.
Tercera.- Distribución porcentual de las plazas citadas entre las diferentes
categorías y tipos.
Cuarta.- Criterios para la situación de cada campamento.
Quinta.- Cautelas a adoptar para la preservación de los recursos turísticos.
Sexta. Condiciones mínimas de la infraestructura de los campamentos.
Artículo noveno.- Los planes sectoriales se compondrán de los siguientes
documentos:
a) Información turística.
b) Memoria descriptiva.
c) Planos en los que se refieren los criterios para la situación de cada
campamento.
d) Normas de desarrollo.
Artículo diez.- El procedimiento para la elaboración y aprobación de los planes
sectoriales de campamentos de turismo será el siguiente:
Uno. La elaboración y formulación de estos planes, así como su aprobación
inicial, corresponde a las Corporaciones Locales y a los órganos de la
Administración con competencia en materia de campamentos de turismo. La
iniciativa privada podrá instar a la Administración para que elabore y formule
los planes sectoriales.
Dos. Acordada la aprobación inicial el plan se someterá a información pública
durante un mes, y transcurrido el plazo se abrirá otro de igual duración para
del audiencia a las Corporaciones Locales a cuyo territorio afecte si no hubiese
sido redactado por ellas.
Tres. A la vista de las alegaciones e informes, la Administración turística con
competencia en la materia adoptará la decisión pertinente sobre la aprobación
definitiva en el plazo máximo de dos meses.
Cuatro. Los acuerdos de aprobación definitiva se publicarán en el Oficial del Estado> en los de las Entidades Territoriales competentes para la
aprobación y en el de la provincia.
Artículo once.- Los planes sectoriales determinarán qué campamentos, de los
incluidos dentro de su ámbito de aplicación gozarán de la declaración de
utilidad pública o interés social a la vista de las circunstancias concurrentes
en cada caso y de los criterios establecidos al efecto por el propio plan.
Artículo doce.- Los planes sectoriales de campamentos de turismo se revisarán en
el plazo que en los mismos se señale y, en todo caso, cuando lo aconsejen las
variaciones de la demanda y el grado de aprovechamiento de los recursos
turísticos. El procedimiento para la revisión se ajustará a las mismas normas
previstas para la aprobación.
Artículo trece.- La instalación de los campamentos de turismo, una vez aprobados
los respectivos planes sectoriales, requerirán el cumplimiento de los siguientes
requisitos:
Primero.- Si afectasen a municipios con planeamiento urbanístico aprobado y éste
contuviese determinaciones que permitan la instalación de campamentos turísticos
de acuerdo con las previsiones del plan sectorial así como la calificación y
ordenación de los terrenos y las medidas de protección del medio físico, se
observarán las normas contenidas en dicho planeamiento urbanístico.
Segundo.- Si afectasen a municipios con planeamiento urbanístico aprobado y éste
careciera de las determinaciones precisas para la instalación de campamentos de
turismo o las que contuviere estuviesen en desacuerdo con el plan sectorial
correspondiente, será requisito necesario la modificación de aquél. Al objeto de
prevenir el posible impacto que produciría su ubicación en la zona, se
estudiaran en la modificación las medidas de protección tendientes a preservar
los valores paisajísticos, agrícolas y forestales, y, en general, el medio
físico del territorio incluido dentro de su ámbito de aplicación.
Artículo catorce.- Para la ejecución de los proyectos de campamentos de turismo
será necesario:
Primero.- Si hubiere plan sectorial aprobado que sean conformes a dicho plan.
Segundo.- Que esté aprobado el planeamiento urbanístico de conformidad con lo
dispuesto en el artículo precedente.
Tercero.- Que el proyecto sea autorizado a efectos turísticos por la
Administración turística competente en la materia y a efectos urbanísticos, de
conformidad con el establecido en el artículo cuarenta y cuatro, dos, del
Reglamento de Gestión Urbanística, cuando la instalación haya de ser ubicada en
suelo no urbanizable o urbanizable no programado Las exigencias de los números
precedentes se entienden sin perjuicio de la obtención de la licencia municipal
correspondiente y demás autorizaciones que fueran procedentes.
Artículo quince.- Los campamentos de turismo Se regirán en cuanto a su
estructura interna, equipamiento servicios y funcionamiento por su legislación
específica.
DISPOSICIONES TRANSITORIAS
Primera.- En los municipios en los que no exista planeamiento urbanístico
aprobado podrán instalarse campamentos de turismo, siempre que, previamente, se
redacte y apruebe un plan especial de protección con objeto de preservar los
valores naturales o urbanos, paisajísticos, agrícolas y forestales del
territorio afectado por la instalación del campamento de turismo y de dotar a
éste de los servicios urbanísticos que su instalación requiera. Estos planes
especiales deberán contener las determinaciones y documentos exigidos por el
artículo setenta y siete del Reglamento de Planeamiento.
Segunda.- Los campamentos de turismo existentes a la entrada en vigor del
presente Real Decreto y que dispongan de todas las autorizaciones legalmente
necesarias se incOrporarán a los planes sectoriales en los términos previstos en
aquéllas, pudiendo ser objeto de cualquier tipo de mejora, pero no de ampliación
de su capacidad.
Dado en Palma de Mallorca a veintisiete de agosto de mil novecientos ochenta y
dos.- Juan Carlos Rey de España- El Ministro de Transportes, Turismo y Comunicaciones, Luis
Gámir Casares.