Mis Leyes

Ficha de esta disposición

Título :
REAL DECRETO 1935/1983, de 25 de mayo, sobre Libro de Entrada y Horas de Visita en los Registros de la Propiedad, Mercantiles, de Hipoteca Mobiliaria y Prenda sin Desplazamiento y Provinciales de Venta a Plazos
Estado :
Vigente
Nº de Disposición :
1935/1983
Boletín Oficial :
BOE 167/1983
Fecha Disposición :
25/05/1983
Fecha Publicación :
14/07/1983
Órgano Emisor :
MINISTERIO DE JUSTICIA
La conveniencia de agilizar el despacho de documentos en los Registros de la Propiedad y Mercantiles, así como la de proporcionar al Registrador un medio
de control sobre el estado en cada momento, de la documentación existente en el
Registro que desempeña y facilitar, en su caso, las labores de inspección en los
Registros de la Propiedad y Mercantiles aconsejan la implantación de un
libro-registro de entrada de documentos en dichas oficinas, sin que tal medio
tenga en ningún caso efectos sustantivos.
Asimismo, parece conveniente establecer un tiempo diario en que el Registrador
deberá atender directamente al público para informarle o asesorarle en materias
relacionadas con el Registro.
En su virtud, a propuesta del Ministro de Justicia, de conformidad con el
dictamen del Consejo de Estado y previa deliberación del Consejo de Ministros en
su reunión del día 25 de mayo de 1983, dispongo:
Artículo 1. En todos los Registros de la Propiedad y Mercantiles se llevará un
libro-registro de entrada en el que, en el momento de su presentación y bajo un
número correlativo, se hará un breve asiento de todo documento, escrito
comunicación u oficio que se presente o reciba.
En dicho libro deberá practicarse diariamente, al término de ]as horas de
oficina, una diligencia de cierre expresiva del número de asientos practicados o
del hecho de no haberse practicado ninguno, autorizada bajo la firma del
Registrador.
Los asientos del libro-registro de entrada no se presumirán exactos a efectos
registrales ni determinarán la fecha de las inscripciones que, en su caso, se
practiquen en el Registro.
Art. 2. Cuando el documento presentado deba tener acceso al diario de
presentación de los documentos en la Oficina Liquidadora o en el Registro de la
Propiedad, Mercantil, de Hipoteca Mobiliaria y Prenda sin Desplazamiento, o en
el de recepción de los Registros Provinciales de Venta a Plazos, se expresará,
además, en cuál de aquéllos ha de ingresar.
Si fuere en la Oficina Liquidadora, el Registrador, al término del proceso de
liquidación, sentará el documento en el diario del Registro, salvo petición
expresa del presentante de no hacerlo, en cuyo caso lo devolverá a la mayor
brevedad.
Si al presentarse el documento no se expresare en cuál de los diarios ha de
ingresar, se entenderá que lo es en el de la Oficina Liquidadora si la actuación
de ésta hubiere de ser previa a la inscripción. En otro caso se entenderá que se
presenta para su asiento en el diario del Registro.
Una vez tomada razón de un documento en el libro-registro de entrada, el
Registrador practicará inmediatamente el asiento en el libro diario que proceda.
Art. 3. En todo caso, y en el mismo momento de la presentación, el Registrador
entregará al interesado un recibo del documento, consignando el número del
asiento practicado en el libro-registro de entrada e igualmente hará constar en
el documento recibido referencia al número de entrada correspondiente.
Aunque por tratarse de varios documentos relacionados entra si se practique un
solo asiento en el libro-registro de entrada, en cada documento se hará constar
la referencia regulada en el párrafo anterior.
Art. 4. El libro-registro de entrada será unico para cada Oficina de Registro,
aunque en ella exista Oficina Liquidadora o distintos Registros, como el
Mercantil, Hipoteca Mobiliaria y Prenda si Desplazamiento o Provincial de Venta
a Plazos.
Art. 5. Todos los Registradores deberán dedicar como mínimo, dentro de las horas
de oficina, dos horas diarias para informar al público en materias relacionadas
con el Registro. La información versará sobre los medios registrales más
adecuados para el logro de los fines lícitos que se propongan quienes la
soliciten.
En todos los Registros, y en lugar visible, deberá existir un cuadro por el que
se hagan conocer al público las horas de visita.
Cuando por tratarse de Registros en división personal exista más de un
Registrador, cada uno deberá dedicar dos horas diarias, como mínimo, a la
atención directa al público, y en total las horas de visita deberán abarcar el
horario de apertura del Registro.
Art. 6. Dentro del plazo de diez días a contar desde la entrada en vigor del
presente Real Decreto, los Registradores comunicarán a la Dirección General de
los Registros y del Notariado las horas de visita que hayan establecido.
Asimismo deberán comunicar, con diez días de antelación al menos, las
variaciones que en el futuro establezcan en dichos horarios.
Art. 7. Se faculta al Ministerio de Justicia para dictar las disposiciones
necesarias para el desarrollo del presente Real Decreto y a la Dirección General
de los Registros y del Notariado para la aprobación del modelo de libro-registro
de entrada.
Dado en Madrid a 25 de mayo de 1933.-Juan Carlos Rey de España-E] Ministro de Justicia,
Fernando Ledesma Bartret.