Mis Leyes

Ficha de esta disposición

Título :
LEY 76/1980, de 26 de diciembre, sobre régimen fiscal de las Fusiones de Empresas
Estado :
Vigente
Nº de Disposición :
76/1980
Boletín Oficial :
BOE 9/1991
Fecha Disposición :
26/12/1980
Fecha Publicación :
10/01/1981
Órgano Emisor :
JEFATURA DEL ESTADO
Don Juan Carlos I, rey de España. A todos los que la presente vieren y entendieren.
Sabed: que las cortes generales han aprobado y yo vengo a sancionar la
siguiente ley: Título primero.
Normas generales.
Artículo primero.
uno. Las operaciones de fusión de empresas que satisfagan las condiciones y
requisitos establecidos por la presente ley gozarán del tratamiento tributario
que en la misma se establece.
dos. Dicho tratamiento tributario se aplicará a las fusiones que, sin
implicar restricciones a la libre competencia, mejoren la estructura productiva
u organizativa de las empresas que se integran en beneficio de la economía
nacional.
Artículo segundo.
uno. A los efectos de esta ley, tendrán la consideración de operaciones de
fusión: a) la integración de cualesquiera sociedades en una sociedad de nueva
creación, mediante la disolución de aquellas y el traspaso en bloque de los
respectivos patrimonios sociales a la nueva sociedad que haya de adquirir la
totalidad de los derechos y obligaciones de las sociedades que se integran.
b) La absorción de una o más sociedades por una sociedad ya existente,
mediante la adquisición de los patrimonios de las sociedades absorbidas que se
disolverán. La sociedad absorbente ampliará, en su caso, el capital social en la
cuantía que proceda para efectuar la adquisición de los patrimonios de las
sociedades absorbidas.
dos. Los socios de las sociedades extinguidas por la operación de fusión
participarán en la sociedad nueva o en la absorbente, según los casos,
recibiendo un número de acciones de valor equivalente al de sus respectivas
participaciones en aquellas.
tres. No obstante, en los supuestos de absorción, cuando la sociedad
absorbente posea la totalidad del capital de la sociedad o sociedades absorbidas
también se considerara la operación como fusión, rigiéndose por las normas de la
presente ley.
cuatro. Las normas de la presente ley se aplicarán también, en cuanto
proceda, a los empresarios individuales cuyas empresas sean objeto de fusión,
considerándose a estos efectos exclusivamente la parte del patrimonio del
titular afecto a la empresa de que se trate.
Artículo tercero.
uno. Las empresas que se fusionen deberán cumplir los siguientes requisitos: a) haber realizado ininterrumpidamente actividades empresariales al menos
durante los tres años anteriores a la fecha del acuerdo de fusión.
b) ninguna de las empresas que se fusionaran deberá tener mas del cincuenta
por ciento de su activo, estimado en valores reales, afecto a actividades
distintas de las de carácter empresarial.
dos. La sociedad resultante de la fusión deberá tener en todo caso la forma
de sociedad anónima.
Artículo cuarto.
uno. Las empresas que intervengan en la operación de fusión incluirán en el
balance formalizado el día anterior a los correspondientes acuerdos que sirven
de base a los mismos la totalidad de los elementos patrimoniales, figurando, en
su caso, el fondo de comercio, debidamente valorado en esa fecha, sin exceder
del de mercado, de forma tal que el valor de las acciones recibidas por los
socios de las sociedades que se disuelvan sea coincidente con el correspondiente
patrimonio aportado.
dos. Las actualizaciones y demás correcciones de los valores contables de
los elementos patrimoniales que figuran en el balance a que se refiere el
párrafo anterior se obtendrán mediante la aplicación de criterios valorativos
homogéneos en todos ellos.
tres. Las nuevas valoraciones a que se refieren los dos números anteriores
podrán ser objeto de comprobación por la administración. en todo caso, el
acuerdo del ministerio de hacienda supondrá la aceptación a efectos fiscales de
los valores consignados en los correspondientes balances.
Título II.
Régimen fiscal de las fusiones de empresas.
Capítulo primero.
Normas generales.
Artículo quinto.
de conformidad con lo previsto en el artículo veintiuno, a) de la ley sesenta
y uno/mil novecientos setenta y ocho, de veintisiete de diciembre, las empresas
que se fusionan concluirán sus periodos impositivos en las fechas de los
balances de fusión y final formalizados los días anteriores a los
correspondientes acuerdos y al atorgamiento de la escritura pública de fusión,
respectivamente.
Artículo sexto.
uno. Sin perjuicio de los establecido en el artículo anterior ya hasta el
momento del otorgamiento de la escritura de fusión, las empresas que se fusionan
seguirán presentando, e ingresando en su caso, las declaraciones tributarias a
que estan obligadas.
dos. Si en el plazo de un año a partir de la fecha de notificación del
acuerdo de resolución del expediente no se produjese afectivamente la extinción
de las empresas a que se refiere el numero anterior de esta ley, así como
inoperante la actualización practicada de conformidad con lo dispuesto en el
artículo cuarto de la misma, debiendo practicar los asientos contables
correspondientes que anulen las valoraciones autorizadas, si se hubieran
realizado en un plazo no superior a un año.
tres. El plazo a que se refiere el numero anterior podrá prorrogarse por la
administración, a petición de las empresas interesadas, siempre que exista causa
justificada para ello, por un plazo no superior a un año.
cuatro. La inscripción de la escritura de fusión podrá practicarse previa
justificación de que ha sido solicitada la liquidación de los impuestos
correspondientes.
Artículo séptimo.
Cuando las empresas que se disuelven estuviesen gozando de cualquier clase de
beneficio fiscal condicionado al cumplimiento de ciertos requisitos, podrá la
nueva sociedad o la sociedad absorbente, según los casos, mantener dicho
tratamiento tributario siempre que asimismo asuma el cumplimiento de los
requisitos correspondientes.
No obstante lo anterior, el derecho a la compensación de perdidas en el
impuesto sobre sociedades de las que se disuelvan con la fusión debe entenderse
intransferible.
Artículo octavo.
A solicitud de las partes interesadas, los gravámenes que se deriven de las
operaciones de fusión podrán ser objeto de ingreso fraccionado en la hacienda
publica, hasta un plazo máximo de tres años, contados desde la fecha de devengo,
con aplicación de las normas del reglamento general de recaudación.
Capítulo II.
Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales.
Artículo noveno.
Gozarán de una bonificación de hasta el noventa y nueve por ciento de la cuota
del impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados
los actos y contratos mediante los que se lleve a cabo la fusión, los
preparatorios de esta y los directamente derivados de la misma.
Capítulo III.
Impuesto sobre Sociedades y Sobre Renta de las Personas Físicas.
Artículo décimo.
uno. Los incrementos patrimoniales que se contabilicen en los respectivos
balances de fusión, de acuerdo con lo establecido en el artículo cuarto de esta
ley, gozarán de una bonificación de hasta el noventa y nueve por ciento en la
cuota correspondiente del impuesto sobre sociedades.
Esta bonificación no será aplicable a los incrementos patrimoniales derivados
de la incorporación de activos ocultos.
dos. Si con posterioridad a la fusión, y antes de transcurridos cinco años
si se tratara de bienes inmuebles y tres de bienes muebles, se enajenasen
elementos patrimoniales que hubieran sido objeto de revalorización con motivo de
la fusión, no se computara en el valor de adquisición de los mismos el importe
de la revalorización realizada a los efectos de determinar el aumento o
disminución patrimonial que pudiera ponerse de manifiesto en el elemento
enajenado, salvo que el importe de enajenación de aquellos elementos se
reinvierta en la forma y plazo establecidos en el artículo quince, número ocho,
de la ley sesenta y uno/mil novecientos setenta y ocho, de veintisiete de
diciembre, del Impuesto sobre Sociedades y disposiciones complementarias.
Artículo undécimo.
uno. Sin perjuicio de lo previsto en el artículo quince de la ley sesenta y
uno/mil novecientos setenta y ocho, de veintisiete de diciembre, las
disminuciones patrimoniales contabilizadas en los respectivos balances de fusión
a que se refiere el artículo cuarto de la presente ley no se computarán como
tales a efectos fiscales.
dos. Si posteriormente fuesen enajenados los elementos patrimoniales que las
originan, el importe de la corrección efectuada con motivo de la fusión no se
computará en su valor de adquisición a los efectos de determinar el posible
incremento o disminución patrimonial.
Artículo duodécimo.
uno. No se computarán en el Impuesto sobre la Renta o sobre Sociedades que
intervienen en la fusión, los incrementos o disminuciones patrimoniales que
pudieran ponerse de manifiesto como consecuencia del canje de acciones que
apareja la fusión.
A tal efecto, las acciones recibidas por los socios o participes se
computarán por el mismo valor total por el que estos tuviesen contabilizadas las
acciones o participaciones que entregan a cambio. en el caso del socio, persona
física, el valor de las acciones entregadas se computará por el valor de
adquisición determinado según las normas del impuesto sobre la renta de las
personas físicas.
dos. No se computarán en el Impuesto de la Renta de los empresarios
individuales que participen en la fusión los incrementos o las disminuciones
patrimoniales que se pongan se manifiesto al tiempo de la cesión o aportación de
su patrimonio empresarial a la nueva sociedad o sociedad absorbente, según los
casos, estimándose a estos efectos como valor de adquisición de las acciones o
participaciones recibidas el correspondiente al patrimonio cedido o aportado con
excepción de las correcciones de valor contabilizadas de acuerdo con lo previsto
en el artículo cuarto de esta ley.
tres. Si como consecuencia de las operaciones de canje a que se refieren los
dos números anteriores los accionistas, participes o propietarios de las
empresas que se disuelven tuvieran que satisfacer o percibieran compensaciones
en efectivo, o menor coste de adquisición, respectivamente, de las acciones o
participaciones recibidas.
En todo caso, el importe de dichas compensaciones en efectivo no podrá
exceder de la cantidad mínima exigida para redondear la relación de canje.
Capítulo IV.
Impuesto sobre incremento de valor de los terrenos.
Artículo decimotercero.
uno. Gozarán de una bonificación de hasta el noventa y nueve por ciento de
la cuota del impuesto municipal sobre incremento del valor de los terrenos que
se devengue en las transmisiones que se realicen como parte de la fusión.
procederá la compensación, con cargo a los presupuestos generales del estado, en
favor de municipios interesados y por los beneficios que se conceden, a no ser
que por el ministerio de hacienda y las entidades locales afectadas se acuerde
lo contrario.
Esta bonificación se concederá, en su caso por la orden del misterio de
hacienda que resuelva el expediente de petición de beneficios fiscales previstos
en la presente ley y será aplicada en los términos de la propia orden por los
respectivos ayuntamientos.
dos. Si con posterioridad a la fusión y antes de transcurridos cinco años se
enajenasen bienes sujetos a este impuesto, se exigirá la cuota bonificada.
Título III.
Escisión de empresas.
Artículo decimocuarto.
El tratamiento tributario establecido por la presente ley para las
operaciones de fusión será igualmente aplicable, en los supuestos y con los
requisitos que se indican en el Título primero, a las operaciones de escisión de
sociedades.
Artículo decimoquinto.
uno. A los efectos de lo establecido en el artículo anterior, se entenderán
por operaciones de escisión:
a) la escisión de una sociedad y la división de
todo si patrimonio en dos o mas partes, cada una de las cuales se traspasara en
bloque a una sociedad de nueva creación o será absorbida por una sociedad ya
existente, recibiendo los socios o participes de la sociedad que se extingue un
numero de acciones de las sociedades beneficiarias de la escisión proporcional
al valor de sus respectivas participaciones en aquella.
b) la división del patrimonio de una sociedad sin extinguirse traspasando en
bloque una o varias partes del mismo a las sociedades de nueva creación o a las
sociedades ya existentes a cambio de acciones de tales sociedades. dichas
acciones recibidas podrán mantenerlas en su activo las sociedades escindidas o
entregarlas a sus socios o participes, en cuyo caso reducirán el capital en la
cuantía precisa.
dos. Cada una de las partes del patrimonio escindido que se traspase en
bloque a la sociedad absorbente o, en su caso, de nueva creación, deberá tener
más del cincuenta por ciento de su activo estimado en valores reales afecto a
actividades empresariales. La misma proporción habrá de concurrir en el activo
del patrimonio que conserva la sociedad escindida.
tres. Las sociedades preexistentes en que se integre el patrimonio segregado
ejercerán una actividad análoga o complementaria a la ejercida en la sociedad
escindida con dicho patrimonio.
cuatro. En el supuesto de sociedad de nueva creación, se precisara, además
del cumplimiento de los requisitos previstos anteriormente, que el total de las
aportaciones determinen un patrimonio en el que mas del cincuenta por ciento de
su activo estimado en valores reales este afecto a actividades empresariales
análogas o complementarias.
cinco. En las sociedades que no se extingan los beneficios previstos en el
artículo diez, solo afectarán a las plusvalías de los elementos patrimoniales
que se traspasen.
seis. Lo dispuesto en este artículo no afectara a los derechos que, en favor
de los socios o de terceros se establecen en la legislación mercantil para los
supuestos de extinción de sociedades.
Disposiciones Adicionales.
primera. El régimen tributario establecido por la presente ley será
igualmente aplicable a las operaciones de fusión de aquellas entidades que aun
no teniendo la forma jurídica de sociedades mercantiles tengan personalidad
jurídica y se hallen por tanto sujetas al impuesto de sociedades.
segunda. Las operaciones de fusión de cooperativas se regulan por lo que
disponga su legislación especifica.
tercera. Los empresarios individuales solo podrán participar en un proceso
de fusión acogiéndose al régimen tributario de la presente ley, si sus registros
contables son llevados de acuerdo con las normas establecidas por el código de
comercio, al menos con la antelación de tres años.
cuarta. Si como consecuencia de la fusión a efectos de cumplir lo
establecido en el artículo tercero coma dos es preciso adoptar el acuerdo de
transformación del tipo social, se aplicaran a este supuesto las bonificaciones
previstas en el artículo noveno de esta ley.
Disposiciones Derogatorias.
primera. Quedan derogados el decreto dos mil novecientos diez/mil
novecientos setenta y uno, de veinticinco de noviembre, en cuanto no afecte a
normas procedimentales, y el artículo veintitrés del decreto-ley doce/mil
novecientos setenta y tres, de treinta de noviembre.
segunda. A partir de la entrada en vigor de esta ley quedará derogado el
apartado c), tres del artículo veinticinco de la ley sesenta y uno/mil
novecientos setenta y ocho, de veintisiete de diciembre.
Disposiciones Finales.
primera. El gobierno, a propuesta del ministerio de hacienda, dictará las
normas oportunas para el desarrollo y aplicación de la presente ley.
segunda. La presente ley entrara en vigor a los veinte días de su
publicación en el Boletín Oficial del Estado.
Por tanto,
mando a todos los españoles, particulares y autoridades que guarden y hagan
guardar esta ley.
Palacio Real de Madrid, a veintiséis de diciembre de mil novecientos ochenta.
-Juan Carlos I-El Presidente del Gobierno, Adolfo Suárez González.