Mis Leyes

Ficha de esta disposición

Título :
DECRETO 252/2000, de 19 de diciembre, por el que se declara bien de interés cultural con la categoría de monumento el inmueble número 13 de la avenida de España, de la ciudad de Cáceres
Estado :
Vigente
Nº de Disposición :
252/2000
Boletín Oficial :
BOE 65/2001
Fecha Disposición :
19/12/2000
Fecha Publicación :
16/03/2001
Órgano Emisor :
COMUNIDAD AUTÓNOMA DE EXTREMADURA
DECRETO 252/2000, de 19 de diciembre, por el que se declara bien, de interés cultural con la categoría de monumento el inmueble número 13 de la avenida de España, de la ciudad de Cáceres.

De conformidad con lo dispuesto en el Estatuto de Autonomía de Extremadura, y de acuerdo con la sentencia número 17, de 31 de enero de 1991, emitida por el Pleno del Tribunal Constitucional, corresponde a la Comunidad Autónoma de Extremadura, la competencia para emitir la declaración formal de bien de interés cultural.
En su virtud, y de acuerdo con lo establecido en el artículo 7.1, apartado 13, del Estatuto de Autonomía de Extremadura; artículo 9.1 de la Ley 2/1999, de 29 de marzo, de Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura, a propuesta del Consejero de Cultura y previa deliberación del Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura, en sesión celebrada el día 19 de diciembre de 2000, dispongo:

Artículo 1.

Se declara bien de interés cultural con la categoría de monumento el inmueble número 13 de la avenida de España, de la ciudad de Cáceres, que se describe como:
Cáceres no está alejada de ciertos postulados nostálgicos, típicamente eclécticos, que introducen todo un programa de remembranzas, adaptado a las necesidades sociales de la burguesía, el interior de la ciudad, remodelado, ha de tener una proyección fuera del casco, barajándose los binomios nostalgia futuro y patrimonio-capital económico, que requieren unos espacios concretos de acuerdo con las concepciones modernas, donde organizar comportamientos urbanizadores.
Dentro de este interesante panorama se levantaron edificios que caracterizaron las vías más importantes, creándose nuevos ejes que definieron la infraestructura viaria futura. Desde este punto de vista, la vivienda unifamiliar, propuesta por los arquitectos del norte peninsular, será la que mayor difusión tenga en las ciudades españolas.
Cáceres en 1874, según Francisco Coello, se extendía al suroeste por el Arco de San Antón, que limitaba con el camino de Malpartida, hoy paseo de Cánovas. Por lo tanto, el ensanche se dio hacia la parte más llana, coincidiendo con el camino hacia el ferrocarril. Las referencias que marcaron el diseño estuvieron dadas por el hospital y el asilo, constituyendo una de las mejoras urbanas más significativas, a partir de aquí se levantarán entre 1927 y 1929 la casa número 13 de la avenida en 1927, también el número 5, el "Cine Norba"" fue inaugurado en febrero de 1934
(siendo la otra guía urbanística junto el chalé en cuestión, para trazar lo que será la avenida de la Montaña), entre 1937 y 1939, en dos fases, se construirá el edificio racionalista de la casa de ""Los Picos,
La casa número 13 de la avenida de España, que fue propiedad de don Evaristo Málaga, se construyó entre 1932 y 1934 por el Arquitecto don Miguel López Murena.
López Murena, natural de San Pedro (Albacete), nace en 1887 y muere en Trujillo en 1949. Fue Arquitecto municipal de la villa de Trujillana y en 1904 ingresó en el catastro de la ciudad cacereña, proyectando y construyendo varios edificios en la capital. Un ejemplo es la casa de la calle Parras, número 27, donde la distribución y los materiales empleados están dentro de las concepciones todavía modernistas.
El chalé de la avenida de España es un inmueble ajardinado, que presenta la fachada a dos calles. Fue concebida por don Evaristo Málaga, basándose en los edificios contemporáneos que se realizaron en la provincia de Guipúzcoa. La planificó López Murena, aportando su creatividad y fue ayudado por Juan Blanco, maestro de obra.
El análisis de la casa se puede desdoblar en dos capítulos. Uno que atienda a las características arquitectónicas y otro a la función urbanística para la que fue concebida.
El edificio consta en su alzado de tres plantas. La fachada principal está orientada al paseo de Cánovas, y consta de un porche que hace de podio sobre el que se asientan dos miradores cuadrangulares. E1 frente, que da a la avenida de la Montaña, se compone de un mirador estrecho de planta curva y rematado con un balcón, que sirve de eje para la distribución simétrica de los numerosos vanos que se abren en toda su superficie; hay cierta similitud con la fachada de la casa de la calle Parras.
El chaflán que divide las dos fachadas lo componen miradores circulares, fragmentados verticalmente por tres bandas rectangulares, que a la vez se quiebran por molduras curvas que hacen la función de alquitrabe. Terminan en una cornisa y una balaustrada, que hace de guía a todo el chalé, rompiendo la estructura rectangular de la azotea.
E1 mirador circular establece el punto de referencia para disponer asimétricamente las frontales enfoscadas con mortero de cemento. Éstos chocan con la disposición axial de la decoración.
El edificio se remata con una terraza cubierta por baldosas catalanas y se corona con una balaustrada de piedra que alberga dos cartelas. La ornamentación, no demasiado profusa, se basa en elementos florales (guirnaldas y conchas de color amarillento y azulado, semejante al de la casa de la calle Parras) y obedece a dos conceptos, el escenográfico y el intento de dotar de cierta racionalidad a la planta irregular que determina habitaciones ilógicas y un número considerable de recovecos.
Desde el punto de vista urbanístico, el edificio se construyó en un solar irregular destinado a vertedero de cascajos de los edificios demolidos en el interior de Cáceres. Se atuvo a las ordenanzas sobre construcción, por las que las edificaciones de menos de cinco pisos deberían ser chalés. Ello repercutió en su desigualdad al trazar las plantas, forzando el proyecto para que las fachadas fueran paralelas a las dos calles, a la avenida de España y a la avenida de la Montaña.

La casa posee un valor urbano de capital importancia al jerarquizar la configuración espacial de dos vías que propiciarán el desarrollo hacia el sur y el suroeste. El espacio que ocupa el edificio fue un proyecto que estuvo definido en función de una continuidad urbana y una alternativa con valor histórico, capaces de generar la amplitud y la territorialidad de Cáceres.
Por lo tanto, habrá que valorar el chalé como un microespacio donde confluyen relaciones complejas como la integración del nuevo caserío que se generará alrededor, las funciones sociales y los valores arquitectónicos y patrimoniales que el edificio posee.
En definitiva, la vivienda número 13 de la avenida de España responde al momento histórico del ensanche, donde se prodigaron casas unifamiliares de cierto lujo, desenfado y fantasía, ejemplo fuera de Cáceres se pueden citar los chalés que se construyeron en la avenida del Ejército en Plasencia. Pertenece al eclecticismo, típico de la arquitectura española de la primera mitad del siglo y se incluye en la idea de singularidad. Las creaciones de los Arquitectos Ángel Pérez, Francisco Calvo y Miguel López Murena pretendieron unir la función y el diseño para dar coherencia al ensanche. Su valor urbanístico y patrimonial es por lo tanto irrefutable. Su situación, como eje vial que distribuye las perspectivas espaciales y sus especificidad arquitectónica e histórica son los suficientemente rotundas para no derribar el edificio a favor de viviendas plurifamiliares y conservar su carácter constructivo, considerado como patrimonio artístico.

Artículo 2.

La delimitación de la zona afectada por el posible monumento en cuanto pueda repercutir en la contemplación y ensalzamiento del mismo es la comprendida por los siguientes inmuebles:
Inmuebles números 2, 4, 6 y 8 de la avenida de la Montaña, e inmueble número 15 de la avenida de España (antiguo "Cine ColiséumL). Así como los espacios públicos y privados (calles, edificios, solares, etc.), contenidos por la línea que marca el perímetro que los une entre sí.

Disposición adicional.

Comuníquese el presente Decreto al Ministerio de Cultura, a efectos de su anotación definitiva en el Registro General de Bienes de Interés Cultural.

Disposición final.
Mérida, 19 de diciembre de 2000.-El Presidente, Juan Carlos Rodríguez Ibarra. -El Consejero de Cultura, Francisco Muñoz Ramírez.