Mis Leyes

Ficha de esta disposición

Título :
Publicación de ordenanza municipal reguladora de policía sanitaria mortuoria
Nº de Disposición :
Boletín Oficial :
BOP-CACERES 180
Fecha Publicación :
17/09/2012
Órgano Emisor :
GALISTEO
Aprobada definitivamente la Ordenanza Municipal Reguladora de Policía Sanitaria Mortuoria, se publica el Texto integro:



ORDENANZA MUNICIPAL REGULADORA DE POLICÍA SANITARIA MORTUORIA



TÍTULO I. DISPOSICIONES GENERALES. 


Artículo 1. Fundamento Legal.



Es fundamento legal de la presente Ordenanza las facultades que confiere a este Ayuntamiento la Normativa vigente, en particular los artículos 25.2.j) y 26.1.a) de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local, ejercitando la potestad normativa que regula el artículo 84.1 del citado texto legal y la capacidad de decisión sobre la forma de gestión de los servicios públicos locales.



Así mismo, tiene presente el Decreto 16/2002, de 19 de noviembre de la Consejería de Sanidad y Consumo de la Junta de Extremadura, por el que se aprueba el Reglamento de Policía Sanitaria y Mortuoria.



Artículo 2. Objeto.



El objeto de la presente Ordenanza es la regulación del Cementerio Municipal de Galisteo, el cual tiene la consideración de bien de dominio público adscrito a un servicio público, en cumplimiento del deber de control sanitario de los cementerios y policía sanitaria mortuoria.



Artículo 3. Régimen de Gestión del Cementerio Municipal.



Este Cementerio se gestiona mediante el sistema de gestión directa sin órgano especia de administración. Conforme a lo dispuesto en la Ley Reguladora de las Bases de Régimen Local, la dirección del servicio corresponde a la Alcaldía sin perjuicio de que la misma pueda delegar la gestión en un/a Concejal/a.



Artículo 4. Horario de Apertura y Cierre.



El horario de apertura se expondrá en un lugar visible y podrá ser variado por el Ayuntamiento en base a las necesidades del Municipio.



Artículo 5.Tipos de Sepulturas.



Cualquier lugar destinado a la inhumación de cadáveres o restos cadavéricos dentro de un cementerio o en lugar debidamente autorizado se denomina Sepultura. Se incluyen en este concepto:



1. Fosa: excavaciones practicadas directamente en tierra.



2. Nicho: cavidades de una construcción funeraria para la inhumación de uno o más cadáveres o restos cadavéricos, construidas artificialmente, que pueden ser subterráneas o aéreas, cerradas con una losa o tabique.



3. Tumba: lugar soterrado de inhumación de uno o más cadáveres o restos cadavéricos, cubierto por una losa e integrado por uno o más nichos.



4. Panteón: monumento funerario destinado a la inhumación de diferentes cadáveres o de restos cadavéricos, integrado por uno o más nichos.



5. Columbario: construcción funeraria con nichos para depositar las urnas con cenizas.



Artículo 6. Clasificación sanitaria de los cadáveres y lugar de inhumación.



Se clasifican los cadáveres en dos grupos, según las causas de defunción:



GRUPO I: comprende los cadáveres de personas cuya causa de defunción represente un riesgo sanitario tanto de tipo profesional para el personal funerario como para el conjunto de la población, tales como cólera, carbunco, rabia, peste, fiebre hemorrágica causada por virus, encefalitis de Creutzfeldt-Jackob, difteria, ántrax, y contaminación por productos radiactivos, así como aquellas otras que, en su momento, pueda determinar la autoridad sanitaria de forma general, o aquellas que, en atención a circunstancias epidemiológicas concretas, determine el Alcalde del municipio afectado, o el órgano autonómico de sanidad si el alcance territorial de estas circunstancias excede el ámbito territorial del término municipal.



GRUPO II: comprende los cadáveres cuya causa de muerte no esté incluida en el grupo anterior. Los cadáveres del Grupo I serán enterrados en la zona destinada al efecto del cementerio, debiendo guardarse las condiciones especificadas expresamente en el Reglamento de Sanidad Mortuoria.



Artículo 7. Libro-Registro del Cementerio.



El Ayuntamiento, a través de sus propios servicios administrativos, llevará actualizado el Libro-Registro del cementerio en el que constarán:



- Las inhumaciones y exhumaciones que se realicen con especificación del número de orden, el nombre, apellidos, número del Documento Nacional de Identidad, estado civil, sexo y edad del difunto, la fecha y hora de la defunción, la causa, el lugar y la fecha de inhumación.



- Facultativo que firma la defunción y el número de colegiado, y acta oficial de defunción que especifique si la causa de la muerte lo hace ser un cadáver del grupo I o II.



(Los datos anteriores se podrán registrar en soporte informático).



TÍTULO II. DEPENDENCIAS MORTUORIAS. 


Artículo 8. Cementerios.



El cementerio debe constar con un número de sepulturas o unidades de enterramiento vacías, adecuado al censo de la población de referencia del mismo, y a los próximos veinte años e igualmente, terreno suficiente para poder incrementar este número de sepulturas según las necesidades previstas para los siguientes veinticinco años.



Artículo 9. Condiciones del Cementerio.



El cementerio se mantendrá en las mejores condiciones posibles y en buen estado de conservación. El Ayuntamiento estará obligado a mantener los servicios mínimos de mantenimiento siguientes:



a) Mantenimiento en debidas condiciones de limpieza y ornato del recinto municipal.



b) Mantenimiento en condiciones de higiene y limpieza del Osario General.



Artículo 10. Dependencias del cementerio.



Las dependencias y características del cementerio serán las siguientes



- Instalaciones de agua y servicios higiénicos - Osario General destinado a recoger los restos provenientes de las exhumaciones cuya compuerta de registro no será inferior a 0,4 por 0,4 metros.



- Columbarios para la colocación de urnas y una zona destinada a esparcir las cenizas procedentes de las incineraciones.



Artículo 11. Crematorio.



El cementerio podrá contar con un crematorio de cadáveres en el interior del recinto con la previa autorización administrativa correspondiente. En ese caso, será necesario disponer de una Cámara frigorífica, como mínimo de dos cuerpos, para conservación de cadáveres hasta su cremación. Las cenizas resultantes de la cremación se colocarán en urnas apropiadas, figurando en el exterior el nombre del difunto. Serán entregadas a la familia para su posterior depósito, a su conveniencia, en sepultura, columbario, propiedad privada o esparcidasal aire libre, con excepción de las vías y zonas públicas y demás lugares donde exista una restricción específica.



Las cenizas pueden depositarse en el propio cementerio en la zona destinada al efecto. El traslado de las urnas de cenizas o su depósito posterior, no estará sujeto a ninguna autorización sanitaria, sin perjuicio de otorgarla a petición de parte.



TÍTULO III. SERVICIOS. 


Artículo 12. Servicios.



Los servicios podrán ser solicitados por todos los ciudadanos sin que pueda establecerse discriminación alguna por cualquier condición o circunstancia personal o social.



Concretamente el Servicio Municipal del Cementerio:



- Efectuará las previsiones oportunas para que disponga en todo momento de los suficientes lugares de enterramiento.



- Propondrá al órgano municipal competente la aprobación o modificación de las normas del servicio



- Realizará el cuidado, limpieza y acondicionamiento del cementerio



- Efectuará la distribución y concesión de parcelas, sepulturas, nichos y columbarios distribuyendo el cementerio entre los diferentes usos, en orden riguroso.



- Gestionará la percepción de derechos y tasas que procedan por la ocupación de terrenos y prestación de todo tipo de servicios, reguladas en la correspondiente Ordenanza Fiscal.



- Llevará el registro de enterramientos en un libro foliado y sellado. Dicho registro podrá realizarse mediante soporte informático.



- Garantizará que los enterramientos que se efectúen en el cementerio municipal se realicen sin discriminación por razones de religión ni por cualesquiera otras.



TÍTULO IV. RÉGIMEN JURÍDICO DE UTILIZACIÓN DEL DOMINIO PÚBLICO. 


Artículo 13. Bien de Dominio Público.



Los lugares de enterramiento que este Ayuntamiento cede están sometidos a concesión administrativa. Así, como consecuencia de su calificación como bienes de dominio público, la totalidad de las instalaciones, incluidos los lugares de enterramiento gozan de inalienabilidad, inembargabilidad e imprescriptibilidad.



Será nula de pleno derecho toda transmisión o aprovechamiento pactado o efectuado entre particulares de cualquier instalación o lugar del cementerio municipal.



Artículo 14. Concesión administrativa.



1. Los derechos funerarios serán otorgados por el Ayuntamiento, por medio de una concesión administrativa. Se le asignará al solicitante un nicho u otro tipo de sepultura que se inscribirá en el Libro-Registro correspondiente, acreditándose las concesiones mediante la expedición del título que proceda.



2. La concesión administrativa sobre unidades de enterramiento tipo nicho u osario, podrá ser:



a) Temporal, por un periodo de 10 años a contar desde su ocupación.



b) Permanente, por el periodo máximo que en cada momento establezca la normativa en vigor para las concesiones administrativas.



3. No se concederán derechos funerarios sobre nichos u osarios si no están ocupados por cadáveres, restos o cenizas, o vayan a estarlo en un plazo no superior a siete días desde el acuerdo de concesión.



4. Si concedido el derecho funerario para un nicho u osario y, en el plazo de los siete días señalados en el apartado anterior, en éstos no se deposita el cadáver, restos o cenizas para las que se otorgó la licencia de inhumación, dicho derecho funerario se considerará automáticamente caducado.



5. A la expiración del derecho funerario temporal, sólo será posible mantener dicha unidad de enterramiento mediante la concesión de otro derecho funerario permanente.



6. El derecho funerario temporal podrá transformarse durante el periodo de su vigencia, en derecho funerario permanente, mediante la instrucción del correspondiente expediente y previa liquidación de las tasas que se establezcan en las ordenanzas fiscales.



7. El derecho funerario queda excluido de toda transacción mercantil, acto de disposición, de gravamen y de cualquier otro tipo, tanto si fuere a título oneroso o gratuito salvo que se trate de cesiones a título gratuito del derecho funerario permanente que podrá hacerse por el titular, por acto intervivos o mortiscausa, pero exclusivamente a favor del cónyuge, ascendientes, descendientes y colaterales hasta el cuarto grado por consanguinidad, o segundo por afinidad.



Artículo 15. Causas de Extinción del Derecho Funerario.



1. El derecho funerario se extingue, sin más, por el transcurso del plazo de la concesión: Una vez transcurrido ese plazo, si no se ejerce la opción de renovar la concesión, se procederá a extinguir el derecho.



2. El derecho funerario se extingue, previa audiencia del interesado, de acuerdo con la Legislación vigente en cada momento, en los siguientes supuestos:



- En el caso de los panteones, por el estado ruinoso de la construcción, previa la tramitación del expediente que así lo acredite.



- Por el uso no autorizado de las unidades de enterramiento



- Por incumplimiento de las obligaciones del titular, previa tramitación del correspondiente expediente



- Por clausura del cementerio



3. Quedará extinguido automáticamente sin necesidad de declaración, el derecho funerario sobre sepulturas que como consecuencia de exhumaciones queden desocupadas.



En caso de fallecimiento del titular, los llamados a la herencia o todos aquellos herederos del mismo según las reglas establecidas para la sucesión en el Código Civil, vendrán obligados a ponerlo en conocimiento del Ayuntamiento en un plazo no superior a un mes.



El Ayuntamiento otorgará sin exacción alguna por tal acto la titularidad de la concesión a quien corresponda, de conformidad con lo establecido en el párrafo anterior, convirtiéndose en titulares los herederos del causante que expresamente y por escrito no renunciaren a dicho título. La adquisición del título determinará al titular o titulares la asunción de las obligaciones y derechos que en la presente Ordenanza se recogen.



La extinción de la concesión significará que los derechos reviertan al Ayuntamiento, quien retirará y depositará en el Osario General los restos mortales que estuvieran depositados en la sepultura correspondiente.



Mediante la correspondiente Ordenanza Fiscal, anualmente se fijarán las tarifas a cobrar por los correspondientes servicios, así como por la renovación y/o transmisión de las concesiones.



Artículo 16. Título de Concesión.



En los títulos de concesión se harán constar



- Datos del titular de la concesión - Descripción y datos de la concesión - Fecha de inicio y final de la concesión - Tarifas satisfechas en concepto de derechos funerarios - Datos de las transmisiones de titularidad. Artículo 17. Titulares del Derecho Funerario sobre las Concesiones Las concesiones podrán otorgarse a nombre de



- Personas físicas



- Comunidades religiosas o establecimientos benéficos y hospitales, reconocidos como tales por la Administración, para uso exclusivo de sus miembros o de sus beneficiarios o acogidos.



TÍTULO V. DERECHOS Y DEBERES DE LOS USUARIOS Y VISITANTES. 


Artículo 18. Normas de conducta de los usuarios y visitantes.



Queda prohibida:



- La entrada al cementerio de animales, salvo perros-guía que acompañen a los invidentes



- Acceder al cementerio por otros lugares que no sean los destinados al acceso público



- Cualquier falta de respeto que perturbe el recogimiento del lugar



- Depositar basura o cualquier otro residuo fuera de los recipientes destinados a tal fin



- Comer y beber en las instalaciones del cementerio



- La realización de alguna actividad profesional o comercial no autorizada dentro del recinto



- La entrada de mendigos o vendedores ambulantes y la asistencia de personas bajo los efectos del alcohol



- Caminar por fuera de los caminos, pisando las tumbas o las flores



- Realizar inscripciones, pintadas o adherir publicidad o cualquier objeto sobre cualquier elemento del mobiliario o instalación situada dentro del recinto.



Cualquier persona que perturbe gravemente el funcionamiento del cementerio podrá ser expulsada con carácter inmediato de las instalaciones. En el supuesto de ser necesario, se requerirá el concurso de la fuerza pública para que ejecute dicha expulsión.



Artículo 19. Derechos de los usuarios.



Todo ciudadano tiene derecho a utilizar las instalaciones municipales para aquel uso para el que fue destinado. En todo momento deberá observar las normas de conducta previstas en esta Ordenanza, así como la Normativa de todo tipo que en cada caso sea aplicable. Asimismo deberá observar las instrucciones del servicio que señale el personal para el buen funcionamiento del mismo.



Artículo 20. Obligaciones del Titular del Derecho Funerario.



Los titulares del derecho funerario tienen que cumplir las siguientes obligaciones



- Pagar la tasa correspondiente, que estará establecida en la Ordenanza Fiscal



- Conservar y mantener en adecuadas condiciones de seguridad, salubridad y ornato público las sepulturas, nichos, panteones y columbarios de su titularidad.



- Renovar la concesión cuando hubiere transcurrido el plazo para el que se hubiera concedido



- Guardar copia del título de concesión.



TÍTULO VI. DE LAS EMPRESAS FUNERARIAS. 


Artículo 21. Empresas Funerarias.



Las empresas funerarias que ejerzan su actividad propia en este Municipio deberán disponer al menos de



- Personal idóneo suficiente, dotado con prendas exteriores protectoras



- Vehículos para el traslado de cadáveres, acondicionados para cumplir esta función



- Féretros y demás material fúnebre necesario



- Medios precisos para la desinfección de vehículos, enseres, ropas y demás material.



Artículo 22. Autorización para la instalación de Empresas Funerarias.



La autorización para el establecimiento de toda empresa funeraria corresponde ser otorgada por la Alcaldía, previa la instrucción del correspondiente procedimiento.



TÍTULO VII. INHUMACIONES, EXHUMACIONES Y TRASLADOS. 


Artículo 23. Inhumaciones.



Las inhumaciones, exhumaciones o traslados de cadáveres o restos cadavéricos se regirán por las disposiciones de carácter higiénico-sanitarias vigentes en cada momento.



Cadáver es aquel cuerpo humano durante los cinco primeros años siguientes a la muerte. Este plazo se computará desde la fecha de la muerte que figure en la inscripción de la defunción en el Registro Civil.



Restos Cadavéricos es lo que queda del cuerpo humano después del proceso de transformación de la materia orgánica y, en todo caso, una vez transcurridos cinco años desde la muerte.



No se puede proceder a la inhumación de un cadáver antes de transcurrir veinticuatro horas del fallecimiento, ni después de las cuarenta y ocho horas, excepto en los casos de cadáveres que vayan a ser embalsamados o conservados transitoriamente.



En los casos en que previamente se haya practicado la autopsia o se hayan obtenido órganos para trasplante, se puede proceder a la inhumación del cadáver antes de haber transcurrido las veinticuatro horas.



La inhumación se efectuará con féretro y solo puede incluirse más de un cadáver por féretro en los casos siguientes



- Madres y criaturas abortivas o recién nacidas muertos ambos en el momento del parto



- Catástrofes



- Graves anormalidades epidemiológicas. En el caso de catástrofes y graves anormalidades epidemiológicas, el entierro de dos o más cadáveres en un mismo féretro deberá autorizarse u ordenarse por la Alcaldía.



No podrá practicarse enterramiento alguno fuera del recinto municipal destinado al efecto



Artículo 24. Exhumaciones.



Toda exhumación de cadáveres deberá disponer de la correspondiente autorización. Para poder proceder a una exhumación, deberán haber transcurrido cinco años desde la inhumación si los restos cadavéricos proceden de un cadáver perteneciente al Grupo I, o dos años si el cadáver pertenece al grupo II del citado artículo, salvo en los casos en que se produzca intervención judicial.



Salvo mandato judicial, no se realizará exhumaciones durante los meses de junio a septiembre. En casos excepcionales podrán llevarse a cabo en esos meses, previa autorización sanitaria.



La autorización para la exhumación se solicitará en el Ayuntamiento acompañando la partida de defunción literal de los cadáveres cuya exhumación se pretenda.



Los materiales u objetos que, con motivo de una exhumación, quedasen abandonados pasarán a disposición del Excelentísimo Ayuntamiento.



Artículo 25. Traslados.



Será preceptiva la autorización sanitaria para exhumar cadáveres o restos cadavéricos con el fin de trasladarlos a otro cementerio en los casos previstos reglamentariamente.



La exhumación de un cadáver o de restos cadavéricos para su traslado a otra unidad de enterramiento dentro del mismo cementerio exigirá, además, el consentimiento del titular del derecho sobre la unidad donde vaya a reinhumarse.



Artículo 26. Horario de Enterramiento.



Los enterramientos se efectuarán durante el horario oficial de apertura del cementerio.



TÍTULO VIII. RITOS FUNERARIOS. 


Artículo 27. Prohibición de discriminación.



Los enterramientos se efectuarán sin discriminación alguna, ni por razones de religión ni por cualesquiera otras.



Artículo 28. Ritos Funerarios.



Los ritos funerarios se practicarán sobre cada sepultura de conformidad con lo dispuesto por el difunto o con lo que la familia determine.



TÍTULO X. INFRACCIONES Y SANCIONES. 


Artículo 29. Infracciones.



Constituyen infracción administrativa los actos que contravengan las prescripciones de esta Ordenanza. Las infracciones se clasifican en leves, graves y muy graves:



a) Son infracciones LEVES:



- El acceso al cementerio por los lugares no habilitados a tal efecto



- Caminar por zonas ajardinadas o por cualquier otra zona fuera de los caminos, pisando las tumbas y las flores.



b) Se consideran infracciones GRAVES



- La entrada al cementerio de animales, salvo perros guía que acompañen a los invidentes



- Depositar basura o cualquier otro residuo fuera de los recipientes instalados a tal fin



- Consumir comidas o bebidas dentro del recinto



- La práctica de la mendicidad



- La reincidencia en la comisión de infracciones leves.



c) Son infracciones MUY GRAVES



- Cualquier conducta que pueda suponer desprecio o menoscabo de algún fallecido o de sus creencias, raza o condición.



- Inhumar o exhumar cadáveres o restos sin autorización independientemente de las responsabilidades penales que pudieran derivarse de ello.



- Realizar inscripciones, pintadas o adherir publicidad o cualquier objeto sobre cualquier elemento del mobiliario o instalación situada dentro del recinto.



- El ejercicio de venta ambulante en el recinto



- La desobediencia a los mandatos de la Autoridad de seguir determinada conducta



- Cualquier tipo de actos vandálicos



- La reincidencia en la comisión de infracciones graves.



Artículo 30. Sanciones.



Las infracciones recogidas en esta Ordenanza se sancionarán de la forma siguiente



- Las infracciones LEVES, con multa de hasta 750 euros



- Las infracciones GRAVES, con multa de hasta 1.500 euros



- Las infracciones MUY GRAVES, con multa de hasta 3.000 euros. El órgano competente para imponer las sanciones establecidas en este artículo es la Alcaldía, previa instrucción del correspondiente procedimiento sancionador, respetando los principios que dispone la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.



DISPOSICIÓN ADICIONAL ÚNICA



Para todo aquello no previsto en la presente Ordenanza, se atenderá a lo establecido en el Decreto 161/2002, de 19 de Noviembre de la Consejería de Sanidad y Consumo de la Junta de Extremadura, por el que se aprueba el Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria.



DISPOSICIÓN FINAL ÚNICA



La presente Ordenanza entrará en vigor una vez publicado su texto íntegro en el Boletín Oficial de la Provincia y haya transcurrido el plazo de quince días hábiles previsto en el artículo 65.2 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, por remisión de lo dispuesto en el artículo 70.2 de la misma.»



Galisteo a veinte de Julio de dos mil doce.- EL ALCALDE, Juan Miguel Muñoz Martínez.



5203