Mis Leyes

Ficha de esta disposición

Título :
Aprobación de las Normas Urbanísticas Municipales en Navamorales (Salamanca)
Nº de Disposición :
0
Boletín Oficial :
BOP-SALAMANCA 74
Fecha Disposición :
17/04/2008
Fecha Publicación :
17/04/2008
Órgano Emisor :
DELEGACION TERRITORIAL DE SALAMANCA
ACUERDO DE LA COMISIÓN TERRITORIAL DE URBANISMO DE SALAMANCA, DE APROBACIÓN DEFINITIVA DE LAS NORMAS URBANÍSTICAS MUNICIPALES DE NAVAMORALES (SALAMANCA).

En la sesión de la Comisión Territorial de Urbanismo, celebrada el 17 de diciembre de 2007, en relación con las Normas Urbanísticas Municipales en NAVAMORALES (Salamanca).

Promotor: Ayuntamiento. Redactor: (Expte. 583/05).

Examinado el contenido del expediente de referencia, se acordó lo siguiente:

ANTECEDENTES

 PRIMERO.- Se ha emitido el previo informe de la Ponencia técnica, de fecha 12 de diciembre de 2007, de conformidad con el art. 411.2 del Reglamento de urbanismo de Castilla y león, aprobado por Decreto 22/2004 de 29 de enero, Boletín Oficial de Castilla y León de 2 de febrero de 2004.

SEGUNDO.- El informe de la Ponencia tiene el siguiente contenido [].

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Vistos la Ley 5/1999, de 8 de abril de Urbanismo de Castilla y León, y Reglamento de Urbanismo de Castilla y León, Ley 8/2007, de 28 de mayo, de Suelo, artículos vigentes del Texto Refundido de la Ley del Suelo y Ordenación Urbana aprobada por Real Decreto Legislativo 1/1992, de 26 de junio, y artículos vigentes de sus Reglamentos, la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común y demás disposiciones de general aplicación.

PRIMERO.- La competencia para resolver sobre la aprobación definitiva le corresponde a la Comisión Territorial de Urbanismo de Salamanca, a tenor de lo dispuesto en el art. 54 y 138 de la Ley 5/1999, de 8 de abril, de Urbanismo de Castilla y León.

SEGUNDO.- El expediente se ha tramitado de conformidad con la Ley de Urbanismo de Castilla y León.

Por lo expuesto y en su virtud, la Comisión Territorial de Urbanismo conocida la propuesta de la Ponencia Técnica, por unanimidad

ACUERDA LA APROBACIÓN DEFINITIVA DE LAS NORMAS URBANÍSTICAS MUNICIPALES DE NAVAMORALES (SALAMANCA).

El Acuerdo será ejecutivo y entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia con los requisitos establecidos en el art. 61 de la Ley de Urbanismo de Castilla y León.

El Acuerdo se notificará a la Administración del Estado, a la Diputación Provincial, al Registro de la Propiedad y a quienes conste que se han personado durante el periodo de información pública.

Contra este acuerdo cabe interponer Recurso de Alzada ante el Consejero de Fomento de la Junta de Castilla y León, en el plazo de un mes, según lo dispuesto en los artículos 114 y siguientes de la Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común en relación con el artículo 138.4 de la Ley de Urbanismo de Castilla y León. El referido Recurso podrá interponerse directamente ante la Consejería Fomento, ubicada en la calle Rigoberto Cortejoso 14, de Valladolid, o bien, ante la Comisión Territorial de Urbanismo, con domicilio en la calle Dr. Torres Villarroel, 21- 25 de Salamanca, la cual dará traslado del mismo.

Salamanca, 27 de marzo de 2008. V.º B.º EL PRESIDENTE DE LA COMISIÓN TERRITORIAL DE URBANISMO, Fdo.: Agustín S. de Vega.

EL SECRETARIO DE LA COMISIÓN TERRITORIAL DE URBANISMO, Fdo.: Miguel Ángel Caro GarcíaQuismondo.

NORMAS URBANÍSTICAS MUNICIPALES NAVAMORALES (SALAMANCA)

RELACIÓN DE DOCUMENTOS: MEMORIA INFORMATIVA.

REPERCUSIONES DE LA LEGISLACIÓN SECTORIAL.

ANTECEDENTES DE PLANEAMIENTO.

DIAGNÓSTICO URBANÍSTICO Y TERRITORIAL.

MEMORIA VINCULANTE

ÍNDICE

0 ÍNDICE

1 CONVENIENCIA Y OPORTUNIDAD

2 OBJETIVOS Y CRITERIOS

2.1 OBJETIVOS Y FINES

2.2 CRITERIOS DE DELIMITACIÓN

2.3 CRITERIOS DE ORDENACIÓN

 2.4 CRITERIOS DE GESTIÓN

3 DESCRIPCIÓN Y JUSTIFICACIÓN DE LA PROPUESTA

3.1 SUELO URBANO.

DESCRIPCIÓN, JUSTIFICACIÓN Y ACTUACIONES PREVISTAS

3.2 SUELO RÚSTICO. DESCRIPCIÓN, JUSTIFICACIÓN Y PROTECCIONES ADOPTADAS

3.3 CUADRO DE SUPERFICIES

2. NORMATIVA URBANÍSTICA

ÍNDICE

TÍTULO I. NATURALEZA Y ALCANCE DE LAS NORMAS, RÉGIMEN URBANÍSTICO GENERAL.

CAPÍTULO I. NATURALEZA, ÁMBITO Y VIGENCIA.

Artículo 1. Objeto y Ámbito de aplicación.

Artículo 2. Legislación urbanística.

Artículo 3. Vigencia.

Artículo 4. Revisión y sustitución.

Artículo 5. Modificaciones.

Artículo 6. Supletoriedad.

CAPÍTULO II. NORMATIVA Y PARTE GRÁFICA.

Artículo 7. Documentación integrante de las Normas.

CAPÍTULO III. CLASIFICACIÓN DEL SUELO. RÉGIMEN DEL SUELO.

Artículo 8. Clasificación del Suelo.

Artículo 9. Régimen del Suelo.

Artículo 10. Suelo Urbano Consolidado.

Artículo 11. Suelo Rústico.

TÍTULO II. DETERMINACIONES DE ORDENACIÓN GENERAL.

CAPÍTULO I. OBJETIVOS Y PROPUESTAS GENERALES.

Artículo 12. Determinaciones de Ordenación General establecidas por las Normas.

Artículo 13. Objetivos generales de las Normas.

CAPÍTULO II. RÉGIMEN Y GESTIÓN DEL CATÁLOGO DE BIENES PROTEGIDOS.

Artículo 14. Pautas de Catalogación.

Artículo 15. Tipos de obras en los elementos catalogados.

Artículo 16. Niveles de Protección.

Artículo 17. Nivel de protección integral.

Artículo 18. Nivel de protección ambiental.

Artículo 19. Nivel etnográfico.

Artículo 20. Nivel de protección de yacimientos arqueológicos.

Artículo 21. Medidas cautelares para la protección del patrimonio arqueológico.

CAPÍTULO III. OTRAS DETERMINACIONES DE CARÁCTER GENERAL.

Artículo 22. Normativa Sectorial de Aplicación. Concurrencia.

TÍTULO III. REGULACIÓN DE LOS USOS.

CAPÍTULO I. NORMAS GENERALES.

Artículo 23. Clases de usos.

CAPÍTULO II. USOS BÁSICOS.

SECCIÓN 1ª. CONDICIONES GENERALES.

Artículo 24. Definiciones y niveles de los usos básicos.

Artículo 25. Compatibilidad entre usos básicos.

SECCIÓN 2ª. CONDICIONES ESPECÍFICAS DE LOS USOS BÁSICOS.

Artículo 26. Condiciones del uso de Vivienda.

Artículo 27. Condiciones del uso Terciario.

Artículo 28. Condiciones de los usos Agrario e Industrial.

Artículo 29. Condiciones del uso de Equipamiento.

Artículo 30. Condiciones del uso de Parque y Jardín.

Artículo 31. Condiciones del uso de Garaje y Estacionamiento.

Artículo 32. Condiciones del uso de Viario y Comunicación.

CAPÍTULO II. USOS PORMENORIZADOS

Artículo 33. Relación de usos pormenorizados.

Artículo 34. Condiciones del uso pormenorizado Residencial.

Artículo 35. Condiciones del uso pormenorizado Equipamientos y Dotaciones.

Artículo 36. Condiciones del uso pormenorizado Espacio Libres.

Artículo 37. Condiciones del uso pormenorizado Viario.

TÍTULO IV. REGULACIÓN DE LAS CONDICIONES GENERALES DE LA EDIFICACIÓN.

CAPÍTULO I. CONDICIONES GENERALES DE LA EDIFICACIÓN Y LA EDIFICABILIDAD.

SECCIÓN 1ª. CONCEPTOS, ELEMENTOS Y CONDICIONES GENERALES.

Artículo 38. Condiciones generales de la edificación.

Artículo 39. Parcela mínima.

SECCIÓN 2ª. CONDICIONES GENERALES DE LOS EDIFICIOS.

Artículo 40. Sólido capaz.

Artículo 41. Alineaciones y retranqueos.

Artículo 42. Límite de zona.

Artículo 43. Rasante.

Artículo 44. Altura máxima.

Artículo 45. Cubierta.

Artículo 46. Huecos.

Artículo 47. Fondos de edificación.

Artículo 48. Ocupación de parcela.

Artículo 49. La regulación de los patios.

Artículo 50. La regulación de los accesos a los garajes.

Artículo 51. Planta baja.

Artículo 52. Altura libre interior.

Artículo 53. Salientes y vuelos.

SECCIÓN 3ª. CONDICIONES ESPECÍFICAS DE LOS EDIFICIOS EN RELACIÓN CON LA SEGURIDAD, LA SALUBRIDAD Y EL ORNATO.

Artículo 54. Instalaciones en fachada.

Artículo 55. Salida de humos.

Artículo 56. Cerramientos laterales.

Artículo 57. Acabados

 Artículo 58. Antepechos.

Artículo 59. Barandillas.

SECCIÓN 4ª. CONCEPTO Y CÓMPUTO DE LA EDIFICABILIDAD.

Artículo 60. Concepto y cómputo de la edificabilidad.

CAPÍTULO II. FUERA DE ORDENACIÓN.

Artículo 61. Edificios fuera de ordenación.

TÍTULO V. REGULACIÓN DE LAS CONDICIONES DE URBANIZACIÓN.

CAPÍTULO I. CONDICIONES TÉCNICAS DE URBANIZACIÓN.

Artículo 62. Condiciones del viario y de los parques y jardines.

Artículo 63. Redes de abastecimiento de aguas.

Artículo 64. Sistema de saneamiento y red de alcantarillado.

Artículo 65. Red de energía eléctrica y alumbrado público.

Artículo 66. Redes de telecomunicaciones.

TÍTULO VI. CONDICIONES PARTICULARES EN SUELO URBANO.

CAPÍTULO I. ORDENANZAS DE LA EDIFICACIÓN. 53

Artículo 67. Ordenanzas en Suelo Urbano Consolidado.

Artículo 68. Ordenanza de Edificación en Áreas de Casco Tradicional: Edificación entre medianeras.

Artículo 69. Ordenanza de Edificación en Áreas de Ampliación: Edificación aislada.

Artículo 70. Ordenanza de Equipamientos y Dotaciones.

Artículo 71. Ordenanza de Espacios Libres.

Artículo 72. Ordenanza de Viario.

TÍTULO VII. NORMAS DE PROTECCIÓN DEL SUELO RÚSTICO.

CAPÍTULO I. CATEGORÍAS DEL SUELO RÚSTICO EN NAVAMORALES Y CONDICIONES GENERALES.

Artículo 73 - Concepto y Categorías de Suelo Rústico.

Artículo 74 - Condiciones generales del Suelo Rústico.

Artículo 75 - El Suelo Rústico Común (SRC).

CAPÍTULO III. NORMAS DE PROTECCIÓN DE LAS CATEGORÍAS DE SUELO RÚSTICO.

Artículo 76 - Suelo Rústico con Protección.

Artículo 77. Suelo Rústico de Entorno Urbano (SREU).

Artículo 78. Suelo Rústico con Protección de Infraestructuras (SRPI).

Artículo 79. Suelo Rústico con Protección Cultural (SRPC).

Artículo 80. Suelo Rústico con Protección Natural (SRPN).

TÍTULO VIII. DESARROLLO Y EJECUCIÓN DEL PLANEAMIENTO.

CAPÍTULO I. INSTRUMENTOS DE DESARROLLO.

Artículo 81. Sobre los Instrumentos de Planeamiento y gestión urbanística.

Artículo 82. Proyectos de Reparcelación.

TÍTULO IX. INTERVENCIÓN EN EL USO DEL SUELO.

CAPÍTULO I. INFORMACION URBANÍSTICA.

Artículo 83. Acceso publico a la normativa.

CAPITULO II. LICENCIAS.

SECCIÓN 1

Artículo 84. Concesión de licencias.

Artículo 85. Sujeción a la normativa.

Artículo 86. Tipos de licencia.

Artículo 87. Vigencia, suspensión y revocación de licencias.

SECCIÓN 2

Artículo 88. Licencias de parcelacion y reparcelacion.

Artículo 89. Licencias de obras.

Artículo 90. Licencias de obras de urbanización.

Artículo 91. Licencias de actuaciones urbanísticas diversas.

Artículo 92. Licencias de primera ocupación

CAPÍTULO III. FOMENTO DE LA CONSERVACIÓN.

 Artículo 93. Deber de conservación de los inmuebles.

Artículo 94. Ruina en las edificaciones.

CAPITULO IV. PROTECCIÓN DE LA LEGALIDAD.

Artículo 95. Protección de la legalidad urbanística. Inspección.

Artículo 96. Infracciones.

RELACIÓN DE DOCUMENTOS GRÁFICOS:

PLANO I1. USOS DEL SUELO Y HÁBITATS.

PLANO I2. PROTECCIONES NORMATIVAS.

PLANO I3. PLANEAMIENTO MUNICIPAL VIGENTE.

PLANO I4. IFRAESTRUCTURAS EXISTENTES.

PLANO O1. CLASIFICACION DEL SUELO.

PLANO O1. ORDENACIÓN, GESTIÓN Y CATÁLOGO.

PLANO O1. ORDENACIÓN, GESTIÓN Y CATÁLOGO (2).

PLANO O1. INFRAESTRUCTURAS PROPUESTAS.

MEMORIA VINCULANTE CONVENIENCIA Y OPORTUNIDAD

Navamorales cuenta con una población de 115 habitantes (a 1 de enero de 2006), que se ha venido reduciendo en los últimos años. En verano y en los períodos vacacionales esa población aumenta considerablemente, hecho bastante frecuente en los pequeños núcleos castellanos y leoneses. Éste puede ser uno de los factores que haya hecho que existe cierta renovación del parque de viviendas y que se hayan construido varios edificios residenciales en los últimos años, todos ellos de tipología unifamiliar.

Si bien es cierto que en los últimos años no se han detectado crecimientos poblacionales que puedan justificar un planeamiento general que clasifique más suelo apto para los procesos de urbanización, éste planeamiento se hace indispensable en los pequeños municipios rurales de Castilla y León como primera herramienta para habilitar un mínimo de suelo disponible que permita el freno de la despoblación que actualmente afecta al medio rural castellano y leonés.

Las nuevas Normas Urbanísticas Municipales, que pasarán a sustituir al Proyecto de Delimitación de Suelo Urbano vigente, surgen de la necesidad de encuadrar el futuro desarrollo urbano del municipio de Navamorales, de manera que éste se haga de una forma ordenada, permitiendo la construcción de nuevas viviendas. También se pretenden regular los usos y construcciones en el suelo rústico (suelo no urbanizable en la fecha de aprobación de la Delimitación), así como el establecimiento de las normas de protección que procedan para mantener la naturaleza rústica del mismo; y todo ello dentro de una concepción del planeamiento, que tenga en cuenta:

a) La implantación de los criterios establecidos en la Ley 5/1999, de 8 de abril, de Urbanismo de Castilla y León (LUCyL) y desarrollados por el Decreto 22/2004, de 29 de enero, del Reglamento de Urbanismo de Castilla y León (RUCyL).

b) La preocupación de los organismos públicos, y en especial de los Ayuntamientos, en adecuar el planeamiento municipal a su capacidad de gestión y a su cada vez mayor sensibilización ante el posible deterioro del territorio municipal.

c) La ejecución técnica de un planeamiento más acorde con la realidad de los pequeños municipios, preocupado por las preexistencias, la protección del medio rural y del patrimonio edificado, por el diseño urbano y por la gestión a pequeña escala.

d) Las características propias de Navamorales, municipio de la provincia de Salamanca, la necesaria preservación del patrimonio natural, ecológico, cultural y arquitectónico, así como la implantación de medidas que imposibiliten la aparición de edificaciones ilegales, hace necesario contar con unas Normas Urbanísticas Municipales, en cumplimiento de lo establecido en el punto 4 de la Disposición Transitoria Primera de la nueva LUCyL.

La redacción de las presentes Normas se desarrollará bajo la cobertura legal de los artículos 33, 43 y 44 de la LUCyL, y los artículos correspondientes del RUCyL que los desarrollan.

Asimismo la redacción de las presentes Normas se adecua a las necesidades expuestas al efecto por el Ayuntamiento de Navamorales.

Las características de Navamorales hacen imprescindible contar con un instrumento de Ordenación capaz de reglamentar sobre el Suelo Urbano y Suelo Rústico, estableciendo las protecciones necesarias en todos los ámbitos, para lo cual se ha de contar con unas Normas Urbanísticas Municipales como mínimo.

Como antecedente de planeamiento, precede a éste documento para Aprobación Inicial, un Proyecto de Delimitación de Suelo Urbano aprobado en el año 1994, que es tomado en consideración como punto de partida para el establecimiento de la nueva clasificación de suelo.

OBJETIVOS Y CRITERIOS

0.1 OBJETIVOS Y FINES

Las Normas Urbanísticas Municipales clasifican el suelo en Urbano y Rústico, no planteando ninguna superficie de suelo Urbanizable, y su objetivo es reglamentar las condiciones en cuanto al aprovechamiento urbanístico, usos y sus intensidades de cada uno de estos tipos de suelo.

Por otro lado es necesario dotar al municipio de un instrumento capaz de ordenar el crecimiento de la trama urbana y fijar las condiciones a las que se ha de someter la edificación, para conseguir una actuación planificada y preservar la imagen y tipologías características de la comarca.

Sobre la base de lo anteriormente expuesto se persiguen los siguientes objetivos en la redacción de las Normas:

a) Planificar el posible crecimiento del núcleo urbano del municipio de Navamorales, optimizando las infraestructuras existentes, delimitando los ámbitos de desarrollo con vistas a facilitar su viabilidad y estableciendo las medidas necesarias para su correcta conexión con el resto de la trama del Suelo Urbano.

b) Preservar el patrimonio arquitectónico y construido, potenciando y fomentando la restauración y rehabilitación de las viviendas tradicionales frente a su abandono, llegando a la adaptación de las edificaciones existentes que actualmente desentonan del conjunto por el tipo de materiales con que se hicieron.

c) Conservar y proteger el patrimonio natural y los recursos naturales, su vegetación, la flora, fauna, los márgenes y riberas de ríos y arroyos, y el paisaje del municipio con las protecciones correspondientes mediante las siguientes directrices principales:

Impidiendo la aparición de construcciones ilegales en Suelo Rústico.

Poniendo a salvo los hábitats y especies de interés comunitario (encinares, pastizales, riberas) inventariados en el municipio de situaciones que pudieran comprometer su mantenimiento (infraestructuras, minería, depósito de residuos, explotaciones ganaderas intensivas).

Preservando los recursos hídricos subterráneos de la contaminación, manteniendo y recuperando los puntos de agua asociados a los acuíferos más superficiales (fuentes, manantiales, pozos).

d) Conservar y proteger los recursos históricoartísticos, arqueológicos y etnográficos existentes en el municipio. El patrimonio cultural en un sentido amplio debe ser preservado y mejorado.

e) Facilitar la gestión reduciendo las figuras de desarrollo al mínimo en el que garanticen la equidistribución de cargas y beneficios, la obtención de terrenos de cesión por parte municipal y la mínima repercusión de las obras de urbanización sobre el Ayuntamiento, cumpliendo lo establecido en la legislación al respecto de la obligación de costear las obras de urbanización por parte de los particulares.

g) Crear unas ordenanzas que:

Regulen la edificación y mantengan el carácter y la tipología de dicha edificación en compatibilidad con la tradicional.

Fijen con claridad alineaciones y rasantes y determinen el perímetro de los distintos tipos de suelo.

0.2 CRITERIOS DE DELIMITACIÓN

Según lo contenido en el Capitulo II del Titulo I de la LUCyL y en su desarrollo reglamentario, las Normas Urbanísticas clasifican el territorio en las siguientes clases:

Suelo Urbano, aquel que, formando parte de un núcleo de población, las presentes Normas delimiten como tal por cumplir alguna de las siguientes condiciones:

a. Los terrenos que cuenten con acceso rodado integrado en la malla urbana, abastecimiento de agua, saneamiento y suministro de energía eléctrica, en condiciones suficientes y adecuadas para servir a las construcciones e instalaciones que sobre ellos permitan las presentes Normas.

b. Los terrenos que estén ocupados por la edificación en al menos la mitad de los espacios aptos para la misma, conforme a la ordenación que establezcan las presentes Normas.

c. Los terrenos urbanizados conforme al planeamiento urbanístico

Suelo Rústico, los terrenos que deban ser preservados de su urbanización, entendiendo como tales los siguientes:

a. Los terrenos sometidos a algún régimen especial de protección incompatible con su urbanización, conforme a la legislación de ordenación del territorio o a la normativa sectorial.

b. Los terrenos que presenten manifiestos valores naturales, culturales o productivos, entendiendo incluidos los ecológicos, ambientales, paisajísticos, históricos, arqueológicos, científicos, educativos, recreativos u otros que justifiquen la necesidad de protección o de limitaciones de aprovechamiento, así como los terrenos que, habiendo presentado dichos valores en el pasado, deban protegerse para facilitar su recuperación.

c. Los terrenos amenazados por riesgos naturales o tecnológicos incompatibles con su urbanización, tales como inundación, erosión, hundimiento, incendio, contaminación o cualquier otro tipo de perturbación del medio ambiente o de la seguridad y salud públicas.

d. Los terrenos inadecuados para su urbanización, conforme a los criterios señalados en esta Ley y los que se determinen reglamentariamente.

La delimitación que se propone de las distintas clases de suelo, basada en la información recogida sobre los terrenos que disponen de los servicios de abastecimiento de agua, alcantarillado, suministro de energía eléctrica y acceso rodado y los que se encuentran consolidados por usos urbanos característicos del municipio, así como de los recursos naturales y culturales del término municipal, se detalla en la propuesta de los planos de las Normas.

Hay que señalar también, como origen de posibles errores, las carencias de información encontradas en la redacción de las Normas. Navamorales carece en estos momentos de planos catastrales del municipio y de la zona urbana, al no haber finalizado todavía la revisión catastral en curso. Además, la cartografía disponible del núcleo de Navamorales, facilitada por la Diputación Provincial de Salamanca, está a escala 1: 2.000. Esta falta de información y de detalle en la cartografía hace que el trabajo de campo y sobre ortoimagen haya sido mayor y que en muchos casos no se hayan precisado con detalle los límites de las parcelas.

Las carencias informativas citadas motivan que en la documentación integrante de las Normas se omita el plano del parcelario del núcleo urbano, así como el plano catastral.

0.3 CRITERIOS DE ORDENACIÓN

Los análisis realizados en la Memoria Informativa y el Diagnóstico Territorial, permiten realizar una propuesta de ordenación general de territorio municipal, centrada por una parte en el Suelo Rústico, que comprende la mayor parte del término, y por otra, sobre el territorio urbanizado del núcleo de población.

Respecto al Suelo Rústico. Los criterios generales de ordenación adoptados, van encaminados principalmente a la necesidad de la preservación y protección de sus valores, como paso previo para controlar los procesos de colonización del medio natural a través de actividades puntuales que han ido apareciendo o pudieran aparecer y que contribuyen a degradar este medio.

Respecto al núcleo urbano. Como lugar donde se ha concentrado la localización de los fenómenos específicamente urbanos se plantean los siguientes criterios generales:

a) Consolidar el casco antiguo, respetando al máximo sus trazados urbanos de calles, que dan origen a las manzanas de edificación entre medianerías, por un lado, y a grandes manzanas de usos mixtos y con grandes vacantes interiores, por otro; y a una calidad singular de sus espacios urbanos, mejorando (dónde pueda ser viable) las condiciones de movilidad del viario. Potenciar la diferenciación del núcleo en las dos áreas claramente conformadas.

b) Conservar en lo posible el aspecto volumétrico y la tipología edificatoria de la zona.

c) Elaborar una Normativa que regule las dimensiones de parcela, edificación y tipologías edificatorias más acordes con cada zona en particular.

d) Favorecer la obtención de suelo de dominio público para calles, plazas, parques, jardines y equipamiento de la manera menos onerosa posible para el municipio y en localización más adecuada en base a la estructura de ocupación de suelo propuesta.

La disyuntiva planteada en los pequeños municipios, donde la acción edificatoria privada apenas va acompañada de los compromisos de cesión de suelo y de urbanización simultánea, como deberes inseparables de la promoción, han de plantearse de forma realista, tanto para favorecer la futura gestiónejecución del planeamiento, como para obtener los suelos de uso público antes citados. Este aspecto obliga en la elaboración de las Normas a ser cautos en la delimitación de Unidades de Actuación u otras figuras de desarrollo, de forma que no se vea imposibilitada la actividad edificatoria por una gestión del suelo inviable de partida.

En este sentido, estas Normas, en aplicación de la LUCyL, no clasifican áreas de Suelo Urbano No Consolidado, facilitando la gestión al no existir planeamiento de desarrollo. El proceso edificatorio se resolverá con actuaciones aisladas.

0.4 CRITERIOS DE GESTIÓN

Al no delimitar ninguna Unidad de Actuación, ni ninguna actuación de normalización, la única forma de gestión que las Normas proponen dentro del Suelo Urbano Consolidado son las actuaciones aisladas, de sencilla ejecución. Ésta gestión será viable al constreñir el límite del Suelo Urbano a lo realmente consolidado por la edificación y con los servicios básicos necesarios.

El objeto de las actuaciones aisladas es completar la urbanización de las parcelas de Suelo Urbano Consolidado para que alcancen la condición de solar.

Se conciben como instrumento de uso general y simplificado, reconociendo así la realidad de los pequeños municipios. Y aunque lo habitual será sin duda la materialización del aprovechamiento sobre la propia parcela, sin más requisito que la obtención de licencia.

Asimismo se podrá habilitar la ejecución de dotaciones urbanísticas mediante actuaciones aisladas, con los conocidos sistemas de expropiación y contribuciones especiales, regulados en la legislación específica.

En el Suelo Rústico, las formas de gestión de los usos permitidos y autorizables son las previstas en la LUCyL y normativa de desarrollo, en particular la licencia urbanística y la autorización de uso excepcional en suelo rústico.

DESCRIPCIÓN Y JUSTIFICACIÓN DE LA PROPUESTA

0.5 SUELO URBANO. DESCRIPCIÓN, JUSTIFICACIÓN Y ACTUACIONES PREVISTAS

Dentro del término municipal de Navamorales nos encontramos con un único núcleo de población dividido en dos partes por unos terrenos de eras y otros de uso público (frontón, zona de abrevadero y fuente, juegos de niños, bancos,...), siendo ésta configuración morfológica uno de los aspectos que hacen más singular al núcleo.

Ésta bipolarización del núcleo también es perceptible en la tipología de las manzanas: más grandes e irregulares en la zona sudeste y con un posible origen agroganadero; y de un menor tamaño y algo más regulares en la zona noroeste, en la que el caserío ocupa un mayor porcentaje de la parcela y hay menos vacíos en las manzanas.

Navamorales cuenta con una mixtura de usos en su trama urbana, y presenta un caserío con cierto abandono en algunas zonas y con algunas construcciones en ruinas. Junto a ese caserío de apariencia semidispersa cuenta con varias naves agropecuarias de explotación familiar y tamaño pequeño en funcionamiento.

Las consideraciones generales que se han estimado en las propuestas de Suelo Urbano para Navamorales, son:

Tomar como punto de partida el Proyecto de Delimitación de Suelo Urbano actualmente en vigor y la delimitación del Criterio Gráfico de Delimitación de Suelo Urbano de la Diputación de Salamanca.

La evolución demográfica del municipio, así como el suelo vacante en el núcleo urbano y las escasas expectativas de crecimiento.

Optimizar al máximo las redes de infraestructuras existentes, de tal forma que no sea necesaria la ampliación de ninguna de las redes (abastecimiento de agua, saneamiento, suministro de energía eléctrica) para el desarrollo de las actuaciones aisladas en Suelo Urbano. Esto motiva que en la documentación de las Normas no haya planos de esquemas de infraestructuras propuestas, ya que no se prevé su ampliación.

Tratar de incluir en el perímetro al número máximo de edificaciones sin perjuicio de excluir del mismo a aquellas que resulten aisladas o aquellas otras compatibles con su existencia en Suelo Rústico.

Fomentar la compacidad y continuidad de los crecimientos, no permitiendo o controlando al máximo los crecimientos dispersos o sin continuidad con los núcleos.

Excluir aquellas áreas que planteen problemas para la evacuación de las aguas residuales a la red de alcantarillado.

Incluir dentro del perímetro las vías desde las que se accede a los terrenos calificados.

Delimitar como Suelo Rústico de Entorno Urbano aquellas áreas en las que no se quiere comprometer su desarrollo futuro, considerándolas como las más idóneas para posibles extensiones futuras del núcleo.

Delimitar como Suelo Rústico Común (sin protección) aquellos terrenos que siendo colindantes con el Suelo Urbano o con el Suelo Rústico de Entorno Urbano presentan uno o más de los servicios básicos e infraestructuras.

Establecer las condiciones adecuadas que favorezcan la rehabilitación de las viviendas y edificaciones tradicionales para favorecer su recuperación y evitar su deterioro.

El núcleo presenta un tamaño reducido, con una configuración y estructura por lo general jerárquica, ya sea en base a un elemento significativo o a un eje principal. Aunque esas estructuras impregnan a los conjuntos urbanos de un cierto aspecto de uniformidad en la totalidad de la trama, en el caso de Navamorales lo más característico es el espacio central, que se ha mantenido libre de edificaciones a lo largo del tiempo y hace que, a primera vista, parezca que nos encontramos con dos núcleos de población muy próximos y no muy compactos (excepto en algunas zonas) por la existencia de espacios libres en las manzanas.

El crecimiento del mismo se ha ido produciendo de una forma natural y con un cierto grado de independencia en base a áreas más o menos inconexas con el resto de los tejidos urbanos.

Dadas las características ya comentadas, la delimitación del Suelo Urbano busca la inclusión en esta clase de suelo de la gran mayoría de los procesos edificatorios residenciales que cuentan con la necesaria conexión a las redes de infraestructuras municipales, lo que trae consigo la inclusión, en determinados casos, de parcelas vacantes o edificios en ruina que han ido quedando en los ámbitos intersticiales de los racimos de edificación existentes. Esta situación de ámbitos interiores vacantes de edificación es muy patente en la fisonomía binuclear de Navamorales.

Básicamente la clasificación del Suelo Urbano recoge la del Proyecto de Delimitación (en trazo azul), regularizándola para hacerla coincidir con límites de parcela o de vallado e incorporando al Suelo Urbano las pocas viviendas que desde la aprobación del mismo se han llevado a cabo en Navamorales fuera de la Delimitación del Suelo clasificado como urbano.

Hay dos excepciones al mantenimiento de dicho límite y la incorporación de las nuevas construcciones: el primero es la no incorporación de una vivienda al oeste del núcleo, por estar la misma dentro del perímetro de policía sanitaria definido para el cementerio y en aplicación de la legislación sectorial en vigor. La segunda excepción es no delimitar como Suelo Urbano el espacio vacante existente entre los dos centros que conforman el núcleo de Navamorales y que en el Proyecto de Delimitación si que era urbano al sur de la travesía.

Motiva tal decisión que éste espacio se está utilizado como huertos y eras en su parte noreste y con usos públicos en el resto (frontón, fuentes, paseo arbolado, juegos de niños,...), y que desde la aprobación del Proyecto de Delimitación de Suelo Urbano no se haya desarrollado nada en el mismo; por tanto se ha considerado más oportuno clasificarlo como Suelo Rústico de Entorno Urbano. Con ello se consigue preservar el mismo de posibles edificaciones incontroladas, mantenerlo como espacio representativo del pueblo y que en un futuro, si surge una demanda de viviendas pudiera ser reclasificado como suelo urbanizable o urbano no consolidado, ofreciendo la posibilidad de tener un área más residencial (las parcelas de los huertos) y una amplia zona de es pacios libres y equipamientos (cesiones) en las parcelas que hoy ya presentan esos usos públicos, de propiedad municipal. La superficie de suelo clasificado como Suelo Urbano Consolidado es de 152.766 m2 en el núcleo de Navamorales. El Proyecto de Delimitación de Suelo Urbano clasificaba como tal 128.000 m2, según Memoria Justificativa.

El Suelo Rústico de Entorno Urbano afecta a 28.102 m2. Desde el punto de vista tipológico, la propuesta establece la inclusión de toda la superficie del Suelo Urbano dentro de dos zonas de ordenanza, derivadas del análisis efectuado.

Para cada una de ellas se definen los parámetros de parcela mínima, posición de la edificación con respecto a las alineaciones y los linderos, ocupación, condiciones estéticas e higiénicas, usos, etc. siempre como consecuencia del estudio de las preexistencias de dichas zonas.

La primera Ordenanza pretende reconocer la tipología de edificación alineada a calle, entre medianeras, que es la característica de las áreas más antiguas de los cascos urbanos. La segunda Ordenanza se establece en orden a regular las edificaciones con tipologías más recientes, por lo general de carácter aislado.

En la primera ordenanza las determinaciones que se establecen pretenden compatibilizar las nuevas construcciones con las tipologías tradicionales, ya sea en ubicación en parcela, en ocupación, condiciones estéticas o en el régimen de usos (muchas veces mixtos).

Igualmente se establece la altura máxima permitida para las edificaciones y el vuelo máximo permitido para los balcones y aleros. Y se prohíben aquellos elementos que no son tradicionales en estos núcleos, como puedan ser los miradores, los voladizos continuos, los sótanos, etc.

Otro aspecto a tener en cuenta es la conservación del patrimonio arquitectónico del municipio de Navamorales. Para ello se establecen las protecciones que se detallan en el Catálogo de Elementos Protegidos sobre la iglesia parroquial, los conjuntos urbanos de viviendas y edificaciones tradicionales que aún mantienen las características principales de la arquitectura tradicional, las fuentes, etc. Las protecciones que se citan en este párrafo quedan definidas en el artículo correspondiente de las Ordenanzas y Normas Reguladoras.

0.6 SUELO RÚSTICO. DESCRIPCIÓN, JUSTIFICACIÓN Y PROTECCIONES ADOPTADAS

El artículo 30 del RUCyL establece los criterios de clasificación del Suelo Rústico, señalando qué terrenos deben clasificarse como tales, con el complemento de las prescripciones por categorías de los artículos 31 a 38.

Estos criterios podrían sintetizarse de la siguiente manera:

1. Protección singular. Terrenos contemplados en la legislación sectorial de:

Medio ambiente: espacios naturales (REN, montes de utilidad pública y protectores, zonas húmedas catalogadas, Red Natura 2000) y vías pecuarias.

Aguas: dominio público hidráulico y zonas de servidumbre y policía de cauces.

Montes: montes de utilidad pública y protectores.

Patrimonio cultural: bienes de interés cultural y yacimientos arqueológicos.

Energía: servidumbre de paso de líneas eléctricas, gasoductos y oleoductos.

Transportes: zonas de afección de carreteras y zonas de protección de ferrocarriles.

2. Valor intrínseco y recuperación de valores.

Terrenos con:

Valores naturales: ambientales, ecológicos, geológicos y litológicos.

Valores culturales: paisajísticos, científicos, educativos, históricos, artísticos, arqueológicos, etnológicos, turísticos, recreativos y deportivos.

Valores productivos: agrícolas, ganaderos, forestales y de riqueza natural.

3. Prevención de riesgos. Terrenos sujetos a:

Riesgos naturales: inundación, erosión, hundimiento, deslizamiento, alud e incendio.

Riesgos tecnológicos: contaminación o cualquier otro tipo de perturbación del medio ambiente o de la seguridad y salud públicas.

4. Calidad de la urbanización. Terrenos que comporten:

Riesgos naturales: deslizamientos, pendientes fuertes, baja resistencia, expansividad de arcillas o aguas subterráneas cuya protección sea necesaria.

Riesgos tecnológicos: ruinas industriales, extracciones mineras, producción de energía, depósito de residuos.

Alteración del sistema de asentamientos mediante la formación de núcleos nuevos.

Compromiso para el desarrollo urbano futuro o para la transición campociudad.

Atendiendo a estos criterios de clasificación y a las categorías de suelo rústico previstas en la LUCyL y el RUCyL, y con la información urbanística recabada, expuesta en la memoria informativa, se realiza la clasificación del Suelo Rústico contenida en el Plano de Ordenación O1, recogiendo las siguientes categorías entre las previstas en la normativa:

Suelo Rústico de Entorno Urbano. Ceñido como se ha comentado a las eras y huertos del centro y noreste del núcleo de Navamorales, en aquellos terrenos de posible desarrollo futuro y/o para preservar el paisaje tradicional y vistas de interés del núcleo y su entorno.

Suelo Rústico con Protección de Infraestructuras. Se recogen bajo esta categoría las bandas delimitadas por las líneas límite de edificación de las carreteras que atraviesan el término municipal, con una anchura de 18 metros a cada lado de la arista exterior de la calzada más próxima.

Suelo Rústico con Protección Cultural. Incluye el ámbito de los 7 yacimientos arqueológicos inventariados en el término municipal de Navamorales, reflejados en planos y cuya localización y características se detallan en el Estudio Arqueológico que se adjunta a las presentes Normas Urbanísticas Municipales.

Suelo Rústico con Protección Natural. Se ha clasificado bajo esta categoría la práctica totalidad del término municipal, por su valor ecológico, al albergar distintos hábitats y especies de interés comunitario, así como por la necesidad de preservar los recursos naturales (aguas subterráneas, pastizales, montes adehesados) y paisajísticos inventariados. Asimismo, reciben esta clasificación las vías pecuarias en suelo rústico y el dominio público hidráulico y la zona de servidumbre de los cauces naturales. También se incluye el ámbito en el municipio del Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) Riberas del Río Tormes y afluentes, incluido en la Red Natura 2000.

Suelo Rústico Común. Constituido por los terrenos no incluidos en las restantes categorías, y que en Navamorales se ciñe a unas bandas colindantes con el Suelo Urbano, a modo de espacio colchón entre el Suelo Urbano y el Suelo Rústico con Protección, dando también margen a posibles crecimientos futuros.

No se clasifica Suelo Rústico de Asentamiento Tradicional por no haberse identificado las formas tradicionales de ocupación humana del territorio señaladas en el RUCyL (elementos de arquitectura tradicional propios del suelo rústico, alquerías, núcleos al servicio de vías pecuarias, zonas con poblamiento disperso histórico y núcleos de población abandonados).

Tampoco se clasifica Suelo Rústico con Protección Agropecuaria, al entender que los pastizales y dehesas explotados en régimen extensivo por la cabaña ganadera del municipio son objeto de mayor protección al haber sido clasificadas como Suelo Rústico con Protección Natural, por la concurrencia de los valores naturales expuestos.

Finalmente, dado que los terrenos amenazados por riesgos naturales como inundación o desprendimientos ya han sido incluidos bajo otras categorías con igual o mayor protección, no se ha considerado necesaria su clasificación como Suelo Rústico con Protección Especial.

El régimen de usos de cada categoría responde en esencia al previsto en el RUCyL, con algunas especificidades que se detallan en la normativa.

0.7 CUADRO DE SUPERFICIES La traducción superficial de la ordenación adoptada se refleja en la siguiente tabla:

Ver Anexo

En conjunto el Suelo Urbano representa tan sólo el 0,87% de la superficie municipal, clasificándose como Suelo Rústico con Protección la práctica totalidad del término (en concreto el 98,50%).

Con respecto al Proyecto de Delimitación de Suelo Urbano vigente en Navamorales, que clasificaba una superficie de Suelo Urbano de 128.000 m2 según Memoria (149.087 m2 según medición en sistema de información geográfica), las Normas Urbanísticas Municipales conllevan un incremento de 24.766 m2, lo que supone un 19,3% sobre la superficie de Suelo Urbano vigente con anterioridad, por lo que no se precisa Dictamen medioambiental de evaluación estratégica previa.

NORMATIVA URBANÍSTICA

TÍTULO I. NATURALEZA Y ALCANCE DE LAS NORMAS, RÉGIMEN URBANÍSTICO GENERAL.

CAPÍTULO I. NATURALEZA, ÁMBITO Y VIGENCIA.

Artículo 1. Objeto y Ámbito de aplicación. El objeto de las presentes Ordenanzas y Normas Reguladoras es establecer las condiciones a las que se deberán sujetar las actuaciones urbanísticas públicas y privadas que se realicen en el territorio del término municipal Navamorales.

Artículo 2. Legislación urbanística. En las presentes Ordenanzas y Normas se hace referencia a la legislación urbanística aplicable en el momento de su redacción, a saber:

1. Ley 6/1998 de 13 de abril, sobre Régimen de Suelo y Valoraciones (LRSV/98).

2. Ley 10/1998, de 5 de diciembre, de Ordenación del Territorio de la Comunidad de Castilla y León (LOTCyL).

3. Ley 5/1999, de 8 de abril, de Urbanismo de Castilla y León (LUCyL).

4. Decreto 22/2004, de 29 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Urbanismo de Castilla y León (RUCyL).

5. Orden de 4 de julio de 1989, de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Castilla y León, por la que se aprueba definitivamente la Revisión de las Normas Subsidiarias Municipales en el Ámbito Provincial de Salamanca.

Artículo 3. Vigencia. Lo contenido en los documentos que integran las presentes Normas Urbanísticas, entrará en vigor una vez haya sido aprobado definitivamente por la Comisión Territorial de Urbanismo y al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia. Su vigencia será indefinida, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 56 de la LUCyL.

Artículo 4. Revisión y sustitución. La revisión del presente instrumento de planeamiento, vendrá motivada por la elección de un modelo territorial distinto, por la aparición de nuevas circunstancias de carácter demográfico o económico o por el agotamiento de su capacidad. La aprobación definitiva de la revisión producirá la sustitución del instrumento revisado, según se indica en el artículo 57 de la LUCyL.

Cuando la complejidad del desarrollo urbanístico o la capacidad y necesidad de gestión del municipio lo hiciera necesario, se deberá proceder a la sustitución de las presentes Normas por el instrumento de planeamiento adecuado. En cuanto a determinaciones y procedimiento, se ajustará a lo dispuesto en los artículos 50 a 54 de la LUCyL para los propios Plan General o Normas.

Dada la escasa dinámica demográfica y edificatoria del municipio, no es previsible el agotamiento del modelo propuesto y del suelo vacante clasificado, salvo que factores de dinamización externos o turísticos, llevaran al desarrollo de iniciativas de segunda residencia.

Artículo 5. Modificaciones. Toda alteración de las determinaciones contenidas en las presentes Normas, se considerará como modificación de las mismas, excepto en las que se haga mención expresa, y por lo tanto requerirá tramitación igual a la de aquellas, con las excepciones y precisiones contempladas en el artículo 58 de la LUCyL.

Artículo 6. Supletoriedad. En todo aquello no consignado, contemplado o dispuesto explícitamente en las presentes Ordenanzas y Normas Reguladoras, será de aplicación lo establecido en la Ley de Urbanismo de Castilla y León (LUCyL), Ley sobre Régimen del Suelo y Valoraciones (LRSV/98) y el resto de la legislación urbanística aplicable, o en las Normas Subsidiarias de Planeamiento Municipal de Ámbito Provincial, sin perjuicio del cumplimiento de cuanta legislación vigente sea de aplicación.

CAPÍTULO II. NORMATIVA Y PARTE GRÁFICA.

Artículo 7. Documentación integrante de las Normas. Las Normas Urbanísticas Municipales están formadas por los siguientes documentos:

1. Memoria Informativa y Diagnóstico.

2. Planos de Información.

3. Memoria Vinculante.

4. Normativa.

5. Planos de Ordenación

6. Catálogo.

7. Estudio Arqueológico. El carácter vinculante de estos documentos es el que confiere la LUCyL y su desarrollo reglamentario.

Las determinaciones que contienen serán de obligado cumplimiento tanto para los particulares como para las Administraciones, sin perjuicio de las facultades que correspondan a estas últimas.

CAPÍTULO III. CLASIFICACIÓN DEL SUELO. RÉGIMEN DEL SUELO.

Artículo 8. Clasificación del Suelo. Toda la superficie del término municipal queda incluida en alguna de las siguientes clases y categorías de suelo:

a) Urbano, en la categoría de Consolidado

b) Rústico, en sus diversas categorías.

Artículo 9. Régimen del Suelo. Dentro de la clase de suelo en la que haya sido incluido por este Plan, el Régimen urbanístico de cada terreno será el que determina la legislación urbanística, y el que se especifica en los títulos Sexto y Séptimo de las presentes Ordenanzas y Normas.

Artículo 10. Suelo Urbano Consolidado. El régimen del Suelo Urbano Consolidado viene regulado en la LUCyL y en el RUCyL y por las condiciones del Título VI de estas Normas.

En las parcelas de Suelo Urbano Consolidado, el aprovechamiento urbanístico será el resultante de la aplicación de las ordenanzas correspondientes.

El derecho a edificar se adquiere mediante la concesión de la licencia correspondiente de acuerdo con la legalidad urbanística.

En Suelo Urbano Consolidado, los propietarios deberán completar a su costa la urbanización necesaria para que los terrenos alcancen la condición de solar. A tal efecto, deberán costear los gastos de urbanización precisos para completar los servicios urbanos y regularizar las vías públicas, ejecutar en su caso las obras correspondientes, y ceder gratuitamente al Ayuntamiento los terrenos exteriores a las alineaciones señaladas en el planeamiento.

En el Suelo Urbano Consolidado, la ordenación se regula básicamente con el sistema de alineaciones exteriores obligatorias, vinculantes desde su definición en plano, y mediante la asignación para cada parcela o solar de una ordenanza edificatoria. Esta ordenanza regula las condiciones de la edificación, su volumetría, condiciones figurativas y formales, ocupación y características tipológicas, los usos pormenorizados, los aprovechamientos y las condiciones de la parcela resultante.

Artículo 11. Suelo Rústico. Según la legislación urbanística en vigor, los propietarios de terrenos clasificados como Suelo Rústico tendrán derecho a usar, disfrutar y disponer de ellos conforme a su naturaleza rústica, pudiendo destinarlos a usos no constructivos agrícolas, ganaderos, forestales, piscícolas, cinegéticos y otros análogos vinculados a la utilización racional de los recursos naturales.

Asimismo, en Suelo Rústico podrán autorizarse los usos excepcionales descritos en la LUCyL y en el RUCyL, con las limitaciones establecidas para cada una de sus categorías.

En el Título VII de estas Normas se establecen las condiciones particulares de protección para las diferentes categorías definidas de Suelo Rústico con Protección, referidas siempre a las determinaciones de la legislación sectorial.

TÍTULO II. DETERMINACIONES DE ORDENACIÓN GENERAL. CAPÍTULO I. OBJETIVOS Y PROPUESTAS GENERALES.

Artículo 12. Determinaciones de Ordenación General establecidas por las Normas.

Este documento establece como determinaciones de ordenación general los objetivos y propuestas generales, la clasificación de suelo para todo el ámbito municipal, la catalogación de elementos culturales y naturales a proteger, así como la normativa de regulación y protección de cada categoría de Suelo Rústico.

Artículo 13. Objetivos generales de las Normas. Toda actuación urbanística en el término municipal de Navamorales habrá de perseguir los objetivos señalados en la Legislación de Urbanismo de Castilla y León que se concretan en la Memoria de estas Normas, objetivos y propuestas de alcance global, definidos a partir de la actualización del análisis y los diagnósticos existentes sobre las condiciones urbanísticas actuales del municipio, en coherencia con el marco regulador normativo de rango supramunicipal y sectorial.

CAPÍTULO II. RÉGIMEN Y GESTIÓN DEL CATÁLOGO DE BIENES PROTEGIDOS.

Artículo 14. Pautas de Catalogación.

1. Determinados inmuebles, tanto edificios, como instalaciones, construcciones y espacios, están adscritos a un régimen especial que contempla la finalidad de su conservación, total o parcial, y a cuyas determinaciones se vincula su utilización.

2. A estos efectos y como documentos de estas Normas, de acuerdo con las disposiciones legales vigentes, se establece un catálogo de Edificaciones protegidas y cuyo régimen específico y diferenciado de edificación y uso se regula en este Capítulo y en otros por remisión. Los blasones de piedra y los cruceros del mismo material tienen la declaración genérica de Bienes de Interés Cultural (BIC), según lo estipulado en el Decreto 571/1963, de 14 de marzo, sobre protección de los escudos, emblemas, piedras heráldicas, rollos de justicia, cruces de término y piezas similares de interés históricoartístico. Se realiza asimismo un catálogo arqueológico, que recoge los yacimientos y lugares con valores arqueológicos del municipio y que se incorpora a las Normas con el mismo valor que el Catálogo.

3. El Catálogo de elementos arquitectónicos, así como los cruceros, elementos con valor etnográfico y elementos heráldicos, y el catálogo arqueológico, se recogen con su documentación gráfica correspondiente.

Artículo 15. Tipos de obras en los elementos catalogados. Se definen las siguientes actuaciones: Restauración, Conservación, Rehabilitación, Consolidación y Reconstrucción.

Cualquier intervención en los elementos catalogados con la declaración de BIC tendrá que tener la autorización de la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural.

1. ACTUACIONES DE RESTAURACIÓN. Se entiende por restauración la actuación realizada en un edificio de especial valor arquitectónico o histórico, con la finalidad general de conservar o restituir las características arquitectónicas originarias del mismo.

En caso de carencia o insuficiencia de información y documentación sobre partes o elementos desaparecidos, o en caso de alteraciones irreversibles, se recomienda evitar actuaciones de carácter analógico y desarrollar las obras con criterios de integración y coherencia formal, pero con diseño diferenciado.

Se admitirán en cualquier caso las obras de adecuación funcional de instalaciones, o de accesibilidad o protección contra incendios, u otras relativas a Normativa Técnica exigidas para el correcto desarrollo de las actividades autorizadas en el edificio.

2. ACTUACIONES DE CONSERVACIÓN. Tendrán por objeto la conservación, valoración y, en su caso, la recuperación de las características arquitectónicas y formales originarias del conjunto. Incluyen operaciones como restitución de elementos ornamentales, de carpintería o cerrajería que hubiesen sido sustituidos por otros disconformes con el elemento original, supresión de elementos incongruentes con el conjunto del edificio, recomposición de huecos, etc.

3. ACTUACIONES DE REHABILITACIÓN. Se entiende por rehabilitación la actuación efectuada en un edificio que presente unas condiciones inadecuadas para un uso específico autorizado, por su estado de deterioro, sus deficiencias funcionales y su distribución interior, y que tenga por finalidad su adecuación para ese uso a través de la ejecución de obras que supongan la conservación mayoritaria o integral de la configuración arquitectónica y disposición estructural originaria.

Las actuaciones de rehabilitación, incidentes en los espacios interiores del edificio, podrán suponer la redistribución de los mismos, siempre que conserven los elementos determinantes de su configuración tipológica.

4. ACTUACIONES DE CONSOLIDACIÓN. Se consideran actuaciones de consolidación las que se realicen en un edificio inadecuado para un uso específico autorizado, por su extremo estado de deterioro o las especiales deficiencias de su organización, que tengan por finalidad su adecuación para ese uso, a través de obras que supongan la modificación de la configuración arquitectónica y disposición estructural originaria, manteniendo en cualquier caso los elementos de cerramiento que definen el volumen y forma del edificio.

Podrán comportar obras de sustitución de elementos estructurales y de forjados, así como la sustitución o modificación de elementos determinantes de la organización tipológica, como escaleras o patios. Asimismo, podrán conllevar la redistribución de los espacios interiores.

5. ACTUACIONES DE RECONSTRUCCIÓN. Supone la reproducción de partes o de la totalidad de un edificio preexistente desaparecido, en el lugar que ocupaba originariamente, con criterios que garanticen su plena identidad estructural, constructiva y de imagen con respecto al elemento desaparecido.

Artículo 16. Niveles de Protección. En función de las características y condiciones de los elementos catalogados se definen tres categorías de protección, determinándose para cada uno de ellos los tipos de actuaciones posibles y los criterios de intervención para cada elemento catalogado

Los niveles de protección definidos son los siguientes

a) Nivel integral: edificios singulares de alto valor artístico, histórico o cultural.

b) Nivel ambiental: edificios singulares por su presencia como parte de la trama urbana.

c) Nivel etnográfico: elementos con valor etnográfico, fuera del casco urbano, por ser reveladores de las particularidades culturales de la comarca y por pertenecer a la memoria colectiva del pueblo.

d) Yacimientos arqueológicos: se incluyen yacimientos arqueológicos y parajes naturales de significada importancia cultural.

Artículo 17. Nivel de protección integral. Se aplica a los edificios de valor histórico, artístico o singular. El carácter de la protección se extiende a la conservación integral de fachadas y cubiertas, de las estructuras y de la organización espacial interior.

Las obras permitidas son las de conservación y restauración, todas ellas encaminadas al mantenimiento de las características principales propias del edificio y de su uso.

Se admite, en casos muy excepcionales y siempre que se justifiquen con un informe técnico (de ruina o riesgos de seguridad), las obras de rehabilitación y consolidación; así como la reconstrucción parcial que dicho informe considere necesaria. No se admite la ampliación del volumen edificado, ni la adición de nuevos elementos estructurales (salvo los necesarios para la consolidación), ni decorativos.

Artículo 18. Nivel de protección ambiental. Se aplica a edificios en los que su fachada o fachadas caracterizan el paisaje urbano general, siendo estos elementos merecedores de protección urbanística. El carácter de la protección se dirige en estos edificios al mantenimiento de las tipologías de fachada con todos sus elementos y composición, cubiertas y elementos visibles al exterior.

Además de las obras dirigidas al mantenimiento del edificio se permiten las de rehabilitación, restauración, consolidación y reconstrucción. En los casos de rehabilitación, reconstrucción o conservación de fachadas, las condiciones de edificación y usos serán las que se indican en el plano de ordenación de Suelo Urbano, salvo la altura y número de plantas que deberá respetar las originales. Los nuevos forjados (si procede) que acometan a fachadas conservadas tendrán los mismos niveles que los precedentes; y las nuevas cubiertas que acometan a fachadas conservadas lo harán con la misma pendiente y solución del encuentro que las precedentes. Todo ello, salvo que en las condiciones particulares indicadas en el catálogo se permitan actuaciones especiales, como es el caso del Conjunto de edificaciones y elementos característicos, en las que las obras de demolición deberán aprobarse conjuntamente con las de la nueva edificación proyectada, que deberá ajustarse a las condiciones estéticas fijadas, reutilizando, en su caso, los elementos señalados como objeto de la protección.

Artículo 19. Nivel etnográfico. Se aplica a elementos con valor etnográfico en el Suelo Rústico, al estar los elementos etnográficos dentro del Suelo Urbano afectados por el nivel de protección ambiental. Dichos elementos se protegen por ser reveladores de las particularidades culturales de la comarca y por pertenecer a la memoria colectiva del pueblo.

Se permiten las obras de conservación, rehabilitación y consolidación; debiendo respetar la volumetría y su ocupación, además de su uso, siempre que sea posible.

Se preservará la condición aislada del elemento y se protegerá su entorno, recomendando el acondicionamiento del mismo para una mejor puesta en valor del elemento protegido. Queda prohibida la instalación de publicidad, cables, antenas, y otros elementos visibles que entorpezcan la vista del bien.

Artículo 20. Nivel de protección de yacimientos arqueológicos. En los yacimientos arqueológicos catalogados, cualquier actuación prevista, sea ésta pública o privada sobre estas áreas estará sometida a su valoración previa por parte de la Consejería de Cultura, Comisión Territorial de Patrimonio Cultural, que informará sobre la idoneidad o no de las actuaciones previstas, condicionándose la ejecución de las mismas a la realización de los estudios y excavaciones arqueológicas que fueren precisos.

Para la concesión de la licencia municipal en estos casos, será precisa la presentación por el promotor de las obras de un estudio arqueológico, firmado por Técnico competente (Arqueólogo Titulado) sobre el punto de intervención. Los correspondientes permisos de prospección o de excavación arqueológica se solicitarán a través del Servicio Territorial de Cultura.

Artículo 21. Medidas cautelares para la protección del patrimonio arqueológico.

En general y fuera de los puntos clasificados como Suelo Rústico con Protección Cultural, se contemplarán las siguientes actuaciones que requieren la realización de seguimientos arqueológicos:

a) Apertura de caminos y viales: carreteras, concentración parcelaria, pistas forestales, vías de saca, etc.

b) Movimientos de tierra de cualquier tipo: minería, balsas de depuración, cortafuegos, cimentaciones.

c) Grandes roturaciones: repoblación forestal, cambios de cultivo, utilización de arados subsoladores.

Cuando en aquellos lugares del término municipal donde no se hayan documentado evidencias arqueológicas, éstas se descubrieran, su hallazgo deberá ser comunicado, en virtud del Artículo 60 de la Ley 12/2002, de 11 de julio, de Patrimonio Cultural de Castilla y León, a las Administraciones competentes en materia arqueológica. El Ayuntamiento deberá ordenar entonces la paralización inmediata, si se estuvieran produciendo, de las actividades lesivas que pudieran afectar al yacimiento, al tiempo que arqueólogos de las Administraciones competentes o bien designados por ellas, deberán elaborar un informe de los hallazgos.

Si a partir del citado informe de la Consejería competente en materia de cultura se consideraran de interés arqueológico los restos encontrados, éstos deberán incorporarse al Catálogo de las Normas Urbanísticas Municipales, beneficiándose, mediante las pertinentes modificaciones que hubieran de hacerse en mismas, de la clasificación como Suelo Rústico con Protección Cultural.

CAPÍTULO III. OTRAS DETERMINACIONES DE CARÁCTER GENERAL.

Artículo 22. Normativa Sectorial de Aplicación. Concurrencia. Simultáneamente al cumplimiento de estas Normas, y en los casos en los que haya concurrencia, serán de aplicación la legislación sectorial correspondiente. Se relaciona a continuación un listado (sin carácter limitativo) de la principal legislación sectorial a tener en cuenta:

1. RELATIVA A PATRIMONIO CULTURAL:

Ley 16/1985, de 25 de junio, de Patrimonio Histórico Español.

Decreto de 22 de abril de 1949 sobre normas para la protección de los castillos. Decreto 571/1963, de 14 de marzo, sobre Protección de los escudos, emblemas, piedras heráldicas, rollos de justicia, cruces de término y piezas similares de interés históricoartístico.

Ley 12/2002, de 11 de julio, de Patrimonio Cultural de Castilla y León.

2. RELATIVA A COMUNICACIONES Y TRANSPORTE ENERGÉTICO:

Ley 25/1988, de 29 de julio, de Carreteras. Real Decreto 1812/1994, de 2 de septiembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Carreteras.

Ley 2/1990, de 16 de marzo, de Carreteras de la Comunidad de Castilla y León.

Ley 16/1987, de 30 de julio, de Ordenación de los Transportes Terrestres. Real Decreto 1211/1990, de 28 de septiembre, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres.

Decreto 267/2001 de 29 de noviembre, relativo a la Instalación de Infraestructuras de Radiocomunicación de la Comunidad de Castilla y León.

Ley 34/1998, de 7 de octubre, del Sector de Hidrocarburos. Real Decreto 1434/2002, de 27 de diciembre, por el que se regulan las actividades de transporte, distribución, comercialización, suministro y procedimientos de autorización de instalaciones de gas natural.

Ley 54/1997, de 27 de noviembre, del Sector Eléctrico. Real Decreto 1955/2000, de 1 de diciembre, por el que se regulan las actividades de transporte, distribución, comercialización, suministro y procedimientos de autorización de instalaciones de energía eléctrica. Decreto 3151/1968, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Líneas Aéreas de Alta Tensión.

Decreto 189/1997, de 26 de septiembre, por el que se regula el procedimiento para la autorización de las instalaciones de producción de electricidad a partir de la energía eólica.

3. RELATIVA A MEDIO AMBIENTE:

Ley 9/2006, de 28 de abril, sobre evaluación de los efectos de determinados planes y programas en el medio ambiente.

Real Decreto Legislativo 1302/1986, de 28 de junio, de evaluación de impacto ambiental. Real Decreto 1131/1988, de 30 de septiembre, por el que se aprueba el Reglamento para la ejecución del Real Decreto Legislativo de evaluación de impacto ambiental.

Ley 11/2003, de 8 de abril, de Prevención Ambiental de Castilla y León.

Decreto Legislativo 1/2000, de 18 de mayo, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental y Auditorías Ambientales de Castilla y León (disposiciones no derogadas). Decreto 209/1995, de 5 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento de Evaluación de Impacto Ambiental de Castilla y León.

Decreto 2414/1961, de 30 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas.

Real DecretoLey 1/2002, de 20 de julio, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Aguas. Real Decreto 849/1986, de 11 de abril, por el que se aprueba el Reglamento del Dominio Público Hidráulico.

Ley 6/1992 de 18 de diciembre, de protección de los Ecosistemas Acuáticos y de regulación de la pesca en Castilla y León.

Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes. Decreto 485/1962 de 22 de febrero por el que se aprueba el Reglamento de Montes.

Ley 3/1995, de 23 de marzo, de Vías Pecuarias.

Decreto 168/1996, de 27 de junio, de Regulación de los Campamentos de Turismo. Decreto 148/2001, de 17 de mayo, de modificación parcial del Decreto 168/1996, de 27 de junio, de Regulación de los Campamentos de Turismo.

Ley 4/1989, de 27 de marzo, de Conservación de Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestres.

Ley 8/1991, de 10 de mayo, de Espacios Naturales de la Comunidad de Castilla y León.

Directiva 79/409/CEE, de 2 de abril de 1979, relativa a la Conservación de las Aves Silvestres

Directiva 92/43/CEE, de 21 de mayo de 1992, relativa a la Conservación de los Hábitats Naturales y de la Fauna y Flora Silvestres.

Real Decreto 1997/1995, de 7 de diciembre, por el que se establecen medidas para contribuir a garantizar la biodiversidad mediante la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres.

4. RELATIVA A LA ACCESIBILIDAD Y LA EDIFICACIÓN:

Ley 3/1998, de 24 de junio, de Accesibilidad y Supresión de Barreras. Decreto 217/2001, de 30 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento de Accesibilidad y Supresión de Barreras.

Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación.

TÍTULO III. REGULACIÓN DE LOS USOS.

CAPÍTULO I. NORMAS GENERALES.

Artículo 23. Clases de usos.

1. La ordenación de usos en Suelo Urbano se establece con dos clases: básicos y pormenorizados.

En el Suelo Rústico los usos son definidos y regulados dentro de la Ordenanza de esta clase de suelo.

En cualquier caso, la obligatoriedad de los usos definidos por las Normas se aplicará sin perjuicio de lo dispuesto en otras normas legales cuya aplicación sea preferente, bien por razones de jerarquía normativa o de competencia.

En la terminología y definición de los usos se ha intentado mantener la que regulan las Normas Subsidiarias Provinciales y la anterior Delimitación de Suelo Urbano, por el uso y la familiaridad de dicha nomenclatura, pero adaptándolo a las necesidades y requerimientos actuales.

2. Los usos básicos constituyen el nivel más desagregado, de actividades o situaciones de actividad, contemplado en las Normas. Pueden coexistir dos o más usos básicos dentro del mismo solar o edificio.

Un conjunto de usos básicos, configuran un uso pormenorizado.

3. Los usos pormenorizados se definen por agrupaciones de usos básicos y sirven para definir la utilización de los terrenos de cada una de las zonas dentro del Suelo Urbano.

CAPÍTULO II. USOS BÁSICOS.

SECCIÓN 1ª. CONDICIONES GENERALES.

Artículo 24. Definiciones y niveles de los usos básicos. A efectos de aplicación de las presentes Normas se consideran los siguientes usos básicos:

1. Uso de Vivienda: Todo edificio, o parte de él, destinado a uso autónomo, que haga posible el desarrollo de la vida individual y privada. Este uso es compatible con el de despacho profesional del titular de la vivienda, así como el de garaje y trastero, en las condiciones que establecen las Normas. Se distinguen:

a. Vivienda autónoma, en edificio exclusivo o mezclada con otros usos compatibles detallados no predominantes, y con acceso y servicios comunes para un máximo de dos viviendas.

b. Vivienda vinculada a otros usos; Uso de carácter complementario relacionado con otros usos detallados con una relación de dependencia, la proporción máxima de superficie construida respecto del total construible será del 40%.

2. Uso Agrario: Locales destinados a almacén, taller y actividades de carácter agrícola o ganadero (en explotación familiar). Se distinguen:

a. Dependencias agrícolas auxiliares, primera categoría: almacenes de aperos agrícolas, paneras, etc., hasta 200 metros cuadrados construidos en sótano, baja, sobrado o edificio exclusivo.

b. Dependencias agrícolas auxiliares, segunda categoría: ídem desde 200 a 1.000 metros cuadrados construidos, en edificio exclusivo contenido en parcela exclusiva.

c. Ganadería estabulada en explotación familiar: explotación ganadera de pequeñas dimensiones (en Suelo Urbano menos de 150 metros cuadrados construidos en total, y menos de 500 metros cuadrados construidos en Suelo Rústico). Las nuevas explotaciones no son autorizables en el Suelo Urbano.

d. Explotación industrial ganadera: resto de las explotaciones ganaderas no comprendidas en epígrafes anteriores. Corresponde a las explotaciones ganaderas intensivas de grandes dimensiones (en Suelo Urbano más de 150 metros cuadrados construidos en total, y más de 500 metros cuadrados construidos en Suelo Rústico). Se prohíben las explotaciones de este tipo en todo el término municipal.

3. Uso Industrial: Locales destinados a almacén, taller y actividades de carácter artesanal, industrial o productivo. Se distinguen:

a. Talleres domésticos; hasta 50 metros cuadrados y 3 KW de potencia electromecánica.

b. Talleres de servicio, artesanales o industriales de primera categoría: hasta 250 metros cuadrados y 10 KW, en sótano, baja o primera.

c. Talleres de servicio, artesanales o industriales de segunda categoría: hasta 500 metros cuadrados y 15 KW, en edificio exclusivo.

d. Actividades de producción o almacenamiento, sin límite de superficie y de potencia electromecánica en edificio exclusivo. Éste uso no está autorizado en el Suelo Urbano.

4. Uso Terciario: Se consideran como uso terciario: Comercio y servicios: locales abiertos al público, destinados a la exposición y venta de mercancías o a la prestación de servicios privados al público, de carácter no administrativo: ultramarinos, supermerca dos,... Estos usos no se podrán ubicar por encima de plantas con uso residencial. Oficinas: locales destinados a la prestación de servicios privados al público, de carácter administrativo o profesional. Estos usos no se podrán ubicar por encima de plantas con uso residencial.

Hostelería: locales abiertos al público con fines de restauración y expedición de bebidas: bares, bares musicales, merenderos, restaurantes y similares. Estos usos no se podrán ubicar por encima de plantas con uso residencial.

Alojamiento turístico: todo edificio o parte de él, destinado a uso colectivo para la estancia temporal: hoteles, pensiones, hostales, casas de turismo rural y similares. No se incluyen los campamentos de turismo ni los campings.

Se distinguen:

a. Oficinas de primera categoría: hasta 150 metros cuadrados, en cualquier planta del edificio.

b. Oficinas de segunda categoría: sin limitaciones de superficie en edificio exclusivo o mezcladas con otros usos no residenciales.

c. Comercio de primera categoría; hasta 500 metros cuadrados de superficie, en sótano, baja o primera.

d. Comercio de segunda categoría: sin límite de superficie, en edificio exclusivo o con otros usos no residenciales.

e. Hotelero de primera categoría: con capacidad no superior a 10 habitaciones dobles o su equivalente en cualquier planta.

f. Hotelero de segunda categoría: sin límite de habitaciones, en edificio exclusivo.

g. Espectáculos de primera categoría: hasta 250 espectadores, en sótano y baja.

h. Espectáculos de segunda categoría, sin límite de espectadores., en edificio exclusivo

i. Salas de reunión, recreo y turismo, de primera categoría. Hasta 500 metros cuadrados, en sótano, baja y primera.

j. Salas de reunión, recreo y turismo, de segunda categoría. Más de 500 m2, en edificio exclusivo o mezclado con otros usos no residenciales.

5 Uso de Equipamiento: locales, instalaciones, construcciones y espacios asociados destinados a la formación y enseñanza; a la práctica deportiva; a la asistencia a la población enferma o desprotegida; y, en general, a los usos de carácter colectivo: servicios sanitarios (centros de salud), asistenciales (residencias de ancianos), culturales, teleclub, escuela,... Se distinguen:

a. Centros culturales y docentes de primera categoría: hasta 150 metros cuadrados, en cualquier planta.

b. Centros culturales y docentes de segunda categoría: sin límite, en edificio exclusivo.

c. Instalaciones deportivas de primera categoría: hasta 500 metros cuadrados y altura libre no superior a 4,5 m, en sótano y baja.

d. Instalaciones deportivas de segunda categoría: sin límites, en edificio exclusivo.

e. Residencias en régimen de comunidad de primera categoría: hasta 10 dormitorios dobles o su equivalente y 250 metros cuadrados, en cualquier planta.

f. Residencias en régimen de comunidad de segunda categoría: sin límite de superficie o número de habitaciones, en edificio exclusivo.

g. Instalaciones asistenciales o sanitarias de primera categoría: hasta 500 metros cuadrados, en sótano, baja y primera.

h. Instalaciones asistenciales o sanitarias, de segunda categoría: sin límite de superficie, en edificio exclusivo.

i. Instalaciones de infraestructuras de telecomunicaciones 1ª Categoría, compuestas de elementos aéreos sin edificación, en edificios o suelos públicos o privados en ensanches cuando el casco tradicional no es protegido o de interés

j. Instalaciones de infraestructuras de telecomunicaciones, compuestos de elementos aéreos y de edificación, en parcela exclusiva de ensanche no consolidado, cuando el casco tradicional no es protegido o de interés.

6. Uso de Parque y Jardín: terrenos destinados al recreo y la contemplación, con arbolado y plantas de adorno.

7. Uso de Garaje y Estacionamiento: Locales y espacios para la estancia de vehículos automóviles. Incluye los espacios de acceso.

8. Uso de Viario y Comunicación: Espacios del movimiento institucionalizado, de carácter público, que se destinan al tránsito de personas o al transporte de mercancías. Incluye además zonas de estancia y celebración, como las plazas públicas, no incorporadas al sistema de parques y jardines.

9. Usos Especiales: No incluibles en ninguna otra categoría, como gasolineras, centros de transformación eléctrica, etc.

Artículo 25. Compatibilidad entre usos básicos.

1. Sin perjuicio de lo determinado en los Artículos que definen los usos pormenorizados, pueden coexistir en un mismo edificio todos los usos básicos con las condiciones establecidas en sus definiciones. En cualquier caso las viviendas dispondrán de acceso independiente de los otros usos.

2. Cuando se dé integración de usos en un mismo local las exigencias derivadas de esta normativa se aplicarán proporcionalmente a la superficie ocupada por cada uno de ellos, si puede cuantificarse, o al más exigente en cuanto a régimen de compatibilidades si no es posible hacerlo.

SECCIÓN 2ª. CONDICIONES ESPECÍFICAS DE LOS USOS BÁSICOS.

Artículo 26. Condiciones del uso de Vivienda.

1. Definición. Todo edificio, o parte de él, destinado a un uso autónomo, que haga posible el desarrollo de la vida individual y privada.

2. Tipología. La tipología de vivienda será edificio unifamiliar, con acceso directo a calle, o: plurifamiliar con un máximo de 2 viviendas con acceso compartido desde la calle.

3. Usos compatibles. El uso de vivienda será compatible con el ejercicio dentro de la misma de profesión, función pública, oficina o pequeña industria doméstica, del que sea titular el inquilino o cualquier otro de los miembros que compongan el hogar y esté empadronado en ese domicilio. Será compatible el uso de garaje y de trastero.

4. Situación. El uso de vivienda no podrá situarse en sótanos ni semisótanos. Si las plantas bajas se destinan a vivienda, será obligatorio aislar el suelo de las mismas de las humedades del terreno mediante cámaras de aire.

5. Habitabilidad. Serán de aplicación para todas las viviendas del municipio las condiciones establecidas para las viviendas de protección oficial en cuanto a superficies mínimas.

Artículo 27. Condiciones del uso Terciario.

1. La altura máxima de cornisa y la ocupación máxima de parcela se regula en la Ordenanza específica de cada zona de uso de Vivienda.

2. La zona destinada al público no podrá servir de paso ni tener comunicación directa con ninguna vivienda. No se admiten locales comerciales en sótano o semisótano. La altura libre interior mínima de la zona destinada al público en locales comerciales es de 2,80 metros Los usos de Hostelería (salvo espacios destinados a bodega), Oficinas y Alojamiento turístico, no podrán situarse en sótanos.

Artículo 28. Condiciones de los usos Agrario e Industrial.

1. La altura máxima de cornisa y la ocupación máxima de parcela se regula en la Ordenanza específica de cada zona de uso de Vivienda.

2. La cubierta inclinada tendrá una pendiente que venga determinada por la óptima que señalen las Normas tecnológicas aplicables, en cada caso, en función del material empleado, con un máximo de 30º. Se admite también la cubierta curva, sin superar la altura que correspondería a la cumbrera en la posición inclinada.

3. Las naves ganaderas en explotación familiar están prohibidas en el Suelo Urbano, debiendo instalarse en el Suelo Rústico Común; o en su defecto en cualquier Suelo Rústico con Protección siempre que así lo permitan éstas Normas en el Título VII, y que obtengan la preceptiva autorización de uso excepcional, al amparo de la legislación urbanística y sectorial en vigor, cumpliendo las distancias mínimas a los núcleos de población.

4. Las naves ganaderas en explotación intensiva de carácter industrial están prohibidas en todo el término municipal.

Artículo 29. Condiciones del uso de Equipamiento. Sin perjuicio del cumplimiento de las disposiciones vigentes para cada tipo de actividad, los locales destinados a equipamientos cumplirán las condiciones asignadas a los usos básicos no dotacionales cuyas características les sean más afines tanto a la actividad principal como a las auxiliares.

Artículo 30. Condiciones del uso de Parque y Jardín.

1. Las especies dominantes serán las autóctonas.

2. En los parques y zonas reservadas para este uso y cuya superficie de ordenación permita la inscripción de un círculo de al menos 6 metros de diámetro, se deberá además cumplir lo siguiente: el índice de permeabilidad, o porcentaje de superficie que haya de destinarse a la plantación de especies vegetales, no será inferior al 50%.

3. Se establecerá, en la medida de lo posible, para árboles y arbustos, riego por goteo.

4. Al menos el 50% de la superficie pisable o no ajardinada de los parques será de terriza.

5. Para las bandas longitudinales que bordean carreteras y calles y que aparezcan señaladas en el plano de ordenación, se dará un tratamiento de adoquines o enlosado, propio del tránsito exclusivo peatonal y se reservará siempre superficie para arbolado en alineación (siempre fuera de los 3 metros de dominio público en las carreteras).

6. Habrán de tenerse en cuenta las excepciones recogidas en las condiciones de urbanización descritas en el Título V de esta Normativa, que se corresponden con la indicada como pavimentación especial.

Artículo 31. Condiciones del uso de Garaje y Estacionamiento.

1. Para algunos usos básicos se establece un número de plazas de aparcamiento (que pueden ser privadas), que se resumen de la siguiente forma: Comercio y servicios en edificio exclusivo, 1 plaza por cada 100 m2 construidos; Hostelería y alojamientos turísticos, 1 plaza por cada 4 habitaciones; Usos Agrario e Industrial, 1 plaza por cada 150 m2 construidos; Uso de Equipamiento, 1 plaza por cada 150 m2 construidos; Instalaciones deportivas, 1 plaza por cada 25 espectadores.

2. Deberán resolverse en el interior de la parcela en que se encuentre la edificación. El número total de plazas a proveer para una construcción, será la suma del que corresponda a los usos básicos que albergue.

Artículo 32. Condiciones del uso de Viario y Comunicación. Las condiciones serán las que se derivan de las ya señaladas en estas Normas como condiciones de urbanización el Título V de esta Normativa, donde se dan las condiciones generales para el viario, el viario de nueva urbanización o las zonas de pavimentación especial.

CAPÍTULO II. USOS PORMENORIZADOS

Artículo 33. Relación de usos pormenorizados.

1. Se consideran usos pormenorizados las agrupaciones de usos básicos definidas en estas Normas y las que pudieran resultar de la redacción de otros instrumentos de planeamiento.

2. Se consideran los siguientes usos pormenorizados:

1. Residencial.

2. Equipamientos y Dotaciones.

3. Espacios Libres.

4. Viario.

3. Para cada uso pormenorizado se establece el uso básico principal y los usos básicos compatibles, permitidos o prohibidos. Todos los usos que no estén expresamente prohibidos en cada uso pormenorizado, se entiende que están permitidos

4. El uso básico Viario y Comunicación está incluido implícitamente en todos los usos pormenorizados, salvo en Espacios Libres, donde sólo se admite implícitamente el uso de viario destinado a peatones, ciclistas y acceso a garajes.

5. Los usos básicos Equipamiento y Parque y Jardín pueden entrar con un 100%, siempre que ello no implique la conversión de un uso público en privado.

Artículo 34. Condiciones del uso pormenorizado Residencial.

1. Se permiten todos los usos básicos relacionados en la presente normativa reguladora, incluyendo los recogidos en el Anexo V Actividades e instalaciones sometidas a comunicación de la Ley 11/2003, de 8 de abril, de Prevención Ambiental de Castilla y León, salvo las actividades que se citan en sus apartados f), i), j), y), cc) y dd). (Estas actividades, a excepción de las contempladas en el apartado i), deberán ubicarse necesariamente en el Suelo Rústico y sin perjuicio del cumplimiento de la legislación sectorial concurrente).

2. Como norma general ninguna de las actividades citadas anteriormente puede superar una superficie de 200 m2 construidos por parcela y una potencia mecánica instalada de 10 KW, salvo superiores limitaciones en cuanto a superficie y potencia establecidas en supuestos particulares por la Ley 11/2003.

3. Las oficinas, alojamientos turísticos y equipamientos podrán ocupar una superficie mayor, con las excepciones que los artículos correspondientes a las Ordenanzas de edificación designen para cada caso, y sólo estos usos podrán ubicarse por encima de los locales destinados a vivienda.

4. La edificación que albergue estos usos no superará la altura máxima de planta baja definida en las condiciones generales de edificación o en la ordenanza correspondiente.

Artículo 35. Condiciones del uso pormenorizado Equipamientos y Dotaciones.

1. Áreas destinadas a equipamiento. Deben caracterizarse por el uso de Equipamiento escolar, cultural, religioso, asistencial, sanitario, institucional, administrativo o general (si no está definido el fin concreto que las justifica), o deportivo (abierto: para la práctica deportiva al aire libre, o cerrado: para la práctica deportiva en una edificación destinada para ese fin). Se admiten, además: Vivienda, para las personas que prestan o reciben el servicio, según los casos; Garaje y Estacionamiento, Parque y Jardín. Se admite el uso Comercio y servicios hasta el 2% de la superficie construida total. Usos Prohibidos: el resto.

2. Sin perjuicio del cumplimiento de las disposiciones vigentes para cada tipo de actividad, los locales destinados a Equipamientos y Dotaciones cumplirán las condiciones asignadas a los usos básicos no dotacionales cuyas características les sean más afines tanto a la actividad principal como a las auxiliares.

Artículo 36. Condiciones del uso pormenorizado Espacio Libres. Hay dos categorías de este uso en función de su titularidad, público y privado.

1. Espacios Libres Públicos: Al menos el 90% de la superficie debe ocuparse con el uso de Parque y Jardín. Se admiten, además, los siguientes usos básicos: Hostelería, Equipamiento y Viario y Comunicación. El uso de Viario y Comunicación será exclusivamente peatonal, para bicicletas y acceso a los garajes de las viviendas a las que de frente este espacio público. El uso Comercio y servicios es admisible cuando se trate de quioscos o similares en régimen de concesión. Están prohibidos: el resto de los usos básicos.

Las especies dominantes serán las frondosas en los parques urbanos en general, y especies de media sombra a lo largo de las travesías y del viario principal, cuando la ordenación reserve bandas laterales para ello.

2. Espacios Libres Privados: Se incluyen en este apartado, además de los espacios señalados como tal en los planos de ordenación, los espacios privados que deja libre la edificación posible, dentro de cada parcela privada, incluso la unión de patios de parcela que pueda constituir un patio de manzana.

Al menos el 40% de la superficie debe ocuparse con uso de Parque y Jardín. Se admiten, además, además los siguientes usos básicos: Equipamiento deportivo y Viario y Comunicación. En este caso se admite además, dentro de este último, el uso de Garaje y Estacionamiento al aire libre o bajo rasante. Están prohibidos: el resto de los usos básicos.

El equipamiento deportivo será abierto y en superficie.

Artículo 37. Condiciones del uso pormenorizado Viario.

1. Uso determinante: Viario y Comunicación de Uso Público. Incluye en su ámbito zonas estanciales de recreo, expansión y espacios arbolados. Admite, además, los usos básicos Parque y Jardín, Equipamiento deportivo y Garaje y Estacionamiento al aire libre o bajo rasante.

2. En los Planos de Ordenación y las condiciones generales del Título V de esta Normativa, se establecen las directrices que debe de seguir la urbanización tanto de las calles de los cascos tradicionales, como para las calles de nuevo trazado.

TÍTULO IV. REGULACIÓN DE LAS CONDICIONES GENERALES DE LA EDIFICACIÓN.

CAPÍTULO I. CONDICIONES GENERALES DE LA EDIFICACIÓN Y LA EDIFICABILIDAD.

SECCIÓN 1ª. CONCEPTOS, ELEMENTOS Y CONDICIONES GENERALES.

Artículo 38. Condiciones generales de la edificación. Las edificaciones nuevas, en todo el ámbito de las Normas Urbanísticas, están sujetas a lo determinado en el presente capítulo.

A los efectos de esta normativa, las casas prefabricadas u otras instalaciones temporales o construcciones efímeras, para su uso, deberán adaptarse íntegramente a las exigencias de uso, ordenación, edificación, urbanización, gestión y procedimiento; tanto de las condiciones generales como particulares de cada tipo de suelo y cada zona dentro de él.

Artículo 39. Parcela mínima. Es la establecida en las Normas Urbanísticas, con base en las características de ordenación y tipologías edificatorias previstas para cada zona, por considerar que las unidades que no reúnan las condiciones de forma y superficie marcadas como mínimas, conducirían a soluciones urbanísticas inadecuadas.

Para poder edificar será obligatorio cumplir estos mínimos de superficie y longitud. Se exceptúan aquellas parcelas de menor tamaño en Suelo Urbano, existentes con anterioridad a la fecha de aprobación de éstas Normas; y las parcelas que resultasen de la división de una propiedad con cesión obligatoria de vial o de suelo Libre de Uso Público implícita en la Ordenación. En este último caso, la parcela mínima se aplicará a la parcela resultante de la cesión de suelo para vial o espacio libre público.

Las parcelas mínimas serán indivisibles, cualidad que obligatoriamente debe reflejarse en la inscripción de la finca en el Registro de la Propiedad.

SECCIÓN 2ª. CONDICIONES GENERALES DE LOS EDIFICIOS.

Artículo 40. Sólido capaz. El volumen dentro del cual deberá quedar inscrito el edificio se define: En planta, mediante la definición de la alineación y, en las zonas que corresponda, la determinación de los patios y los retranqueos mínimos.

En sección, estableciendo las alturas máximas de la edificación y la profundidad máxima de los sótanos.

Artículo 41. Alineaciones y retranqueos.

1. Se denomina alineación a la línea que separa los suelos destinados a viales o espacios libres de uso público de los adscritos a otros usos. Las condiciones particulares de edificación o el plano de ordenación, pueden señalar un retranqueo obligatorio del plano de fachada respecto de la alineación. Este retranqueo, en Suelo Urbano, se indica en el plano de ordenación con una línea discontinua. De forma general la alineación marca la posición del plano de fachada de la construcción, y se indica en el plano de ordenación. Puede coincidir o no con la actual.

Artículo 42. Límite de zona. Es la línea que separa zonas de suelo de distintas características de la edificación o los usos. Se indica en el plano de ordenación.

Artículo 43. Rasante. Es la línea que determina el perfil longitudinal, definido por las Normas Urbanísticas, del viario del núcleo urbano. Se indica, para el Suelo Urbano, en el plano de ordenación, en el que para viales y espacios libres ya ejecutados se tomará como rasante el perfil consolidado de la acera o el viario, si es plataforma única.

Para los nuevos viales se mantendrá, en lo que posibiliten los materiales de acabado y mantenimiento, las cotas actuales y sobre ellas se situará la nueva cota de la rasante.

Artículo 44. Altura máxima.

1. En Suelo Urbano es la indicada en el plano de ordenación o en la ordenanza de zona correspondiente y se entiende como la altura medida desde la rasante de la acera o el vial (si es plataforma única), hasta el punto más bajo del alero que remata la cubierta. Las alturas se medirán normalmente en el centro de la fachada, para tramos no superiores a 20 metros.

2. Para el Suelo Rústico se define la altura máxima en las condiciones estéticas y de integración paisajística en Suelo Rústico.

Artículo 45. Cubierta.

1. Se admite cubierta inclinada con pendiente siempre inferior a 30º. Dentro de las posibilidades que ofrece esta pendiente y las condiciones de la altura de la edificación, se admite el uso de vivienda en este espacio bajo cubierta o sobrado, en las zonas en que se permita el uso residencial o terciario. Nunca se podrá superar en ninguno de sus puntos la altura de 4,5 metros medidos perpendicularmente sobre el plano de forjado de techo de la última planta hasta la altura superior de la línea de cumbrera o del caballete (medida tomada interiormente).

2. Por encima de la cubierta sólo podrán disponerse los siguientes elementos: barandillas (transparentes) chimeneas, paneles de energía solar, antenas y otras instalaciones. No se admiten, por encima de la altura de la cubierta las troneras o buhardas, mansardas, terrazas, petos o similares.

3. También se admite que superen la altura los árboles de los patios de parcela, siempre que se trate de especies de hoja caduca.

Artículo 46. Huecos. Para las fachadas de los edificios con ordenanza casco, la superficie de macizo predominará sobre el hueco, teniendo éste proporción cuadrada o rectangular vertical y dimensión, tanto horizontal como vertical, no superior a 1,20 metros; salvo los accesos a los balcones en su dimensión vertical y en planta baja para el acceso de vehículos. En cubiertas podrán abrirse huecos siempre que se cumplan las condiciones del Artículo anterior; es decir, sólo pueden abrirse huecos e instalar los elementos de carpintería de los mismos, sobre el plano de mayor inclinación de la cubierta o por debajo de él.

Artículo 47. Fondos de edificación. Definidos como la distancia máxima edificable desde la alineación o retranqueo obligatorio (línea discontinua), expresados en el plano. Serán variables para cada zona, determinándose en cada una de las ordenanzas particulares.

Artículo 48. Ocupación de parcela. Se define como la proyección en planta de la edificación construida dentro de la parcela. Será variable para cada zona, quedando determinada en cada una de las Ordenanzas particulares.

Artículo 49. La regulación de los patios. Los patios interiores tendrán que superar unas dimensiones mínimas para que sean efectivos a las estancias que deban iluminar y ventilar: lado menor 3 metros de longitud y superficie mínima 9 metros cuadrados para edificaciones en planta baja. Lado menor 3 metros de longitud y superficie mínima 11 metros cuadrados para edificaciones en planta baja + 1 o altura superior a 4 metros al alero. No se permitirá reducir la superficie mínima de los patios con galerías, terrazas en voladizo, ni salientes de ningún tipo.

Artículo 50. La regulación de los accesos a los garajes. Se recomienda que en los accesos a los garajes siempre se garantice un espacio previo a la rampa de acceso, si la hubiera, con una longitud de 5 metros, sin invadir ningún espacio público (acera, espacio libre o calzada). Este espacio podrá tener como máximo una pendiente de un 6%.

Artículo 51. Planta baja. Se entiende por planta baja de un edificio aquella cuyo suelo está por encima de la cota -1 metro, medida desde la rasante de la acera o calle (en caso de plataforma única). La altura desde esta rasante, hasta la cara inferior del forjado (techo de la planta baja), será como mínimo de 2,80 metros y como máximo de 3,20 metros. Podrá superarse esta altura en los casos de instalaciones especiales que quieran dejarse vistas (aire acondicionado u otros) y sólo en la altura necesaria para albergarlos. La planta baja podrá unirse con la planta primera o semisótano para optar por un diseño interior de altura libre única, siempre que respete la suma de las alturas parciales además de las condiciones de altura máxima (al alero) y de sótano definidas para cada ordenanza.

Artículo 52. Altura libre interior. Es la distancia vertical medida entre suelo y techo. En planta de piso se establece una altura libre interior mínima de 2,50 metros y máxima de 3,50 metros. En el caso de que pudiese elevarse una segunda planta o más conforme a las condiciones de cada ordenanza, las alturas entre ellas podrán unirse en alturas libres totales o por tramos, siempre que se respeten las alturas libres interiores entre cada planta (parcial de suelo a techo), además de las condiciones de altura máxima (al alero) definidas para cada ordenanza.

Artículo 53. Salientes y vuelos.

1: Se permiten cuerpos volados de fábrica. Los cuerpos volados así como los balcones tendrán un vuelo máximo de 80 centímetros y siempre 25 centímetros menos que la anchura de la acera existente. En cualquier caso, no se permite el diseño de balcones corridos que ocupen más de un 50% de la longitud total de la fachada. No se permiten banderines de publicidad perpendiculares a la fachada.

Tampoco se permiten retranqueos en fachada a la alineación oficial, salvo las terrazas rehundidas en la fachada que se permitirán solamente para las nuevas tipologías con ordenanzas adosada/pareada o aislada/pareada. Quedan expresamente prohibidas en el casco tradicional con ordenanza casco.

2. La altura mínima de rótulos, salientes o balcones sobre la rasante de la acera será de 3,00 metros. Ninguno de ellos podrá sobresalir más de 0,30 metros sobre el paño de fachada, salvo los balcones con las limitaciones anteriores.

SECCIÓN 3ª. CONDICIONES ESPECÍFICAS DE LOS EDIFICIOS EN RELACIÓN CON LA SEGURIDAD, LA SALUBRIDAD Y EL ORNATO.

Artículo 54. Instalaciones en fachada.

1. Ninguna instalación de acondicionamiento de aire, calefacción, refrigeración o cualquier otra clase podrá sobresalir del paramento exterior de fachada. Deberán situarse de manera que no perjudiquen la composición de la misma ni resulten visibles desde la vía pública y sus desagües serán conducidos al interior del edificio.

2. Se prohíbe expresamente que los acondicionadores o extractores de aire evacuen el mismo a la vía pública a una altura inferior a tres metros sobre el nivel de la acera o calzada, salvo casos justificados por imposibilidad material de otra solución.

Artículo 55. Salida de humos. Se prohíbe la salida libre de humos por fachadas, patios comunes, balcones y ventanas, aunque dicha salida tenga carácter provisional. Se admitirá la salida de humos procedentes de aparatos de circuito estanco en aquellos edificios donde previa justificación se demuestre que no es posible la instalación de chimeneas.

Artículo 56. Cerramientos laterales.

1. Todos los paramentos vistos de esta naturaleza presentarán un acabado cuidado que, sin que necesariamente semejen fachadas, tengan calidad análoga a la de éstas. Se procurará, de forma excepcional, el mantenimiento y consolidación de los materiales y aspecto de los testeros que todavía conservan el tradicional sistema constructivo de entramado de madera y adobe o piedra.

Artículo 57. Acabados. En general todas las edificaciones y en particular las naves deberán presentar acabados de fachada y de cubierta similares a los de las construcciones tradicionales del núcleo. Se admiten libertad de diseño y composición, con las limitaciones que se establecen en las condiciones de edificación para cada zona en los Artículos siguientes y además las siguientes:

En cuanto a los materiales, se emplearán materiales tradicionales en Navamorales, como son el granito, la piedra del lugar, los enfoscados,...; se prohíben los aplacados (excepto los de piedra), los enfoscados plásticos y el ladrillo caravista (satinado o no) en cualquier color o el ladrillo hueco sin revestir.

Prohibidos los acabados en cualquier material de colores que no estén dentro de la gama posible de la tierra o piedra tradicional del municipio. En ningún caso se admitirán los paramentos de fibrocemento o de chapa vista. Respecto a las carpinterías, se procurará la elección de colores acordes con las gamas tradicionales (marrones, madera,...); se prohíben expresamente las carpinterías de aluminio en su color.

Está prohibido que las cajoneras de las persianas queden vistas en fachada.

En cuanto a las cubiertas, serán obligatoriamente con faldones y acabados con teja curva o mixta de colores rojizos o tierra, en cerámica u hormigón. Queda prohibido el uso de la pizarra. En naves agropecuarias pueden admitirse otros materiales de acabado, siempre que sean de color rojizo. Respecto a los elementos que sobresalen del plano de fachada deberán igualmente respetar las condiciones de materiales de acabado similares a las definidas anteriormente, debiendo evitarse los elementos metálicos o de fibrocemento sin un tratamiento, como mínimo de colores, adecuado.

En cuanto al diseño de las naves agropecuarias, se prohíben expresamente los de forma semicilíndrica, de tipo iglú.

En general, se procurará el mantenimiento, consolidación y rehabilitación de los edificios construidos de forma tradicional o de alguno de sus componentes. Deberán mantenerse los muros de piedra en aquellas construcciones que la tengan, así como los portones de madera.

Artículo 58. Antepechos. En prevención de accidentes, los huecos de ventanas de las viviendas que no estén en planta baja y no se comuniquen con terraza, se protegerán con una altura mínima de 0,95 metros desde el suelo y resistencia contra impactos y empujes horizontales de 100 Kg/m.

Artículo 59. Barandillas.

1. Las barandillas de terrazas, rampas y escaleras soportarán un empuje horizontal de 100 Kg/m y estarán compactadas en sus 70 centímetros inferiores o con huecos que no permitan el paso de una esfera de 12 centímetros de diámetro ni sean fácilmente escalables.

2. La altura de las barandillas será como mínimo 1 metro.

SECCIÓN 4ª. CONCEPTO Y CÓMPUTO DE LA EDIFICABILIDAD.

Artículo 60. Concepto y cómputo de la edificabilidad. La edificabilidad define la cantidad máxima de edificación que las presentes Normas Urbanísticas atribuyen a las distintas parcelas, expresada en metros cuadrados construibles sobre metros cuadrados de parcela (o zonas de distinto uso, según se especifique en las ordenanzas correspondientes). En algunas zonas de Suelo Urbano se determina por las condiciones de edificación.

1. Los espacios bajo cubierta computarán edificabilidad, excepto la superficie de suelo en la que la altura libre sea inferior a 150 metros.

2. Los sótanos y semisótanos no están permitidos en ningún área; excepto en los casos que el propio desnivel del terreno permita una planta por debajo de la de nivel de calle. En estos casos las condiciones de altura máxima deben cumplirse tanto para las fachadas exteriores como para las traseras e interiores, y computarán edificabilidad.

3. Los garajes en planta baja computarán edificabilidad al 50% de su superficie. Con carácter general se establece la obligatoriedad de una plaza de aparcamiento por cada nueva vivienda construida. Para mayor número de plazas del exigido, se computará toda la superficie construida (de las plazas a mayores) a efectos de edificabilidad.

3. Balcones y miradores. Están prohibidos los vuelos continuos en las fachadas de los edificios. Los balcones estarán abiertos y no computarán edificabilidad.

CAPÍTULO II. FUERA DE ORDENACIÓN.

Artículo 61. Edificios fuera de ordenación.

1. Se declaran expresamente fuera de ordenación los usos, construcciones e instalaciones que siendo anteriores a la aprobación definitiva de estas Normas, sean expresamente declarados como tales en plano o en cualquier documento de estas Normas Urbanísticas Municipales, incluyendo:

a) Los usos distintos del propuesto por el planeamiento y emplazados en terrenos que en virtud de estas Normas deban ser objeto de cesión o expropiación, o en construcciones o instalaciones para las que se haya dispuesto expresamente su demolición.

b) Los incluidos dentro del Dominio Público Hidráulico.

2. También se considera fuera de ordenación toda construcción sobre Suelo Rústico que carezca de la autorización de uso obligatoria para su implantación.

3. En estas edificaciones no se podrá autorizar ninguna obra, salvo las necesarias para la ejecución de planeamiento urbanístico que desarrolle la correspondiente Actuación de adecuación a las exigencias urbanísticas y medio ambientales que para ello establece este documento de planeamiento. En tanto esto no se produzca, se podrán autorizar las reparaciones estrictamente exigibles para la seguridad y la salubridad de los inmuebles o instalaciones y siempre que se mantenga el uso actual.

4. Se consideran Usos Disconformes con el Planeamiento, el resto de los usos, construcciones e instalaciones anteriores a la aprobación definitiva de estas Normas, pero no incluidos en los apartados anteriores. Para estos usos disconformes con las determinaciones de las Normas, se podrán autorizar obras de consolidación, y cambios de volumen y uso siempre adecuados a las nuevas determinaciones normativas del planeamiento.

TÍTULO V. REGULACIÓN DE LAS CONDICIONES DE URBANIZACIÓN.

CAPÍTULO I. CONDICIONES TÉCNICAS DE URBANIZACIÓN.

Artículo 62. Condiciones del viario y de los parques y jardines.

1. En los planos de ordenación quedan señalados los espacios destinados a viario y parques y jardines, marcando algún tramo de viario para completar los existentes, con carácter obligatorio y vinculante.

2. La pavimentación, los elementos de jardinería y mobiliario urbano se adecuarán en sus soluciones constructivas a:

a) La evacuación del agua hacia los sumideros de la red de alcantarillado con las pendientes precisas en el pavimento.

b) El acabado del pavimento de las redes de peatones y de vehículo de modo que no resulte deslizante.

c) La regularidad del perfil

d) Deberán asegurarse, además, condiciones de acceso a vehículos con carácter singular, para que, por razones de urgencia, bomberos, ambulancia, etc., o de carga y descarga esporádica, mudanzas, puedan quedar a distancias del acceso del edificio no superior a 20 metros.

e) Los entornos de los edificios y elementos catalogados en éstas Normas serán objeto de un tratamiento singular del pavimento y del mobiliario urbano en el caso de proyectos de urbanización unitarios que garanticen el adecuado tratamiento formal y ambiental.

f) En las zonas ajardinadas la pavimentación deberá ser preferentemente terriza, pudiendo incluirse zonas con pavimentos de piedra, empedrado, hormigón prefabricado o lavado o baldosa hidráulica antideslizante.

3. En todo proyecto de urbanización se tendrá en cuenta las determinaciones de la Ley de Accesibilidad y Supresión de Barreras, así como el Reglamento que la desarrolla.

Artículo 63. Redes de abastecimiento de aguas. El sistema de abastecimiento de agua habrá de disponer de garantías de caudal y sanidad.

No se podrán otorgar licencias para construcción de viviendas, actividades comerciales, turísticas o, en general, para cualquier tipo de asentamiento mínimo, hasta tanto no quede garantizado el caudal de agua necesario para el desarrollo de su actividad, bien a través del sistema de suministro municipal u otro distinto, y se acredite la garantía sanitaria de las aguas destinadas al consumo humano de acuerdo con lo dispuesto en la legislación vigente. Cuando la procedencia de las aguas no fuera de suministro municipal, deberá justificarse su procedencia, la forma de captación, emplazamiento, aforos y análisis, y garantías de suministro.

Las acometidas a la red de abastecimiento se resolverán teniendo en cuenta:

a) La dotación por habitante y día no será inferior a 200 litros

b) El aislamiento de la red de cada edificio de la red pública por medio de llaves de corte.

c) El aislamiento en sectores de la red para casos de avería o limpieza

d) La estanqueidad, el vaciado y la eliminación de aire de la red

e) La resistencia de las conducciones a las cargas de tráfico en los puntos de cruce con calzados o pasos de vehículos.

f) La protección contra las heladas y su disposición por encima de las conducciones de alcantarillado.

g) Se preverán bocas de riego e hidrantes con sección y separación según normativa vigente de incendios.

h) Las separaciones de protección entre la red de abastecimiento y otras instalaciones, serán las establecidas en la legislación vigente, o en normas técnicas.

Artículo 64. Sistema de saneamiento y red de alcantarillado. En todo proyecto de edificio se detallará la acometida al alcantarillado municipal, y las obras a ejecutar. En las soluciones constructivas de la red, se resolverá:

a) La estanqueidad de la red

b) La adecuación de las pendientes y velocidades en la red de modo que no se produzcan sedimentos ni erosiones.

c) Registros en todos los encuentros de conductos, acometida, cambios de pendiente, de sección o dirección. La distancia máxima entre pozos será menor de 50 metros.

d) La resistencia a las cargas de tráfico en los puntos de cruce con calzadas o pasos de vehículos.

En donde no exista la red de alcantarillado, ésta se halle a más de 100 metros de distancia de la finca o su desagüe no sea posible por gravedad, las aguas residuales se conducirán a pozos absorbentes previa la correspondiente depuración por medio de fosas sépticas o estaciones depuradoras, adecuadamente diseñadas y ejecutadas. Dentro del Suelo Urbano no se permitirá el empleo de este sistema.

Artículo 65. Red de energía eléctrica y alumbrado público.

1. La situación de los centros de transformación será en terrenos de titularidad privada, integrados en el entorno arquitectónico. Sólo en el caso de centros subterráneos se autoriza a su instalación en vías públicas.

Los centros de transformación serán accesibles al personal y vehículos de la empresa suministradora.

2. Las redes de distribución de energía eléctrica de baja tensión y de alumbrado público serán subterráneas.

3. En las soluciones constructivas de alumbrado público se resolverá el nivel de iluminación y la uniformidad; la protección con toma de tierra de los elementos metálicos de la instalación; el registro de los elementos de la red.

Artículo 66. Redes de telecomunicaciones. Todas las redes de distribución se realizarán mediante canalizaciones subterráneas.

TÍTULO VI. CONDICIONES PARTICULARES EN SUELO URBANO.

CAPÍTULO I. ORDENANZAS DE LA EDIFICACIÓN.

Artículo 67. Ordenanzas en Suelo Urbano Consolidado. Todas las parcelas de Suelo Urbano tendrán asignado una categoría de ordenación en función de la cual se establecen las condiciones de uso y edificación.

El Suelo Urbano se divide en las siguientes zonas de ordenanza:

- Ordenanza de Edificación en Áreas de Casco Tradicional.

- Ordenanza de Edificación en Áreas de Ampliación.

- Ordenanza de Equipamientos y Dotaciones.

- Ordenanza de Espacios Libres Públicos.

- Ordenanza de Viario.

Los aspectos que no estén regulados en estas Normas, se remitirán a las restantes normas y prescripciones establecidas en los Reglamentos de Seguridad e Higiene en el Trabajo y de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas, Ley de Prevención Ambiental, además de las legislaciones vigentes en materia urbanística estatal y autonómica y a la legislación sectorial, o a las que las sustituyan.

Artículo 68. Ordenanza de Edificación en Áreas de Casco Tradicional: Edificación entre medianeras.

Esta Ordenanza engloba la mayoría de las parcelas del casco tradicional de Navamorales, con la finalidad de garantizar una renovación lo más coherente y respetuosa posible con las características del espacio consolidado, manteniendo y regularizando la estructura urbana de manzanas cerradas.

En los planos de ordenación están señalados con un círculo con un 1 en su interior.

A. TIPOLOGÍA EDIFICATORIA. La tipología edificatoria característica de esta Ordenanza es la edificación entre medianeras, alineada a la calle, si bien, en parcelas con más de 14 metros de frente se permite la vivienda adosada a una sola medianera con tratamiento de fachada del cierre de parcela que con frente a la calle no esté edificado.

Las edificaciones existentes que no cumplan con las condiciones expresadas en éste artículo y en las Normas, ya sea por condiciones de volumen, posición, estéticas o de uso, o que vean afectadas sus alineaciones, se considerarán disconformes con el planeamiento, excepto aquellas que expresamente se declaran fuera de ordenación en el capítulo correspondiente.

Los edificios destinados a equipamiento público no se considerarán fuera de ordenación ni disconformes con el planeamiento, debiendo, no obstante, programar las medidas oportunas para adecuarse a las Ordenanzas correspondientes.

B. CONDICIONES DE EDIFICACIÓN. Edificabilidad máxima: El resultado de aplicar las condiciones de ocupación y alturas permitidas, no pudiendo superar 2 m2/m2

Parcela mínima: 50 m2 o la actual si ésta fuese menor.

Una sola vivienda por parcela.

Ocupación de la parcela: La establecida por las alineaciones, con un fondo máximo de 14 metros, siempre que cumplan:

En parcelas con una superficie menor de 80 m2, la ocupación puede ser del 100%.

En el resto de parcelas la ocupación no será superior al 70%.

En el resto de la parcela no edificada, se prohíben las edificaciones de carácter residencial, permitiéndose únicamente edificaciones auxiliares que no superen el 20% de la superficie libre de la parcela.

Frente mínimo de fachada: 7 metros o el actual si éste fuese menor Fondo máximo edificable Fondo máximo 14 metros de edificación. En parcelas con usos mixtos, si la planta baja es no residencial se puede edificar un fondo máximo de 20 metros Siempre que se cumplan las condiciones de ocupación máxima y las condiciones de patio. La altura máxima de las construcciones entre los 14 metros de fondo y los 20 metros será de 450 metros.

Altura máxima: 700 metros hasta cornisa, deben cumplirse tanto para las fachadas exteriores como para las traseras e interiores.

En número de plantas, será de Baja + 1. Cuerpos volados a fachada: No se admiten cuerpos cerrados ni marquesinas.

Terrazas y balcones: Hasta 40 centímetros en calles de más de 6 metros de ancho; hasta 30 cm. en el resto

Aleros: Hasta 50 centímetros en calles de más de 6 metros de ancho; hasta 30 cm. en el resto

Retranqueo a fachada: No se permiten, las alineaciones son obligatorias. Retranqueos laterales: No se permiten, salvo en parcelas con frente de fachada mayor de 14 metros en las que la edificación podrá adosarse a una sola de las medianeras, dejando un retranqueo mínimo de 2 metros en el lateral libre. Se incluyen en éste caso las parcelas en esquina.

Retranqueo de fondo: Mayor de 3 metros. Cubierta: Pendiente máxima de 30º. Garajes: 1 plaza por vivienda. Los garajes en planta baja, deberán adosarse a una medianera y presentarán un frente máximo a vía pública de 4 metros.

Otros: Las medianerías que hayan de quedar vistas tendrán el mismo tratamiento que las fachadas de la edificación principal.

C. CONDICIONES DE USO.

El uso pormenorizado principal es el Residencial con su régimen de compatibilidades y prohibiciones.

Usos compatibles: Los usos básicos Agrario e Industrial podrán desarrollarse en planta baja y en edificio exclusivo, debiendo estar vinculados a la vivienda del propietario y en la misma parcela.

El uso pormenorizado Equipamientos y Dotaciones se permite en todas sus categorías y en edificio exclusivo o en local de edificación con otros usos.

Artículo 69. Ordenanza de Edificación en Áreas de Ampliación: Edificación aislada.

Esta Ordenanza engloba la mayoría de las parcelas donde predominan las edificaciones de nueva creación, generalmente en los bordes del núcleo. En ésta ordenanza la densidad permitida es menor.

En los planos de ordenación están señalados con un círculo con un 2 en su interior.

A. TIPOLOGÍA EDIFICATORIA.

La tipología edificatoria característica de esta Ordenanza es la vivienda unifamiliar aislada, con las compatibilidades correspondientes. Se permite la vivienda pareada siempre que exista acuerdo entre propietarios, que deberá inscribirse en el Registro de la Propiedad, y edificar simultáneamente o compromiso de hacerlo según un proyecto unitario. En cualquier caso las dos medianeras deben ser de igual dimensión o tener una diferencia máxima de superficie de un 5%, no quedando paños de la misma al descubierto.

Las edificaciones existentes que no cumplan con las condiciones expresadas en éste artículo y en las Normas, ya sea por condiciones de volumen, posición, estéticas o de uso, o que vean afectadas sus alineaciones, se considerarán disconformes con el planeamiento, excepto aquellas que expresamente se declaran fuera de ordenación en el capítulo correspondiente.

Los edificios destinados a equipamiento público no se considerarán fuera de ordenación ni disconformes con el planeamiento, debiendo, no obstante, programar las medidas oportunas para adecuarse a las Ordenanzas correspondientes.

B. CONDICIONES DE EDIFICACIÓN. Edificabilidad máxima: El resultado de aplicar las condiciones de ocupación y alturas permitidas, no pudiendo superar 07 m2/m2

Parcela mínima: 350 m2 o la actual si ésta fuese menor. Una sola vivienda por parcela.

El frente mínimo de parcela será de 14 metros.

Ocupación de la parcela: La ocupación no será superior al 50%. En el resto de la parcela no edificada, se prohíben las edificaciones de carácter residencial, permitiéndose únicamente edificaciones auxiliares que no superen el 20% de la superficie libre de la parcela.

Fondo máximo edificable No se establece. Altura máxima: 700 metros hasta cornisa, deben cumplirse tanto para las fachadas exteriores como para las traseras e interiores.

En número de plantas, será de Baja + 1.

Cuerpos volados a fachada: No se admiten cuerpos cerrados ni marquesinas.

Terrazas y balcones: Hasta 40 centímetros. Aleros: Hasta 50 centímetros. Retranqueo a fachada: No se permiten, las alineaciones son obligatorias. En el caso de manzanas completas o frentes de calle de suficiente entidad, se podrá modificar, con un retranqueo mayor de 3 metros.

Retranqueos laterales: Mayor de 3 metros. Será de 0 metros en el caso de construcciones pareadas con las condiciones anteriormente descritas.

Retranqueo de fondo: Mayor de 3 metros. Cubierta: Pendiente máxima de 30º. Garajes: 1 plaza por vivienda. Los garajes en planta baja, deberán adosarse a una medianera y presentarán un frente máximo a vía pública de 4 metros.

Otras: Los retranqueos deberán estar ajardinados, así como los espacios libres privados, al menos en un 40% de su superficie.

Se respetarán los árboles de porte y edad superior a 25 años existentes en las parcelas.

Los vallados exteriores tendrán carácter y tratamiento homogéneos a lo largo de cada fachada; en las fachadas a calle la altura máxima es de 2 metros, con un antepecho o cerramiento de fábrica no superior a 1 metro.

C. CONDICIONES DE USO. El uso pormenorizado principal es el Residencial con su régimen de compatibilidades y prohibiciones.

Usos compatibles: Los usos básicos Agrario e Industrial podrán desarrollarse en planta baja y en edificio exclusivo, debiendo estar vinculados a la vivienda del propietario y en su misma parcela.

El uso pormenorizado Equipamientos y Dotaciones se permite en todas sus categorías y en edificio exclusivo o en local de edificación con otros usos.

Artículo 70. Ordenanza de Equipamientos y Dotaciones. Esta Ordenanza no tiene delimitada una Zona, las condiciones de la misma serán de aplicación en las parcelas o solares existentes o propuestos con este tipo de uso, o aquellos de nueva creación, por aplicación de los usos admisibles en cada Área de Ordenanza.

A. TIPOLOGÍA EDIFICATORIA. La tipología edificatoria será el que se determina para la correspondiente Zona de Ordenanza, con las particularidades permitidas para el uso básico de Equipamiento.

Los edificios existentes destinados a equipamiento público no se considerarán fuera de ordenación ni disconformes con el planeamiento, debiendo, no obstante, programar las medidas oportunas para adecuarse a las Ordenanzas correspondientes.

B. CONDICIONES DE EDIFICACIÓN. Las condiciones de la edificación serán de aplicación lo determinado en la correspondiente Zona de Ordenanza, salvo para aquellos edificios ya existentes que mantendrán lo existente, pudiendo ampliarse (en su caso) hasta lo señalado para la correspondiente Zona.

C. CONDICIONES DE USO. El uso pormenorizado principal es Equipamientos y Dotaciones con su régimen de compatibilidades y prohibiciones.

Usos prohibidos: Todos los demás, excepto una vivienda unifamiliar de servicio (previa justificación de su necesidad) y vinculada al correspondiente uso de Equipamiento.

Artículo 71. Ordenanza de Espacios Libres. Esta Ordenanza no tiene delimitada una Zona, las condiciones de la misma serán de aplicación en las áreas calificadas (existentes o propuestas) como Espacios Libres.

A. CONDICIONES DE EDIFICACIÓN. En los Espacios Libres, se prohíbe todo tipo de edificación y construcción, con excepción de los pequeños quioscos, templetes, pérgolas, juegos de niños, esculturas, ajardinamiento, mobiliario urbano, etc.

En las construcciones que se autoricen, como en las obras de urbanización y jardinería se utilizarán materiales y plantas tradicionales y se tendrá en cuenta, en todo caso, las condiciones ambientales del entorno.

B. CONDICIONES DE USO. Se autorizan únicamente los usos públicos de ocio, estancia, paseo y esparcimiento, así como el uso de Equipamiento deportivo abierto.

Artículo 72. Ordenanza de Viario. Esta Ordenanza no tiene delimitada una Zona, las condiciones de la misma serán de aplicación en las áreas calificadas (existentes o propuestas) como Viario.

A. CONDICIONES DE EDIFICACIÓN. En los espacios de Viario, se prohíbe todo tipo de edificación y construcción. Excepcionalmente se podrá autorizar la instalación de pequeños quioscos, pérgolas, juegos de niños, esculturas, ajardinamiento, y mobiliario urbano.

En las construcciones que se autoricen, como en las obras de urbanización y jardinería se utilizarán materiales y plantas tradicionales y se tendrá en cuenta, en todo caso, las condiciones ambientales del entorno.

B. CONDICIONES DE USO. Se autorizan únicamente los usos básicos de Viario y Comunicación y Garaje y Estacionamiento.

TÍTULO VII. NORMAS DE PROTECCIÓN DEL SUELO RÚSTICO.

CAPÍTULO I. CATEGORÍAS DEL SUELO RÚSTICO EN NAVAMORALES Y CONDICIONES GENERALES.

Artículo 73 - Concepto y Categorías de Suelo Rústico.

1. Se consideran como Suelo Rústico todos aquellos terrenos que deben ser preservados del proceso urbanizador, bien por estar sometidos a algún régimen de protección especial incompatible con su urbanización (carreteras, dominio público hidráulico, espacios naturales protegidos, hábitats y especies de importancia comunitaria, vías pecuarias, yacimientos arqueológicos, protecciones sanitarias), bien porque en dichos suelos concurren especiales valores intrínsecos (naturales, históricos, paisajísticos o agropecuarios) y deben ser sometidos a algún régimen específico de protección. Su régimen se ajustará a la legislación del suelo Estatal, a la legislación Autonómica aplicable, así como a aquella legislación sectorial que pueda implicar limitaciones en el Suelo

Rústico. Los terrenos que pertenecen a este tipo de suelo están delimitados, según sus categorías, en el Plano de Ordenación a Escala 1: 10.000. Cualquiera que sea su categoría, el Suelo Rústico carece de aprovechamiento urbanístico.

2. Se definen cinco categorías de Suelo Rústico, en función de los objetivos que se pretenden conseguir en el modelo territorial que se propone, así como por los valores de distinta índole que aconsejan su protección en cada caso y de acuerdo con lo establecido en la legislación autonómica. Son:

a) Suelo Rústico Común (SRC)

b) Suelo Rústico de Entorno Urbano (SREU)

c) Suelo Rústico con Protección de Infraestructuras (SRPI)

d) Suelo Rústico con Protección Cultural (SRPC)

e) Suelo Rústico con Protección Natural (SRPN).

Artículo 74 - Condiciones generales del Suelo Rústico.

1. Aplicación de las presentes condiciones generales. Se definen con carácter genérico y para todos los terrenos clasificados como Suelo Rústico en el Término Municipal de Navamorales las siguientes condiciones de uso, parcelación y edificación, que serán de aplicación básica en dichos suelos. El Suelo Rústico con Protección deberá, además, cumplir con las condiciones específicas establecidas en cada caso.

El régimen de deberes y limitaciones de los propietarios del Suelo Rústico será el definido por el artículo 24 de la LUCyL, y desarrollado en el RUCyL, con las particularidades definidas a continuación.

2. Sobre las parcelaciones en Suelo Rústico. En Suelo Rústico quedan prohibidas las parcelaciones urbanísticas, sin que en ningún caso puedan efectuarse divisiones, segregaciones o fraccionamientos de cualquier tipo en contra de lo dispuesto en la legislación agraria, forestal o de similar naturaleza. Las actividades autorizables en ningún caso conducirán a la formación de núcleo de población.

3. Edificaciones permitidas en Suelo Rústico.

3.1. Sin perjuicio de las limitaciones contenidas en cada una de las categorías de Suelo Rústico, se permitirán edificaciones únicamente cuando se encuentren vinculadas a los siguientes usos del terreno:

a) Explotación agrícola, ganadera, forestal, piscícola y cinegética

b) Actividades extractivas

c) Ejecución, conservación y servicio de las obras públicas e infraestructuras en general.

3.2. Previa justificación, podrán realizarse edificaciones vinculadas a los usos siguientes:

a) Equipamientos y servicios urbanos

b) Acampada

c) Instalaciones de utilidad pública e interés social.

3.3. De acuerdo con lo establecido en la presente normativa, en Suelo Rústico Común podrán autorizarse edificios destinados a vivienda unifamiliar aislada siempre que se encuentren vinculados a alguna de las actividades permitidas en este tipo de suelo.

3.4. Serán de aplicación, de forma suplementaria y de acuerdo con su tipología edificatoria, las Condiciones de Edificación definidas en esta Normativa para el Suelo Urbano.

4. Condiciones de la edificación destinada a la producción agropecuaria.

4.1. Estas edificaciones cumplirán las siguientes condiciones

A) Casetas destinadas a aperos

a) Separación a linderos: 5 metros

b) Superficie construida: menor de 30 m2

c) Altura máxima de cornisa: 4,50 metros. Estas construcciones podrán instalarse en cualquier parcela con explotación agropecuaria.

B) Invernaderos. Cumplirán las condiciones a) y c) del apartado anterior, sin limitación en la ocupación de la finca. La parcela mínima será de 10.000 m2.

Su ejecución se realizará con estructura ligera fácilmente desmontable, cubierta con materiales traslúcidos.

C) Naves ganaderas

a) Separación a linderos: 5 metros

b) Separación mínima del núcleo de población: 500 metros

c) Superficie construida: menor de 500 m2

c) Altura máxima de cornisa: 7 metros

e) La parcela mínima será de 40.000 m2 (unidad mínima de cultivo)

D) Almacenes de materias y productos derivados o vinculados a la explotación agropecuaria.

La altura máxima de cornisa será de 9 metros, salvo elementos puntuales debidamente justificados, y no se establece separación mínima del núcleo de población. Cumplirán los demás requisitos del apartado anterior c) naves ganaderas.

4.2. Con carácter preventivo, se prohíbe en todo el término municipal la instalación de nuevas naves ganaderas en explotación intensiva de carácter industrial (más de 500 m2 construidos en total, para el conjunto de la explotación), que por su elevado potencial contaminante son consideradas no compatibles con los usos definidos por estas Normas.

4.3. Los proyectos de edificación cumplirán las disposiciones de carácter sectorial de aplicación, y serán sometidos a informe de la Administración competente en materia agropecuaria. En cualquier caso, el proyecto deberá contener la solución adoptada para absorción o reutilización de materias orgánicas, que en ningún caso podrán ser vertidas al aire libre sin tratamiento apropiado.

5. Condiciones de la edificación vinculada al servicio de las obras públicas

Los proyectos de edificación vinculadas a las obras públicas cumplirán las disposiciones de carácter sectorial de aplicación, por lo que serán sometidos a informe de la Administración titular de la obra pública a que van vinculada.

Con carácter general, exceptuando los parques de obras de propiedad pública, cumplirán las siguientes condiciones:

a) Separación a linderos: 5 metros

b) Parcela mínima: 10.000 m2

c) Separación a otras Edificaciones: 250 metros

d) Ocupación: 20%, con un límite máximo de 2.000 m2 por edificación en planta.

e) Altura máxima de cornisa: 4,50 metros.

6. Condiciones de la edificación vinculada a actividades declaradas de utilidad pública e interés social, equipamientos y servicios urbanos en Suelo Rústico.

Se cumplirán las condiciones que establezca la legislación sectorial y se tendrán en cuenta las siguientes condiciones:

6.1. No se podrá levantar ninguna construcción vinculada a actividades declaradas de utilidad pública e interés social en Suelo Rústico en parcela de dimensión inferior a 40.000 m2. En el caso de equipamientos y servicios urbanos públicos, la parcela mínima podrá reducirse hasta los 5.000 m2.

6.2. Las construcciones se separarán 5 metros de los linderos de la finca.

6.3. No se superará con la ocupación de la edificación más del 5% de la superficie de la finca, con un máximo de 2.000 m2 por edificación en planta. En el caso de equipamientos y servicios urbanos públicos, la ocupación podrá ampliarse hasta el 20%.

6.4. No se rebasará la altura de 7 metros medidos desde el terreno a la cornisa, ni la de 2 plantas.

7. Condiciones de la edificación de vivienda unifamiliar aislada.

7.1. No se podrá construir ninguna edificación destinada a uso residencial en parcelas que cumplan alguna de las condiciones siguientes:

a) Parcelas cuya proximidad a los núcleos urbanos existentes o a las zonas de expansión definidas por estas Normas sea menor de 1.000 metros, medidos en cualquier dirección.

b) Parcelas situadas frente a vías públicas, con anchura de rodadura superior a dos metros, no inscritas en el Catastro y sin uso agropecuario.

c) Parcelas que carezcan o en las que no se garanticen mediante proyecto específico los servicios de agua potable, de evacuación de aguas y de energía eléctrica.

d) Parcelas con edificaciones preexistentes, o en proyecto con licencia concedida, próximas y a menos de 200 metros lineales medidos desde cualquiera de los bordes de la edificación para la que se solicita la licencia.

7.2. La parcela no podrá ser edificada si no cumple las siguientes condiciones:

a) Afectación del terreno o parcela a la edificación, acreditándose registralmente la cualidad de indivisible.

b) Retranqueos de la edificación, con respecto a los límites de la propiedad, establecidos para cada tipo de edificación.

c) Un tamaño mínimo de parcela igual o superior a 40.000 m2.

7.3. Las viviendas no podrán construirse en tipologías de vivienda colectiva y deberán adaptarse al entorno, adecuando su implantación y respetando el relieve, la vegetación y los cursos de agua preexistentes.

7.4. Se cumplirán las condiciones generales higiénicas de vivienda de Suelo Urbano.

7.5. Con carácter general, se cumplirán las siguientes condiciones

a) Separación a linderos: 5 metros

b) Parcela mínima: la establecida anteriormente

c) Ocupación máxima de la edificación con uso residencial: 1 m2 para cada 200 m2 de parcela, con un máximo de 150 m2.

d) Altura máxima: dos plantas, y 7 metros medidos desde el terreno a la cornisa.

7.6. El proyecto de edificación asegurará con documentación técnica suficiente el control del impacto de su instalación, en especial la garantía de solvencia técnica y ambiental de sus suministros de servicios básicos y de sus vertidos.

8. Condiciones de las edificaciones vinculadas a la producción industrial o de energía, incompatibles con la implantación urbana.

8.1. Se distinguen dos categorías

a) Las que resulten incompatibles con los suelos urbanos industriales, por cumplir alguno de los siguientes requisitos:

- Que se destinen a primer almacenaje de productos transformados obtenidos de actividades agropecuarias o directamente relacionadas con material propio del Suelo Rústico.

- Que por su dimensión o naturaleza resulten incompatibles con el Suelo Urbano.

b) Las actividades molestas, nocivas, insalubres o peligrosas cuyo Reglamento prevea distancias en relación con los núcleos urbanos.

8.2. No se podrá levantar ninguna construcción en parcela inferior a 40.000 m2, con la excepción de las infraestructuras de producción de energía eléctrica de origen fotovoltaico, para las que no se exige parcela mínima ni ocupación máxima.

8.3. Las industrias señaladas en el apartado 1. a), se separarán:

-De cualquier edificación con otro uso: 100 metros.

-De linderos: 20 metros.

8.4. Las industrias señaladas en el apartado 1. b), se separarán:

- De linderos: 50 metros.

- De Suelo Urbano: 2.000 metros.

8.5. En ambas categorías la edificación cumplirá las siguientes condiciones:

- Ocupación máxima: 5% de parcela.

- Altura máxima de cornisa: 9 metros, salvo elementos puntuales del proceso de producción debidamente justificados.

- Se arbolará perimetralmente con dos hileras de árboles.

8.6. Con carácter preventivo, en relación a la ubicación de determinadas industrias que por su elevado potencial contaminante son consideradas no compatibles con los usos definidos por estas Normas, no será autorizable en todo el término municipal la instalación de ninguna nueva actividad incluida en alguna de las relaciones siguientes:

- Grupo A del Anexo II del Decreto 833/1975, de 6 de febrero, por el que se desarrolla la Ley 38/1972 de protección del ambiente atmosférico.

- Clase 3 del Anexo al Título IV del Real Decreto 849/1986, de 11 de abril, por el que se aprueba el Reglamento del Dominio Público Hidráulico.

- Umbral superior del Anexo del Real Decreto 1254/1999, de 16 de julio, por el que de aprueban medidas de control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias peligrosas.

- Instalaciones de vertido e incineración de residuos recogidas en la Orden Ministerial por la que se publican las operaciones de valorización y eliminación de residuos (códigos D1, D2, D3, D4, D5, D6, D7, D10, D11, D12 y R1).

La inclusión de una actividad en alguna de las relaciones citadas podrá determinar el informe urbanístico municipal negativo en el procedimiento de tramitación de la autorización ambiental integrada o licencia ambiental, según lo dispuesto en la legislación estatal y autonómica de prevención de la contaminación.

9. Condiciones de la edificación vinculada a las actividades extractivas. Se aplicarán a aquellas construcciones instalaciones que estén vinculadas a las explotaciones mineras bajo tierra y a cielo abierto, las canteras y las extracciones de áridos o tierras.

9.1. No se podrá levantar ninguna construcción en parcela inferior a 40.000 m2.

9.2. Las Edificaciones de las instalaciones se separarán:

De linderos: 50 metros.

- De Suelo Urbano: 2.000 metros.

9.3 La edificación cumplirá además las siguientes condiciones:

- Ocupación máxima: 5% de parcela.

- Altura máxima de cornisa: 9 metros, salvo elementos puntuales del proceso de producción debidamente justificados.

- Se arbolará perimetralmente.

9.4. La implantación de cualquier edificación o instalación minera deberá atender la normativa sectorial aplicable, incluidas las estrategias medioambientales que se establezcan en canteras, explotaciones de áridos o similares para la amortiguación del impacto y la restauración del paisaje.

10. Condiciones de la edificación vinculada a la acampada

a) Superficie mínima de parcela: 40.000 m2

b) Separación mínima del área de acampada a linderos: 5 metros

c) Ocupación del área de acampada: 25% de la parcela

d) Ocupación máxima por edificación: 1% de la parcela

e) Altura de la edificación: 4,5 metros y 1 planta

f) La finca se arbolará perimetralmente. Los proyectos deberán cumplir las condiciones generales de la legislación sectorial.

11. Condiciones generales en Suelo Rústico asociadas a la defensa, protección y reserva de infraestructuras y cauces naturales.

11.1. Sin perjuicio de la normativa específica, sectorial y concurrente, que aplique cada organismo competente en cuanto a protección y servidumbres de la edificación y de las instalaciones en relación con las infraestructuras viarias y cursos de agua, las presentes Normas establecen:

1. La protección sistemática de todos los caminos públicos del municipio de Navamorales, que se mantendrán como tales, quedando prohibidos todos los cierres o vallados que impidan la libre circulación. Los propietarios de parcelas limítrofes garantizarán la no invasión por cultivos u otros usos de los caminos reconocidos como tales en el Catastro de Rústica vigente y plasmados en los Planos de Ordenación del Término.

2. La aplicación complementaria de las siguientes condiciones de protección y retranqueos de infraestructuras y cauces para las actuaciones aisladas de construcción de edificios e implantación de instalaciones en Suelo Rústico:

a.- Bandas libres de toda construcción o instalaciones: en las zonas de dominio público de las carreteras, o franjas de tres metros a cada lado de la vía, medidos en horizontal y perpendicularmente al eje de la misma, desde la arista exterior de la explanación.

b.- Bandas libres de obras o de otros usos que no sean compatibles con la seguridad vial, y previa autorización del órgano titular de la carretera: en las zonas de servidumbre de las carreteras, o franjas de ocho metros a cada lado de la vía, medidos desde las aristas exteriores de la explanación.

c.- Bandas sometidas a previa autorización del órgano titular de la carretera, para ejecutar cualquier tipo de obras e instalaciones fijas o provisionales: en las zonas de afección de las carreteras, o franjas de treinta metros a cada lado de la vía, medidos desde las aristas exteriores de la explanación.

d.- Bandas libres de edificación: en las franjas de 18 metros a cada lado de la vía, medidos desde la arista exterior de la calzada más próxima.

e.- Vías pecuarias: bandas libres de edificación o instalaciones de 12 metros al límite exterior, fijado por la administración competente mediante deslinde o delimitación de la colindancia, bandas en las que quedan prohibidas las actuaciones aisladas de construcción de Edificaciones o implantación de instalaciones.

f.- Caminos locales y vecinales: bandas libres de edificación o instalaciones de 12 metros a linderos cuando exista cerramiento o de 16 metros respecto al eje del camino, cuando no existan cerramientos, bandas en las que quedan prohibidas las actuaciones aisladas de construcción de Edificaciones o implantación de instalaciones.

g.- Bandas libres de obras o de otros usos que no sean compatibles con el paso, y previa autorización del Organismo de Cuenca: en las zonas de servidumbre de los cauces, o franjas de 5 metros a cada lado de las márgenes.

h.- Bandas sometidas a previa autorización del Organismo de Cuenca, para ejecutar cualquier tipo de obras e instalaciones fijas o provisionales: en las zonas de policía de los cauces, o franjas de 100 metros a cada lado de las márgenes.

i.- Zonas inundables: bandas libres de edificación o instalaciones correspondientes a las líneas de máxima crecida de 500 años, en las que quedan prohibidas las actuaciones aisladas de construcción de Edificaciones o implantación de instalaciones fijas.

j.- Tendidos eléctricos aéreos: bandas libres de edificación o instalaciones medidas a partir de la proyección vertical sobre el terreno del eje del tendido, de ancho variable según el tipo de tendido y de acuerdo con la legislación sectorial y en las que quedan prohibidas las actuaciones aisladas de construcción de Edificaciones o implantación de instalaciones.

k.- Gasoductos y oleoductos: bandas libres de edificación o instalaciones medidas desde la zanja donde van alojadas las canalizaciones de combustible, de acuerdo con la legislación sectorial y en las que quedan prohibidas las actuaciones aisladas de construcción de Edificaciones o implantación de instalaciones.

11.2. Serán de aplicación con carácter subsidiario todas las determinaciones de la Normativa sectorial aplicable.

12. Protección de las aguas subterráneas.

12.1. Las presentes Normas promueven la conservación y recuperación de las aguas subterráneas integradas en los acuíferos superficiales por su elevada vulnerabilidad a la contaminación y su estrecha relación con la calidad de las fuentes y manantiales donde aquéllas alumbran.

12.2. Para su autorización, las actividades clasificadas potencialmente contaminantes del suelo con arreglo a legislación de residuos, deberán incorporar en la documentación que acompaña la solicitud de licencia urbanística un estudio hidrogeológico específico que prevea la afección de las mismas sobre los flujos de aguas subterráneas y sus consecuencias, considerando las situaciones accidentales, y las medidas correctoras a ejecutar para prevenir una posible contaminación.

Se exceptúan de este requisito aquéllas actividades que ya hayan incorporado este estudio previamente en la tramitación de la autorización o licencia ambiental o, en su caso, la evaluación de impacto ambiental.

Artículo 75 - El Suelo Rústico Común (SRC).

1. Se incluyen en esta categoría los terrenos que deben ser preservados de la urbanización para los que no es necesario su inclusión en ninguna categoría de protección específica de las recogidas en esta normativa. Corresponde con determinadas parcelas del entorno de Navamorales.

2. Se consideran usos conformes a la naturaleza del Suelo Rústico Común la explotación agrícola, ganadera, forestal, piscícola y cinegética.

3. Son usos permitidos en Suelo Rústico Común

a) Las construcciones e instalaciones vinculadas a la explotación agrícola, forestal, piscícola y cinegética, según lo establecido en esta normativa.

b) Las obras públicas e infraestructuras en general, así como las construcciones e instalaciones necesarias para su ejecución, conservación y servicio, cuando estén previstas en la planificación sectorial o en instrumentos de ordenación del territorio o planeamiento urbanístico.

4. Son usos autorizables en Suelo Rústico Común

a) Las construcciones e instalaciones vinculadas a la explotación ganadera familiar de pequeñas dimensiones (hasta 500 m2 construidos en total), respetando en todo caso la unidad mínima de cultivo (40.000 m2).

b) Las actividades extractivas, así como las construcciones e instalaciones vinculadas a su funcionamiento.

c) La vivienda unifamiliar aislada de acuerdo con lo establecido en esta normativa.

d) Los equipamientos y servicios urbanos públicos

e) Los usos comerciales, industriales y de almacenamiento que deban emplazarse en Suelo Rústico por sus específicos requerimientos en materia de ubicación, superficie, accesos, ventilación u otras circunstancias especiales, o por su incompatibilidad con los usos urbanos.

f) Los usos ligados al ocio y actividades culturales de la población

g) La acampada en instalaciones adecuadas a tal fin. 5. Son usos prohibidos en Suelo Rústico Común los no citados en los apartados anteriores.

CAPÍTULO III. NORMAS DE PROTECCIÓN DE LAS CATEGORÍAS DE SUELO RÚSTICO.

Artículo 76 - Suelo Rústico con Protección. La riqueza y variedad de los valores ambientales, productivos y culturales existentes en el Término Municipal de Navamorales exigen que las Normas establezcan, en el marco de la legislación vigente, diferentes ámbitos de protección con determinaciones específicas, bajo las siguientes categorías de Suelo Rústico:

a) Suelo Rústico de Entorno Urbano. (SREU)

b) Suelo Rústico con Protección de Infraestructuras (SRPI)

c) Suelo Rústico con Protección Cultural (SRPC)

d) Suelo Rústico con Protección Natural (SRPN).

Artículo 77. Suelo Rústico de Entorno Urbano (SREU).

1. El Suelo Rústico de Entorno Urbano tiene por objeto principal preservar y proteger el paisaje y las perspectivas tradicionales y aquellos otros terrenos que se ha estimado proteger para no comprometer su desarrollo futuro.

2. Se incluyen en este Suelo los terrenos intersticiales entre las dos zonas que conforman el núcleo de Navamorales, delimitados según plano.

3. En este suelo sólo se podrán desarrollar actividades agropecuarias y actividades de parque y jardín, sin ningún tipo de edificación o construcción asociada. Se prohíbe cualquier desarrollo o parcelación urbanísticos, incluida la vivienda unifamiliar.

Artículo 78. Suelo Rústico con Protección de Infraestructuras (SRPI).

1. Todos los suelos no urbanos ocupados por carreteras e infraestructuras energéticas lineales que atraviesan el término municipal, en los terrenos incluidos en el interior de sus líneas límite de edificación y servidumbres de paso, respectivamente, se consideran por estas Normas como Suelo Rústico con Protección de Infraestructuras.

2. A los efectos de su delimitación, prevalece la definición legal de la línea de edificación y la servidumbre de paso incluida en la normativa sectorial correspondiente sobre la grafía en planos, que debe considerarse indicativa y no limitativa.

3. Dichos espacios estarán sujetos a las limitaciones al uso que establecen las normativas sectoriales específicas. En todo caso, en esta categoría de suelo son autorizables las construcciones e instalaciones necesarias para la ejecución, conservación y servicio de la infraestructura que motive la protección.

Artículo 79. Suelo Rústico con Protección Cultural (SRPC).

1. El Suelo Rústico con Protección Cultural engloba el ámbito de los yacimientos arqueológicos inventariados en el término municipal, de acuerdo con la legislación sectorial, recogidos asimismo en el Catálogo de Bienes Protegidos de las presentes Normas Urbanísticas Municipales.

2. A los efectos de su delimitación, prevalece la detallada en el Estudio Arqueológico incluido en las presentes Normas sobre la grafía en planos, que debe considerarse indicativa y no limitativa.

3. Son usos autorizables en Suelo Rústico con Protección Cultural las obras públicas e infraestructuras en general, así como las construcciones e instalaciones necesarias para su ejecución, conservación y servicio, cuando estén previstas en la planificación sectorial o en instrumentos de ordenación del territorio o planeamiento urbanístico, así como en todo caso las infraestructuras de producción de energía eléctrica de origen fotovoltaico. Previamente a su autorización, estos proyectos deberán ser informados por la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural, al efecto de indicar los estudios arqueológicos previos necesarios que sea preciso ejecutar para que la Comisión establezca la viabilidad del proyecto y, en su caso, determinar las medidas correctoras preceptivas.

4. En el Suelo Rústico con Protección Cultural queda expresamente prohibida cualquier edificación, construcción e instalación distinta de las citadas, incluidas las obras públicas e infraestructuras no previstas en el planeamiento, la vivienda unifamiliar aislada y los usos dotacionales, comerciales, industriales, de almacenamiento, vinculados al ocio o de cualquier otro tipo que conlleven construcciones e instalaciones. Sólo se podrán desarrollar actividades agropecuarias tradicionales (agricultura, ganadería extensiva, caza), sin ningún tipo de edificación o construcción asociada.

Artículo 80. Suelo Rústico con Protección Natural (SRPN).

1. El Suelo Rústico con Protección Natural engloba la práctica totalidad del término municipal, por su valor ecológico, al albergar distintos hábitats y especies de interés comunitario, así como por la necesidad de preservar los recursos naturales (aguas subterráneas, pastizales, montes adehesados) y paisajísticos inventariados. Asimismo, reciben esta clasificación las vías pecuarias en Suelo Rústico y el dominio público hidráulico y la zona de servidumbre de los cauces naturales. También incluye el ámbito en el municipio del Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) Riberas del Río Tormes y afluentes, incluido en la Red Natura 2000.

2. A los efectos de su delimitación, en el caso de los terrenos incluidos de acuerdo a la legislación sectorial (dominio público hidráulico, zona de servidumbre de cauces naturales, vías pecuarias, LIC Riberas del Río Tormes y afluentes) prevalece la definición legal de su ámbito incluida en la normativa sectorial correspondiente sobre la grafía en planos, que debe considerarse indicativa y no limitativa.

3. En el Suelo Rústico con Protección Natural sólo se podrán desarrollar actividades agropecuarias, ganaderas, forestales, piscícolas y cinegéticas extensivas tradicionales que no lesionen los valores que se pretenden proteger.

4. Siempre que la normativa sectorial lo permita, son usos autorizables en Suelo Rústico con Protección Natural:

a) Las construcciones e instalaciones vinculadas a la explotación agrícola, forestal, piscícola y cinegética, según lo establecido en esta normativa.

b) Las construcciones e instalaciones vinculadas a la explotación ganadera familiar de pequeñas dimensiones hasta 250 m2 construidos en total, respetando en todo caso la unidad mínima de cultivo (40.000 m2).

c) Las obras públicas e infraestructuras en general, así como las construcciones e instalaciones necesarias para su ejecución, conservación y servicio, cuando estén previstas en la planificación sectorial o en instrumentos de ordenación del territorio o planeamiento urbanístico.

d) Las infraestructuras de producción de energía eléctrica de origen fotovoltaico, cuyas líneas de evacuación deberán ir enterradas.

e) Los equipamientos y servicios urbanos públicos, cuando estén previstos en la planificación sectorial o en instrumentos de ordenación del territorio o planeamiento urbanístico.

f) Excepcionalmente, las casas rurales y equipamientos privados, cuando se implanten por rehabilitación sobre edificaciones agropecuarias preexistentes, cumpliendo las condiciones de la edificación vinculada a equipamientos en Suelo Rústico y manteniendo en lo posible las características de las edificaciones originales.

5. Son usos prohibidos en Suelo Rústico con Protección Natural los no citados en los apartados anteriores.

TÍTULO VIII. DESARROLLO Y EJECUCIÓN DEL PLANEAMIENTO.

CAPÍTULO I. INSTRUMENTOS DE DESARROLLO.

Artículo 81. Sobre los Instrumentos de Planeamiento y gestión urbanística. Al no clasificar estas Normas Urbanísticas Municipales Suelo Urbano no consolidado, ni Suelo Urbanizable, en ninguna de sus categorías, no son necesarios Instrumentos Urbanísticos de Ordenación para desarrollar las determinaciones contenidas en las mismas.

En el caso de alguna Modificación de las Normas o de la redacción de algún Estudio de Detalle para la modificación de la ordenación detallada, los Instrumentos para su desarrollo y ejecución se ajustarán, tanto en finalidades como en contenidos y documentación, a lo establecido en la LUCyL y en el RUCyL.

Artículo 82. Proyectos de Reparcelación. Para la reparcelación de parcelas dentro del Suelo Urbano se hará con los correspondientes proyectos de reparcelación según están definidos, y con las excepciones que detalla, en la LUCyL y en el RUCyL; y siempre que se cumplan las condiciones de parcela mínima establecidas en éstas Normas.

TÍTULO IX. INTERVENCIÓN EN EL USO DEL SUELO.

CAPÍTULO I. INFORMACION URBANÍSTICA.

Artículo 83. Acceso publico a la normativa. Al margen del cumplimiento de la publicidad establecida por el procedimiento de aprobación de las presentes Normas, el Ayuntamiento adoptará las medidas necesarias para garantizar al público el acceso al contenido de las mismas, que podrá consultarlo en un ejemplar dispuesto al efecto en el Ayuntamiento, en el que figurará además testimonio de los acuerdos de aprobación, sin necesidad de que acrediten un interés determinado y con garantía de confidencialidad sobre su identidad.

Asimismo el Ayuntamiento deberá facilitar copias de la documentación, y disponer lo necesario para que los servicios técnicos municipales, o en su defecto los de la Diputación Provincial, puedan atender las consultas de los particulares al menos una vez a la semana.

A fin de garantizar la publicidad de los instrumentos de planeamiento y gestión urbanísticos se crea, al amparo del artículo 145 de la LUCyL, el Registro de Urbanismo de Castilla y León, dependiente de la Consejería competente en materia de urbanismo e integrado en el Centro de Información Territorial de Castilla y León

Todo administrado tendrá derecho a que el Ayuntamiento le informe por escrito, en los plazos y condiciones establecidas en la Ley de Procedimiento Administrativo, del régimen urbanístico aplicable a una finca, unidad de actuación, sector o gestión urbanística equivalente en que se encuentre incluido.

El Ayuntamiento podrá crear, mediante la correspondiente ordenanza, un documento acreditativo de las circunstancias urbanísticas de las fincas, denominado Cédula Urbanística, que contendrá al menos las determinaciones especificadas en el art. 146.2 de la LUCyL, y que podrá ser exigido para conceder licencias de cualquier intervención a realizar en las mismas.

CAPITULO II. LICENCIAS.

SECCIÓN 1

Artículo 84. Concesión de licencias.

1. Las licencias se concederán según lo establecido en el Capítulo Primero Licencias Urbanísticas del Título IV, Intervención en el uso del suelo de la LUCyL; y su desarrollo reglamentario en el Capítulo I del Título IV del RUCyL.

2. En el caso de licencias en Suelo Rústico, se estará a lo dispuesto en el artículo 25 de la LUCyL y al Capítulo IV del Título I del RUCyL.

3. A efectos de la documentación precisa para solicitar la licencia de obra, requerirán proyecto todas las obras mayores.

4. En el caso de edificios o conjuntos declarados o incoados de protección, como Patrimonio HistóricoArtístico, será obligatorio informe de la Comisión Territorial de Patrimonio, salvo que el conjunto cuente con Plan Especial de Protección con informe favorable de la citada Comisión, a los efectos del artículo. 20 de la Ley 16/1985 del Patrimonio Histórico Español y del artículo 44 de la Ley 12/2002 de Patrimonio Cultural de Castilla y León.

5. Será obligatoria la licencia de primera ocupación, para lo cual, la solicitud se acompañará de la documentación que requiera la clase de obra, según las garantías necesarias de acuerdo con la Ley de Ordenación de la Edificación. La licencia de primera ocupación llevará consigo la cédula de habitabilidad, aplicándose las condiciones contenidas al efecto en la presente Norma.

6. El fomento de la edificación, conservación y rehabilitación seguirá las prescripciones del Capítulo II, Título IV de la LUCYL y su desarrollo en el Capítulo II del Título IV del RUCyL.

7. La protección de la legalidad urbanística se llevará a cabo con los procedimientos establecidos en el Capítulo III del Título IV de la LUCYL y de los artículos todavía vigentes del Reglamento de Disciplina Urbanística.

Artículo 85. Sujeción a la normativa. Las licencias se otorgarán de acuerdo a las determinaciones de la legislación urbanística aplicable, a las de las presentes Normas, a la legislación sectorial de aplicación, a la legislación de Régimen Local y a la Ley de Procedimiento Administrativo.

El otorgamiento o la denegación de las licencias urbanísticas deberán ser adecuadamente motivadas, indicando las normas que los justifiquen. En particular el Ayuntamiento, en ejercicio de su potestad de defensa de los bienes públicos, denegará las licencias urbanísticas cuyo otorgamiento produzca la ocupación ilegal del dominio público.

Artículo 86. Tipos de licencia. Las licencias urbanísticas comprenden los siguientes tipos:

1. Licencias de parcelación y reparcelación.

2. Licencias de obras.

3. Licencias de obras de urbanización.

4. Licencias de actuaciones urbanísticas diversas.

5. Licencias de primera ocupación.

Artículo 87. Vigencia, suspensión y revocación de licencias.

1. Las licencias tendrán una validez de seis meses a partir de la fecha de su concesión, pudiendo solicitar dentro de este plazo prorroga por otros seis meses más.

Los actos de uso del suelo amparados por licencia urbanística deberán realizarse dentro de los plazos de inicio, interrupción máxima y finalización señalados en las presentes Ordenanzas y Normas y en la propia licencia, o, en su caso, en los plazos que se determinen reglamentariamente.

2. Se suspenderá la validez de las licencias cuando las actuaciones ejecutadas se apartaran de las autorizadas en las mismas y hasta tanto no se subsanen las desviaciones producidas. También caducarán automáticamente las licencias cuando se interrumpa por más de tres (3) meses la obra o actividad amparada por la licencia sin causa justificada, entendiendo que se efectúa la mencionada interrupción cuando la actividad constructiva sea inferior al 10% de la obra que restase por ejecutar en el momento que quedó paralizada, calculado en base al presupuesto de ejecución material.

Las obras ejecutadas con licencia suspendida tendrán el efecto de realizadas sin licencia dando lugar a las responsabilidades correspondientes.

El Ayuntamiento deberá suspender los efectos de las licencias urbanísticas y órdenes de ejecución cuyo contenido constituya manifiestamente una infracción urbanística grave o muy grave, y en consecuencia ordenar la paralización inmediata de los actos que se estén ejecutando a su amparo. Este acuerdo se trasladará al Órgano judicial competente, a los efectos previstos en la legislación reguladora de la Jurisdicción ContenciosoAdministrativa.

3. Podrán ser revocadas las licencias cuando se adopten nuevos criterios de apreciación que lo justifiquen, cuando desaparezcan las circunstancias que motivaron su otorgamiento o si sobreviniesen otras razones que, de haber existido en su momento, hubieran justificado la no concesión de la licencia.

Asimismo, podrán ser anuladas las licencias y restituidas las cosas a su estado primitivo, cuando resultaran otorgadas erróneamente.

La revocación de licencias conllevará, en su caso, el resarcimiento de los daños y perjuicios causados, determinándose la procedencia de la indemnización conforme a las normas que regulan la responsabilidad de la Administración.

4. Si durante la ejecución de la actuación se quisieran alterar las características del proyecto aprobado, deberá presentarse en el Ayuntamiento el proyecto modificado para recibir autorización o denegación de la modificación.

SECCIÓN 2

Artículo 88. Licencias de parcelacion y reparcelacion. Se denomina parcelación urbanística a toda agrupación, división o subdivisión simultánea o sucesiva de terrenos, situados en Suelo Urbano, en dos o más lotes.

No se concederá licencia cuando la parcela no haya cumplido con las obligaciones y deberes que le correspondan, según se especifica en el punto 2 del artículo 18 de la LUCyL.

En cuanto a la divisibilidad e indivisibilidad de las parcelas se estará a los mínimos especificados en estas Normas y a las reglas establecidas en el artículo 104 de la LUCyL.

Las parcelaciones en terrenos calificados como Suelo Rústico se regirán por la normativa correspondiente a ese tipo de suelo.

Artículo 89. Licencias de obras.

1. LICENCIAS DE OBRA MAYOR. Actos sujetos a licencia de Obra Mayor: a. La ejecución de las obras de edificación de nueva planta o de ampliación en todas sus clases incluso interiores a Edificaciones.

b. La ejecución de las obras de urbanización, implantación de infraestructuras y movimientos de tierras, salvo que estén comprendidas en un Proyecto de Urbanización o de Edificación.

c. Las instalaciones y acometidas provisionales para la realización de las obras.

d. Las obras de demolición de construcciones e instalaciones, salvo en caso de ruina inminente.

e. Las obras de modificación, rehabilitación o reforma de construcciones e instalaciones que afecten a su estructura o aspecto exterior.

f. Las obras de construcción de embalses, presas y balsas, así como las obras de defensa y corrección de cauces públicos.

2. LICENCIAS DE OBRA MENOR.

Actos sujetos a licencia de Obra Menor:

a. Las obras de modificación, rehabilitación o reforma de construcciones e instalaciones que no afecten a su estructura o aspecto exterior.

b. Las obras de construcción o instalación de cerramientos, muros y vallados de fincas.

c. Aquellas obras de infraestructura como la apertura de zanjas o excavaciones.

d. Las obras de instalación de antenas y demás equipos de telecomunicaciones, así como elementos de climatización.

e. Las obras de instalación de canalizaciones y tendidos de distribución de energía.

f. La colocación de vallas y carteles publicitarios visibles desde la vía pública.

g. La implantación de construcciones e instalaciones prefabricadas, móviles o provisionales, salvo en el interior de campamentos de turismo u otras zonas autorizadas para ello.

h. Colocación de bolardos, plataformas y otros elementos similares de mobiliario urbano.

i. Todas las no incluidas como Obra Mayor en el apartado anterior.

Artículo 90. Licencias de obras de urbanización. Las licencias de obras de urbanización se entienden concedidas con la aprobación definitiva del correspondiente Proyecto de Urbanización.

Cuando se trate de proyectos de urbanización parciales, la solicitud de licencia se ajustará a lo establecido para las licencias de obra mayor.

Artículo 91. Licencias de actuaciones urbanísticas diversas. Corresponde a todas las licencias que tienen por objeto construcciones, ocupaciones, actos y cualesquiera otras formas de afectación del suelo, del vuelo o del subsuelo, no incluidos en los restantes artículos de las presentes Ordenanzas y Normas.

1. ACTUACIONES URBANÍSTICAS PROVISIONALES.

Se consideran actuaciones urbanísticas diversas de carácter provisional o temporal las que se acometan o establezcan por tiempo limitado y, en particular, las siguientes:

a) Sondeos de terrenos, a los que se acompañará compromiso del solicitante de reponer el terreno a su estado primitivo, al finalizar la obra.

b) Vallados de obras y solares

c) Aperturas de zanjas y calas

d) Instalaciones de andamiajes, apeos y grúas. En aquellas instalaciones de maquinaria auxiliar, cuyos elementos móviles efectúen recorridos fuera de la propiedad donde se instale, se indicarán en los planos las áreas de barrido.

Cada una de ellas se tramitará por el procedimiento en que cada una de ellas haya sido expresamente incluida, o, en su defecto, por el de obras menores. En el acto de su otorgamiento deberá expresarse el tiempo de su vigencia.

2. ACTUACIONES URBANÍSTICAS ESTABLES.

Se consideran actuaciones estables aquellas que tengan carácter permanente o duración indeterminada, tales como:

a) Movimientos de tierra no afectos a obras de urbanización o edificación, incluidas construcción de piscinas y apertura de pozos, entendiendo que las obras de vaciado no se admitirán independientemente de una obra principal, por tanto, su autorización será conjunta con la de esta.

b) La ejecución de vados de acceso de vehículos

c) Nuevos cerramientos exteriores de terrenos o modificación de los existentes.

d) Instalaciones ligeras de carácter fijo propias de los servicios públicos o actividades mercantiles en la vía pública, tales como cabinas, quioscos, puntos de parada de transporte, etc.

e) Soportes publicitarios exteriores, que tendrán una vigencia máxima de dos años, considerándose tácitamente prorrogada, mientras no se realice comunicación en contrario por parte del Ayuntamiento.

f) Instalaciones exteriores propias de las actividades extractivas, industrias o de servicios, no incorporadas a proyectos de edificación.

g) Vertederos de residuos o escombros

h) Instalaciones de depósito o almacenamiento al aire libre, incluidos los depósitos de agua y de combustibles sólidos, de materiales y maquinaria.

i) Instalaciones o construcciones subterráneas, de cualquier clase, no comprendidas en proyectos de urbanización o de edificación.

j) Usos o instalaciones que afecten al vuelo de las construcciones, del viario o de los espacios libres, tales como tendidos aéreos de cables, antenas, u otros montajes sobre edificios ajenos al servicio normal de éstos y no previstos en sus proyectos originarios.

Salvo las actuaciones que expresamente hayan de tramitarse por el procedimiento de obra menor, todas las demás se ajustarán a lo establecido para el procedimiento de obra mayor.

Para las actividades clasificadas, será de aplicación lo contenido en los textos legales citados en el anterior artículo. Asimismo, aquellos proyectos que deban ser sometidos a Evaluación de Impacto Ambiental, según la legislación sectorial aplicable, se ajustarán a su correspondiente tramitación.

Previa a la puesta en marcha de actuaciones será preceptiva la obtención de la licencia de apertura y de primera ocupación que corresponda.

Artículo 92. Licencias de primera ocupación La licencia de primera ocupación tiene por objeto autorizar la puesta en uso de los edificios, para lo que deberá acreditarse que han sido ejecutados de conformidad al proyecto y a la licencia de obras concedida, así como su terminación y aptitud para su uso según su destino.

El otorgamiento de la licencia supondrá, igualmente, la verificación previa del cumplimiento de las condiciones de habitabilidad, según lo dispuesto en el artículo 1º del Decreto 147/2000, de 29 de junio, de supresión de la cédula de habitabilidad.

CAPÍTULO III. FOMENTO DE LA CONSERVACIÓN.

Artículo 93. Deber de conservación de los inmuebles. Según se contiene en el Capitulo II de la LRSV y en el artículo 8 de la LUCyL, sin perjuicio de los deberes urbanísticos establecidos para cada clase de suelo, los propietarios de terrenos y demás bienes inmuebles deberán:

a) Destinarlos a usos que no estén prohibidos por las Leyes o las presentes Normas.

b) Mantenerlos en condiciones de seguridad, salubridad, ornato público y habitabilidad según su destino, realizando los trabajos precisos para conservar o reponer dichas condiciones.

c) Resolver la dotación de los servicios que resulten necesarios o exigibles conforme al uso y demás características del bien y a las determinaciones de las presentes Normas y sectorial.

d) Cumplir las demás prescripciones de la normativa sectorial vigente. El coste de las obras que se deriven de las obligaciones establecidas en este artículo corresponderá a los propietarios, salvo cuando la normativa sectorial aplicable disponga que sea sufragado por la Administración pública o por las empresas concesionarias de servicios públicos; y en el supuesto del apartado 1. b), corresponderá a los propietarios sólo hasta el límite del deber legal de conservación, entendido como la mitad del coste de reposición del bien, excluido el valor del suelo.

Podrán dictarse órdenes de ejecución para exigir el cumplimiento del deber de conservación, concediéndose un plazo para su realización acorde con la magnitud de las obras necesarias, sobrepasado el cual podrá incurrirse en infracción. Se entenderán como condiciones mínimas de seguridad, salubridad y ornato las siguientes:

1. Urbanizaciones: El propietario de cada parcela es responsable del mantenimiento de las acometidas de redes de servicio en correcto estado de funcionamiento, además, en urbanizaciones particulares, correrá a su cuenta la conservación de calzadas, aceras, redes de distribución y servicio del alumbrado y de los restantes elementos y servicios de la urbanización.

2. Construcciones: En cuanto a las condiciones de seguridad, las edificaciones deberán mantenerse en sus cerramientos y cubiertas estancas al paso del agua, contar con protección de su estructura frente a la acción del fuego y mantener en buen estado los elementos de protección contra caídas. Los elementos de la estructura deberán mantenerse en buen estado de forma que se garantice el cumplimiento de su función resistente, defendiéndolos de los efectos de la corrosión y agentes agresores, así como de las filtraciones que puedan lesionar las cimentaciones. Los materiales de cobertura, cerramiento y revestimiento de fachadas deberán conservarse de modo que no ofrezcan riesgo a las personas y a los bienes.

En cuanto a las condiciones de salubridad, deberá mantenerse el buen estado de las redes de servicio, instalaciones sanitarias, condiciones de ventilación e iluminación de modo que se garantice su aptitud para el uso a que estén destinadas y su régimen de utilización. Se mantendrán tanto en el edificio como en sus espacios libres las condiciones de limpieza adecuadas para evitar infecciones o plagas. Se mantendrán en buen estado las instalaciones correctoras de emisiones para que desempeñen plena y adecuadamente su función.

En cuanto a las condiciones de ornato, las fachadas y elementos visibles desde la vía pública se mantendrán adecentadas, mediante la limpieza, pintura, reparación o reposición de sus materiales de revestimiento

3. Instalaciones y carteles. Serán de aplicación las condiciones establecidas en el apartado b), adaptadas a la naturaleza de instalaciones y carteles.

En especial, se atenderá a la seguridad en pozos, depósitos o conducciones abiertas, a los que habrá que equipar con sistemas de protección con cierres que imposibiliten su apertura por personal no autorizado, tales como brocales, tapas, rejillas, vallados, etc., cuyas características mecánicas garanticen su rigidez y resistencia.

Artículo 94. Ruina en las edificaciones. Según lo contenido en el artículo 107 de la LUCyL, cuando alguna construcción o parte de ella estuviera en estado ruinoso, el Ayuntamiento, de oficio o a instancias de cualquier interesado, declarará esta situación, y acordará la total o parcial demolición, previa audiencia del propietario y de los moradores, salvo inminente peligro que lo impidiera.

La declaración de ruina producirá los efectos establecidos en el citado artículo 107 en el resto de la legislación urbanística aplicable. Se declarará el estado ruinoso de las edificaciones en los siguientes supuestos, según lo contenido en el referido artículo 107:

1. El coste de las obras necesarias para mantener o reponer las condiciones adecuadas de seguridad y estabilidad exceda del límite del deber legal de conservación definido en el artículo 8.2 de la LUCyL.

2. Cuando se requiera la realización de obras que no pudieran ser autorizadas por encontrarse el edificio en situación fuera de ordenación.

Los inmuebles catalogados como de interés históricoartístico, no podrán ser objeto de declaración de ruina atendiendo al coste de las obras de reparación que sean precisas en los mismos, en cuyo caso sólo procederán obras de conservación o rehabilitación.

En caso de incumplimiento de los plazos señalados en la declaración de ruina, el Ayuntamiento podrá proceder a la ejecución subsidiaria de las medidas dispuestas en ella, o bien resolver la sujeción del inmueble al régimen de venta forzosa, salvo si la demora implicase peligro, en cuyo caso se aplicará lo dispuesto en los párrafos siguientes.

Cuando la amenaza de ruina inminente ponga en peligro la seguridad pública o la integridad de un inmueble afectado por declaración de Bien de Interés Cultural, el Ayuntamiento podrá ordenar el inmediato desalojo y apuntalamiento del inmueble, y las demás medidas necesarias para evitar daños a las personas y a los bienes públicos; entre ellas sólo se incluirá la demolición parcial cuando sea imprescindible, y en ningún caso cuando afecte a un inmueble declarado Monumento.

El Ayuntamiento será responsable de las consecuencias de las medidas citadas en el número anterior, sin que ello exima al propietario de su responsabilidad en la conservación del inmueble, incluida la obligación de costear los gastos realizados por el Ayuntamiento, hasta el límite del deber legal de conservación definido en el artículo 8.2 de la LUCyL.

CAPITULO IV. PROTECCIÓN DE LA LEGALIDAD.

Artículo 95. Protección de la legalidad urbanística. Inspección. Corresponden al Municipio las siguientes competencias de protección de la legalidad urbanística en su término municipal:

a) La inspección urbanística

b) La adopción de medidas de protección y restauración de la legalidad urbanística.

c) La imposición de sanciones a las infracciones urbanísticas. Cuando el Ayuntamiento no ejerza dichas competencias conforme a lo dispuesto en el Capítulo III del Título IV de la LUCyL, las mismas corresponderán a la Diputación Provincial, que podrá ejercerlas directamente o bien aportando los medios técnicos y económicos de los que careciera el Ayuntamiento.

La Administración de la Comunidad Autónoma ejercerá competencias de protección de la legalidad urbanística en cuanto afecte a intereses supramunicipales, en especial en cuanto a las parcelaciones urbanísticas y demás usos del Suelo Rústico prohibidos o sujetos a autorización. Son competencias de inspección urbanística la investigación y comprobación del cumplimiento de la legislación y el planeamiento urbanísticos, y la propuesta de adopción de medidas provisionales y definitivas de protección y en su caso de restauración de la legalidad urbanística, así como de incoación de expedientes sancionadores por infracción urbanística.

Las medidas de protección de la legalidad frente a actos en ejecución y actos concluidos se especifican en los artículos 113 y 114 de la LUCyL.

Artículo 96. Infracciones. Constituyen infracciones urbanísticas las acciones u omisiones que vulneren las prescripciones contenidas en la legislación y las presentes Normas, tipificadas y sancionadas en aquella.

Constituyen infracciones urbanísticas muy graves:

1. La demolición de inmuebles catalogados en las presentes Normas

2. Las acciones calificadas como infracción grave en el apartado siguiente, cuando se realicen sobre bienes de dominio público, terrenos reservados para dotaciones urbanísticas públicas o Suelo Rústico con Protección.

Constituyen infracciones urbanísticas graves:

1. La realización de parcelaciones urbanísticas en Suelo Rústico.

2. La realización de parcelaciones urbanísticas y obras de urbanización antes de la aprobación de los instrumentos de planeamiento y gestión urbanísticos exigibles.

3. La realización de construcciones o instalaciones que vulneren lo establecido en la LUCyL o las presentes Normas en materia de uso del suelo, aprovechamiento, densidad y altura, volumen y situación de las construcciones e instalaciones, salvo que se demuestre la escasa entidad del daño producido o del riesgo creado.

Constituyen infracciones urbanísticas leves las acciones u omisiones que vulneren lo establecido en la LUCyL o en las presentes Normas y que no puedan ser calificadas como muy graves o graves, y además las siguientes:

1. La realización de actos que requieran licencia urbanística en ausencia de la misma o de orden de ejecución, cuando sean conformes con lo establecido en la LUCyL y en las presentes Normas.

2. El incumplimiento por las empresas suministradoras de servicios de las obligaciones establecidas en los artículos 101 y 113 de la LUCyL.

3. Las acciones u omisiones que impidan o dificulten la inspección urbanística.

4. El incumplimiento de las órdenes de paralización de actos en ejecución.

5. El incumplimiento de las normas sobre publicidad privada en materia de urbanismo.

El Ayuntamiento en ningún caso podrá dejar de adoptar las medidas oportunas para restituir el orden urbanístico alterado por la infracción o para reponer los bienes afectados al estado anterior a la misma, e iniciará los procedimientos de suspensión y anulación de los actos que amparen la situación ilegal, si procediera, así como el sancionador a que hubiere lugar, poniendo en conocimiento los Tribunales de Justicia los posibles hechos delictivos que pudieran derivarse de la infracción.